Lo que provocó en mí el correo que recibo del hombre del tatuaje…

junio 20, 2005

… y mordiscos de realidad… para qué quiere una a las amigas auténticas sino… para poder confiar en ellas :)

… y no te preocupes por eso… a mí también se me pasó por alto hasta esta misma tarde que habías escrito este correo y esa página nueva en tu diario (sonrisa) ….

El hombre del tatuaje: me encantaría que conocieras otros hombres y me contaras, que vivieras otras aventuras que te enriquecieran la próxima vez que nos veamos. Yo estoy haciéndolo…

Falbalá: Me parece una forma cobarde de decirte que se ve con otras; piensa que yo no tengo todos los datos de la historia ni sé todo lo que habéis hablado ¿vale? pero según leí esta frase, se me cruzaron los cables con él. ¿Por qué tener aventuras con otros tiene que enriquecerte? a mí me parece una “explicación” para su comportamiento. Creo que este tío va de “soy absolutamente sincero y libre y no tengo que dar explicaciones”, pero en el fondo las da. Creo que en cierta medida todos sentimos alguna vez que tenemos que dar explicaciones, y creo que es lo que está haciendo. No digo ni mucho menos que ya no sienta lo de antes por tí, pero no me creo que llegado el momento no le dé miedo decírtelo.

Pues yo si que lo dije, sí que vi bastante claro que ya no sentía ni mucho menos lo mismo por mí… es más, lo que vi es que parecía no sentir absolutamente nada por mí … a ver, no hablo de sensaciones o deseo; sí, eso creo que todavía si lo sentía y creo que era cierto aquello de que aún le quedaba mucho por tocarme o por decirme… Digo que yo estaba dispuesta a ir mucho más lejos en la entrega de lo que él había premeditado y de que él no se planteó jamás ni entregar algo que mereciera la pena, ni por supuesto pensó que yo me entregaría así, tan fácil, tan… creyó que estaría mucho más blindada, que sería mucho más interesante de descubrir y desentrañar, pero yo no soy así, no me guardo como si fuera un secreto porque soy de las que piensa que lo mejor de mí está siempre por venir y que hasta que eso suceda uno no se acaba y por lo tanto… No lo puedo evitar, soy una cigarra, no atesoro, dilapido el verano y me dilapido como si nunca fuera a existir el duro invierno. Bueno, en una palabra, que no era justo porque no nos encontrábamos a la misma altura, y él probablemente se veía en un plano muy superior y esa no es mi base de relación. Pero, ¡ojo! puede serlo perfectamente, si me entero de lo que se cuece… y él, en ese momento por cordura o egoísmo, es tan amable de informarme y yo justo, cuando me vengo abajo por falta de opciones… por el motivo de que mis espacios de interés sólo los ocupaba él… no existía nadie más con el que yo sintiera que podía desear decirme siquiera un algo de tú a tú, echarme un mísero coqueteo con otra mente y ya no te digo follar con otra mente. Y entonces, ¡ah milagro! justo en ese instante en el que siento que me han pegado un empujón brutal que me enfrenta al abismo… recibo este correo:

Me ocurre siempre que te leo. Hay veces que te desnudas en cada párrafo, que te quitas corazas (si es que alguna vez las tuviste, entendámonos) en cada frase, que leer tu post se asemeja a transitar por lo mas profundo de tu cerebro, que se te ve nítida, que te imagino escribiendo y entonces llega tu foto. Y esa foto es algo distante, no pretende explicar nada, eres tú de espaldas, o tal vez sonriendo. El post era azul y rojo (estaba recordando uno en concreto) y la foto, demonios, esta en blanco y negro. Es como si despues de dejarnos verte desnuda interpusieras un cristal entre nosotros (yo) y tú. Como una barrera de coral delante de una costa que creemos ver pero que solo estábamos imaginando. No se, direcciones contrapuestas.

