Pero nunca más hablamos…

marzo 25, 2005

Sentimientos (- IV -)… una conversación privada entre mujeres

S dice: Acabo de despertarme. Estoy lenta pero he leído tu página, la cita no, la cita no la entiendo

Ale dice: Bueno, una canción que dice que llega la hora de que ella intente volar y él le quite las alas. ¿qué tal estás?

S dice: ¿qué ha pasado?

Ale dice: Ah, nada, con mi noviete que nos hemos vuelto muy aburridos y eso no lo aguanto. Ya te imaginas.

S dice: Sí, si que me lo imagino pero no te entiendo, ¿has dejado de quererle?

Ale dice: No, pero como no me basta con cómo me expresa él que me quiere, probablemente hoy nos mandemos al cuerno. Pero no quiero aburrirte con mis movidas de adolescente con granos.

S dice: ¿Cómo quisieras que te lo expresara? Por cierto hay un tipo que pregunta por ti. Parece interesante

Ale dice: Insisto: no quiero torrarte. Cuéntame de ese tipo

S dice: se llama mmmzzz o algo así. Yo sólo he intercambiado dos correos o así dándole una pista de quien podías ser. Te parecías mucho a una tal burninglips

Ale dice: Burninlips? Joder, qué nombre. No me pega nada.

S dice: Vale, era por la ironía. Es calcada a ti en todo

Ale dice: En serio? La buscaré. Cómo te va a ti?

S dice: A mí me va… he conocido a alguien

Ale dice: !!!!

S dice: Me vio, le vi, a los cinco minutos le había pedido que me besara y a los 20 hacíamos el amor sobre el capo de su coche, en el puerto. Me he enamorado

Ale dice: Vaya! Y es espejismo o se mantiene el encanto?

S dice: No lo sé. Él merece la pena. Me gustaría follar con él los próximos 50 años pero su vida… no

Ale dice: Su vida?

S dice: sí, tiene una taberna. La merece para él

Ale dice: Y te da pereza la taberna…

S dice: Yo no pego allí y no, me da igual. Son sus empleadas y sus clientes los que parecen tener problemas conmigo

Ale dice: Vaya, y está ahí metido todo el día?

S dice: A mí me la pela lo que tenga y lo que se ponga de vestir y sí, más o menos, esta metido todo el día allí pero yo le quiero para un rato

Ale dice: Pero n te lo tirarías durante los próximos 50 años?

S dice: sí, un rato de vez en cuando

Ale dice: ah, te entiendo. En fin, pues suerte… Yo no creo que pudiera apetecerme ratos…

S dice: Quizás sea porque no es… quizás sea porque para mí no es nadie así… como tú lo quieres

Ale dice: Yo creo que lo que quiero es quedarme tranquilita y no hacerme ilusiones con nada.

S dice: Creo que él es como tú; así que lo tengo claro

Ale dice: ¿¿¿Como yo????

S dice: sí

Ale dice: Explícame eso

S dice: Bueno… me da la sensación de que te gustaría que las hadas existieran y odias eso de ti

Ale dice: Ah, vale. Y podéis llevarlo bien, vuestras “diferencias”?

S dice: Ni idea… de momento escribo lo que me ha sucedido y lo que me ha provocado… no me preocupa tanto el futuro. Sé que sola no puedo hacer nada, lo mismo que tú. No es suficiente con que uno se esfuerce y lo ponga todo de su parte

Ale dice: No, no sirve de nada. De hecho, no sé si nada sirve de nada…

S dice: Creo que No Ale. Creo que hay que aprender a vivir con las propias insatisfacciones cuando uno es tan perfeccionista y tan exigente

Ale dice: Sí, pero no hay que hacer que el resto aguante tu mal humor.

S dice: ah, pues no. Pero si tienes sentido del humor es más difícil que el mal humor se sostenga por mucho tiempo

Ale dice: Pero mi sentido del humor es muy destructivo…

S dice: ya lo había notado

Ale dice: y lo utilizo de arma arrojadiza

S dice: ¿De qué tienes miedo entonces? ¿de qué se canse de él?

Ale dice: De que me hagan pupa.

S dice: Sin entrega … tampoco se va a ninguna parte

Ale dice: Y con entrega tampoco, más de un rato. A mí se me está acabando el rato

S dice: No me aburres en absoluto con nada que me puedas contar pero lo que no puedo es imaginarme lo que te ha sucedido

Ale dice: Te aseguro que sí. Es la vieja historia del “cariño, no me haces caso. estás más frío. Antes me escribías más y reservabas en algún sitio antes de venirme a buscar”. Esas cosas…

S dice: Bueno pero eso forma parte del cortejo ¿Tienes miedo de que otra ahora esté en el lugar que tú estuviste en diciembre y meses anteriores?

Ale dice: No es miedo. Es saber que siempre existirá esa posibilidad, porque él es coqueto.

S dice: Tú también

Ale dice: No, yo no.

