– los por qués de que esa magia se rompa –

abril 10, 2005

 

La Comunicación y la ilusión de la comunicación ( – II – parte)

.
En las relaciones íntimas, lo mismo que en la vida cotidiana, cuando estamos realmente en armoniosa afinidad con alguien, no hay problema de marcha, ritmo ni intensidad de nuestra corriente energética en relación con la de la otra persona. Todo eso fluye naturalmente, y no nos estamos criticando secretamente, porque nos sentimos y fundimos en una cómoda unidad. Sin embargo, en las relaciones íntimas, cuanto más diferentes somos de nuestra pareja, cuanto menos afines somos uno con el otro, más necesitaremos reducir la distancia entre nosotros mediante la creación de alguna disposición de ánimo especial, mediante un encanto, un trance, o una atmósfera que sean especiales. La reducción de la distancia entre dos personas ayudará para que temporariamente reduzcan las diferencias entre las dos. Este es un fenómeno neptuniano que exploraremos, y es otra ”ilusión de la comunicación”.

Por ejemplo, todos saben que, en una situación romántica clásica, por lo común existe un intento de crear un estado de ánimo o un encanto que sean especiales. Se trata de un ideal (Neptuno) que las personas procuran cuidadosamente crear; y si logramos crear esa atmósfera, entonces nos encontramos en un lugar mágico, en nuestro pequeño mundo, en el que se reducen la tensión y nuestras diferencias reales y evidentes.

.

.

Cuanto menos compatibles somos en realidad, más necesitamos hacer esto, más necesitamos cultivar este arquetípico estado ilusorio de trance, porque a los dos nos ayuda a alcanzar la fusión. Sin embargo, esta disposición de ánimo, o este encanto, de índole neptuniana, auxiliado a menudo por sustancias, velas o música neptuniana (típica de Neptuno), es muy frágil si no se basa en algo real, y esto ocurre frecuentemente. Si no se basa en una corriente energética real ni en una comunicación real, y entonces es algo que uno mismo crea con la imaginación, deseo, y visualización, y se basa en imágenes e ilusiones. Entonces, esa disposición de ánimo es irreal, de modo que esta frágil realidad se nos destruirá de un modo pasmosamente rápido. Todo lo que tenemos que hacer es decir ”lo equivocado” o hacer el ”falso movimiento” para que la otra persona advierta que nuestras palabras o nuestros actos no encajan con esa imagen ideal. Nos pincharán el globo, y esa frágil concavidad ya no podrá retener el agua.

 

.
Para la mayor parte de la gente, la intimidad, la participación estrecha y la relación sexual son experiencias muy especiales. Por lo tanto, las personas tratan de generar eso engatusando y estableciendo una disposición anímica neptuniana, una atmósfera especial; sin embargo, la experiencia resultante puede dejar de ser especial si está ausente la corriente de energía, o no es especialmente dinámica. Puede ocurrir una comunicación instantánea a través de las ondas electromagnéticas y campos de energía que nos vivifican. No podemos hacer que eso ocurra. Por eso, muchos problemas de la gente, incluidos los sexuales, derivan de que esa gente procura forzar el nacimiento de cierto estado de corriente de energía y apremia a su pareja o a su propia persona para que aparente toda clase de cosas. Pero tal apariencia nunca dura. Con el tiempo en cualquier relación, las imágenes e ilusiones en su momento se destruyen, y empezamos a ver qué es lo que hay, lo que en los mapas aparecía todo el tiempo, pero que no estábamos dispuestos a ver :)

.

10/04/2005 15:22. Tema: … y las otras fuentes de las que he bebido….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s