Emocionante…

mayo 24, 2005

.

El Cartero de Pablo Neruda

.

Hoy me he pasado por el diario de Cecilia B; la pinché a través del de Pau; lo hice supongo que por curiosidad pero es increíble sigue con el mismo discurso, pensé, como un disco rayado que se hiciera sonar en un gramófono desde hace más de cincuenta años. Entonces me limité a pasar los ojos por encima de sus letras y la nausea regresó porque Cecilia… Cecilia es fascinante y si Cecilia que es fascinante, no sabe salirse de su discurso… ¿cómo narices vamos a saber salirnos los demás, que no somos ni fascinantes, ni inteligentes, ni tan cultos? Pero luego me llamó la atención, pero como si fuera en neones destelleantes y en uno de esos callejones sin salida y muy oscuro, una palabra; la palabra INEQUÍVOCO. Y para mí el significado de lo inequívoco es … no sé cómo explicarlo… Es…. sí, es como la explosión de una enana azul, aunque jamás haya presenciado algo semejante a esa explosión. Pero de repente algo contenido en una bellísima, magnética, y hechizante nebulosa, algo de lo que no puedo apartar los Ojos, una radiación potentísima de luz me estalla en el cerebro y me lo pulveriza y sé que eso es la Belleza en estado puro… Pues el dolor de tener que permanecer alejada de algo así, de renunciar a esa contemplación, a ese inmenso disfrute, a la posibilidad de ese más allá, y de que aún haya un más allá después de ese más allá… es un dolor callado y sordo que no se parece a ninguna otra cosa. Porque no es un dolor que duela, no es un dolor lacerante, no hiere como todas las horas que hieren pero hiere como esa única que mata, es algo tan distinto…, algo tan distinto a lo que he sentido otras veces, porque el caso es que yo me siento bien y hoy Alma cuando me tuvo delante, después de más de quince días y me preguntó… ¿le has visto? ¿te ha llamado? ¿Cómo te encuentras? Y yo dije no, no le he visto, pero sí que hemos estado en contacto y me siento bien. Me siento extrañamente en paz conmigo misma, aunque no sé si vas a creerme. Me contestó: pues yo también te encuentro bien, muy bien sino no tendrías ese aspecto pero hay en ti como una tristeza pero una tristeza distinta. Y yo, lo que creo es que si uno es rozado por la Pureza pero la pureza no de la inocencia, por la Pureza de lo Inequívoco, en esa parte del Alma, esa que lo sabe todo, y que lo sabe precisamente porque ni de ella misma ha sabido hasta ese mismo instante (sí esa es la sensación pura… ¡madre mía, lo que acabo de decir!)… se crea de inmediato y sin retorno, porque ese es exactamente el Punto de No Retorno, un insólito Agujero Negro. Y hoy sé (lo he sabido porque acabo de saberlo) que con él por fin crucé el Horizonte de Sucesos, esa supuesta frontera teórica que dicen los investigadores cuánticos que existe, lo que tanto había perseguido alcanzar, y al que ya había estado encaramada con ayuda de un Hombre pero que no había conseguido traspasar, ya véis, un hipotético punto… y aparte… pero mi tristeza no es otra cosa, quizá, que la misma tristeza que sintió Ralf Art cuando María no pudo comprender algo creo que semejante (no, lo mismo no, no estoy segura de que fuera lo mismo). Pero eso no significaba la tristeza porque era otra cosa distinta. No sé que cosa era pero era otra cosa distinta. Otra cosa que aún no sé lo que es y que ni siquiera puede que tenga que ver en realidad con él. Es más, espero que no, porque si no fuera así… todavía no me quiero hacer cargo. Hay Mujeres Agujero Negro … le hizo pronunciar Gopegui a Sergio Prim, ¿recuerdas Susana? Las dos tuvimos algo parecido a un presentimiento o yo lo tuve. Y a mí me gustaba pensar que tú y yo éramos lo otro, Mujeres luminosas, como Brezo… pero yo nunca tuve claro que Brezo Varela lo fuera del todo y ni tú, ni por supuesto yo. Aunque Sergio Prym la viera así, en contraposición a la absorción de Lucía. ¿Sabes lo que siento Susana? Que nunca he estado tan cerca de la Plenitud pero porque ya he estado allí y siento que no estuve Sola. Esta vez estuve allí y no fue en aquella cama de aquel domingo. Pero fue a través del Agujero Negro que abrió en mi Alma lo Inequívoco que hubo en aquella cama. Y me gustaría pensar que ”Dios” si existe no se limita sólo a poner las ”herramientas” en nuestro Camino, que es más o menos de lo que Antonio quiso convencerme la otra noche… pero me cuesta admitir que un Hombre como él pueda ser sólo una ”herramienta”. ¿Por qué? Porque es tan semejante a mí… y yo no lo soy, no me siento ”herramienta” de nadie. Ni siquiera me sentí así cuando tú y yo hablábamos de la posibilidad de que el hombre del tatuaje sólo estuviese jugando conmigo. Creo que sabes que me daba absolutamente igual que fuera eso porque yo sólo deseaba que siguiera