mentiras y antifaces

marzo 4, 2005

enanoHay muchas formas de matar a las personas pero la más efectiva es sentir que aunque no se hayan muerto para ti ya están muertas. Y creo que es la más efectiva porque es la que siendo de entre las muertes la menos dolorosa para uno… es la única que puede resultar dolorosa para el muerto…

Yo no maté a Agustín con mi indiferencia, por supuesto. La que él declaraba sentir por todo a excepción de sus dos hijas y que yo no sé hasta que punto. Pero lo que mató a Agustín fueron sus propias mentiras. Era un mentiroso compulsivo, y se lo dije de una manera que no le gustó… un día entendió que jamás confiaría en él, que nunca había confiado… era como aquella otra mujer, Loli, la segunda mujer de mi tío, la oveja negra de una de esas familias ‘degentebien’, una estafadora, una ladrona, … y algún día puede que hable de ella, del gran favor que me hizo por ser tan ‘hijadeputa’ como era. Pero bueno, eso, que no sé que tiene la mentira que no la soporto… a no ser que pretenda ser Bella, entonces sí, entonces puedo llegar a encontrarla grandiosa, a apreciarla verdaderamente como si fuera el único valor que merece rescatarse de un mundo que se derrumba y la ficción del diario de Cecilia para mí siempre ha sido una mentira bella pero hasta qué punto, ¡ah!, eso era lo que deseaba descubrir…

Y ahora estoy en una habitación de hotel con un hombre. Él es un profesional de la salud. No es al que yo llamo ‘mi doctor del alma’ pero tal vez podría llegar a llamarle así… Y beso su sexo que está arrugado y mi cabeza me susurra malas ideas. De verdad, en esos momentos de oscuridad es como si una voz externa a mí me las susurrase al oído. Imagínate que este hombre es un monstruo, imagínate que es un auténtico tarado y que tras su máscara de bonhomía lo que se esconde es un perturbado que se divierte a costa de estudiar reacciones como la tuya, como ésta que no estás teniendo. Porque yo ya me había preparado hasta para lo peor. Incluso he llegado a imaginarme que como dice Alma fuera un enano… Y yo le miro como si le desease pero lo hago porque me he preparado para desearle, para que fuera imposible que no le desease y él se ríe, y en ese momento de dudas terribles pienso que debo estar pensando en voz tan alta que es hasta probable que él esté escuchando mis pensamientos con absoluta claridad. Y por eso se ríe, porque sabe lo que pienso. Y porque mi cabeza es lo que hace, ahora se ha puesto a gritarme y yo no hago otra cosa a pesar de ello que besar y lamer ese pene arrugado, que me he encontrado por sorpresa entre los labios y que es como el de un niño y me acuerdo de aquella aventura que me contó Olga, aquella vez del antifaz…

Olga llega a un aparcamiento de un centro comercial. Es la primera vez que ha quedado con un auténtico desconocido. Yo me he despedido de ella en la ciudad y estoy muy preocupada. Tengo un mal presentimiento, es un atardecer oscuro y la hago llevar una grabadora en el bolsillo y memorizo su imagen, hasta el último detalle, por lo que pudiera ocurrir. Va vestida con una blusa de gasa y una falda negra y clásica pero corta. Recuerdo que la falda tenía una abertura lateral en forma de pétalo de amapola, y ella se la ha comprado especialmente para esa cita y se ha perfumado con su perfume de siempre y que yo después de aquello no querré oler más, ‘nosequédeeaudeunsoir’… el que tanto le gustaba al que fuera su único amante. ¡Qué locura! Eran vecinos de puerta y el hombre la besaba, le hacía meterse su polla en la boca y luego abría la puerta de su hogar y su mujer lo recibía rodeado por la fragancia de mi amiga, por aquel aroma insistente que te horadaba la pituitaria. Puede que fuera así como Elena enloqueció… a base de oler perfumes insostenibles de las otras mujeres. Y mi amiga ni siquiera sabe como es ese hombre con el que va a encontrarse. Ella sólo ha escuchado su voz por el teléfono. La ha seguido por la ciudad una mañana de sábado mientras le daba órdenes. Ahora tócate un pecho. Ahora llevate la mano a la cabeza y levántate el pelo. Ahora… Y ella se ha excitado mucho. Cree que por fin ha conocido a un Hombre y no lo que ha conocido hasta ahora. Bebés que buscan un pecho materno,inmduros emocionales, y patéticos niños que juegan con el cuerpo de una mujer como si fuera plastilina. y yo cuando me bajo del coche y le deseo suerte, le digo que se cuíde mucho y que me llame en cuanto pueda y le envío un mensaje a ese hombre: ‘Si a mi amiga le ocurre algo malo… daré contigo y te lo haré pagar caro. Te lo aseguro’. Y luego espero durante horas y luego tengo que esperar a que Olga regrese durante días y más días que se convierten en meses, en muchos meses… pero ella ya nunca es la misma.