S dice: y es miedo

Ale dice: En serio

S dice: ¿ni intelectualmente? ¿ni intelectualmente coqueta? ¿o inquieta?

Ale dice: Sí, pero yo si estoy con él no quiero “cobrar la pieza”. Él, no sé si la cobra o no.

S dice: ¿Llegasteis a hablar de matrimonio?

Ale dice: Sí, claro, pero no como proyecto sino como deseable futuro…

S dice: Entonces vas a precipitar el fin porque no soportas vivir con incertidumbres …

Ale dice: No, lo que pasa es que esto está languideciendo y a mí la languidez me consume. No soporto que dejen de quererme. Creo que hasta hoy nadie me ha dejado de querer.

S dice: Cuando se deja de querer es que era cariño, deseo, atracción, juego pero no Amor. Es imposible dejar de querer

Ale dice: Pues eso. No quiero que deje de desearme, si era eso. Nunca había estado 10 meses con nadie, yo.

S dice: ¿Has pensado que tus límites pueden hacer que malinterpretes todo su comportamiento? No hay endorfinas que sobrevivan toda la Vida. Ese tipo de Amor entrecomillas tiene una duración. Luego se transforma

Ale dice: Pues no he vivido nunca esa transformación.

S dice: No, y no la vivirás esta vez tampoco si no creces y te arriesgas a vivirla. Dicen que no es mala. Yo no lo sé. Estoy peor que tú

Ale dice: Pero por qué?

S dice: porque yo nunca he tenido un novio al que quisiera durante diez meses. NO puedo saber lo que se siente cuando se cambia de ritmo; así que hablo sólo de oídas

Ale dice: Ah, ya, bueno, pero yo creo que tú eres un espíritu más libre que yo. Lo pasas bien sola o con compañías esporádicas. Yo quiero que me quieran mucho.

S dice: No, una parte de mí también quiere que la quieran mucho… pero no he tenido la suerte de coincidir como tú con alguien así … como él. Creo que yo no dejaría que mis dudas y mis miedos me lo arrebatasen

Ale dice: No sé si es una suerte. después del espejismo de oasis, el desierto parece más duro…

S dice: Escúchame… el nivel de …. los compuestos químicos en sangre que produzca el amor en algún momento tenía que descender … pero no deberías confundir esos cambios sólo químicos con el desamor

Ale dice: Pues entonces quiero que me lo diga, hoy.

S dice: Puede que él no sea un estudioso del amor y ni siquiera lo sepa

Ale dice: Que me quiere y que se va a esforzar por estar atento, porque yo necesito atenciones.

S dice: puede que él sólo perciba como esos niveles de hormonas o de… han descendido y no entienda porqué tú ya no eres la misma…

Ale dice: Pues por eso hablaremos muy civilizadamente. Pero le he visto las orejas al lobo y no creo que pueda lanzarme sin frenos alegremente otra vez. Veremos.

S dice: ¿Cuándo se las has visto?

Ale dice: Estos días, semanas, o meses. Me he imaginado siendo su ex, y él empleando su tiempo libre en escribir a pavas inaccesibles como lo era yo antes.

S dice: Es tu desconfianza la que está minando su amor. Tienes que vivir con tu pasado. Además reconoce que tampoco todas son tan inteligentes como tú

Ale dice: No, vamos a ver, yo sólo desconfío cuando tengo pistas para desconfiar. Jamás me había sentido insegura del amor de nadie, y he empezado a desconfiar cuando he percibido los primeros síntomas, los pilotitos rojos que se encienden.

S dice: ¿y quién supones que puede ser ella?

Ale dice: No creo que haya una concreta, sino su sensación de que el mundo está lleno de posibilidades. Que por tener una obra de arte en casa no va a dejar de ir a museos.

Ale dice: Pero antes si tenía tiempo nos veíamos, y ahora no.

S dice: Los hombres son así…

Ale dice: Ahora somos unos novios aburridos. Pues entonces no sirvo para aguantar a los hombres.

S dice: Sí, eso es muy probable pero si quieres conservar a éste … vas a tener que entenderte

Ale dice: Ya, y quizá me estoy precipitando. No sé. Puede que aún tenga solución. ¿Te puedo contar un rollo?

S dice: claro, por favor

Ale dice: Estos últimos 10 días decidí, ya que él prefería a veces leer en vez de verme, que le iba a decir que yo también quería leer. Nos hemos visto poco, y ha sido raro. Ayer por la noche llegué de pasar el fin de semana fuera, me llamó, y me dijo que el mañana se apuntaría a nosequé plan, y que si me apetecía, que me apuntara. Entonces le pregunté si para él esto era normal, y dijo que no. Pregunté que era lo anormal, y me dijo que todo.Y le pedí que concretara, y me dijo que prefería no hacerlo por teléfono. Así que le pedí que viniera a casa cuando llegara a Madrid (porque estaba a 100 km) y a las 11 me mandó un sms diciendo que llegaría tarde y cansado, y que por favor lo dejáramos para hoy. No he tenido noticias y estoy angustiada. realmente angustiada, porque no esperaba nada de esto. Le adoro pero me hace infeliz con mucha frecuencia, y yo necesito alegría, ¿sabes?, y él es serio, solemne y sosillo. Ea, ya está mi rollo.

