Dama con sombrero y boa de klimt, el ingeniero y Teresa de Kundera…

junio 17, 2005

Dama con sombrero y boa de Gustav Klimt

1909, Gustav Klimt

Primer correo de Klaus, el viernes 04 de marzo del 2005

te has mudado
no nos conocíamos, pero no importaba. Te leía. No siempre. No necesariamente hasta el final. Pero eras un blog recurrente para mi. Otra vida. Una vida.

Te has mudado y me quedo huérfano de sabbat. ¿puedo pedirte que me des tus nuevas coordenadas para seguirte? ¿a que blog puedo ahora asomarme para sentir tu vértigo?

Es tu vida, claro. Pero también es un poco mía. Como tuya pueda ser alguna de las sombras de Kundera. En cualquier caso, me dejes seguir tus huellas blogueras o no, que tengas suerte, sabbat. Suerte, si.

klaus

.-.-.-.-.-.-.-.-.

RESPUESTA:

Me gustaría que hablaramos… son dos blog pero por aquí http://blogger.com/solo la muerte/ llegas a los dos.

Un beso, por Kundera :)

.-.-.-.-.-.-.-.-.

Unos dos días antes recuerdo que fue cuando ocurrió aquel incidente con el amante crepuscular… y fue, entonces, a partir de ahí cuando comencé mi relación con el hombre del tatuaje… El amante crepuscular era uno y el hombre del tatuaje otro… y Klaus asomó en ese mismo momento de la mano de Kundera.

.-.-.-.-.-.-.-.-.

Segundo correo de Klaus: lunes, 07 de marzo del 2005

Hablemos,si … aunque no sé cómo. Acostumbrado estoy a leerte desde lejos, a mirarte con catalejo, a saltar por tus post buscando no se muy bien qué. Y ahí fuera sigue la vida, lo sé. La mía y la tuya. Pero después de leerte siempre me quedo con varias preguntas, ¿cómo es el entorno en el que escribe? ¿que color tiene Vetusta cuando ella la ve? ¿cual es su rutina en el desayuno? ¿por qué ese blog? ¿por qué todos los blog? ¿qué busca realmente sabbat? (perdóname la licencia pero te conocí con ese nick y con ese nick te sigo conociendo) , a veces te leo con desgana y otras con voracidad. Imagino que no depende sólo de tu post sino también de mi estado de ánimo. A veces no me gusta como escribes. Otras me encantaría ver el color de tu voz leyendolo en alto. ¿qué voz tiene sabbat? Azul, seguro, tiene la voz azul marino.

Y, por cierto, en tu caso no estoy de acuerdo con kundera, no creo que la persona que delata su intimidad lo pierda todo. no.

Hablemos, si. Pero ¿cómo? Hay en tus escritos la marca de un viaje transoceánico ¿a dónde vas sabbat? ¿cuanto queda de viaje? ¿de que color es el cielo de Vetusta hoy? ¿y el de tu voz?

Un beso

.-.-.-.-.-.-.-

RESPUESTA (a, 25 de marzo del 2005)

Perdona klaus,

Se me pasó contestar a tu carta pero tenía previsto hacerlo aquí http://blogger.com/alabastro/

Y lo haré, espero que hoy porque el tono en que estaba escrita tu carta me había gustado.

Y luego tengo una dirección más pública http://blogger.com/imaginate/

Y ahora si que vuelvo a encontrarme bastante cómoda en ellas. Espero que me sigas hablando de alguna manera…

un beso

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Delvaux

– PAUL DELVAUX –

Escrito aquel mismo día en Moriana

Hablamos si entendemos el hablar como el fenómeno primordial de la comunicación. ¿Te das cuenta de que ya estamos hablando desde el momento en que te pones en contacto conmigo y me informas que desde hace algún tiempo te encontrabas ahí y me escuchabas a través de tus ojos? Pues yo ahora te digo que de esos saltos que me comentas, de esa búsqueda relativa que ni siquiera tal vez debería llamarse así, puede que me alimente yo sin ni siquiera saberlo…

Hoy tuve un sueño. Hacía un viaje. Aquel que al final no hice y llegaba a un lugar extraño dónde me recibían unas mujeres en vez de él, y había otras mujeres que daban la sensación de hormiguero pero éstas dos lo organizaban todo. Y sí, si es lo que estás pensando, el sueño me recordó a aquellos mismos celos que se infiltraban como agujas en forma de oscuras pesadillas en las llagas abiertas de la Teresa de ‘La insoportable levedad del ser’, porque eso era lo que suponían las noches para Teresa, una tortura… ahora lo sé.

