A TENOR OTRA VEZ DE LO DICHO EN EL HABITAT…

marzo 23, 2005

Sabbat en sabbat:


Estaba buscando otra cosa y me encontré con esto, quizás resulte orientativo:

”’… Pero podría plantearse un problema con el uso del pensamiento cinestésico. Una parte nuestra puede querer conscientemente algo, pero si inconscientemente tenemos miedo de alcanzar o realizar ese objetivo, o si por las razones que fuere nuestro inconsciente cree que no nos merecemos lo que deseamos, entonces nos veremos en dificultades.

Cuando hay un conflicto entre los objetivos conscientes y el inconsciente, estamos enviando mensajes dobles o mixtos, y esa no es la mejor manera de lograr un buen resultado. Además en cualquier conflicto entre el consciente y el inconsciente, generalmente acaba por ganar el inconsciente. Los objetivos e impulsos inconscientes son más poderosos que los conscientes, porque actúan subrepticiamente, de modo que nos encontramos a su merced sin darnos cuenta de ello. Os explicaré una experiencia personal. Después de una operación en el cuello que me hicieron en enero, la región dónde me operaron cicatrizó con bastante rapidez, de modo que unos ocho o nueve días después ya no sentía dolor y podría haberme ido a casa. Sin embargo se presentaron complicaciones debidas a los efectos secundarios de toda la medicación que necesité en el post operatorio y terminé con una grave inflamación en el hígado y la vesícula, lo cual me producía trastornos digestivos y por eso estuve más tiempo en el hospital…

Conscientemente yo quería curarme del todo para irme a casa, pero mi estado no mejoraba. Traté de imaginarme fuerte y sano, intenté visualizar el hígado y la vesícula totalmente restablecidos, pero seguía encontrándome mal. Entonces, una noche, ya tarde, Hermes me despertó con una especie de revelación: la razón de que no mejorase era que estaba equiparando el hecho de estar mejor y volver a casa con el de tener que empezar otra vez a trabajar, y en lo más profundo de mi interior, realmente no me sentía en condiciones de volver al trabajo, con toda la responsabilidad y las tensiones que implicaba. Lo que de verdad quería era tener la ocasión de relajarme y más tiempo para dedicármelo a mí mismo. como me di cuenta de que estaba usando la enfermedad como una forma de justificar esos deseos, cambié mi manera de pensar y me dije: ‘puedo mejorar y seguir teniendo tiempo libre’, y eso ayudó a favorecer mi curación”’.

H.Sasportas
2005.03.26 14:27

 

H. SASPORTAS

H. SASPORTAS.

5 Responses to “A TENOR OTRA VEZ DE LO DICHO EN EL HABITAT…”

  1. lasalamandra Says:

    imaginate:
    Me voy a la cama ya pero ¿sabes? sobre esa última frase del post, me he acordado de la peli de Juana de Arco, esa que interpretaba Milla Jovovich… y esta noche completamente de acuerdo: vemos lo que queremos ver y a veces oímos sólo que queremos oír. Y mañana, cuando esté más despejada le doy vueltas a tu post hasta que encuentre un motivo para batirme en duelo contigo :))
    Y la imagen, ¡ah la imagen!: magnífica. Parece que incitara a perderse uno en ese bosque nocturno. Oye, ¿me coges de la mano? Es que me dan miedo los árboles de noche ;)
    B-SOS
    2005.03.23 01:14

    Mon:
    veo… veo… que tu gusto es estupendo, ya no voy a acusarte de perverso ;))
    siguiendo con lo que cada uno ve… VEO que Imaginate vio un bosque (a lo mejor es excusa para abrazarte)… lo que yo vi, al digitalizar la imagen, fue un fondo de corales, arrecifes, y ese rostro saliendo de ya no recuerdo donde (obviamente es un montaje… me encanta romper la magia, contar el otro lado)
    yo creo que el inconsciente es eso: inconsciente.
    y que hay cosas, por no decir todas, predecibles.
    si lees mi último post, yo también escuché lo que quería escuchar.
    Podría haberla matado, pero no lo hice.
    Se sale antes de la tristeza que de la cárcel.
    Besos y fornazing.
    2005.03.23 08:17

    woodysobird:
    lo del inconsciente es algo que siempre me ha interesado. por suerte he ido a psicólogos durante varios años (me encanta esa p) y nunca me han terminado de explicar ciertas cosas, a saber; una de mis noyas es que veo desiados numeros capicuas. como matemático se que exiten infinitos pero….al mirar el reloj de una manera aleatoria coincido con demasiados . Puede ser que realmente mi inconsciente los busque y sea el que los encuentre?. Si esto es así, como sabe que en ese momento la hora registra un capicúa? los lados oscuros, verdad?
    2005.03.23 11:34

    imaginate:
    Provocación y sensualidad:

    Evasiva pero Llamada (requerir silente)

    Madurez sí pero explendida y podría haberse titulado profundidad o belleza pero con un eco de dolor http://img.photobucket.com/albums/v289/2sexy4me/mon000.jpg
    Introspección – prospección … análisis propio y ajeno

