– quizás sólo disculpas y la sombra inquietante –

abril 10, 2005

 

sentimientos ( – XVII – ) … algunas formas que adopta la vulnerabilidad…

la amiga dice: supongo que te habrás quedado muy tranquila después de haberte desahogado de esa manera… no dejas de disculparte

ella dice: ¿Y eso es malo?

la amiga dice: supongo que a él le guste puesto que fue él quien te pidió que la ayudaras contándole lo que sentiste… relatas con todo detalle lo que se te pasó por la cabeza y si tú te quedas a gusto, pues me parece bien pero tengo una duda, ¿realmente lo has hecho por tí o por él?

ella dice: Creo que por los dos. Yo suelo escribirle todas mis cartas exactamente de esa manera, diga lo que diga

la amiga dice: bueno, pues a mí me da la impresión que lo has escrito pensando más en él pero no hagas caso de mi critica, no tiene ningún valor

ella dice: ¿Qué quieres decir? ¿Qué no es real? Es como me siento

la amiga dice: Sí, pero a mi que te disculpes tanto por tener una reacción emocional,…..pues como que no va contigo; tú sueles escribirlas para entenderla y procesarlas

ella dice: ¡joder! si que va, lo que pasa que no estás acostumbrada a leerme cuando me importan los sentimientos de la otra persona. Tú sólo acostumbras a leerme desde mi egocentrismo

la amiga dice: vale, pues será eso pero creo que te leí cuando hablabas de laura y ahí no había egocentrismo, todo lo contrario; también cuando hablabas de mí, o de Guernika

ella dice: ¿entonces qué diferencia notas ahora?

la amiga dice: siempre expresabas sentimientos

ella dice: Estoy muy sensible y él no es cualquiera

la amiga dice: pues la diferencia, es que escribes para que lo lea él, no para ti. Tú siempre escribías para ti. Decías que hacías eso. Escribías como te maquillabas, para sentirte bien tú, más guapa y más contenta contigo.

ella dice: él notaría cuando le digo algo por quedar bien y cuándo estoy siendo sincera

la amiga dice: simplemente no veo la necesidad de tanta disculpa, pero me gusta cómo le dices que entiendes el momento de la decisión de la llamada y el viaje … es tu manera de decirle que ahora tienes conciencia de lo que paso; no me interpretes mal…

ella dice: no, no que va

la amiga dice: sé que todo esto te afecta

ella dice: si te estoy escuchando muy en serio. Es que estoy enamorada y ya no tiene vuelta de hoja y cuando uno está enamorado es así de patético

la amiga dice: bueno, yo no lo llamaría patético, pero al leerte lo que no me gusto fue “demasiada justificación” y si tus sentimientos son los que hacen esto pues entonces eres vulnerable

ella dice: ya, eso era lo que trataba de decirte ayer, soy vulnerable de nuevo pero esta vez no la voy a tomar contigo porque en todo caso la voy a tomar con otras, jaja… Esa es la buena noticia

la amiga dice: vale, me alegro

ella dice: y yo, mira… ¿Ves, lo vulnerable que era cuándo lo de Olivares?

 

la amiga dice: quizás yo no tenía tanta conciencia de ello

ella dice: ya me había dado cuenta

la amiga dice: al menos nunca te ví así

ella dice: pues era así de vulnerable y tenía que protegerme de ti constantemente

la amiga dice: bueno menos mal que algunas cosas han cambiado para bien… anoche me sucedió algo pero aún no lo escribí, no sé si podré

ella dice: sí, aunque sólo sea por eso… estoy contenta. ¿Y qué fue?

la amiga dice: sentí un golpe a media noche, me desperté muy agitada y ví una sobra delante del armario

ella dice: eso es que yo te metí miedo

la amiga dice: parecía una monja o algo parecido, sentí un miedo aterrador, me dí media vuelta y abracé a Yago y no quise volver abrir los ojos… me quedé paralizada en la cama… luego por la mañana me dí cuenta que el golpe pudo hacerlo ‘S’ desde su habitación, a veces pasa que choca con la madera de la pared

ella dice: Y también bajar la persiana

la amiga dice: si, fue una serie de coincidencias

ella dice: pudo querer hacer algo en tu habitación y luego decirte que no la había tocado … querer hacer cualquier cosa, y bajarla para encender la luz y que nadie la viera; yo que sé, probarse tu ropa, yo lo hacía en la casa de mis padres

la amiga dice: de todas formas la sombra no quería hacerme daño, solo me vigilaba y todo esto coincide con un sueño que tuve recientemente…

ella dice: Vale, pero sí, está lo de ese extraño olor a incienso y lo de que mis pelos se ericen cada vez que me acerco al armario y el golpe, el golpe sordo que sonó dentro cuando me acerqué

la amiga dice: …veía mi casa, con las paredes perforadas por agujeros negros… creo que soy yo y un mal presentimiento

ella dice: La casa en los sueños simboliza el interior de la persona y tú estás llena de agujeros negros

la amiga dice: De todas formas muchas veces ‘S’ se queja de que no está a gusto aquí, dice que sólo está triste en casa y creo que es nuestra energía negativa la que provoca todo esto, el mal rollo

ella dice: No tengo ni la más remota idea de lo que puede ser esa sombra

la amiga dice: ¿podría ser mi conciencia?