Y una le preguntó a la otra: ‘¿Ella tiene que pagar el cubierto?’. Y su compañera, que tenía la misma cara que ‘Elena’, la que vi en la postal de aquel cumpleaños, le contestaba: ‘No ella viene invitada esta vez’. Y yo sentía vergüenza porque las dos hablaban de mí como si no importara nada que las oyera o no, y a la vez alivio porque era consciente de que no tenía ni un sólo céntimo en el bolsillo, y por eso había tenido suerte. Yo no me imaginaba nada. No sabía nada. Ni siquiera esto que me esperaba.

Y en la siguiente escena en la que me veo estamos ya con él pero hay una chica más con nosotras, la informática, que es realmente preciosa y joven, y que se pone muy cariñosa con ese hombre sobre el sofá, mientras él trata de quitársela de encima porque ahora no es el tiempo de esa mujer y ella debería saberlo sino mi tiempo y él sabe que eso que estoy viendo podría estropear todo lo que aún debe suceder entre nosotros, porque yo todavía no soy como las otras, todavía no he aceptado todas las condiciones y cláusulas tácitas cerrando los ojos y él desconoce hasta dónde puedo llegar; y yo lo que pienso es que aunque estoy preparada para lo que veo, porque de alguna manera, creía factible que ocurriese y por tanto no me debería afectar, me siento mal porque esa chica, que durante meses él deseó ardientemente, ahora, para llamar su atención intenta formar un puente con su cuerpo pero no es capaz de sostenerse con sus manos y estás no la levantan del suelo, porque aunque está desnuda y su cuerpo es más joven y ágil que el mío, no tiene estos ligamentos de contorsionista con los que nací yo y que lo convertirían en algo tan sencillo… Claro, mientras tuviera fuerzas y a lo mejor eso es lo que a ella le ocurre, que ha perdido su fuerza y todo es un poco patético; porque él le habla y trata de calmarla y todas sabemos que lo conseguirá, no nos cabe ninguna duda de que logrará tranquilizarla pero yo estoy sintiendo ahora su dolor como si fuera mío y por eso sé que esas palabras suyas no constituyen ningún consuelo; sólo una condición. ¡Recuerda la Ley!

Y luego estamos en una playa y yo ya tengo dinero y por eso me siento más tranquila. Tengo dinero para marcharme si quiero; no dependo de él porque alguien lo ha puesto en mis manos: Max, que se ha empeñado en que lo tome por si tuviera que irme… y me estoy besando con ese hombre aunque él puede vernos. y sé que a Max ”le duele” de esa misma manera en que yo me sentía extraña al presenciar como la informática trataba de besar a ese mismo hombre con el que ahora me beso yo. Pero la pasión me puede porque no sé lo que siento por él pero es algo que me Envuelve. Y quisiera poder evitarlo, quisiera poder alejarme y desaparecer al menos de delante de la vista para Max pero no puedo porque el sexo comienza y yo ya soy incapaz de pensar en nada más…

Tercer correo y ”último”… a 1 de abril del 2005

Perdón por no responder antes, pero andaba de viaje en un lugar donde se me olvidó dónde quedaba internet. Olvidé hasta mis coordenadas. Pero ahora te leo y te contesto aquí, al abrigo de estas sombras de hotmail.

