… risas y tormentas… lo inolvidable… Amelie…

junio 19, 2005

14h56min… oye, que aunque me haya reído me ha gustado tu mensaje en el contestador. Esta noche estamos de guerra en Madrid… me voy a poner barricadas y a bailar con el brasileño.

cielo y niña

Es cierto … hay un mensaje en el contestador… y se oye a klaus riéndose (me encanta la risa de klaus) para decirme a continuación que le gusta mi mensaje de voz pero que ya no tengo voz de niña en él, que tengo voz de otra cosa, ‘No sé’ dice … y nada, que vuelve a reírse y luego añade algo así como: impostas la voz en los mensajes … y bueno, eso, que quería hablar contigo pero por lo menos me he reído…

Así que cambio la imagen que aparece en el messenger por esta que veis aquí y me conecto para ver si le veo… aunque en realidad lo que venía pensando, cuando abandoné la lámpara, era en ponerme a escribir sobre aquellos tiempos en que para mí el teléfono se convirtió en algo que vosotros nunca imaginaríais… aunque os adelanto algo, había un programa por la tele de un tal Fernando, no sé qué… y hablaba con una chica que tenía una voz fantástica, una de esas voces sensuales y sexis a la que él llamaba, si no recuerdo mal, Marta… un momento, que voy a hacer una llamada a la casa de la vieja… y sí, el programa lo presentaba Fernando G. Tola pero no sé si era ‘Mi querido pirulí’ o ‘Si yo fuera presidente’, aunque reconozco una cosa importante… corría el año 88, o tal vez el 89 y entonces yo no tenía ni una cuarta parte de la ética que tengo ahora (esta misma que a veces tanto me estorba) y además me encantaba el teléfono y … pero aquello si acaso, lo voy a dejar para otro comentario porque encuentro a klaus conectado y hay algo que me preocupa y que quiero hablar con él…

Hombre klaus… acabo de escucharte riéndote de mí…

mujer sabbat… que no era de ti idiota, es que me ha encantado, sólo sabbat tiene un mensaje como ese…

Es sincero, ¿no? Cómo me llamas impostora…

Absolutamente, jjajajja, no impostora, no, dije que impostas la voz, que suena diferente, que la has pintado de manera diferente para el mensaje…

Te descubriré algo… en realidad puedo fingir casi cualquier voz… un día dime que te cante como María Dolores Pradera ‘si te cuentan que me han visto muy borracha…’, la clavo…

Puedo imaginarlo pero a mí me gusta la tuya, incluida la del mensaje…

Gracias… pero yo iba a preguntarte al mediodía si estabas enfadado conmigo….

jjajjaja, ¿has bebido en la comida? … (es que te llamo para que me cantes, oye) ¿por qué? …

No he comido todavía. Hoy sólo voy a cenar pero me voy a atracar, compañero. Sólo he desayunado, eso sí, era tarde… demonios ;)…

Espera, rebobina, ¿por qué me creías enfadado sabbat? …

Por haber transcrito alguno de tus diálogos…

En absoluto. Lo que digo es tuyo. No hay nada que ocultar … ¡Joder! … Te lo regalo demonios …

Es la primera vez que alguien me contesta como siempre contesto yo a eso… (sonrisa de klaus)… un beso por ello… dime que te lo de… ¡qué lindo! … porque es el primero que tengo ganas de darte…

Sí, me lo guardo para cuándo sea el momento …

¡Hostias! en serio que he sentido una primera Hemoción ahora contigo… (la h es por la hemoglobina)…

(sonrisa de klaus) me gusta ese hache sabbat… y sobre mi mensaje antes de que me cuentes de qué querías hablarme… ¿qué aspecto tenía esa emoción? ¿a qué olía?…

No olía. Ha sido una de las que me nacen en el vientre. No tienen olor. Tienen movimiento. Son cinestésicas…

Un beso para tu vientre. Recuérdame que te lo de. Es el primero que quiero darte …

¡Vaya qué coincidencia klaus!

