anotaciones de Cefontes en primavera ( – III – )

mayo 21, 2005

H. me estima. Lo sé. Es de esas cosas que tú te sabes casi desde el primer minuto y no tienen vuelta de hoja. Y a H. le ha alarmado algo de lo que ha leído y que he escrito entre paréntesis; dice que dos palabras… probablemente ‘éxtasis y utilizar’… Y yo lo sabía, sabía que a él le alarmarían porque es de esas cosas que tú ya te sabes, antes, incluso, de que pienses en escribirlas; en ese instante en que las retienes por unos segundos en tu pensamiento para precisarlas tal como fueron dichas, y tal vez, incluso, tratando de iluminarlas es sus zonas más oscuras (¿qué querrá él decir o provocarme y cuál es la motivación auténtica que subyacerá bajo ellas?) pero no logras, aunque ese intento es el que supone que se te fijen con esa precisión quirúrgica que las convierte en un escalpelo… Y sin embargo cuando el hombre del tatuaje las pronunciaba lo hacía exactamente con ese fin… unas horas antes habíamos estado hablando de Javier Marías, de su libro ‘Corazón tan blanco’ y de esa frase magistral suya: ‘Los oídos no tienen párpados y por eso lo que les llega ya no se olvida’

y luego estaba Salva, al que también sospeché que tal paréntesis le haría un efecto semejante y secundario, y yo sé que el hombre del tatuaje me conoce en este sentido a la perfección y sabe que tal cómo lo escuché (estábamos a oscuras ya muy de madrugada y veníamos de ”follarnos” en la calle, en el puerto, muy cerca de los bares de la zona de copas, desde dónde cualquiera podía observar como él metía su mano por debajo de mi corta falda para agarrarse a mis nalgas y buscar excitar mi sexo húmedo … y yo me masturbaba dulcemente – una expresión suya- mientras él me miraba y seguía acariciándome, recuerdo horas y más horas de caricias, y a él preguntándome si siempre que pensaba en él me masturbaba así… y entonces es cuando volvia a penetrar mis agujeros con sus dedos hábiles y amables mientras continuaba besándome…), con ese suspense de la vida que me provocó, lo reproduciría textual por escrito y eso, lo más probable es que suscitase una cadena de reacciones en los lectores asiduos de mi diario: ‘oh, la morbosa sabbat y esos momentos suyos y tan íntimos en que ella se asemeja al terciopelo azul’… sabbat la mujer sin pudor, que luego durante un desayuno y de improviso se sonroja y turba como una niña…

Tengo un amigo psicólogo que escribe y que dice que cuando entramos en un estado alterado de conciencia soltamos las riendas de nuestra mente, o sea que perdemos el control y nuestra alma puede desbocarse como si fuera un caballo salvaje durante una tormenta (aunque a lo mejor él no lo dice textualmente con estas palabras)… y la premisa de la que yo parto con el hombre del tatuaje es esa… Bueno, sí, va a ocurrir lo que siempre desee, es cierto, la posibilidad de desbocarme… perder otra vez el control y por completo, durante unos segundos, unos minutos, unas horas, lo que sea y yo no sé lo que va a ocurrir pero ahí estarás tú y aunque me digas que deseas utilizarme (tú sabrás para qué y qué necesitas de mí) yo voy a confiar ciegamente en ti y sabré que ocurra lo que ocurra tú no permitirás que me suceda nada malo, porque detrás de todo ello te albergas tú y lo hacen tus propias esperanzas, que también desean materializarse y subsistir… y me Conoces y algo en ti te dice que si tú te cuidas de mí y me proteges y yo siento que me Salvas… entonces, mucho más allá de las palabras, yo jamás lo Olvidaré porque los hechos tampoco tienen párpados… y luego, hasta tu mismo podrías perder por completo el control (lo imposible), abandonarte, y confiarme incluso tu propia vida, porque confiarías en que yo, ocurriese lo que ocurriera, te salvaría… porque para las personas como yo, las deudas de honor y los pactos son inviolables… ¿entiendes tú ahora lo que te quería explicar? Este sentido está tan dentro de uno que forma ‘el Absoluto’ de su propio sentido… y es tan innato y mítico en el individuo, que tal vez para la mayoría sea uno de los mayores secretos que guardan hasta para si mismos. ¿Sabes como lo veo un poco yo? Como morir conociendo la respuesta a la pregunta de la esfinge… Era el hombre y tú lo sabías, tenías que saberlo, no podías no saberlo y sólo tenías que atreverte a saberlo y sin embargo el miedo te asusta y tantas veces incluso conociendo la respuesta de lo que podría salvarte… se elige morir en vida

