Blanca Andreu y su Chagall: ‘Para Olga’ y algún poema más…

junio 12, 2005

Este mañana hay un poema que me sobresalta. ‘Para Olga’.

Declama abandonada las palabras de antaño
Sombra de Juan Ramón: ‘Soledad de te soy fiel
Declama desdeñosa las palabras de antaño
pero no aquella estrofa cortesana,
no hables de reinas blancas como un lirio,
nieves y juana, ardiendo,
y la melancolía entretejida
del querido Villon
sino los verbos claros donde poder beber el líquido mas triste,
jarros de mar y alivio, ahora que ya es tarde

Olga que es el verdadero nombre de Alma. Porque a mi abuela no le gusta llamarse María de los Ángeles. A mi abuela le gusta llamarse Olga, que es cómo se ha llamado toda la vida. Testuz de mujer. En los hospitales, en los bancos, en las citas importantes… pronuncian su nombre y nunca contesta… María de los Ángles S. Y ella nada, obtusa, a lo suyo, y la voz se va impacientando cada vez en corcheas y en semifusas más crespas, yo lo percibo, es cómo si fueran a saberlo, lo de su proverbial tozudez, hasta los desconocidos, y hasta que ella en un impulso premeditado se hace cargo del nombre y les responde: ‘Cómo no me llamaban Olga…’ ¡espíritu renegado de avispa y ternura vibrante de colibrí! Llamarla por un nombre que no existe en ningún papel ni documento oficial. Mujer de ocurrencias imposibles. Y sin embargo Alma le cautiva. Y a veces yo pienso, que sin pretenderlo, di con el nombre que a ella le habría gustado poseer, porque Alma es posesiva como yo. Aunque a mí lo que me salva es que estoy hecha de mimbres… de flexibles ramas de sauce… Y me embarco en una búsqueda, esta mañana trasnochadora. Ayer me acosté muy tarde porque estuve hablando durante horas con el hombre de Chagall

Mark Chagall

…. quiere regalarme un libro de Luis García Montero, poeta novísimo que yo desconozco y me apasiona, y yo a cambio le hablo de Blanca Andreu, y de mi poema: ‘declamo desdeñosa las palabras de antaño… abandonada’…. poemas abiertos de vocales abiertas de los que siempre hablo y que son de los que aún se pueden confesar… porque por fin la tarde de ayer, después de la tormenta, divide la poesía en dos mundos, y yo me acuerdo de una estrofa de una canción de la oreja de Van Gohg : ‘La mariposa’

‘Si quieres venir conmigo a buscar la fórmula exacta
de la realidad intenta, escribir a los demás,
procura que nadie nos oiga marchar’

.. y los que viven para vivir debajo de una campana, otro presagio de poema que cobra sentido… Carmen Conde, aquella campana, aquella mujer al fondo de un cristal sin brillo que es campana caliente … tenía 19 años cuándo me lo aprendí, y aunque le escribía poemas de amor y prosas poéticas a otro, a mi querido William Enol, el hombre con nombre de lago, seduje a un pobre infeliz que enloqueció… Pero ese poema, ese poema que hoy me sobresalta…

Y así la muerte
se convierte en historia
de aquella niña muda
que se ahorcó
con las cuerdas boreales del arpa
porque tenía en la lengua un veneno nupcial
Definitivamente me extravío acunando camadas
de raros epitafios

Es como si todo estuviera ya escrito desde hace mucho tiempo y le pregunto al hombre de Chagall, si un chagall es algún lugar… y él me saca de dudas: un chagall es sòlo un cuadro pintado por el pintor o todo lo relacionado con su obra… y entonces me doy cuenta de que sostengo entre mis dedos otra pieza del puzzle que encaja, ese puzzle de piezas perdidas que ahora intuyo que Humberto terminará por temer… He amado toda mi vida el poema de un poemario desconociendo que al amarlo, sólo estaba amando a Chagall a través de él… ‘El día tiene el don’; aunque estos versos que tan bien resumen el día de ayer y la noche de hoy no le pertenecen

Hundiré mis manos aquí,
en este mar que no existe,
hundiré las hojas ávidas y el verso vertical que nació espada,
la tinta de helecho virgen,
las sílabas furtivas que iban
diciendo: sálvame,
y el amor como un vino escrito
(…)

Hundiré mis manos en este lugar leve donde duermen
secretas las marinas flamígeras,

y hablemos de las direcciones y de las cosas de la muerte,
y de sus rutas, y de sus atrios abrasados.