    Erotismo, fascinación, misterio,

    2005.03.23 18:06

    imaginate:
    Debe ser a mi inconsciente al que le gusta escribir eXpléndida con x y no con ‘S’
    Y a mí hoy me sigue pareciendo muy heavy la primera parte de tu artículo, y yo creo que sí, que tienes razón y que más que inconsciente ”listo”, lo que estos chicos tenían era un consciente tonto.
    Un mensaje subliminal por ejemplo es el que recibes constantemente cuando tienes quince años y tus amigas y amigos comienzan a fumar; y entonces, como eres rematadamente idiota es cuando haces caso a ese vaquero del Malboro que sale en la tele todo duro él (bueno tú no, ‘tu chico’, el chico que te gusta) y luego tú a esa mirada reprobatoria del pavo en cuestión cuando a tus amigas les ofrecen un primer cigarrillo sus amigos y ellas lo fuman o hacen que lo fuman y tú dices que no porque… no sé por qué pero dices que no y entonces esa mirada que él te lanza se te clava en alguna parte pero no es el inconsciente, te entró por los ojos y se te alojó en el pecho y desde ahí te presiona y acabas aceptando el siguiente pitillo y fumando conscientemente más que nadie, claro; porque las otras tienen medida pero tú evidentemente no. Lo que te digo, el consciente idiota :'(
    Aunque esto, casi entronca con el tema de los ritos del otro día, ¿no?
    Bueno, lo que sí sé es una psicóloga que trató al sobrino adolescente de una amiga, le recomendó a sus padres que le prohibieran escuchar al chico a no sé que grupo de heavy metal y a mí eso me pareció algo atroz
    B-SOS
    2005.03.24 00:28

    Manuel:
    Voy a leer tu artículo al revés y te platico si encuentro algo
    (Espero sea algo divertido)
    2005.03.24 14:05

    Antonio P.:
    Un poco de censura por parte de los padres no tiene porqué ser censurable. El mercado ofrece lo que la gente demanda y esa demanda no tiene porqué ser racional, en muchas ocasiones no son sino ofertas destinadas a saciar las peores necesidades del ser humano. Porqué no puede un psicólogo aconsejar que se prohíba escuchar un grupo de música a un niño o adolescente que puede identificarse con una forma de ser perjudicial para su vida.
    También puede existir un sentido sano de la censura. ¿Acaso no nos censuramos a nosotros mismos? El que no se censura es el violador, el asesino, el megalomaníaco, el violento…
    2005.03.24 14:31

    imagínate:
    Antonio a mí la atrocidad no me parece que resida en la censura del psicólogo, sino en su profunda ignorancia. ¿Y como van a inhibir esos padres a su hijo del paso de la Vida? El chico puede escuchar esa música en su casa con su consentimiento o puede hacerlo en el radio-casette o mp3 del coche de sus amigos. ¿Qué preferimos que hasta la música haya que escucharla a escondidas? Así es como se aprende a adorar al demonio. Cuando te enseñan, por ejemplo, que cagar es un acto vergonzoso y que hay que ocultarse. ¿Te cuento por qué te digo esto? Verás, estoy en un baño de mujeres y entra una mujer con un niño pequeño; la conozco y el niño tiene tres años y se sienta en la taza del water y mientras nosotras hablamos su madre le está diciendo que no tienes ganas, que lo sé yo, que es sólo por tocar las narices, ¿venga podemos irnos?. Y yo flipo cuando al levantarlo empieza a limpiarle el culo y coge más papel y sigue limpiando; o sea el niño allí con aquella sonrisa y mientras nos escuchaba y hablaba estaba haciendo ‘caca’ y entonces lo tuve claro, nos enseñan mierda, nos enseñan a perder esa maravillosa naturalidad, y a lo mejor el violador, el asesino, el megalomaniaco, el violento, sólo son un producto de esa represión caduca, y de la gentil inhibición a la que tú le encuentras tanto Encanto ;)
    Y lo cierto es que yo ya estoy demasiado desadaptada como para dejarme corchar otra vez por esa rueda. No comulgo con ruedas de molino, que yo no soy un onagro
    P.S: Me gusta tu sentido del humor Manuel :)
    2005.03.24 15:37

    imaginate:
    ¡Ah! y además me la juego a que a lo mejor tú te inhibes de ponerte violento aquí pero cuando leas esto te entra un cabreo de muy señor padre ;)
    O sea que eso de la censura en parte es un cuento chino, porque en los malos pensamientos de uno o que se le pasean por la mente o por el alma, de inhibiciones reales nasti de plasti
    Vaya, el lado oscuro, ¿eh? pero qué claro
    2005.03.24 15:41