ella dice: pero… parece que allí pesa algo… quizás… Ya te digo que yo de eso estoy pez… sólo me ocurre lo que me ocurre

la amiga dice: me recordaba a la sacerdotisa de las cartas del tarot

ella dice: oler extraños olores en tu habitación y sentir sensaciones extrañas, no negativas, sólo extrañas y también podría ser la sombra de tu vecina…

la amiga dice: si, pensé en ello porque me vigilaba

ella dice: pero te recomiendo que te olvides del tema y no le des importancia porque si no te vas a neurar y se acabó la tranquilidad

sombra azulla amiga dice: incluso cuando me dí la vuelta tenia la sensación de que estaba allí pero me sentía protegida por Yago… no me obsesiona en absoluto pero quiero estar receptiva a todo

ella dice: vale, eso también es bueno en parte pero si abres puertas… recuerda que ya no se van a cerrar…

la amiga dice: me gustaría hacer una regresión

ella dice: … así que quizás lo mejor sea que le pidas a esa sombra que te deje en paz y no sé… lo de las regresiones puede tener truco. Pueden inducirte a tener falsos recuerdos. ¿Qué es lo que te gustaría oír? ¿Qué buscas oír?

la amiga dice: no, quiero descubrir

ella dice: Si desatas la imaginación ya estás abriendo esas puertas

la amiga dice: recuerda que uno de mis mecanismos de defensa es el olvido y quiero recuperar parte de lo olvidado aunque soy consciente de que si lo olvidé es porque era doloroso

ella dice: ya, pero pueden hacerte recordar lo que ni siquiera te sucedió nunca ¿En qué manos de confianza podrías ponerte? En ningunas

la amiga dice: no pensaba ponerme en manos de nadie, pero si todo está dentro de mí, alguna forma habrá, no sé algunas veces sucede algo que unes con algo del recuerdo que habías olvidado; por ejemplo lo de la sombra me recordó mi pesadilla recurrente que nunca supe explicar y el testamento de mi abuelo me recordó un fin de semana que pasé en casa de mi tío, él que se suicido, yo presencié cosas muy duras allí… ya sé que la mejor forma es escribirlo; así dejaría constancia de ello, y haría como tú, lo rescatas pero no dispongo de tiempo… bueno te dejo que él vendrá enseguida

ella dice: ¿Puedo utilizar esta conversación para un post?

la amiga dice: lo vas hacer igual

ella dice: Depende

la amiga dice: por supuesto que puedes

ella dice: gracias, jaja

la amiga dice: despues de las fotos poco tengo que decir

ella dice: ya…

la amiga dice: jajaajja, ciao

10/04/2005 01:15.

One Response to “– quizás sólo disculpas y la sombra inquietante –”

  1. Teléfono Says:

    TODAVÍA LOS AUDIOS DE LA TARDE DEL VIERNES 13 DE ABRIL.

    REC6 …

    Carmencita: Estaba masturbándome y claro, pasando de una idea a otra así y me di cuenta de que tenía ganas de decirte: Te bufoamor, tebufo amor. Te bufo amor. Y agarré el móvil para escribir eso, por correo. Pero no, hasta ahí…. Kasandra me controló. Me controló. Vamos que me pegó un hostiazo y me quitó el teléfono. No sé, pareció muy físico. -risas, muchas- … ¡Ah no! Sigo adelante… con… la masturbación.

    REC7…

    Carmencita: Kasandra, no escribas nada más, que EXPERIMENTO CIENTÍFICO CON POESÍA. En mayúsculas punto. Escribes eso, y todo junto. Y mandas los audios tal y como están y los disfrutas mientras lo haces y punto. No escribas nada más, no traduzcas nada más. No tienes por qué enseñar nada a nadie. Esto es para él. Punto. Y si hay que leerlo algún día… en público ya te aviso yo. De momento no………. para ti y para Manuel y punto. Punto………….. Y para la salamandra.