He visto tus huellas en la red y no me sorprende encontrar tantas. Yo solo conocía tu pequeña casa blanca donde desde sabbat nos contabas (demonios, realmente “me” contabas) el porqué de aquel mirón en el parque, de los amaneceres de Vetusta y de un hotel pequeño del que no recuerdo mas que una foto borrosa. Sin embargo siempre pensé que eras aún mas que eso, que en algún lugar habitaban otros fantasmas, otros moldes. Te he leido a medias y me recuerdas a un personaje de una novela de Roberto Bolaño, una mujer que era todas las mujeres y ninguna. Pero aún así sigo sin saber qué es en lo primero que piensas cuando te despiertas, y no tienes un teclado a mano, cuando blogia aún no está en el online de tu vida. ¿en el desayuno quizá? ¿en ese hombre? ¿en esa mujer? Yo sigo creyendo que piensas en azul. ¿me equivoco, sabbat?

No le deseo a nadie sentirse como Teresa, no. Aunque bien mirado probablemente en los celos se encuentren muchas respuestas, incluida la obsesión por mantenerse con vida de un papa agonizante. Pero ese es otro tema. “ahora no es el tiempo de esa mujer, sino el mio”. ¿y cuando no lo ha sido, sabbat?

Vengo de un viaje donde todo es color amarillo, y color rojo, y colores ocres y olores naranjas.
Me alegro de tener un email de sabbat. Imaginate.
hablemos pues.

Un beso

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Klaus leyó ese sueño que yo escribí y parece ser que ahí comenzó algo… y el hombre del tatuaje, sin duda era Tomás

Tomás era un mujeriego épico de aquellos que son impulsados por el deseo de apoderarse de la infinita variedad del mundo objetivo de la mujer… No ven en las mujeres nada conmovedor: el hombre no proyecta sobre las mujeres un ideal subjetivo; por eso todo le resulta interesante y nada puede desengañarlo. Y es precisamente esa incapacidad para el desengaño la que contiene algo de escandaloso. la obsesión del mujeriego épico le produce a la gente la impresión de que no se ha pagado nada a cambio de ella (no se ha pagado con el desengaño)… Los mujeriegos épicos se alejan cada vez más, en su búsqueda del conocimiento, de la belleza femenina convencional, de la que se han hartado rápidamente, y terminan indefectiblemente como coleccionistas de curiosidades…

.-.-.-.-.-.-.-.-.-

sergio dice:

“Las mujeres se enamoran de los hombres que logran abrazar su alma…” o algo así ¿no?, y perdona que sea tan recurrente, pero es lo que sucede cuando vuelves a vivir (a leer en este caso) algo con intensidad, una intensidad diferente porque te han abierto los ojos hacia ella…

Mi absoluta falta de concentración para según que cosas, hacen q no sea un entendido de nada y por eso me cuesta visualizar rápidamente… por ejemplo a Chagall, pero cuando las cosas me marcan sí las tengo en la cabeza, como por ejemplo a Klimt… y si estoy escribiéndote, a mi mente viene “Mujer con sombrero y boa” (y si leo la descripción del cuadro, ya ni te cuento)… Creo que ya no te puedo ver sin sombrero…

.-.-.-.-.-.-.-.-.

Teresa se siente auténticamente desesperada; desde que Tomás la sigue a Praga y se condena con ello a una existencia miserable, se ha prometido dejar de sentir celos…

No quiero tener celos pero no tengo fuerza suficiente para impedirlo. ¡Por favor, ayúdame! Tomás siempre ha pretendido convencerla de que el amor y la sexualidad son dos cosas distintas.. Ahora está rodeada de hombres. ¿Qué pasaría si hiciera el amor con ellos? Tiene ganas de hacer la prueba… pero para que no haya confusiones: No pretende tomarse la revancha con Tomás. Lo que quiere es encontrar una salida al laberinto. Sabe que se ha convertido en una carga para él: se toma las cosas demasiado en serio, por cualquier cosa hace una tragedia, no es capaz de comprender la levedad y la divertida intrascendencia del amor físico. ¡Quisiera aprender a ser leve! ¡Desea que alguien la enseñe a dejar de ser anacrónica! …

Y entonces es cuando entra en escena el ingeniero… una intervención mínima en un altercado del bar dónde Teresa trabaja como camarera, luego paga y se va… Unos días más tarde volvió a aparecer por el bar. Al verle le sonrió como un viejo amigo:

– Tengo que darle las gracias otra vez. Ese calvo viene aquí con frecuencia y es muy desagradable.
– Olvídese de él.
– ¿Por qué se habrá metido conmigo?
– Es un pobre borracho. Se lo ruego una vez más: olvídese de él
– Si usted me lo pide, entonces me olvidaré.
El hombre alto la miró a los ojos:
– Prométamelo
– Se lo prometo.
– Es precioso oírla decir que me lo promete – dijo el hombre y siguió mirándola a los ojos

Entonces luego ocurre el sueño de la colina Petrin

Uno de los ayudantes se acercó en silencio a Teresa. Llevaba en la mano una venda de color azul oscuro. Comprendía que quería vendarle los ojos. Hizo un gesto negativo con la cabeza y dijo: ‘No quiero verlo todo’… Aquella amabilidad le destrozaba el corazón y ella se volvió de cara al tronco del árbol y se echó a llorar… Bajó por las veredas de Petrin y en su alma quedaba la nostalgia por aquel hombre que debía haberla fusilado y no la había fusilado. Deseaba que estuviera allí. ¡Alguien tiene que por fin ayudarla! Tomás no va a ayudarla. Tomás la envía a la muerte. ¡Tiene que ser otro quién la ayude! … Cuanto más se aproximaba a la ciudad, más nostalgia sentía de aquel hombre y más miedo tenía de Tomás. No le perdonará que no hiciera lo que le había prometido. No le perdonará no haber sido valiente y el haberlo traicionado. Estaba ya en la calle en la que vivían y sabía que dentro de poco le vería. Le dio tanto miedo que sentía la angustia en el estómago y tenía ganas de vomitar… El ingeniero la invitaba a que fuera a visitarle a su casa. ya se había negado dos veces. Esta vez aceptó…

Recuerdo que cuando subí a casa de Max por primera vez… lo que vi fue un salón rojo lleno de libros. y Max era ingeniero y también vivía solo…

‘No, no me sorprende’, dijo Teresa mirando la pared completamente cubierta de estantes y libros… Desde la infancia consideraba los libros como contraseña de una hermandad secreta. Un hombre que tiene en casa esta biblioteca, no puede hacerle daño Deberías leer este encuentro, es maravilloso, más o menos ocurre por la mitad del libro… porque lo que excitaba al alma era precisamente que el cuerpo actuara en contra de su voluntad, que la traicionara y que ella estuviera presenciando aquella traición … Pero al mirar después a la cara de él, se dio cuenta de que nunca había autorizado que el cuerpo, sobre el que el alma había grabado su firma, se hallase en brazos de alguien a quién no conocía y no deseaba conocer. La inundó un odio embriagador. Reunió saliva en la boca para escupirla a la cara de ese hombre desconocido. El la observaba con la misma avidez que ella a él; registró la furia de ella y sus movimientos se aceleraron. Teresa sintió que desde lejos se aproximaba el placer y empezó a gritar ‘no, no, no’, se resistía al placer que llegaba y, al resistírsele, el gozo retenido se derretía largamente por su cuerpo, porque no podía escaparse por ninguna parte; se extendía dentro de ella como una morfina inyectada en la vena. Se estremecía entre sus brazos, golpeaba a su alrededor con los puños y le escupía a la cara …

Luego Teresa va al baño y vacía sus tripas pero esto contado bellísimo y …

Se levantó de la taza, tiró de la cadena, y entró en la antesala. El alma temblaba dentro del cuerpo desnudo y rechazado. Aún sentía en el ano el tacto del papel con el que se había limpiado …

y aquí viene ese fragmento exactamente al que se refiere Sergio...