    Antonio Pascual:
    Ju ju ju, perdiste, no he pillado un cabreo de muy señor padre.
    La autocensura y la censura a los que no reconocen un peligro es algo que tiene que ser natural, no tabú como parece hoy día. Si un psicólogo recomienda que no se escuche cierta música detrás de esa recomendación se pueden conllevar infinitas consecuencias y una de ellas bien podría ser que demostrara tener razón. ¿Le dejarías a un hijo pequeño que cogiera un cuchillo afilado? entonces porqué le vas a dejar que se deje influenciar por la mierda que un imbécil ha compuesto para forrarse los bolsillos. Tampoco me malinterpretes, no es la música la peligrosa, sino el ambiente que puede crear si a unos jóvenes se les van las pasiones.
    2005.03.24 16:10

    Antonio P.:
    La censura no es aceptada con razón porque la practican humanos (seres no racionales) pero la libertad es igual de peligrosa porque la practican esos mismos. Podríamos decir que quizá dejarle escuchar la música no le va a suponer ningún problema, pero tampoco se lo va a suponer prohibírsela. Si el niño, adolescente o lo que sea desea luego escucharla a escondidas, que sepa que sus padres han intentado hacer lo mejor para él, que es intentar que siga un camino que le haga crecer como persona madura, libre y no como un drogadicto tirado en medio de la calle. Tampoco digo que la música tenga esas consecuencias, pero el hedonismo sin control sí puede tenerlas.
    Si quieres saber porqué digo esto de la autocensura es porque en el trabajo tenía muy cerca a un energúmeno que se reía indirectamente de los demás porque según él, nos reprimíamos. El tipo en cuestión engañaba a sus amigos, engañaba a su mujer, se negaba a aceptar cualquier responsabilidad y únicamente se dejaba llevar por fantasías hedonistas que nos puteaban a todas las personas cercanas a él. Es una de las personas más inteligentes que he conocido, pero por suerte ya no tenemos que soportarlo más.
    El violador, violento, asesino, etc, no puede ser producto de una represión bien entendida o de una mente respetuosa. Que es lo que se consigue al entender que la libertad absoluta tiene también su parte negativa.
    2005.03.24 16:11

    imaginate:
    Me alegro mucho por lo del cabreo. Me encanta equivocarme en eso, si es verdad :)
    A ver, sobre tu compañero de trabajo… si alguien se ríe de los demás, por lo que sea… ya te cuenta quién es, por lo menos a mí me lo contaría… uno no se puede reír de nadie.
    Y el ‘acrata’ no es nunca un individuo que no acepta el gobierno de sus pasiones, sino que entiende que sólo él es quién para, y puede administrárselas. Lo que ocurre es que hay gentes que necesitan que otros les pongan la medida y otras que prefieren sujetársela a si mismos para que los vertebre. Partiendo de la premisa de que las fronteras existen porque todos estamos circunscritos al perímetro de nuestra piel y nos sostienen nuestros huesos, lo importante es que saber que el mundo es mío dónde mis pies se posan sobre él pero que el mundo en ningún caso eres tú, o sea que bajo ningún concepto debo pisarte. Eso sobre la libertad y ahora profundizo un poco más en el caso de ese niño al que llevaron a la psicóloga, ¿de acuerdo?
    2005.03.24 16:30

    Imaginate:
    A ver, quienes le hablaron a la psicóloga de esa música fueron los padres. A este crío hubo que darle atención psicológica a petición del colegio al que asistía el niño. El colegio, ‘su tutora’, si re-conocía que el chaval tenía un problema bastante grave con sus conductas; había sido denunciado por abusar de un compañero más pequeño en los lavabos y luego salieron a la superficie muchas cosas hasta cierto punto espeluznantes (metía la polla en los tubos de escape, meaba en los enchufes eléctricos de los hoteles y no sigo pero). Vale, así que a los padres no les quedó otro remedio que buscarle esa psicóloga (que ya me habría gustado a mí tener la suerte de contar con una tutora que se preocupase hasta tal punto por mi comportamiento que obligara a mis padres a que me prestaran atención pero cómo no la tuve y yo era muy consciente ya de jovencita, busqué yo la ayuda psicológica que creía necesitar… así que Antonio las luces van con uno…). Y bueno cuando sentaron a P. en aquella silla ya le sentaron con una versión: ‘Mire, el chaval en casa oye esta música y nosotros creemos que lo que hace es debido a ella’. Y claro, la psicóloga, a lo mejor era una psicóloga acojonante, de esas que sabe que lo primero que hay que hacer es tranquilizar y trabajarse a los padres para luego poder ayudar en serio al chaval pero no fue así, y las visitas durante un año sólo se limitaron a eso. A quedarse con la copla que les interesaba a los padres y evitar profundizar,
    ¿por qué te imaginas lo que se hubiera encontrado en el hogar de ese crío si lo hubiera hecho?. Pero no lo intentó siquiera porque por ayudarlo de verdad nadie le habría pagado, así que la suerte de P. fue relativa. O podríamos pensar que tuvo la mala suerte de dar con una profesional que estaba si señor, muy adaptada al sistema establecido, convenientemente adaptada y qué Triste.
    Nada, nada, así que sigamos pensando que las músicas hacen violadores y asesinos y no las familias y el entorno, sigamos pensándolo porque es lo que más nos conviene ver y oír. Lo que ya hemos decidido que queremos ver y oír de antemano
    2005.03.24 16:44