jugando… un tiempo más, una vez más, decía: ‘Sé que estoy muy cerca’. Te lo dije, ¿verdad? Por eso me sentía frustrada, porque yo necesitaba como la vida ese último empujón. Estaba preparada para él. Y ahora, lo que siento, es la savia de la relatividad cuántica o infinita alimentando cada una de mis células, generándose y regenerándose dentro de ellas. Y a eso me empujó un desconocido que ni siquiera sabía mi nombre pero que cuando estuvo dentro de mí la primera vez, no dejó espacio ni siquiera para que existiera ni una sola de mis dudas. No había espacio para nada más que no fuera ese momento. Y me gustaría decir que esa fue la primera Sensación que recuerdo pero no puedo hacerlo. Porque sé que hubo otra antes, y otra, y alguna más aún antes de eso… y que después… después todo él era un Vértigo. Y esta vez ni siquiera puedo llamarlo Amor porque sé que no lo es. Y es lo más Extraño que me ha sucedido nunca, lo más insólito, lo más Inequívoco, lo más Puro, y no es amor seguro pero no sé ni por qué tuvo que Ocurrir, ni por qué está ocurriendo. Y me moriría por no estar escribiendo esto. Pero no lo puedo parar. Hay algo en mí que me lleva, que me arrastra, que me conduce, y es algo a lo que yo no dirijo. Esta vez no. ¡Por fin No! Y no quisiera preocuparle si en algún momento entra aquí y lo lee porque yo sé que le asustaría, a cualquiera que sea como él, o cómo yo ”nos asustaría”. Nos preocuparíamos. Reflexionaríamos sobre si tenemos realmente de qué preocuparnos. No nos haríamos los locos como el hombre del tatuaje ante esto, ni sentiríamos que en el fondo no es problema nuestro… porque cuando uno fluye, fluye verdaderamente a través de la vida y del universo, conoce las reglas. Existen unas reglas, llamémoslas éticas que no se pueden transgredir bajo ningún concepto. Pero a la vez que sé eso y no me detengo, porque sé que no tengo por qué detenerme, porque siento que él me ha hecho libre para poder escribir así y de la forma que quiera… porque me pidió que confiara en él y estoy Confiando verdaderamente en él como nunca he confiado en otro ser humano, por dentro, sigo sintiendo que no debería preocuparse porque esto que me está Sucediendo es lo más hermoso que me ha sucedido en la vida que yo Elegí vivir.. A ver si logro explicarlo, es como haber andado mucho por un camino de peregrinos, bajo el sol más abrasador, bajo un sol de justicia, sin agua, con los vómitos, los zumbidos en los oídos, el mareo, aquella sensación de estar enloqueciendo porque tú sentías la lluvia y tardaste en descubrir que aquello tan estruendoso que confundiste con un aguacero era el paso de la corriente eléctrica por los cables de alta tensión y dijiste es imposible que sólo yo escuche eso pero nadie más lo oía, y dijiste, sí ya, ahora sí que me he vuelto loca pero cuando te alejaste de ellos, de aquellas torretas, te tranquilizó descubrir que había sido sólo eso, una sensibilidad exacerbada hasta el límite y no que te estuvieras volviendo loca y aún así te empeñaste en subir a aquella montaña, y no llevabas ni comida, ni calzado apropiado, ni mantas térmicas para soportar el frío de las noches en tus pies, ni un saco, ni luz pero tú querías subir allí, como fuera, alcanzar aquella pequeña ermita solitaria de la cumbre… sabías que era lo que más deseabas, lo más sagrado, una profana como tú, y sabías que por todo lo que habías vivido antes podías hacerlo, por todo lo distinto que fue, y por fin lo lograste, y sentir eso, que lo lograste, que pusiste todo tu empeño en ello y que era hermoso, que era muy hermoso, que merecía la pena, que merece la pena… tiene un poder transformador tal que lo que siento hoy por dentro, que lo que he estado sintiendo casi todos estos días por dentro mientras sucedía… es que por fin me siento bella por dentro porque siento que tú me sientes así, como esa ermita en la cumbre y todo ese esfuerzo y porque por fin estoy creciendo en la dirección en la que yo más quería crecer. Bellísima, te lo juro en este minuto. Todo este rato en que he permanecido íntimamente conmigo escribiendo esto, o tal vez ahí, de nuevo maravillándome con tu interior, sobre tu pecho, como cuando te contaba lo de la cometa y la catarata o más bien como cuando luego te decía: contigo es imposible aburrirse, eres tan divertido y tan… tan hondo, ¿por qué sabes tanto? ¿Cómo puedes haber corrido más que yo? Y tú sólo dijiste: porque soy muy inquieto mentalmente. Y lo que ya no sé, es lo que va a ocurrir ahora. Aunque no creas, ya me estoy acostumbrando a eso de no saberlo nunca. Porque contigo… contigo es así. Como fue aquella tarde: un continuo no saber lo siguiente que iba a ocurrir. Ni siquiera si era una Despedida. Ni siquiera si esto lo es.
.
..