S dice: pero no es ningún rollo, sólo es que estás muy asustada y le achacas a él… tus males, proyectas tus insatisfacciones sobre él… los hombres, serios, sosos y aburridos, no tienen ningún interés en andar cambiando de mujer cada dos por tres ni siquiera los coquetos

Ale dice: No creo que me esté poniendo cuernos. Creo que me quiere menos que antes, y eso me aterra.

S dice: yo creo que te quiere diferente de antes… más seriamente, aburridamente y sosamente que antes y eres tú la que no lo llevas y él el que se aterra

Ale dice: Y qué va a pasar hoy?

S dice: Eso no lo sé. Podéis poneros uno y el otro a la defensiva y mandarlo todo al garete por orgullo estúpido y miedo, o bien… tú puedes tener en cuenta eso que te he dicho de la química y la física del amor y hablarlo con él

Ale dice: Bueno, sí, en fin, ya se verá. Yo también sé que hay un montón de cuadros valiosos por el mundo. No quiero retenerlo a toda costa, quiero ser feliz. Gracias por aguantar la batalla, darling.

Creo que ahora debería hacer algo con mi día o me morderé las uñas de los pies.

S dice: ¿Me contarás como fue la charla? Me alegrará saber de ti

Ale dice: Mira, quizás irme de tiendas. La frivolidad siempre relaja. Claro que te lo contaré!

S dice: Pues cómprate algo inservible que eso también relaja

Ale dice: Mañana hablamos., si te veo por aquí. Besos, muchos besos.

S dice: cuídate

25/03/2005 01:02. Tema: . . .

MEA CULPA QUE SOY UN DESASTRE PARA LAS RELACIONES DE CONTINUIDAD….. ASI QUE NO SE COMO TERMINARON….

One Response to “Pero nunca más hablamos…”

  1. lasalamandra Says:

    unocualquiera:
    Creo que acabo de entender tu último mensaje, seré tonto,.. mujer, pero no era mi intención decir que tú… ni se me había pasado por la cabeza. En mi opinión la sociedad en que vivimos no es mental sino sensual, a saber, que se mueve a base aromas, sonidos, sabores, formas, colores intensos, contrastes que impactan. Los responsables de marketing televisivo se devanan los sesos analizado que factores nos seducen para levantar los índices de audiencia, y yo diría que no lo encauzan tanto en sentido ideológico (quizá en otros tiempos…) como a nivel de imagen. Lo que aparece, lo aparente, lo que se deja ver en la superficie es lo que impacta, y no lo lineal que subyace. Esto no es bueno ni es malo, es lo que hay, nadie somos frívolos ni idiotas porque un pircing o una tía guapa, un buen polvo o una buena química mental, o un ramo de flores nos seduzca.. Más que un tema de frivolidad es un tema de actos reflejos, la mente no es aséptica, en todo momento estamos condicionados por lo que nos rodea, la conversación que describes en este post es impensable hace 40 años.
    El problema es que esta superestructura tiene un escollo insalvable y es que solo funciona cuando hay intensidad: “no me haces caso, estás más frío. Antes me escribías más” tu lo explicas en términos fisiológicos (sustancias químicas), y yo en términos filosóficos: absolutamente todo pierde intensidad, “languidece” hasta la vida, incluso a veces hasta palmamos, y esto si que produce desencanto, :-) El problema está en que a nivel emocional, la realidad es que nos enamoramos de pinceladas, de detalles que te provocan un “acojonante” (en el caso de Antonio del todo justificado quizá) pero este mecanismo inevitable solo produce picos; una larga sucesión encadenada de entusiasmo y desencanto, relaciones que comienzan y acaban inevitablemente porque la intensidad se ha reducido, nos volvemos sosos… no quizá en el caso de Antonio, insisto, creo que de ahí viene el mal entendido. Este post que has escrito es el paradigma perfecto de lo que yo tenia en mente cuando interpretaba tu cuadro de Toulouse Lautrec, y tu historia sobre Antonio, quizá me equivoque de post, era en este en que quisiera haberte escrito, por que esto si es claramente un desencanto. En cuanto a tu blog, todo menos frívolo :-)
    2005.03.25 17:43

    imaginate:
    Sí, Ale tenía cierta tendencia al desencanto. De hecho yo la conocí escribiendo sobre la muerte de las hadas :)
    Le llevó meses ligarse a ese novio, y cómo no podía permitirse el lujo de ser ella misma porque su propósito era la seducción, el acoso y el derribo, probablemente acabó limitándose demasiado y a él le sucedió un poco igual; representar un papel es muy cansado :)
    2005.03.25 22:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s