    Imaginate:
    ¡Ah! Se me olvidaba, es que enseñar y predicar con el ejemplo, y la coherencia, es infinitamente más trabajoso que tratar de reprimir. Para lo último suele bastar con tirar del conductismo; ya sabes, refuerSo por aquí, refuerXo negativo por allá. Pero eso no hace individuos libres ni libres pensadores y al sistema (por homeostasis) le sigue interesando que la gente ande a cuatro patas y trague las píldoras informativas que se les suministran por la caja tonta
    2005.03.24 17:00

    Antonio P.:
    Tal y como lo cuentas es una historia espeluznante a lo que no se me ocurre nada que añadir pues no tendría sentido que hablara de ese caso particular.
    Respecto a los cabreos, no es fácil agarrarlos cuando se entiende que el que está conversando contigo pretende exponer su forma de ver las cosas únicamente para hacer reflexionar.
    2005.03.24 17:44

    Esbrújulo:
    Yo creo que la censura es siempre censurable. Si nosotros, como humanos, sólo somos parcialmente racionales lo mismo es válido para el que pretende censurar. El que lo hace es que se considera superior y mas listo que los demás, y con ello está infringiendo nuestro derecho a la igualdad y a la libertad.
    Otra cosa totalmente distinta son la “autocensura” o autocontrol que cada uno ejerce sobre si mismo, y las normas que nos impiden perjudicar a un tercero.
    Naturalmente estoy hablando de adultos, los derechos de los padres sobre sus hijos menores es un tema en el que no entro.
    2005.03.25 01:47 email: esbrujulo (arroba) tiscali.es

    Esbrújulo:
    Cita a Woodysobrid #) ¿como sabe que en ese momento la hora registra un capicua? (el inconsciente).
    Es evidente que no puede saberlo, lo que si es posible es el conocido fenómeno de que prestamos más atención cuando ocurre lo que esperamos o tiene importancia para nosotros y olvidamos o minusvaloramos el número de veces que no ocurre.
    Como matemático podrías establecer un criterio riguroso de lo que llamas capicua tratándose de la hora, calcular el porcentaje de apariciones normal estadísticamente y luego realizar un gran número de observaciones anotando todas ellas.
    2005.03.25 01:49 email: esbrujulo (arroba) tiscali.es

    Baroja:
    El traqueteo del tren, según el grado de cansancio, se convierte en una frase martilleada hasta el infinito; de la misma manera que en las manchas del terrazo, en las vetas de la madera del armario, en las nubes, o en el Test de Rochard nuestra mente precisa percepciones de lo que se encuentra en ella. Alguien que quiere suicidarse puede escuchar ese mensaje en la música, por qué no: lo que es cierto es que el chunda-chunda de la música “bacalao” a mí me da ganas de asesinar a los músicos y a los que la ponen a toda pastilla en el coche aparcado debajo de mi ventana.
    2005.03.25 09:30

    imaginate a Antonio:
    :) Sí, y yo cuando el asunto empezó hace unos dos o tres años pensaba un poco como tú, pero la dudosa suerte de verla evolucionar y ahora en lo que pienso cada vez más es en aquello que decía Longfelow (creo, creo), que si conociéramos la historia secreta de nuestros enemigos tal vez ya no serían nunca más nuestros enemigos. Bueno y si no lo dijo él, lo dijo alguien que llevaba una gran razón, ¿no?
    2005.03.25 12:28

    imaginate leyendo a woodysobird::
    Yo con las matemáticas voy muy chungo pero como mujer he descubierto como tú con los números, que existen infinitos hombres, por eso he domesticado a mi inconsciente y le he encargado la percepción selectiva de los dos o tres que me interesan en mi ciudad; y por eso siempre les veo, estén dónde estén. ¿Será aquel de los pantalones vaqueros que va al lado de aquella niña cómo a unos trescientos metros calle abajo? ¡Ah pues sí!. Y así todo el tiempo y lo mismo con los otros: Peugeot azul, o Hiunday rojo o ese de los andares de vaquero y sin que yo me tenga que ocupar más de ello :)
    Lo dicho vemos lo que queremos ver ;)
    B-SOS
    2005.03.26 01:23

  2. lasalamandra Says:

    Y LOS COMENTARIOS QUE SIGUEN A CONTINUACION NO TIENEN QUE VER CON ESTO… PERO COMO FUERON ESCRITOS EN POST QUE SE REPUBLICARON EN ESTA FECHA Y EXISTIERON… AUNQUE AHORA NO EXISITRAN AQUI… TAMBIEN LOS AÑADO… PORQUE SON PROPIEDAD INTELECTUAL DE LAS PERSONAS QUE TUVIERON A BIEN COMPARTIRLA CONMIGO.