Mi madre hoy no demostró ninguna alegría al verme y habían transcurrido más de quince días desde la última vez. Me dijo: ¿y por qué no llamaste? ¿Acaso tengo que llamar yo? También podías haberme llamado tú -le respondí. Pero no, ella gastarse un duro en teléfono para llamar a su hija, no. A todas sus ”amigas” y clientas y relaciones sociales sí pero a mí, a su hija mayor, no. Sin embargo a Alma se le llenaron los ojos de lágrimas y de alegría en cuanto asomé por la cocina. Y entonces le dije a mi madre: Para lo que demuestras que te alegra verme cuando me ves… y lo dejamos así. Cené con ella una cena extraña escuchando su escaner de móviles. Luego estuve con Alma en su habitación. Después la traje a imaginate y le di mucho volumen al altavoz y empezaron a cantar los mirlos, como me escribió uno esta tarde en la página de esa Mujer, o los pájaros que sean, y la vi emocionarse profundamente y llorar porque dijo que de repente estaba teniendo muchos recuerdos de cuando era feliz y niña y comenzó la lluvia, hasta convertirse en un chaparrón y entonces me dijo que corría por unos campos mojados y que el vestido lo llevaba empapado hasta la cintura y que era cada vez más feliz entre todos esos recuerdos presentes. Ya véis, creo que me parezco a ella. Dos evocadoras de Sensaciones. ¡Qué par! Y luego se fue al salón con su tele y mientras yo cerraba aquello se asomó mi madre por la habitación y entonces me dijo: que si me alegré de verte… nunca te lo sé demostrar, pero que sepas que me alegré. Y ahora no sé por qué, ahora que estoy sola aquí, me permito llorar por eso de la misma forma en que Alma llora cuando me ve llegar. Te quiero mucho mamá. Aunque nunca te lo demuestre. Aunque tú no me hayas dejado hacerlo Nunca. Te lo prometo.
.
..