Otras veces quitas escamas de tu corazón y hablas como sientes. Entonces el azul es sonriente. Casi cian. Convocas a un café a una reflexión a un disparo. Y allí, en medio de esa sala llena de recuerdos cuelgas una foto que no se te parece. No se, por ejemplo una en la playa, desnuda, de rodillas (hermosa foto, permita usted que se lo diga) .

Y lo consigues de nuevo, consigues correr el visillo cuando ya creíamos (creía) haber alcanzado lo mas profundo de tus playas. Direcciones contrapuestas.

En definitiva siento que cada vez que cuelgas una foto tuya intentas compensar lo menos obvio de tus palabras. Cuando escribes azuladamente de frente la foto es siempre de costado es siempre la puerta de un hotel es siempre en blanco y negro. Cuando merodeas pensamientos casi inconexos la foto es de una claridad sorprendente, en radiantes colores que nos hace (me hace) pensar que es una suerte que la biodiversidad nos conceda territorios donde no hace tanto frío como en suecia.

Díme que no lo haces adrede. Dime que es casual. Dímelo si te atreves.

un beso de Klaus

PD: siempre me gustó el imagínate de Silvio aunque a tí, decididamente, te pega mas una mujer con sombrero (chagal tiene que ser tu pintor, aunque tu no lo sepas) o incluso Eva.

Y me encuentro como llovido del cielo un hombre que me permite sentirme en condiciones de igualdad. Y bien, le digo a ese otro hombre con el que estoy tratando de pactar unas reglas del juego que ahora comprendo que existe: ‘mira que yo antes de este mismo instante no podía contarte ninguna historia porque no la tenía, ni siquiera una anécdota graciosa que pudiera interesarte, para que te voy a engañar, no era que te la ocultase, es que de veras que no existía nadie que no fueras tú; me había quedado a solas contigo y era lo que quería pero bueno, vale, que me informas de que no es eso lo que tú quieres y que como siga así me voy a quedar a dos velas y entonces, justo en ese punto, ocurre que me ha surgido esta persona y después de reconocerme en lo que me cuenta acerca de mí, creo que sí que podría elevarme al nivel que tú me pides y tratar de vivir eso contigo…’ Pero yo frontal, claro, porque no deseo tener ninguna movida a espaldas de nadie, porque para vivir y que os consientan eso, ya tenéis a vuestras parejas, la connivencia o sea que no me necesitáis a mí, ¡joder! y porque yo ya sé perfectamente lo que eso supone: una mierda, no hay ninguna complicidad, es la completa condición del no-sentimiento, la desconexión emocional o el autoengaño y para qué cojones quiero yo creerme que tengo una historia tremenda con ningún tipo cuando lo único que me estoy currando es la puta e inerte historia de siempre. Yo, hostias, apuesto por las relaciones eróticas, y me parece vital que si voy a embarcarme en cualquiera, la mía lo sea, porque querré sobrevivir a ella; pero desde luego no le voy a contar a nadie milongas, ni a tratar de mantener ninguna relación erótica a medias. No existe eso para mí. Así de simple, no lo quiero y o te defines y es una relación estática o lo es erótica, y entonces soy yo la que estoy en lo cierto y era la persona más indicada para enseñarte a jugar a eso… y si lo que se me propone es un anfibio entre esos dos términos, ya digo de mano que no. Y es que no hay ninguna lucha de poder, ni ningún planteamiento amenazante es que por ahí yo al menos no entro. Tenemos otras relaciones pues las tenemos abiertamente. Vamos, porque yo las voy a tener abiertamente. Es que nadie me paga porque me tenga que ocultar. ¿Tú no me las vas a contar? Pues nada sin problemas… tranquilo que guardamos el más circunspecto de los silencios. Pero coño, que luego no me llame nadie para tocarme los cojones y pasarme por los morros que con ella no es así, ‘que con ella es la más puritita verdad y que os lo contáis todo, todo, todo y decirme encima que me lo jura por el niño jesulín de ubrique marichicaporfa… ¡Joder! no hubiera sido justo tío. Y mira, yo puedo prescindir de muchas cosas pero no de lo esencial y el sentimiento del equilibrio para mí lo es, es lo más esencial…