Voy a reírme (ya me estoy riendo) … jajaja, esa frase me recuerda a una de Les Luthiers … ¿en serio?… Si. Era un rey que tiene que escoger entre su amor y el trono y dice: al fin y al cabo al trono sólo lo quiero para posarme sobre él y satisfacer mis deseos, los más sublimes y los más perversos… en cambio a ella la quiero para, para, para, ¡caramba qué coincidencia!!

… ¿oye?, no te lo vas a creer pero mi marido acaba de traerme pasteles (jajjajaja) … es que lo que va antes de la risa lo tenía escrito y se me ha disparado…

Pues un beso también para él (aunque ese no pienso dárselo de momento, al menos :)) …

No creo que quiera saber nada de ti… ayer llegó 45 minutos tarde y me dijo que había estado hablando por teléfono. Me encanta porque a continuación … me explicó que su vida sexual era sólo asunto suyo… ¿Tú sabes el trabajo que me ha costado esa respuesta? Son tres o cuatro años de trabajo. Me la he currado muchísimo…

De buen trabajo en cualquier caso. Trabajo valiente. Trabajo a quemarropa

¿Y oye de qué me querías hablar? …

Había varias cosas. Una que me había pasado (para que te rieras). Una que iba a hacer (me apetecía contártelo, no sé por qué). Y otra que quería hacer…

A ver, te cuento… ahora me he quedado sola pero va a ser sólo un rato corto. No me apetece hablar contigo y tener que controlarme la risa… o el tiempo…

(sonrisa de klaus) Si te controlas la risa dejarías de ser tú, claro …

Sí, si me controlo algo, cualquier cosa, dejaría de ser yo, claro… (sonrisa)… Odio tener que controlarme… A mí me gusta esta niña frente a ese cielo… Tiene algo de postguerra o de preguerra… como si fuera el final o el principio de algo…

valiente mar contra el viento…

¿Te cuento algo que tiene que ver con eso y a la vez no demasiado? ¿o prefieres contarme tú lo tuyo?… sólo tenemos unos minutos… Pronto voy al periodoncista (el otro día estuve allí con mi amiga… en la consulta) y hay un cuadro en la recepción… No tiene figuras pero es una especie de paisaje marino. Los prados son de hierba del verano, casi reseca pero es el norte y hay un cielo muy negro, como ese que ves… y se abre por el centro ese claro… ese que recorta la figura y la convierte casi en un aura… Entonces hay dos mujeres mayores, unos sesenta años, y mi amiga y yo. Y la una le dice a la otra: ‘Me fascina porque cuando entro aquí sólo veo el cielo negro y cuando me marcho sólo el mar azul’… Entonces yo le digo que para mí el cuadro es tremendamente especial por otra cosa, porque no veo nada más allá de la claridad del centro, a pesar de los nubarrones negros, no hay un antes de… ni un después de…

Impresionante, impresionante esa mujer asociando ese cuadro a sus propias sensaciones y sabbat, claro, segura, nada de lo que pasa cambia su visión del futuro, esa es la clave, que has trabajado hasta ver siempre la claridad independientemente de las balas …

Supongo que es así… hace años que no me impresionan las tormentas a cielo abierto. Me asustan más cuando amenazan con dejarme a oscuras, de noche y en mi casa…

¿Sabes?, me imagino una tormenta a quemarropa contigo, en un bosque, en una cabaña, una tormenta sin límite mientras follamos para despreciarla o para acompañarla… las tormentas siempre me dan ganas de salir a la calle a desafiarla …

Eso que has dicho… me trae recuerdos pasados y recientes… Yo solía follar con alguien en un coche bajo las tormentas. Era una adicta a ellas. Y el otro día… el hombre del tatuaje me hizo sentir exactamente como se sintió aquella chica con Tomás… en Gijón, y el último día en mi correo…

Más o menos en la misma época le ocurrió la siguiente historia: se veía con una chica joven en un apartamento que un viejo amigo suyo le dejaba todos los días hasta la media noche. Al cabo de uno o dos meses ella le recordó uno de sus encuentros: al parecer habían hecho el amor en la alfombra, bajo la ventana, mientras afuera relucían los relámpagos y estallaban los truenos. ¡Habían hecho el amor durante la tormenta y al parecer había sido inolvidablemente bello!