Y en ese momento sucedió algo inolvidable: sintió el deseo de penetrar en la habitación para oír la voz de él, su llamada. Si le hablara con voz suave, profunda, el alma se atrevería a salir a la superficie del cuerpo y se echaría a llorar. Le abrazaría igual que en el sueño había abrazado al tronco del castaño. Estaba en la antesala y procuraba dominar aquel inmenso deseo de echarse a llorar delante de él. Sabía que, si no lo dominaba, ocurriría algo que no deseaba. Se enamoraría de él… En ese momento se oyó desde el interior su voz. Al oír aquella voz en sí misma (sin ver al mismo tiempo la alta figura del ingeniero), se sorprendió: era aguda y alta. ¿Cómo es posible que no lo hubiera notado nunca? Quizás sólo logró ahuyentar la tentación gracias a esa impresión sorprendente y desagradable que le produjo su voz. Entró, se agachó a recoger la ropa tirada, se vistió rápidamente y se marchó… ¿Había llegado a la conclusión, tras el episodio con el ingeniero, de que las aventuras no tienen nada que ver con el amor? ¿De que son leves y no pesan nada? ¿Ya está más tranquila? En absoluto… Teresa sabe que así es el momento en el que nace el amor: la mujer no puede resistirse a la voz que llama a su alma asustada; el hombre no puede resistirse a la mujer cuya alma es sensible a su voz. Tomás no está protegido ante los peligros del amor y Teresa ha de temer por él a cada hora y a cada minuto

… Venga, entonces te propongo algo, ya que estamos con lo del frío… Quiero morirme desnuda entre unos brazos. En la nieve. Quiero morir feliz… Bueno, pero que te conste que quiero escribir algo dónde ella muere así, ¿de acuerdo?… (he borrado) … Necesito un par te horas para mí… ¿Estarás un poco más tarde?… Un beso Klaus… (tienes que hablarme de tu tesis)…

… Antes un hombre me llamó. Lo cogí sin mirar porque creí que serías tú. Hablamos diecinueve minutos y cuando se cortó desconecté el teléfono. Me ocurre eso (direcciones contrapuestas) Estoy pero de repente pues no sé que me pasa que me pierdo. ¿Me hablas de tu tesis?…

Te lo diría. Te diría klaus… Vamos a ver una cosa… Tengo que poder imaginarme de lo que me hablas… ¿Hay una imagen de eso que me cuentas o me sirve cualquier presa?… ¿Me das un ejemplo que yo pueda conocer?… Creo que me bastaría que me remitieses a algún lugar dónde hubiera una foto de lo que me cuentas… Vale, creo que ya lo entiendo… ¿se ha visto alguna vez alguna?¿Hay simuladores informáticos para ello?… No debería ser un comportamiento predecible… Una ola es un tsunami.. Pero será una predicción única y personal para cada presa… entonces…. Digamos que yo y las matemáticas somos una dirección contrapuesta… pero se me hace algo imposible de imaginar eso en ecuaciones… No sé… no puedes capturar una ola. No su alma… ¿Cuánto llevas con ese reto a cuestas? ¿tanto como Sísifo? Se me antoja así… ¿Piensas encontrar la respuesta en el bosque de Irati?… Podrías buscar ese lugar con un péndulo… en plan radiestesista. Los zahoríes entienden el agua… Yo creo que es por eso… porque la comprenden. Se imaginan por dónde se mueve… Podrías llevar a mí… se me dan bien los péndulos… Bueno, ¿y en calidad de qué viajaría? ¿Me contratarías?… Ya veo que no tengo futuro alquilándote mis servicios como radiestesista. Tu tesis es muy complicada para mi pequeña cabeza… ¿Te refieres a lo que yo miro?… Creo que por eso tu director espiritual de tesis se retiró… no son las matemáticas… es la imprevisibilidad del instante… lo que le asustó… Me gustaría poder volverme ola devastadora para que imagináramos lo que va a ocurrir. Una vez tuve un sueño. El mar se levantaba sobre mi cabeza… Era eso… se levantaba y se formaba una ola gigantesca sobre mi cabeza… yo la veía detenida… como si se hubiera cristalizado en el tiempo y sabía que empezaría a caer ya… no sabía cuándo pero ya… y me daba pavor… Era transparente, totalmente transparente. Era algo digno de ver si no fuera porque yo me encontraba debajo… Claro, la ola empezó a caer sobre mí y yo a gritar: ¡Aaaaaaaaaaaaahhhhhhhhh! Un grito como el que no he gritado nunca. Pero en el sueño lo gritaba, y creí que iba a morir pero no sucedió absolutamente nada. Sólo las cosas se quedaron flotando, mi bolso, la cartera… Yo me salvaba… Sólo estaba mojada y sólo perdía cosas materiales. Lo soñé sólo una noche… Creo que lo escribí… La tengo en mi cabeza. Cayó a plomo sobre mí. Se desmoronó como una montaña líquida… Y luego sí… lo inundó todo… Yo tenía tres años menos que ahora pero como en todos los sueños dónde me enfrento al peligro… y al miedo, soy pequeña. Luego olía… primero era el silencio. Te digo que todo se detuvo, el mundo, hasta que comenzó mi grito… A veces pienso que yo rompí el cristal de la ola, que la desequilibré… Voy a ver si lo encuentro… ¿acantilado?… (estoy en una página dónde hay muchas obras suyas pero no esa)… Oye, que me parece un proyecto fascinante el tuyo. Salvarías vidas… proporcionarías tranquilidad… (yo tampoco la encuentro)… La encontré pero está en pequeño (digo que es muy pequeña para que yo la vea bien) Pero me ha gustado esta página. Mañana me perderé un buen rato por ella… ¿Podemos despedirnos por hoy Klaus? Estoy muerta de sueño :)… ¿sabes una cosa? qué me haces buen efecto… en serio, un beso… que duermas bien… yo en diez minutos me voy a la cama