Falbalá: Queda meridianamente claro que tú sólo quieres saber la verdad en cada momento y a qué atenerte. El te dice la verdad siempre y ya vas viendo tú como librar las batallas.Y eso de que te deje luchar por ser su historia de amor… vamos, espero que sepa valorar esas palabras como se merecen…Tú sin embargo me pareces muy natural cuando le dices que claro que sientes miedo, y que , de todas formas, quieres sobrevivir al resto de sus historias. Probablemente ese párrafo sea el que más me emocionó, porque eso que le dices tú así de claro y de conciso es lo que me gustaría oir a mí a veces…

Y bueno lo demas que me cuentas y cómo lo analizas me parece estupendo y comparto tu opinión creo que al cien por cien… lo de las excusas y lo de ”cubrirse las espaldas de no se sabe bien qué”, y si me molesta bastante que de continuo se me pregunte si podré con el miedo, o que supuestamente alguien necesite solicitar mi permiso para seducirme; a ver porque lo del miedo es asunto mío si puedo o no con él, es evidente que voy a poder, porque va con mi carácter poder con eso, y ¿acaso esa misma persona me pidió permiso para seducirme cuando se lo propuso…? No, por supuesto, obró como más le apetecía, porque a mí eso me lo pregunta entonces y no tenemos ni para el primer colacao, y yo estaba exactamente en el mismo plan purista que ahora. Y lo que a ti te dio ”mal rollo” (conste que lo omito) no te quiero contar lo que me produjo a mí. Y mira, además hay una cosa muy clara, que hay demasiadas contradicciones, y no en los puntos pertinentes… y no es ni siquiera admisible en una persona con su nivel de madurez. ¿O es que no tiene esa madurez que aparenta? Yo no necesito mantener una relación con respiradores artificiales para mentirme, gracias. Yo necesito establecer vínculos y relaciones que me ayuden a respirar,a vivir, a sentir, a emocionarme, a crecer. En definitiva, relaciones más eróticas y no tan virtuales y estáticas

Y luego, después de todo eso, de personas que me parece no reconocer de nada y que me hablan de equivocaciones, de irse con la orquesta y la música a otra parte, alguien que ya no sé ni quién es me pregunta: ¿ en qué agujero del tiempo y del espacio tengo que meterme para encontrarte a la salida?

Tunel y pavo real de Mucha

Y yo sólo sé que estoy ahí. Esperando no sé el qué, tal vez que llegue alguien que tampoco conozco, o alguien sonriente que creí vislumbrar entre el humo de una madrugada, o una noche en un gesto de una cama, alguien que buscó mi cuerpo como si le fuera necesario cuándo me iba de su lado y me hizo dormirle con medio cuerpo mío pegado al suyo, alguien que me haga girarme despacio para no asustarme… y me abrace… Es sólo un sentimiento. Lo escribo como es. No tiene la pretensión de convertirse en un condicionante, o de alentar yo que sé… Es sólo un maldito sentimiento. El único que me he permitido tener desde que sentí que me perdía en el sábado de hace ya nueve días… pero tambíen sé que no lo dejaré perdurar, porque abriré, de inmediato, mi agujero virtual, mi tunel del espacio y del tiempo, y lo depositaré allí, con todos los otros sentimientos abandonados, para poder desentenderme o liberarme de él, porque ahora ya vivo en el tiempo de los sucesos sin sentimientos, y ahí cualquier equipaje emocional estorba, como cuando comenzó la cuenta atrás de la muerte anunciada de mi abuelo y se me prohibió siquiera llorar y por lo tanto sentir…

2 Responses to “Lo que provocó en mí el correo que recibo del hombre del tatuaje…”

  1. candelaarias Says:

    LOS OTROS COMENTARIOS QUE HIZO FALBALÁ:

    ¿Qué dijo cuando le dijiste que creías que él ya no sentía lo mismo?