  3. lasalamandra Says:

    Su:
    Yo ese tipo de medias solo me lo pongo con falda, con cualquier falda por corta que sea. Desde que descubrí la libertad que te conceden las medias de liga (y lo poco que estorban en determinados momentos, amén de lo sexys que son…) ya no quise volver a usar otras.
    ¿Bajo los pantalones? solo una vez que a última hora me dio por cambiarme la falda por uno e iba muy mal de tiempo.
    Creo que nunca dije que me encanta cómo estás llevando tu blog, que me encanta eso de las fotos y los “tú que piensas que quiere decir”. Suelo jugar mentalmente, unas veces acierto y otras simplemente de acerco :-)
    Un beso enorme.
    2005.03.23 10:47 email: Campanilla698 (arroba) gmail.com

    Odalys:
    Pues yo sigo leyendo y a veces me vuelves un poco loca :)))
    Intentaré probar esas medias, me gustan por lo que sugieren pero no soporto lo incómodo y la idea sola de tener que estarla volviendo a su sitio a cada rato, me molesta.
    Cuando “creamos” una situación, es tan fácil que se destruya :(
    Besos, mil y también para Su :)
    2005.03.23 19:04

  4. lasalamandra Says:

    Hay 22 comentario/s de este artículo.

    Bohemia:
    “¿Y yo qué hago aquí?” o “¿te estás creyendo tu propio cuento o pretendes además que me lo crea?”
    La imagen bien pudo ser “Blusa con Mujer”.
    Ahora que te dió por las adivinanzas… que me provocas “imaginar” y es un ejercicio bueno y complejo.
    Besos :)
    2005.03.23 19:07

    un_mar_de_calma:
    Sentimientos…que duras pueden ser las palabras que en un intante puden matar un deseo; o helar el deseo de un instante anterior para en un instante posterior desvanecerse…
    “mujer con blusa” que insinue pero sin enseñar que la imaginación nos dibuje la silueta de lo que cree percibir.
    Que tengas unos buenos días, yo me retiro unos dias de descanso.
    Cuidate, :).
    2005.03.23 19:56

    imaginate:
    La imagen se llama mujer con blusa y no al revés porque en este post el sujeto no es tratado como un objeto, como en el anterior :)
    Aunque en el anterior quién se distancia del sujeto también soy yo
    un beso
    2005.03.23 21:08

    unocualquiera:
    Podría estar relacionado con comentario que hiciste el día 18: “Cuando yo decido que una persona que no terminaba de encajarme del todo, no me gusta… eso ya es inalterable y si puedo evitarlo la ignoro de por vida…”
    Yo al cuadro de abajo lo titularía algo parecido a “el desencanto”,…desencanto producido por acumulación de un modo latente en un principio, y desencadenado finalmente por un simple comentario de Antonio: un comentario que desvela la desnudez sobre tu más íntimos pensamientos (la intención premeditada de adornar el deseo con unas medias sexis, y no digamos las toallitas intimas, un acto que debería ser espontáneo) y ¿como no? la falta de psicología o de poco cuidado (o quizá seguridad en si mismo sabiendo que ya te ha tenido) del chico. No creo que lo que te importe es que te haya pillado sino el desencanto en sí, como sentimiento, que probablemente te haya ocurrido más de una vez: “había roto el encantamiento del deseo y había hecho que su cabecita pensante se pusiese en marcha vertiginosamente”
    Lo malo del desencanto es que es inevitable, como tu dices, llega un momento que no soportas al tipo/a, quizá un par de días después te veas con él/ella en una cafería, nada insinuante, vestida con una blusa cerrada para decirle del modo más sutil posible que ya no quieres más.
    El problema viene después ¿encontraré realmente a alguien que no logre desencantarme nunca? ¿…que tenga la suficiente psicología para hacerse el tonto ante unas medias que no cuadran con pantalones? ¿será una mera patología mía? ¿espero más de la gente de lo que debería?
    En mi opinión la blusa simboliza el hecho de que a partir de ese momento ya no estarás “desnuda” para él, y tu cara…junto con lo anterior… “ya viene éste,… ¿cómo se lo digo?”
    Pt. Hablo como si fueras tú, en realidad no tengo pajolera idea, a mi es lo que me inspira.
    2005.03.23 21:22

    unocualquier:
    Vaya, te me adelantaste por unos minutos en poner la explicación, creo que no he acertado el acertijo :-)
    2005.03.23 21:28

    imaginate a uno cualquiera:
    No, qué va! Tu elucubración estuvo muy bien pero parte de la premisa equivocada. Con Antonio hay sentimientos y siempre habrá sentimientos. Lo que ocurre es que en ese momento él dudaba de que los hubiera; Y eso de alejarse de las personas que no te encajan sólo funciona cuando no hay sentimientos o hay sentimientos muy superficiales… entonces te evitas problemas y tener que ser falsa; o sea perder tu tiempo
    Y si te interesa te escribo aquí en los comentarios como continúa la historia. No me va a costar gran cosa pegarlo porque ya está escrito pero no voy a seguir con ella en un post posterior. A media noche cambio de tema :)
    2005.03.23 21:36