Blanca Andreu

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

P.S: Y Nora se llama como Alma. Pero a ella le puse Nora, por Ibsen, por lo que leí acerca de su ‘Casa de muñecas’… Ibsen plantea la tragedia de la mentira vital. Nora es una joven que ha sido educada para llevar la venda en los ojos y servir de juguete primero a su padre y luego a su marido. Cuando la venda cae, Nora comienza a ser ‘Alguien’

5 Responses to “Blanca Andreu y su Chagall: ‘Para Olga’ y algún poema más…”

  1. candelaarias Says:

    Para Olga

    Niña de greyes delicadamente doradas,
    niña obsesión de la cigüeña virgen
    con mechones de plumas de damasco
    que salpicaban muerte,
    de la cigüeña loca con alones
    de estricnina dorada
    que viajaba dejándote un corpóreo perfume,
    un pulcro olor a lilas, y a dorados y rudos sueños.
    Niña que obedeció al autillo apóstol
    y a la mirada turbia de los ojos reales,
    con pueriles dibujos de Selene y demás.
    Niña de inexistente concierto,
    niña de crueles sonatinas y malévolos libros de Tom Wolfe,
    o de encajes de brujas para vendar las llagas de los corzos
    heridos,
    de ciervos vulnerados asomados en los oteros místicos,
    en los sitios así.
    Niña pluscuamperfecta, niña que nunca fuimos,
    dilo ahora,
    dilo ahora tú, ahora que es tan tarde,
    pronuncia el torvo adagio,
    pronúnciame la lágrima,
    la silueta morada de la yegua,
    la del potro que se tendió a tus pies despertando la espuma.
    Declama abandonada las palabras de antaño,
    sombra de Juan Ramón: Soledad, te soy fiel.
    Declama desdeñosa las palabras de antaño,
    pero no aquella estrofa cortesana,
    no hables de reinas blancas como un lirio,
    nieves, y Juana ardiendo,
    y la melancolía entretejida
    del querido Villon,
    sino los verbos claros donde poder beber el líquido más triste,
    jarros de mar y alivio, ahora que ya es tarde,
    alza párvula voz y eco albacea y canta:
    Dile a la vida que la recuerdo,
    que la recuerdo.

    Definitivamente se extravía en un bosque naciente esta
    muerte pequeña,
    el brote del cometa detenido,
    esto que nadie salva,
    joven volcán de huesos y ráfaga novicia
    hecha de pájaro y de párpado y de ola pensante
    que ningún libro estela,
    ningún libro estofado de oro solar de Italia,
    ningún libro de lava
    viene a sellar por mí.

    Y así la muerte tantas veces escrita
    se me vuelve radiante,
    y puedo hablar
    del deseo y del lacre rubio y ciego en los faros,
    del cadáver quimera de la tripulación.

    Y así la muerte
    se convierte en historia
    de aquella niña muda que se ahorcó
    con las cuerdas boreales del arpa
    porque tenía en la lengua un veneno nupcial.

    Definitivamente me extravío acunando camadas de raros
    epitafios,
    niña de grey dorada,
    diré a la vida que la recuerdas,
    diré a la muerte que la recuerdas,
    que recuerdas sus líneas conjurando tu sombra,
    que recuerdas sus hábitos y su carácter solo,
    su laurel ácido, su profunda zarza, su descarado error y sus
    hordas dolidas,
    mientras gatos efesios van llorando a mis pies,
    mientras gatas perdidas plateadas
    van cuajando su alcurnia en ciprés genealógico y en álamo,
    diré a la vida que te recuerde,
    que me recuerde,
    ahora,
    cuando me alzo con cuerdas capilares y bucles
    hasta el desastre de mi cabeza,
    hasta el desastre de mis veinte años,
    hasta el desastre, luz quebrantahuesos.

    Blanca Andreu
    de De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall.
    (Rialp, 1980)

  2. nandara Says:

    Mi nombre real es…

    Una contradicción como otra cualquiera.

    Cuando era jovencita me llamaba mucho la atención el nombre de Aitana. Pensaba ponerle ese nombre a una futura hija…
    Ahora Aitana no me dice nada.

    _____________________
    _________________________-

    A mí también me gusta Aitana pero me gustan mucho más los nombres que tienen ellas :))

  3. Peggy Says:

    Te veo muy en forma como siempre , y con plena imaginacion , me gusta la nueva imagen :)

    ___________________________
    _____________________________

    Y eso que no sabes nada de lo nuevo Peggy :))
    Esto es antiguo… está entrando una de las aventuras con desconocidos…
    Es sólo eso ahora mismo
    Y a mí también me gusta la nueva imagen… muy discreta y silenciosa ;)

  4. candelaarias Says:

    Autor: Ardi
    ¿por qué crees que ese puzzle de piezas perdidas es temible, o pueda ser temible para alguien?

    Fecha: 13/06/2005 20:55.

    Autor: imaginate
    No lo sé. Es sólo un presentimiento. Quiero decir para mí… pero con respecto a ese Humberto… es una manera de expresar algo que él siempre ha sabido bien… él pensaba que ella era una kamikace, una especie de suicida en potencia de las que pueden salpicar otras vidas, y porque creo que él siempre ha sentido cierto cariño real por esa mujer… por eso. No es lo mismo no tener conciencia del dolor de los demás que tenerla… por eso

    un beso :)

    Fecha: 13/06/2005 22:56.


  5. […] ♦ Blanca Andreu y su Chagall: ‘Para Olga’ y algún poema más… 12 de junio […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s