Y hoy también vi ‘El Cartero y Pablo Neruda‘. Y supe como se sentía él y ser Pablo no es lo mismo que ser Beatrizze en esta historia. Porque no es lo mismo el Deseo que la Admiración y yo también tengo cuerpo y dos pechos y unos labios y Ojos y … además no soy tan vieja pero si hay que llevar gorra y ser Amiga o poética, nada más, y regalarte si acaso un cuaderno de tapas antiguas para que escribas palabras de esas que encienden el corazón de una mujer, y sentarme a la orilla y reflexionar sobre eso que quisiste decir… y mañana darte la Respuesta… aunque tú ni me la hayas pedido, pues eso, que sepas que Quiero. Un beso.
.
..

En su llama mortal la luz te envuelve.

Absorta, pálida doliente, así situada

contra las viejas hélices del crepúsculo

que en torno a ti da vueltas.

Muda, mi amiga,
sola en lo solitario de esta hora de muertes
y llena de las vidas del fuego,
pura heredera del día destruido.

Del sol cae un racimo en tu vestido oscuro.
De la noche las grandes raíces
crecen de súbito desde tu alma,
y a lo exterior regresan las cosas en ti ocultas,
de modo que un pueblo pálido y azul
de ti recién nacido se alimenta.

Oh grandiosa y fecunda y magnética esclava
del círculo que en negro y dorado sucede:
erguida, trata y logra una creación tan viva
que sucumben sus flores, y llena es de tristeza.
.
Pablo Neruda


.
..

P.S: Mañana subo esa música que hoy parece que no quiere subir y son las tres de la mañana :-)

5 Responses to “Emocionante…”

  1. candelaarias Says:

    Autor: Su
    Me gusta pensar que la mayor parte del tiempo soy una mujer luminosa, pero mucho me temo que demasiadas veces he sido Agujero negro, sobretodo para conmigo misma.

    Puntos de no retorno, plenitud, luminosidad… sea como sea, yo cada día me siento mejor :-)

    Precioso sentirse ermita, mas bien.. precioso SABERSE ermita ;-)

    Hoy me has emocionado al hablar de tu madre, y ya, un abrazo, que no me da tiempo a más.

    Fecha: 24/05/2006 09:37.

    Autor: sabbat
    Joder Su. Joder Su. Joder Su. Este tío sí que te gustaría para mí. Quiero decir, ya me entiendes, como Luis no te gustaba. Lo mismo pero en la otra dirección. Además es que es tan sexy, tan atractivo, tan algo y fuerte, tan super normal. Woaow tía woaow.

    Fecha: 25/05/2006 09:28.

  2. candelaarias Says:

    Bosque rojo listado.

  3. nandara Says:

    Me contestó: pues yo también te encuentro bien, muy bien sino no tendrías ese aspecto pero hay en ti como una tristeza pero una tristeza distinta.
    —————–
    Una tristeza distinta, como asumida, como segunda piel que no molesta, está simplemente ahí.
    Me gusta tu abuela. :)

    _____________________
    ___________________

    Estoy segura de que tú a mi abuela la disfrutarías mucho, sí :))
    te dejaría escuchar cómo es una comunicación entre mi madre y yo ahora… si tienes interés dímelo y te la busco aunque es fumada…
    Luego un día le hablo de ti a mi abuela y te la presento :))

  4. nandara Says:

    Cuando quieras :))

  5. candelaarias Says:

    Vale, te la dejo en Ciclo pero no me juzgues porque ya sabes que es o fue muy espontáneo. Y me avergüenza que se me vea en intimidad, aunque también es verdad que en ti confío :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s