Por eso, como yo no necesito una explicación rápida para todo… sé que estoy preparada para adentrarme por los senderos de otro estado alterado de conciencia. No tengo premura alguna por abandonar la senda de los elefantes, lo digo por mi memoria de elefante y por mis andares torpes de elefante que van tropezando con todo como si el mundo fuera un recinto de porcelanas y yo me moviera por él dando continuamente tumbos, y además ya sé que es mentira lo de los cementerios y la conciencia de la muerte… coincidencias del terreno, no sé, mueren dónde hay más barro, o yo que sé, dónde hay más muerte. Pero tú bien sabes que yo ya no pienso en la muerte, que hace meses que dejé de pensar como pensaba en la muerte, como si fuera un prodigio… así que Gracias a ti por ayudarme a querer aferrarme con mis garras a la Vida.

‘Apaga tu alma y trata de convertir en goce todo lo que alarma tu corazón’

Y este lema sibilino del marqués de Sade, que tanto parece fascinarle a mi amigo el psicólogo es el que nosotros nos disponemos a explorar. Ahora hablo de mí y del hombre del tatuaje… dos exploradores de sensaciones, de mundos desconocidos, dos aventureros entre los que existe uno de los sentimientos más grandes y potentes que pueden existir entre dos seres humanos: la complicidad… y yo creo que él, que tiene un elevado nivel de conciencia, no me habría propuesto nada tan arriesgado si no tuviese la suficiente confianza en mí y en mis posibilidades y en ese algo más… que creo que se me capta: mi necesidad de huir de las tinieblas en busca de la Luz…. porque a mí, en realidad, lo que me atrae del mal es lo que la perversión del Bien puede lograr sobre él. Así que si alguien quiere robarme el Alma… lo que debería saber, quizás, es que antes de permitir que eso ocurra… yo trataré ”de quedarme” para siempre con la suya. Eso sí, creo que suelo dejar muy claro que no me interesan todas las almas, y que en realidad por no interesar … no me suele interesar ninguna, aunque una vez coincidió que me interesaron mucho dos y ahora, desde luego, sólo me interesa, de esa misma manera, la tuya…

22/05/2005 15:09

.

.

Comentarios »


Autor: Androgen

A mi me pasó también que las cejas se me encarcaron con una cierta alarma.

Pero tú sabes, tú confías y yo confío en tu juicio y lo que sabes.

Así que intentaré que la alarma sea una brisa que ya ha pasado.
Y con respecto a la gata, todos sabemos que los felinos adoran acurrucarse cerca de algo cálido.

Así debes estar tú. Cálida.

Me alegro :)
Un beso

Fecha: 22/05/2005 15:07.


Autor: Ardi

Ah, bueno, si os robáis el alma el uno al otro, entonces estará bien. ;)

(k) desde un respetuoso silencio… :)

Fecha: 22/05/2005 18:44.


Autor: salva

Me encanta esta frase: “lo que me atrae del mal es lo que la perversión del Bien puede lograr sobre él.” Me gusta porque resume muy expresivamente un sentimiento que creo muy común en las mujeres -creo que no ocurre así en los hombres- al sentirse capaces de modificar el carácter de su amado gracias al “poder” de su amor. Quizá no es a eso a lo que te refieres, yo lo he interpretado así.