    Bohemia:
    ¿Y te has preguntado si has sido tú quien se lo ha “follado” sin contemplaciones igual, buscando sus reacciones?
    Quiere más, mucho más. Besos :)
    2005.03.23 21:58

    imaginate:
    Contradicción me llamó hace un rato. Me dijo que había leído lo que escribí esta madrugada cuando llegué y que le pareció muy fuerte eso de llamarle ‘proxeneta’… entonces le expliqué lo que quería decir y a qué me refería y le conté como fue todo desde la tarde de ayer. Las mentiras no se sostienen, concluimos. Pero no lo estábamos interpretando igual. A veces las cosas se ven mejor desde el otro:
    – Se está escondiendo. Claramente lo hace. Se ha refugiado en la mascara que viste ayer.
    – ¿Quieres decir que el que me mostró el primer día existe y sobre todo el hombre que me besó con la boca llena de vino hace poco más de un mes? ¿que la mentira es el de ahora?
    – Sí. ¿Qué pasa?. ¿No te habías dado cuenta de que le estás haciendo de espejo y se está enfadando tanto contigo como yo lo hice con Ismael?. ¿No recuerdas cómo me puse yo con Ismael y como le ataqué?. Ahora tiene que demolerte. No le queda otro remedio: le has enfrentado a su verdad y no le gusta. Se resiste a crecer.
    – ¡Oh!, pues muchas gracias por hacérmelo ver porque yo estaba dispuesta a condenarle. No es que no disfrutara lo que sucedió ayer pero no es eso lo que me atrajo de él…
    – Vamos a ver, ¿a ti que te conmovió?, ¿su ternura, no?. Pues eso es lo que hizo: negártela.
    – Sí, no hubo ni rastro de ella en toda la noche. No tuvo ni un detalle para conmigo y el único, lo tuvo para su público. Cogió mi chaqueta y me la puso sobre los hombros cuando ya nos marchábamos del bar en el que tomamos esa copa. No quiso que nos quedáramos a solas después de … Me llevó a un sitio donde le conocían y que estaba atestado de gente, e incluso me dijo:
    ‘No me mires así, que se da cuenta todo el mundo de cómo me miras menos yo’
    – ¿Fuiste a buscarlo como revancha por lo de Guernika?
    – No lo sé. A Guernika lo vi cuando iban a dar las seis. Delante de mí doblaron la curva una alumna suya con su madre. He sentido celos de esa mujer en estos meses pasados aunque nunca te lo haya reconocido. Ya sabes como soy… también ella de mí. Y le vi a él tonteando o me pareció que tonteaba con ella. No supe diferenciar si bromeaba con la niña, que sé de sobra que se lo ha ganado por su forma de ser, o con la madre y ese contento que mostró le nacía del corazón o del sentido de depredación… No lo sé pero cuando después alzó sus ojos y se encontró por sorpresa con los míos se quedó lívido, el pobre, por lo que leyó en mi expresión sin venir a cuento: una condena. No lo entendió. No entendía aquello. Se le desencajó en un segundo la sonrisa del rostro y pensó: ‘Ya está. Se nos ha vuelto a romper la tregua’. Y contestó a mi saludo gélido y reprobatorio, con tono de funeral y sí, yo abrí las hostilidades. Pensaba ir a verlo a las siete y decidí en aquel instante que por supuesto no iría. Iba a castigarle de la misma forma en que él me enseñó. Nuestro último encuentro (yo tan vestida, tan arreglada) y mi ausencia le darían la pista: ¿A dónde iba?. ¿Con quién había quedado?
    – ¿Así que si fue una venganza?.
    – No, no creo. Yo pensaba acercarme a ver a Enate después de las ocho pero el encuentro con Guernika lo trastornó todo, a mí y vagué por la ciudad con la esperanza de ver a Galeno con Serengueti pero no fue así y cuando comencé a dar vueltas innecesarias buscándolos, me frené en seco y me dije: ‘No, los otros días les viste por casualidad, porque tenía que ser’, entonces decidí ir a hacerle una visita a Enate. Casi era obligado después de lo que sucedió el martes. Se hacía necesaria una explicación por mi parte. Fue así, como te cuento, pero en ese momento no llevaba ninguna segunda intención
    – ¿Y él cómo reaccionó?.
    – Pues muy bien. Por la tarde estuvo estupendo. Yo sólo quería tomar algo con él y felicitarle. Era su cumpleaños y no me importó demasiado ver a su madre o la cara de disgusto que pudiera ponerme. Estuve cómoda y a las ocho cuando me iba, él me dijo como si lo sintiera: ‘¿Te vas ya?’. ‘Claro’, le contesté yo de una forma casi despótica. Tajante, al menos. y todo el camino me fui pensando que era así como tenía que ser, como él lo había querido. Supongo que seguía muy enfadada por todo.