Dali a la edad de seis años..

“Dalí a la edad de seis años, cuando creía ser una niña, levantando la piel del agua para ver a un perro que duerme a la sombra del mar” 1950.-

De nuevo un sueño infantil, en las playas de Cadaqués, recreado con inquietante exactitud.

2 Responses to “Dama con sombrero y boa de klimt, el ingeniero y Teresa de Kundera…”

  1. candelaarias Says:

    Autor: imaginate
    El cuadro de la mujer es de mi Klimt, quizás Sergio quiera comentar algo acerca de él… y es uno de mis preferidos… ‘Mujer con boa y sombrero’ y creo que es cierto que yo tengo muchísimo que ver con esa mujer

    Fecha: 17/06/2005 05:00.

    Autor: sergio
    Los blogs te introducen en las vidas de personas q no conoces y q es posible q nunca vayas a hacerlo. Pero al igual q cuando lees un libro pones cara a los personajes, al leer estos diarios pones cara, ojos, cuerpo, modo de vida… a las personas q los escriben. Pero esas imágenes son totalmente subjetivas, sólo se basan en lo q lees. En tu caso, Imaginate, al irte leyendo mi mente ha extrapolado tu imagen a Sabina (porq es mi libro, aún, de cabecera) y a esta dama pintada por Klimt ¿Por qúe? Pues no lo sé, o si lo sé, no sabría explicarlo. Cada uno de los visitantes de tu blog puede sacar sus propias conclusiones al ver ese cuadro, en mi caso quizás sea esa mirada y ese halo invisible q rodea el cuadro (además del perenne sombrero q has grabado en mi mente) lo q me lleva a imaginar y a extrapolar…

    Fecha: 17/06/2005 11:35.

    gravatar.com
    Autor: sergio
    No había leído el post anterior: “Primera regla: el control de mis esfínteres es mío” (sí es cierto q avanza rápido esto), y quiero decir q Su para mi también es una persona muy especial. Me ha enseñado muchas cosas, sobre todo a observar millones de matices, esos matices tan necesarios… El post q me dedicó fue uno de los regalos más bonitos q uno puede recibir.
    Gracias por tus palabras Imaginate… y es cierto, a veces mis comentarios no vienen para nada a cuento, pero…

    Un beso

    Fecha: 17/06/2005 11:59.

    Autor: LeeTamargo
    …Para mí eso no son mujeriegos épicos: tengo muy cercano el ejemplo de uno que acabo de conocer y ya quiero olvidar. No hay nada de hazaña en utilizar a otra persona, a una mujer, para la consecución de unos fines egoístas. Me repele, me resulta repugnante que puedan incluirme en el mismo saco… Lo verdaderamente épico consiste en reconocerles a distancia y alejarse de personas así… Son un lastre!
    Otro tema: los títulos de Dalí siempre me cautivaron.
    SALUDANDO: LeeTamargo.-

    Fecha: 17/06/2005 12:30.