2 Responses to “mentiras y antifaces”

  1. lasalamandra Says:

    Aether:
    En las muy pocas citas a ciega que tuve, es cierto que algo dentro de mí se avivaba y era una mezcla de miedo con tensión y emociones indescriptibles. No pasé de una primera vez en cada cita y no medió ningún contacto físico. Sabía que podía suceder cualquier cosa y me bastaba saberlo, pero no me animaba a ir más lejos.
    Pero una vez tuve que llamar a una amiga para que viniera en mi rescate, algo no estaba bien. No era un loco pero recordarlo me da asco. Me pregunto por qué buscando algo especial, aparecen a veces cosas horribles.
    Besos y mucha luz :)
    2005.03.04 19:00

    lamaga:
    Por qué ese es el riego… sabemos que lo especial y lo monstruoso pueden ser lo mismo o todo lo contrario pero no se encuentran dónde siempre :) Besos y mucha luz también para ti.
    2005.03.04 19:09

    Odalys:
    Un poema de Dulce María Loynaz
    y un beso :)

    SI ME QUIERES, QUIÉREME ENTERA

    Si me quieres, quiéreme entera,
    no por zonas de luz o sombra…
    Si me quieres, quiéreme negra
    y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
    y morena…
    Quiéreme día,
    quiéreme noche…
    ¡Y madrugada en la ventana abierta!
    Si me quieres, no me recortes:
    ¡Quiéreme toda… O no me quieras!
    2005.03.04 20:41

    Ardi:
    El ojo estético y no erótico… La estética es erótica. Aunque la estética puede ser pasiva, y la erótica siempre convida a la acción, aunque sólo sea la acción de la afluencia sanguínea.
    Nunca comprendí, sin embargo, que el “ahora tócate el pelo” pudiera ser (aunque sé que lo es) excitante.
    Tu primer párrafo (sobre la muerte en vida) es certero como un bisturí.
    En cuanto al chico de las aspirinas, la resaca se le terminó, pero volvió a desmayarse cuando estuvo sobrio ;)
    Besos
    2005.03.04 21:04

    lamaga:
    Cuando Alberoni decía aquello se refería a que las mujeres miramos a las mujeres con ojo estético pero quería decir crítico, o más bien hiper-crítico. La mujer la otra mujer un bisturí ;)
    Y tenías razón hace cosa de una semana o dos… no eras tan jovencito…
    Besos H o ‘R’ o Ardi. Besos fuera como fuera…
    2005.03.04 21:14

    Androgen:
    Creo haber leido una vez que alguien dijo que la única muerte verdadera es el olvido. Cuando nadie piense en ti, cuando nada recuerde que has pasado por este mundo, cuando todas tus obras se hayan derrumbado, tus actos no sean recordados, tus seres queridos mueran a su vez y nadie piense en ti ni un segundo… esa es la verdadera muerte.
    Ojala pudieramos olvidar y asi matar lo malo en nuestra vida. Pero por desgracia estas cosas pueden dejar posos…
    Un saludo
    2005.03.04 21:29

    lamaga:
    Donde habite el olvido,
    En los vastos jardines sin aurora;
    Donde yo sólo sea
    Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
    Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

    Donde mi nombre deje
    Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
    Donde el deseo no exista.

    En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
    No esconda como acero
    En mi pecho su ala,
    Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

    Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
    Sometiendo a otra vida su vida,
    Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

    Donde penas y dichas no sean más que nombres,
    Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
    Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
    Disuelto en niebla, ausencia,
    Ausencia leve como carne de niño.

    Allá, allá lejos;
    Donde habite el olvido

    Cernuda

    2005.03.04 22:59

    Su:
    Ciertamente no hay mejor muerte que el olvido. Tengo muchas personas mediomuertas en mi vida pero hasta que no dejen de pesarme no habrán muerto del todo.

    ¿Citas a ciegas? nunca tuve una pero hubo una temporada en que Medea y yo nos moríamos por tenérlas.

    De las hijasdeputa, a veces, se aprende más que del resto de la gente.

    Sobre tu médico de la salud y tú en esa habitación :-D

    Y sobre que olga nunca volvió a ser la misma… Hace días pensaba en eso, en cómo algunas vivencias nos marcan de tal manera que nunca volvemos a ser los mismos.

    Lo gracioso es que nosotros a veces, no nos damos cuenta hasta años más tarde…

    Un beso muy fuerte.
    2005.03.05 11:12 email: Campanilla698 (arroba) hotmail.com

  2. lasalamandra Says:

    Aqui NORA aparece como Olga y Lemprier como solo Agustin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s