    – ¿Con él?.
    – No, no sólo con él. También con Guernika por jugar conmigo. Me parecía eso. Me parecía que ahora que había logrado que le confesase que aún le quería, se pensaba que ya era todo de fácil como antes, como cuando mi cariño por él era incondicional y eso me hacía sentir una rabia tremenda. Así que di un rodeo y sobre las ocho y veinte pasé por delante de su casa y allí estaba con Calabacilla, que fue el que me vio y el que le avisó. Entonces pensé que estarían en la calle esperando por alguien, una vecina, o quien fuera para seguir tonteando otro poco más y ni les miré. Eso sí, me planté en la esquina del final de la avenida e hice cómo si hubiera quedado allí con alguien. No quería tomar la dirección de casa y que él se quedara tranquilo. Y él no me quitaba ojo porque yo seré celosa, que a lo mejor no es tanto ‘celo’ como orgullo infernal pero él, él me gana seguro.
    – ¿Pero te quedarías allí esperando ver a Galeno, no?
    – Sí, también. De hecho su mujer cruzó por el paso con Serengueti a los pocos minutos y anduvo hasta el portal. Pensé que o bien él había salido solo, o más bien que necesitaba quedarse a solas para poder acceder al contenido del disco que yo le entregué por la mañana.
    – ¿Qué había exactamente en él?
    – Todo. Todo lo que recibió Enate y mucho más. Todo lo que he escrito desde que llegué a la red. Cada una de las conversaciones virtuales que he mantenido, las que merecían la pena y las que no, hasta las nuestras. ¿Por qué te crees que me presté noche tras noche y durante tantos meses al experimento repugnante de aquel individuo?.
    – Ya lo sé.
    – Bueno, el caso es que ese pensamiento me tranquilizó y decidí irme a casa y meterme en la cama sin cenar. Había madrugado mucho pero luego me puse el pijama, cené y … fue cuando recordé el tono con el que me despidió Enate y el recuerdo tan bonito que me dejó en mi cumpleaños y le eché mucho de menos.
    ¿Por qué no podíamos irnos a tomar algo si a él le apetecía y a charlar un rato como dos buenos amigos?. Así que me vestí y a las once me planté frente a él de nuevo pero ya no era el mismo y yo me equivoqué estúpidamente en lo que le dije. Cuando me preguntó que por qué había regresado, le contesté que porque no me habían gustado sus regalos.. y era verdad y mentira. Lo que no me gustó fueron sus reacciones, las que él mostró ante ellos, y sobre todo que fueran regalos sin corazón. Me dolió que en vez de cumplir años para estar más cerca de él, le ayudaran a cumplir años para enterrar más profundamente en su pasado al niño que fue. Me dolió ver correr el vino y no presenciar ni una gota de ilusión por nada. Luego traté de decírselo pero no me entendió. Ya no confiaba en mí porque de alguna manera yo también le hice daño a aquel niño. Creo que por eso me dijo que para él la mayoría de las personas sólo significaban 50 céntimos. Quizás sólo quiso provocarme la misma desilusión que yo le hice sentir… La realidad es que él creyó en mí y yo le defraudé.
    – Se cumple el esquema de Ismael. Tú amenazas su seguridad vital.
    – Sí, su trasfondo básico, tienes razón pero yo no le mentí. No le dije que estoy enamorada de Galeno, y que por eso no soy capaz de enamorarme de él ni de nadie, con el fin de herirle… Se lo dije porque es cierto aunque no sea capaz de explicárselo. Parece que le ofende que le diga que él es ‘el amor de mi vida’. Y luego le expliqué que quiero a Guernika pero de otra manera, que le voy a querer siempre y tal vez, si seguimos así, a él… ‘ya ves -vino a decirme-, qué bien te lo montas’
    – No sabe lo que es querer desinteresadamente. Por eso no entiende que tú puedas estar enamorada sin esperar nada del otro…
    – Tal vez no.
    – Fue hasta grosero y me acusó de erigirme juez y… un montón de cosas pero luego al irnos, me dijo otra vez: ‘Cógete de mi brazo’
    – ¿Ves?. Eso es que te ha leído, que te lee y recordó que las mujeres le dábamos valor a eso.
    – Puede ser. No te digo que no. Pero él si me pareció que estaba muy borracho.
    2005.03.23 22:14