    Autor: imaginate
    A ver… no es épico dicho en tono de lindeza … es épico porque para Kundera existen dos clases de Mujeriegos; así que los divide en adjetivos calificativos… los líricos y los épicos … Estos últimos serían mucho más analíticos. Tomás era cirujano y como tal se adentraba en el alma femenina… Tal vez tú seas un mujeriego lírico… ¿Quieres que te transcriba la descripción que el autor hace de esa especie?

    A mí los mujeriegos me gustan. Y creo que todo hombre o mujer al que le gusten las mujeres podría ser tomado como tal. Habrá excepciones, no digo que no, pero yo creo que lo que nos excepciona, la mayoría de las veces, son las circunstancias y muchas ni siquiera las nuestras….

    Un saludo Lee :)

    Fecha: 17/06/2005 13:43.

    Autor: Polen
    ¿Como lo haces? Tienes la puñetera costumbre de hacer que desconecte por completo de mi entorno mientras te leo… Es como entrar en otra dimensión, y probarse otras pieles
    Un beso

    Además de Hopper adoro a Dali, y la vision de su hermana en Agosto del año pasado me desplacé a Madrid expresamente a ver una exposición de su obra.

    Fecha: 17/06/2005 14:27.

    Autor: LeeTamargo
    …Vale, Imaginate, si quieres y no te es molestia me la transcribes, más que nada por curiosidad. Porque la relación amorosa es una suerte de épica y lírica bien avenida, amén de las circunstancias (tienes razón), por supuesto… Pero sí, aunque rehúya de cualquier encasillamiento, reconozco que la lírica me puede…
    SALUDANDO: LeeTamargo.-

    Fecha: 17/06/2005 15:27.

    Autor: imaginate a Marga
    No tengo ni idea polen… yo aquí me limito a onanizarme… supongo que busco una Mirada, no todas las miradas, para mí los suspiros no son demasiado importantes, nunca lo han sido… sólo las Miradas… Hopper también es uno de mis pintores… y Dali tiene un tarot precioso… Ya verás que cartas… alguna colgaré para ti, aquí :)

    ¿Todo bien con tu hombre? ¿Todo bien con los demás hombres? ¿Llegaste a ver la foto de su polla que un fotógrafo amateur me envió expresamente para ti? Yo creo que le resultaste muy deseable Marga, pero bueno, tú, chiquilla, a quién no… :)

    Un besazo.

    Fecha: 17/06/2005 15:48.

    Autor: Marguita
    Mi niño es el mejor del mundo mundial y le deseo más que nunca, a todas horas en todos sitios….
    Tu amigo algo autista y ¿me han dedicado una foto? ¿donde y cuando? y digo yo ¿porque no se ha dirigido a mi y me la ha dedicado personalmente? que poca delicadeza… si es que parece que solo piensan con la polla
    ;.PPP
    De todos modos un detallazo… orientame que voy a mirar si merece la pena el homenaje

    Fecha: 17/06/2005 17:25.

    Autor: imaginate para Marguita :)
    ¿Mi amigo algo autista? ¿cómo me como eso? … cuenta, cuenta… que soy todo Ojos… jajajaja

    Pincha el enlace del nombre y tú ya me cuentas ;)

    Fecha: 17/06/2005 17:31.

    Autor: imaginate
    Por cierto… voy a darme una ducha sin hombres en ella… desde que ya no fantaseo en ella es algo aburrida pero así es mucho más práctico…

    Fecha: 17/06/2005 17:33.

    Autor: Polen
    No sé como te lo comerás tu, pero… de momento yo ni una churrupaita siquiera…
    Entre tímidos y autistas voy apañá
    Y yo si fantaseo en la ducha… es algo que no puedo evitar, me masturbo muchísimas veces en ella sobretodo en esos baños sin prisas que puedo disfrutar de mi misma a fondo y salgo tan fresquita y a gustito

    Fecha: 17/06/2005 17:50.