Tomás casi se asustó: sí recordaba que había hecho el amor con ella en la alfombra (su amigo sólo tenía en el apartamento una cama estrecha en la que no se sentía a gusto), ¡pero había olvidado por completo la tormenta! Era extraño: podía recordar todas las citas que había tenido con ella, había registrado incluso, con precisión, el modo en que había hecho el amor (se negó a hacerlo desde atrás), recordaba algunas frases que ella pronunció mientras hacían el amor (le pedía constantemente que le apretara las caderas y protestaba porque él la miraba), hasta se acordaba de cómo era su ropa interior, pero de la tormenta no sabía nada.

Su memoria registraba, de sus historias amorosas, sólo la empinada y estrecha senda de la conquista sexual; la primera agresión verbal, el primer roce, la primera obscenidad que el dijo él a ella, todas las pequeñas perversiones a las que había ido conduciéndola gradualmente y las que ella había rechazado. Todo lo demás (casi como con cierta pedantería) había sido eliminado de la memoria. Hasta había olvidado el lugar dónde había visto por primera vez a aquella mujer, porque ese instante transcurrió antes de su propio ataque sexual.

La chica hablaba de la tormenta, sonreía al recordarla y él la miraba asombrado y casi sentía vergüenza; ella había vivido algo hermoso y él no lo había vivido con ella. El doble modo en que la memoria de los dos había reaccionado ante la tormenta nocturna contenía toda la diferencia que hay entre el amor y el no-amor.

Al emplear la palabra no-amor, no quiero decir que tuviera una relación cínica con esa chica ni que, como suele decirse, no reconociese en ella más que un objeto sexual: por el contrario, la apreciaba como amiga, estimaba su carácter y su inteligencia, estaba dispuesto a echarle una mano siempre que lo necesitase. No fue él quien se comportó mal con ella, la que se comportó mal fue su memoria que, por su cuenta y sin la intervención de él, la expulsó de la esfera del amor.

tormenta

Parece como si existiera en el cerebro una región totalmente específica, que podría denominarse memoria poética y que registrara aquello que nos ha conmovido, encantado, que ha hecho hermosa nuestra vida. Desde que conoció a Teresa ninguna mujer tenía derecho a imprimir en esa parte del cerebro ni la más fugaz de las huellas.

Teresa ocupaba despóticamente su memoria poética y había barrido de ella las huellas de las demás mujeres. No era justo, porque por ejemplo la chica con la que había hecho el amor en la alfombra durante la tormenta era tan digna de poesía como Teresa. Le gritaba: ‘¡Cierra los ojos, cógeme de las caderas, apriétame fuerte!’; no podía soportar que Tomás tuviera los ojos abiertos, concentrados y observadores, mientras hacían el amor, que su cuerpo, ligeramente levantado por encima de ella, no se apretase contra su piel. No quería que la examinase. Quería arrastrarlo a la corriente del encantamiento, a la que no puede penetrarse más que con los ojos cerrados. Por eso se negaba a ponerse a gatas, porque en esa posición sus cuerpos no se tocaban en absoluto y él podía verla casi desde a medio metro de distancia. Odiaba esa distancia, quería confundirse con él. Por eso afirmaba tercamente que no se había corrido aunque toda la alfombra estuviera mojada de su orgasmo: ‘No busco el placer’, decía, ‘busco la felicidad, y el placer sin felicidad no es placer’. En otras palabras, golpeaba a la puerta de su memoria poética. Pero la puerta permanecía cerrada. En la memoria poética no había sitio para ella. Para ella sólo había sitio en la alfombra.

Su aventura con Teresa había comenzado precisamente en el mismo punto en que terminaron las aventuras con otras mujeres. Tenía lugar al otro lado del imperativo que le impulsaba a conquistar mujeres. No pretendía descubrir nada en Teresa. A Teresa la recibió descubierta. Hizo el amor con ella antes de que le diese tiempo de coger el escalpelo imaginario con el que abría el cuerpo yacente del mundo. Antes aún de que tuviera tiempo de preguntarse como sería cuando hiciera el amor con ella, ya le estaba haciendo el amor.