    unocualquiera:
    En realidad yo hablo de una situación en la que sí hay sentimientos, y muchos: hablo de una situación de ruptura por desencanto acumulado, hablo de parejas que se rompen después de muchos años no se sabe muy bien porqué, quizá por aburrimiento. La espoleta: un instante como el del cuadro. Un instante en el que se te cae todo de la otra persona (en tu caso que veías que ese día solo quería joder), no sabes muy bien porqué una tontería así lo puede haber desencadenado, pero hace que te tires al vacío. Hablo del espíritu de nuestro tiempo: el desencanto.
    2005.03.23 22:16

    imaginate a unocualquiera:
    En mi caso el asunto era más complejo: era que él era un tío acojonante, uno de los tíos más acojonantes que había conocido en mi vida; vamos entonces el que más y teníamos una química mental y física alucinante pero era un hipócrita. Y yo podía comprender sus mentiras. Le eran necesarias. Vivía en el mundo que había elegido pero no que me mintiera a mí, porque yo no le mentí. Yo quería que conmigo fuera auténtico. Sólo eso… y por eso me fui, porque él quería que me plegara a su mentira y ese no era el mundo que yo había elegido para mí.
    2005.03.23 22:33

    unocualquiera:
    Tú hablas de un caso concreto, yo, desde un plano más general, más abstracto, de un espíritu de una época; en el que cabe casi toda experiencia, la tuya (la que has escrito), la mía, y la de la mayoría de la gente de nuestra edad. No importa que yo no haya acertado en las circunstancias concretas de tu acertijo, no importa el caso concreto, no importa si él era un hipócrita y tu no querías involucrarte en su mundo de mentira, no importa el sms que le pusieran a tu amiga, en realidad todos los casos son igualmente complejos, lo que hay que mirar es lo que subyace en todos ellos. En mi opinión la clave está en lo que dices de que era “acojonante”: todos buscamos algo acojonante y acabamos desencantándonos y desencantando (por una vida de mentira o por lo que sea) a la primera de cambio. El problema es lo que entendemos por “acojonante”. Es inevitable que este concepto no esté contaminado hoy en día por una sociedad como la que vivimos, sociedad de imágenes. Hoy por hoy nos seduce lo que nos embriaga: la belleza, la sensualidad, lo divertido, que folle bien, química mental (como dices), que toque bien un instrumento, o que sepa hablar bien, aunque adolezca de un puntito de pedantería y vanidad; y no digamos si tiene un pircing ahí mismo… nos seduce lo sofisticado a primera vista: el oasis y no el desierto. Sigue…
    Pero lo importante de cualquiera que sean las cualidades que nos seduzcan es que sean más o menos permanentes en el tiempo, y no meras pinceladas de genialidad; yo jamás podría escribir un blog como éste, al tercer día ya se me habrían acabado las ideas, ¿comprendes lo que quiero decir? Acojonante era Picasso que pintó no unas pocas, sino muchas obras grandiosas, y cada cual más bella. La genialidad se hace en lo cotidiano, porque, sencillamente, el hombre es el resultado de sus hábitos. Yo no tengo una especial empatía mental con mi padre, no es un hombre especialmente sofisticado, más bien pasa desapercibido, pero te diría que, casualmente, es la persona más acojonante que he conocido en mi vida, con diferencia: a través de la sencillez cotidiana de su persona deja entrever una profundidad acojonante (valga la redundancia), sofisticadísima y permanente. En mi opinión el espíritu de desencanto que se vé en cualquiera de los forcejeos sentimentales de este blog y muchos otros está en que no sabemos muy bien lo que queremos, nos “enamoramos” con lo que nos resulta acojonante a primera vista condicionados claramente por la sociedad sensual en que vivimos, de imágenes y pinceladas, y eso suele fallar porque genios ya no quedan. La vida es café mañanero y tostadas.
    2005.03.24 17:46

    imaginate:
    Muchas gracias por dejar aquí plasmadas tus opiniones… Estoy disfrutando al leerlas y lo bueno de un blog como ”éste” es que en la mayoría de los casos va a darme cierta perspectiva porque yo sigo sintiendo y más que nunca a un año largo vista, que Antonio es ‘acojonante’, y que el desencanto no pudo con él precisamente porque en mi caso (yo aquí siempre voy a personalizar, tienes que entenderlo) le salvaron de ”la quema” mis sentimientos… mira, algo que se muestra insobornable al desencanto, que no le vende su alma al desencanto. Se nos pueden romper las expectativas pero cuando nos liberamos de ellas con respecto a los otros, es cuando nos encontramos dentro cosas realmente importantes. No me gusta sentirme frívola durante todo el tiempo pero sí aquí y en el ahora cotidiano. No sé si lo entiendes… Probablemente sí.
    2005.03.24 18:04

    unocualquiera:
    Me temo que no te he entendido…, me parece que juego con desventaja, no te conozco ni a ti ni a Antonio, ni la circunstancia concreta. Lo mío en el fondo es antropología barata…solo eso: un intento de racionalizar lo irracionalizable. Por este último comentario ya no sé si estás hablando de que crees que yo estoy hablando de ti, o que estoy hablando de un caso mío o algo así, valga el lío. Es cierto que yo tuve en su día una experiencia parecida, me desencanté y luego con el tiempo me di cuenta que esta persona era realmente “acojonante”, pero no por lo que yo pensaba en un principio sobre como debía ser lo “acojonante”, sino por lo que pienso ahora. Desde luego, no por ello vendí mi alma al desencanto, no huyo del hedonismo de esta sociedad, me encanta, pero no es eso lo que busco en el fondo, sino una perspectiva que tu describes perfectamente “alguien profundamente superficial” como tu dices de ti misma.
    Y garacias por el piropo, tu libro engancha :-)
    2005.03.24 18:56

  5. INVERSaMENTE Says:

    […] cascada, caso, catapulta, catarata, catedral, cecilia, ceciliab, cefontes, cello, celos, censura, centauro, centralita, céntrica, cervatillo, 0, cerúleo, ciclope, ciega, científica, cilindro, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s