    Autor: imaginate
    Yo es que amaba a un hombre allí… lo veía materializárseme entre el vapor… pero hoy te imaginas lo que me ha pasado, me fui pensando en todo esto que hablábamos y me entró un ataque de risa… ¡Los vecinos pensarán que estoy rematadamente loca! Porque poca gente comprende la risa… para mí es la mejor anestesia emocional que existe :))

    un beso

    Fecha: 17/06/2005 18:22.

    Autor: Polen
    Me encantan las risas… todo el mundo debería de tener al menos un ataque de estos diario
    Y aunque nunca lo digo: NENA TU SI QUE VALES :-DDDDD

    Fecha: 17/06/2005 18:32.

    Autor: imaginate
    A ver lo de las churrupaitas… no es lo mejor que algunos saben hacer o dejarse hacer. Pero todo tiene su punto… De todas formas a mí las chuparraitas no me dan para nada… para eso ya tengo al mejor; y en realidad ahora vengo de con el mejor… llevo toda la semana entregada a subirnos la temperatura… Me gusta eso con él. Con otros me puede gustar otra cosa pero con él eso y las Miradas… Se me encharcó el coño en esta última media hora, te lo juro. Pero a mí no me vale eso, ya no me alimenta… aunque como paliativo sigue funcionando. Eso es como la risa, otro matador del dolor emocional… si yo quiero no tengo porque sufrir nada, me sé todos los trucos… lo que me jode, es … otras cosas Marga. Pero sobre todas ellas, que alguien se piense que soy otra distinta de la que soy. ¡Hostias! que yo no M-I-E-N-T-O. Tal vez algún día conozca a alguien con el que me entienda por encima d nuestros ‘ego- ismos’… tal vez…

    Gracias, muchas, me pareces franca y una tía que vas a lo tuyo, odio a las sabicheras… Bueno, no las odio, en el fondo me dan una de esas nauseas ”divertidas”

    Creo que sabicheras se puede traducir por esas babosas negras que se arrastran por el suelo. A la Regenta, al final de la obra, la besa un sapo, pero mi maldición es que a mí son ellas siempre quienes se empeñan en pegárseme y en pasarme por encima aghh… con lo fácil que sería estripallarlas… Donde estén los caracoles, chiqui… que por lo menos se comen

    un beso :)

    P.S: Me mola compartir ”amantes” contigo ;)

    Fecha: 17/06/2005 21:51.

    Autor: su
    Mola lo de Klaus, mola que te haya seguido por la red, que se haya preguntado si ya habrías desayunado y cómo habría amanecido en Oviedo. Me gusta que diga que está seguro que piensas en azul.

    ¿Sabes que cuando yo leí a Kundera no fue capaz de transmitirme ni una cuarta parte de lo que me transmite cuando lo leo en tu bitácora? no sé por qué… quizás por qué tú lo entremezclas con fragmentos propios de vida. Sea por lo que sea es un misterio.

    ¿A qué huele el silencio? :-)

    Fecha: 18/06/2005 11:48.

    Autor: imaginate
    A veces a polvora mojada…
    y a veces sabe a plenitud…

    Fecha: 18/06/2005 14:42.

    Autor: salva
    Me ha gustado eso de que el silencio huele a pólvora mojada, cuando vives en una ciudad con afición al estruendo de la pólvora, suena muy real esa metáfora :)

    Fecha: 18/06/2005 22:36.

    Autor: imaginate
    y a mí me gusta que te guste… y bueno, a ti qué tal te cae klaus, Salva? :)

    Fecha: 18/06/2005 22:56.

    Autor: salva
    No sé cómo puedo juzgarlo si apenas lo conozco, también sucede que, aunque leo todo, no por eso entiendo cabalmente; como dije en otra ocasión, a veces me oriento por los juicios de los demás -en parte porque me reconozco juzgando con parcialidad-, en este caso, Androgen me ha ayudado a verlo con más simpatía (al elogiarlo por hacerte tanto reir) :)

    Fecha: 18/06/2005 23:26.


  2. […] ♦ Dama con sombrero y boa de klimt, el ingeniero y Teresa de Kundera… 17 de junio […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s