La historia de amor empezó un poco después: le dio fiebre y él no pudo mandarla a su casa como a otras mujeres. Se arrodilló junto a su cama y se le ocurrió que alguien se la había enviado río abajo en un cesto. Ya dije que que las metáforas son peligrosas. El amor empieza por una metáfora. Dicho de otro modo: el amor empieza en el momento en que una mujer inscribe su primera palabra en nuestra memoria poética

*(Y este es uno de los fragmentos de literatura que más me marcaron en mi vida… tenía 17 años cuando lo leí por primera vez…)

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Cuéntame lo tuyo un poco, si puedes…

Lo mío eran tres… Lo primero algo que me había pasado, que me había provocado una risa un tanto descontrolada, me lo reservo para decírtelo por teléfono y escuchar tu risa. Eso era lo que me había pasado… Lo segundo era contarte la sensación de barricadas en las calles de Madrid. ya tú sabes. Se manifiestan contra las bodas gays y a la misma hora (dentro de hora y media) nosotros bailamos con Carlinhos Brown por la Castellana. La flor contra la espalda… Lo tercero era algo que quería hacer. Este mediodía me apetecía decirte que sí, que teníamos que pintar ese cuadro, que adelante, que cuándo, que venga, que quería estar cerca de sabbat, demonios, sí…

¿Podemos hablar de eso mañana o pasado? No me apetece que le pongamos una fecha demasiado lejana, quisiera que fuera pronto…

A mí tampoco. Quiero que sea tan pronto que aún no esté seco el oleo con que lo pintaron (sonrisa) …

No me gusta avanzar mucho por este medio (aunque nosotros contemos con el teléfono y eso sea una pequeña ”novedad”)… Quiero conocerte pronto para saber si vamos a seguir conociéndonos…

Sí, eso es imprescindible. Sí, este medio es estupendo, claro, pero como decía el poeta hay un tiempo para vivir y otro para morir, ahora es el momento de respirarte…

Te dejo por ahora, ¿vale? Es que me quiero ir a hacer mis cosas…

Vale. Yo me voy a bailar. Esta noche me conectaré pero tarde. Disfruta mucho, sabbat … Un beso :)… dos para ti ;)

.-.-.-.—.-.–.-.-.–.-.–.-.

Y esta tarde vi ‘Amelie’ que fue un regalo de Fernando… y es bonita pero yo he sido Amelie… sólo que no hubo ninguna recompensa… o tal vez vosotros y el mucho afecto y simpatía que me brindais seais mi recompensa… una recompensa postergada. Y nunca os las doy pero gracias por estar ahí :))

6 Responses to “… risas y tormentas… lo inolvidable… Amelie…”

  1. fiorella Says:

    Aunque sos la misma del “otro blog” hay un aire diferente en esta nueva casa, así como extrañé el cambio visual, ya no, como que se respira una calma reflexiva.A veces es más fácil dar gracias que recibirlas,hablo por mí claro.Gracias a vos por crear este espacio donde en el acuerdo o no nunca se sale como se entró.Un beso

    ____________________
    ________________________

    Es que se coló por la ventana el aire de la sonrisa de un niño… y me hizo sentir Viva :)
    No lo estoy contando aquí… pero construiré esa historia… que he revivido con él estos días.
    Aquí ya os dije que está klaus y aquello… le estoy dando un orden… y escribiré lo que nunca escribí o sólo escribí en privado.
    Fue una historia espeluznante al principio y luego bonita a ratos.
    un beso

    y gracias a ti por lo que me expresas… me sirve de mucho. No sé si lo sabes pero que lo sepas. Que tú traes algo que no sé bien que es… pero aunque a veces sea duro… es Lleno.

  2. nandara Says:

    Fiorella, hola. Ya no es negro el fondo, ahora predomina el blanco (algo gris también. Todo un cambio :)
    Además l@s bebés rejuvenecen la casa, sobretodo cuando son más que bienvenid@s… :)

    ____________________
    ____________________

    Mira nandara :))

  3. candelaarias Says:

    Autor: su
    No sé cómo andará el día por tu ciudad, pero aquí en Gijón el cielo es de color plomizo y el aire huele a frío.