Fecha: 22/05/2005 18:51.


Autor: salva

No sé a qué te refieres con “efecto secundario”.

Fecha: 22/05/2005 18:53.


Autor: imaginate

No por favor Salva, lo mío no va por ahí pero sí que he vivido en mis propias carnes lo que tú planteas…
A ver, esto es otra cosa… es cómo si la bondad fuera ”contagiosa”; es una sensación inexplicable pero fíjate en el mito del vampiro, ¿qué ocurre con la luz del sol? En ese caso es lo que pone fin a la maldición, más que los ajos, más que los crucifijos que sólo sirven para protegerse pero no matan y sin embargo el sol sí, una fuente de bienestar y de vida …
Lo otro es cómo si pensara que alguien con sus sentimientos puede conseguir cambiarme a mí y eso permiteme que dude y piense que no es posible porque tanto el mal como el bien, no son externos sino están en uno y es uno mismo él que decide… ni el amor, ni los principios de otro salvan nada, en serio…
Pero bueno, me gusta mucho la idea que que el bien tenga el mismo poder de corromper al mal, que el mal al bien… Xd
besos a los tres

Fecha: 22/05/2005 19:00.


Autor: imaginate

Secundario como colateral, como efecto en cadena… a mí se me dice algo y eso al escribirlo o narrarlo pues genera también un efecto en los otros, en aquellos que lo viven a través de mí y también sufren reacciones humanas. Pues bien, puede que él sienta interés por observar que tipo de reacciones se generan… no sé, ¿alguno querrías convencerme de que no me preste a la experiencia? ¿advertirme de los peligros? ¿librarme de ellos? … Ese tipo de efectos secuandarios que también son muy interesantes…

Fecha: 22/05/2005 19:04.


Autor: Polen

Es tan dificil confiar así en agluien, entregarse con esa confianza…. estar segura, joder me tienes hoy boquiabierta, ya no me queda ni resaca .-D

voy a seguir leyendo…

Fecha: 22/05/2005 23:06.


Autor: salva

Para advertirte de los posibles peligros o disuadirte de que lleves a cabo la experiencia, sería necesario haberla experimentado…, lo que me inquieta ya lo he mencionado. El caso concreto de tu experiencia puede que no se ajuste del todo al modelo rechazable de “confianza ciega” o de “utilización de una persona”. En realidad ya os conocéis un poco y de ahí que tu confianza en él no es “ciega” del todo y, por otra parte, puede que el riesgo tampoco sea tan grave …(tampoco quiero decir que eso sea así, sólo hablo como posibilidades). Dicho eso estoy seguro de que eres consciente de que todos nos podemos equivocar pero, lo que no tiene sentido es atribuir a otro la responsabilidad de los errores de nuestra vida, es decir, que por mucho que nos quiera alguien no por eso está libre de equivocarse con respecto a lo que nos conviene hacer a nosotros o no. Esa responsabilidad es intransferible. (Esto está escrito después de leerte más arriba en el diálogo con Nora, y ahí lo expresas muy bien con eso de la “elección” que es ineludible ;)

Fecha: 23/05/2005 00:05.


gravatar.com
Autor: Su

Oye, precioso eso de los párpados, y me encantó leer más a delante que los hechos tampoco los tenían, ¿sabes por qué? porque mientras leía lo de los oidos pensé “joer, pues entonces las cosas que pasan tampoco los tienen”:
No me pareces una persona que se deje engañar facilmente ni una inconsciente que se fie por sistema de cualquier hombre que le diga dos palabras guapas o un par de promesas; así si crees en él, si tienes la suficiente confianza y fé en él como para no cuestionarte qué puede pasar cuando “te utilice”, ni lo dudes… ¡¡vamos te mato si no sigues entregada así tal cual te leemos ahora!!
Un abrazo

Fecha: 24/05/2005 10:14.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s