    REC8…

    Carmencita: Esa es la historia de la salamandra. La historia que tiene la salamandra.. si no es Manuel … alguien Llegará y querrá sentirse la salamandra entre el cinabrio, seguro que sí. Seguro que tú puedes encontrarlo. Confío en ti para eso. Primero prepáralo. Lo estás haciendo muy bien. Es alucinante hasta para mí misma. Ese efecto de rebuscar entre el corsé de palabras: gemido, alfabeto, extraño alfabeto informante de palabras. Hasta a mí has conseguido engañarme y que me sorprenda. Abriéndole al azar páginas. Nada es azaroso allí. Te puedes encontrar de todo. Hasta … un bombero encaramao a un viaje. Un túnel… un suspiro.

    REC9…

    la cabeza de la Mujer: Tía, que nos hemos escrito los diarios de una seductora.

    Carmencita: Mételo todo. Mete hasta los primeros diarios. Todo. Todo. Desde la primera poesía. Y rellenas. Rellenas los huecos de años. Rellenas con audios que perdiste y no encontraste. Dónde está lo del barranco. Esa calidad. Busca el audio de la noche del barranco. La de la decepción. La que te hizo decidirlo. Cuándo elegiste esta vida…… – suspiro…

    la cabeza de la Mujer: No di con aquellos audios. Tuvo que ser la noche después, al de la soledad, entonces.

    Carmencita: Tienes una forma de expresar la libertad. Una extraña forma…

    la cabeza de la Mujer: Aquella muchacha frente al horizonte marino. Desnuda. Acuérdate. El día que mirabas al horizonte de los sucesos. En donde siempre ibas a hacer el amor. Te lo emborrachabas para hacerle el amor. A ti él te gustaba.

    Carmencita: Pero en ese barranco ya estabas aburrida. Habías comenzado a hacer problemas de matemáticas por las tardes con él. Tú, matemáticas -risa distinta, de conocimiento íntimo y doloroso, aunque sin dolor. Hasta cierto punto-. Con tal de tener algo que hacer con él. Llevabas meses empeñada en aprender matemáticas. Emocionantísimo. Irte a su pueblo porque no querías estar en el tuyo. Porque en el de él te parecía ser un poco más desconocida. Y no te habías dado cuenta de quién era él… -suspiro…

    la cabeza de la Mujer: Todo por estar cerca de Enol. Poder estar…

    Carmencita: Eres tú la que te pegas a esas esperanzas, no yo. Son esperanzas. Por lo menos, mira por variar, una fama -risa. ¿Nosotras quién somos? ¿las babas del diablo? -más risas-. Cortazar, meter a Cortazar en esto así – más risas-. ¡Qué divertido! Hacía tiempo que no estaba tan surrealista (Entonces Carmencita y la cabeza de la Mujer comienzan a hablarle al Hombre). Claro, porque tú no sabes lo que es follar conmigo todo el tiempo así, ¿no? -las risas se convierte en carcajadas de chiste propio-. Eso lo saben todos menos tú. -las carcajadas le rompen la caja a la Mujer-. Bueno, a algunos les gustaba y a otros menos. ¡A ver! … Por ejemplo a Verona le debía flipar. Porque aguantarme este tirón a mí, atao y vendado. Sin poder decir ni una sola palabra, ni una puta palabra. ¡Ay todo lo que hablé y dije aquella noche! – las risas no remiten-. Todo lo que quise y más, claro yo para él como voy a ser una extraña. Y sin embargo él sí para mí, ya ves, con toda la confianza que tenía. Ahora como ya tengo camello. Bueno y si no lo tengo lo quiero conservar. Fui buena ayer y le mandé un mensaje. Todo bien ángel? -más risas- Nada, es que quiere ser cosas así. Quiere ser ángel, quiere ser caballero y … menos llamarlo guerrero lo que sea…. – desde luego esta chica que cosas le hacen gracia, ¿o no es a Ella?-

    la cabeza de la Mujer: Y lo bien que me lo estoy pasando. Despellejando a Villon. Con cariño, con cariño, pero despellejándolo. ¿Tú crees que le gustaré a alguien algún día por mi misma? Donde están los pavos…, dónde se meten los pavos a los que les gustan las rarezas?En qué corral se encierran. Hay que dar con ese corral. -le pregunta la Mujer al Hombre.

    Carmencita: Los pavos a los que les gustan las rarezas… …. Oye pero ese es un mundo que no me mola nada… lo siento, no, no… no, no no… como una rareza no me vendas. Vale más que piensen que somos hermanas.

    la cabeza de la Mujer que no piensa más en otra cosa entonces que en su cuerpo: Joder, yo quiero un hombre, qué pasa….

    Carmencita: Me da igual que me hayas clavado esa espina en el pecho. Me da igual porque es una espina pero no duele. -entramos en área de gemidos y se despide diciéndole Carmencita al hombre-

    la cabeza de la Mujer que quiere desconectar de la conversacion: Me voy a masturbar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s