– La Ventana Antigua –

marzo 13, 2005

Primero había sido el anuncio en el periódico. El que ‘ella’ pensó en poner:

Busco una mente que me cautive. Y una forma de ser singular. Quiero aprender el lenguaje de las catedrales. Y lo que ofrezco a cambio es Vida pero no soporto que me haga daño alguien a quién valoro y eso sólo lo pago con el frío

Luego, una mañana cualquiera, algún tiempo después de que él se pusiera en contacto con el teléfono que aparecía en ese anuncio que nunca se llegó a escribir:

No era un día soleado. No, no lo era pero era poco probable que terminase por llover. Eran aquellas nubes apenas grises, que atravesaban el cielo natural, pasajeras… transitorias… apenas amenazantes… ‘Ella’ se miró al pecho y contempló su alma naufragando en la zozobra de sus entrañas y a través del hueco abierto asomaba la sima del abismo de su infierno. Necesitaba un antídoto con agobiante emergencia. Se había olvidado de cómo hacerle frente al dolor a dentelladas y de la angustia que abrasa como una pira. 

san miguel de lillo 

Así fue como había ido a parar al interior de aquella vieja iglesia laberíntica que subsistía en las faldas del Naranco, empeñada en no dejar de recordar que siglos atrás hubo una monarquía, y que antes de los cataclismos que la engulleron fue al menos dos veces, más de piedras, más inmensa … Así fue como se cobijó, a esperar al hombre de los papeles de charol arrugado y de las gatas de ronroneos belgas de más de medianoche, tras la penumbra de los siglos de una ventana … tras un cristal.

Que ingenua había sido creyendo que sabría cómo hacerle frente al miedo sin el desapego … Cuando lo vio asomar su pulso latió acelerado y el corazón se le volteó pero sabía de sobra que la sensación duraría cortos momentos … luego ‘Ella’ se daría cuenta de que era como todos … sólo otro distinto, que no era ellos pero aquel guardaba semejanzas y sinonimias, demasiadas para ignorarlas y si averiguaba cómo llegó a pensar así, con tal descrédito, aquella mente de hombre que apareció sólo, respirando por el camino sin gatas tomadas de la mano adormecidas, sin agua, sin papel de charol de colores y promesas … entonces quizás pudiera entrever como lograr que la felicidad durase más allá de instantes traicioneros

Sinonimias I —Escribiré sobre eso… sí… pero por algo hay que empezar…Érase una vez un lugar oscuro, sombreado, siempre cubierto por un dosel de brumas; un lugar en el que el más pequeño rayo de luz que conseguía abrirse paso a través de un resquicio de su techumbre opaca era considerado un preciado regalo; érase un lugar donde las gentes, sus moradores, se despedazaban entre sí para poseer, siquiera unos instantes, esa superficie de apenas dos palmos donde el Sol, tímidamente calentaba casualmente y sin previo aviso, gentes dispuestas a morir y matar por unos instantes de luz y calor. Érase un lugar llamado ‘Lycos’…

Érase, también, un lugar de ruidos, estridencias y archivos de imagen con formato táctil, un lugar de gatas y borrachos surcado de calles atestadas y encuadrado por neones, láser y halógenos. ‘Kiquy’ ronroneaba, de otra forma no la hubiese nadie siquiera oído, pero ronroneaba al paso mientras agotaba una última gota de agua en su esquina. Era su última gota de agua, también su última invitación deslizada en la mano de un desconocido como un anónimo correo electrónico dejado sin convicción más allá del monitor. Las páginas de ‘Lycos’ no respiran… se dijo alguien mientras apretaba la mano de la desconocida arrugando el papel brillante y acharolado cuajado de colores y promesas…

A las dos treinta de la noche poco más puede hacerse sino dejar a una gata que ronronee mientras se recupera de su última bajada tras sus cielos químicos… era su última gota de agua. La espera siempre tiene su gracia… Siempre hay gentes que acabamos encontrando, en cualquier esquina, lo que muchos pasan una vida buscando.

La gata ‘Kiquy’ ronronea, respira y bebe agua… y esta noche deslizará en la mano de algún desconocido su último papel mientras acaba con su última gota de agua … pero éste último tendrá menos suerte.

Érase un lugar llamado Mundo…

LEMPRIER

13/03/2005 02:19. Tema: . . .

2 Responses to “– La Ventana Antigua –”

  1. lasalamandra Says:

    Hay 2 comentario/s de este artículo

    Luis Muiño:
    Siempre me ha fascinado el ronroneo. Parece el único sonido de ser vivo creado, únicamente, para expresar placer. Y me encanta la idea de que la Madre Naturaleza se haya dedicado a crear algo que sirve para comunicar hedonismo. Es sabia la Madre Naturaleza ésa: sabe que sentir el placer de la otra persona es el mayor placer que puede llegar a sentir un ser vivo…
    2005.03.13 17:00 email: luis.elladooscuro (arroba) gmail.com

    Imaginate:
    ¿Sabes? Lo curioso es que aquel hombre hablaba de él sólo imaginándoselo. Por una foto… Ese era el orden: él recibió una imagen que se llamaba ‘con mi gata’; la de una mujer ya de madrugada y a la mañana siguiente fue cuando escribió esas ‘sinonimias’ que yo… Bueno, pero será mejor que te envíe esa foto a ti y así tal vez lo entiendas mejor
    B-SOS
    2005.03.13 17:21

  2. lasalamandra Says:

    Fecha: domingo, 13 de marzo de 2005 17:48
    Asunto: Re: Lo que le faltaba a ese post
    .
    Me acompañas muchas veces. A veces me paro (últimamente voy a mil…),
    cierro los ojos y te convoco. Hay tres cosas que surgen siempre (no me
    preguntes por qué): tus ojos, tu voz y tu ronroneo.

    Vale, no soy siempre tan etéreo. A veces convoco mucho más…pero esas
    tres cosas siempre están…

    besos lentos en cada uno de los rincones de tu cuerpo…

    VLL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s