    “Creyó que estaría mucho más blindada” ufff, me pone de mala hostia sólo leerlo, porque vamos a ver… ¿pierde interés una persona por no estar suficientemente blindada? mecago en la leche!, se suponía que esto era más que un ejercicio de seducción ¿no? qué había sentimientos reales y que no ganaba quien se mantuviese en su sitio más tiempo.
    Ah!! no se me ocurre una forma más interesante de descubrir a alguien que viviéndole día a día tal y como es, sin disfraces y sin barreras estúpidas. Viviéndole tal cual y descubriendo algo nuevo cada día.

    Vale, puede que él se sintiese en un plano superior, pero ¿realmente lo estaba? quiero decir… ¿en qué momento él sube y tú te quedas? ¿cuando ve que tú no tienes ningún problema en decirle lo que sientes en cada momento sin medir la magnitud? ¿cuando?

    (Me hace sonreir comprobar, una vez más, que cuando estás al borde al abismo suele aparecer algo que te engancha al vuelo) (A ti y a todos, o al menos, a mí también suele pasarme)

    El sentimiento ese de equilibrio yla sinceridad son dos valores muy, muy importantes a la hora de mantener una relación del tipo que sea. Tu querías una relación justa y sincera, una relación en la que saber de mano a qué atenerte, una relación sin mentrias en lo esencial… pero ya sabes que muy poca gente va a dártela :´(

    Ya sabes que muy poca gente se arriesga a perder algo, se arriesga a decir la verdad, se arriesga a mostrarse tal cual… Es una putada, vale, pero por lo menos yo, no he conocido demasiadas personas así.

    Y bueno, eso de que Otra se dedique a decirte como es con ella… grrr, ¿de qué edad estamos hablando? ¿de niñas de patio que con nueve años intentan dar envidia a otra? ¿de mujeres tan vacías que necesitan intentar que alguien se sienta herido para sentirse ellas mejor? No sé por qué ni bajo qué circunstancias te habrán dicho nada, pero mándalas a tomar por el culo porque no merecen la pena; y él… no soy quién para decidir si alguien merece la pena o no, pero desde luego hay ciertas actitudes que dicen muy poco en favor de las personas.

    Efectivamente si vas a poder superar ciertos medios, ciertas fobias o ciertas manías es sólo cosa tuya, y ningún hombre tiene porqué estar constantemente preguntándote si serás capaz de…

    Me da impresión de estar constantemente haciéndote dudar de ti misma, hacerte ver que él está por encima de esos miedos y esas milongas pero no sabe si tú lo estarás. En todo caso no me gusta la sensación, aunque no tenga muy clara aún cual es, no me gusta un pelo.

    ¿Puedo darte un beso? ¿Puedo tocarte una teta? ¿Puedo tratar de enamorarte? ¿te imaginas que cutres serían así las relaciones? jajaja, no me quiero ni imaginar.

    Hay una frase de esas pijas que se escribían en las carpetas de clase que decía “un beso robado nunca tiene tanto valor como uno consentido” y en cierto modo es verdad ¿ehh? porque en uno robado hay más valentía, y más emoción, y más intriga y suspense.

    No soy la más adecuada para hablar de madurez, pero creo que él tampoco tiene tanta como aparenta. Cuando la falta de madurez se mezcla con la cobardía a la hora de hablar claro… las cosas se tuercen más de lo necesario, porque se empieza a jugar con planos ocultos, con reglas paralelas y con dobles fondos que no llevan a ningún sitio que merezca la pena.

    Y … no sé en qué agujero habrá que entrar para que os encontréis a la salida; pero bueno, sé que no es necesario saberlo todo todo el tiempo, saber en cada momento qué hacer y cómo actúar.

    A veces, simplemente estando ahí y esperando se solucionan más cosas que tirando de todos los hilos posibles.

    Un abrazo


  2. […] ♦ Lo que provocó en mí el correo que recibo del hombre del tatuaje… 20 de junio […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s