    Me encantaría ir a uno de esos cielos abiertos y provocar una tormenta; poder hacer que lloviese con todo el agua disponible, y que cayesen muchos rayos y algún que otro trueno.

    Y me gustaría desnudarnos con urgencia, sin dejar de mirarnos a los ojos y sonriéndonos, con una mezcla de vergüenza y deseo.

    Hacer el amor hasta que pase la tormenta, y volver a casa con el vestido pegado al cuerpo, y el pelo alborotado. Con las bragas en el bolso y una sonrisa triste en la cara.

    Un beso, el martes te doy un abrazo :-))

    pd. oye, que voy a trasladar este comentario a mi blog ¿vale?

    Fecha: 19/06/2005 11:54.

    Autor: imaginate
    Mira la de carcajadas que me estoy pegando desde que leí esto en el correo no te imaginas…. en serio Su… luego he ido hasta tu blog (porque yo decía: ‘no, no puede ser que Susana me esté tirando los tejos) y ya he visto (todavía no lo he leído) con quién comienza la cosa… jajajjajaj

    Es que en serio Su, no te veo seduciendo mujeres al estilo de PaquiLou jjaajja

    Ahora ya, si me conecto al messenger y me dices eso de que hoy no te has secado el pelo porque sabías precisamente que ibas a verme… entonces ya te prometo que me da un ataque de risa y me muero de eso, aquí sobre mi silla…

    Pero en fin, ¿sabes lo que tenemos que hacer tú y yo? Irnos ya de una puta vez a Llanes, a Torimbia y con tormenta o sin tormenta nos despelotamos allí y bueno si hay que sentir vergüenza y deseo pues lo sentimos, que coño. ¡Joder! contigo lo que sea tía, que te quiero un montón :))))))

    Yo JURO que me parto. No sé porqué cojones éste tiene que ser el duelo más divertido que he hecho en mi vida. No creo que haya dejado de reírme ni una puta hora desde que lo empecé en la madrugada del domingo. Yo creo que me río hasta durmiendo :))))

    Fecha: 19/06/2005 14:10.

    Autor: Androgen
    Me gusta que ahora también estén sus palabras.
    Me ayudan a entender un poquito más como te entiende, como te vive, como compartís y complementais las risas y sonrisas.

    Tardías recompensas. Las merecías antes, pero al menos han llegado, ¿no? :)

    Me gustaría estar en esa playa de Torimbia (supongo que es playa), de espaldas, con las manos sobre los ojos para que no enturbie un deseo (natural pero que sobraría en ese momento) el instante de oiros reir.

    Sólo eso. Oiros reir.

    Un abrazo fuerte.

    Fecha: 19/06/2005 15:13.

    Autor: su
    Jajaja, qué cabrona ;-)

    Noo, todavía no me da por tirarle los trastos a las mujeres, pero tampoco está descartado como opción. Mismamente ayer hablaba con mis amigas la de tías interesantes y guapas que hay por ahí, comentábamos que quizás nos diesen la misma cantidad de problemas que los tíos, pero al menos serían problemas diferentes :-)

    Eh!!eh!! que ésto del deseo no tiene nada que ver con mi post de hoy. Estaba pensando en aquel otro… si hombre el que también tiene tatuaje. Jajajaja, tengo la regla y las hormonas disparadas y para encima vengo a leerte y me encuentro con tormentas y con cabañas donde poder follar…

    Un beso y por cierto, este martes hablamos lo de llanes ¿vale? :-D

    Fecha: 19/06/2005 15:54.

    Autor: Polen
    Me ha impactado esa imagen…muchísimo. Me la quedo

    Fecha: 20/06/2005 11:37.

    Autor: alba
    quiero follar con alguien de mi edad, 10 años

    Fecha: 23/06/2005 17:42.

    gravatar.com
    Autor: alba1895
    >hola, soy alba ,10 años y… quiero… . probamos?me encantaria hacerlo ….. porfi

    Fecha: 23/06/2005 17:55.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s