… I am this fiery snail / Crawling home … (Charles Bukowski)

julio 4, 2005

“si me das a elegir entre la vida y el arte, escojo vivir”

– P.P. –

“The sky smells of roasted flesh / I am a burning curtain / I am steaming water / I am a snake I am an edge of glass that cuts / I am blood I am this fiery snail / Crawling home”

– Charles Bukowski –

Estoy Aqu� de Nicoletta Tomás

KLAUS: La conocí detrás de un nick en una bitácora que mentía. O no. Me fascinó su desnudez. Y su color azul. La conocí cuando se había declarado una guerra. Cerca había un niño que dormía en el hielo (Lope siempre vuelve). Y una princesa dormida a la que ya no quería despertar. El sexo entonces era una salida. Pero hace ya demasiado tiempo ..

CORO: Engolas, klaus. Vé a lo real.

KLAUS: La leía de a ratos cuando el tiempo importaba poco. La guerrá acabó y el sexo ya no era imprescindible. Algo escribí. De sus caminos contrapuestos. Esa noche hablé con ella. Y me reía. Y se reía. Yo sabía de alguna de sus mochilas. Y quedamos en dibujar un cuadro. Algo que ella tenía pendiente. Quedamos para pintarnos,

CORO: ¿y el sexo? ¿no era el sexo lo que te movía?

KLAUS: No. Era la fascinación. El viaje. Volé a verla con mis óleos de pintor. El hotel tenía olor a desinfectante de toallas. Me duché dos veces, pero el olor continuaba. Apareció de la mano de un tipo que era mas guapo que en las fotografías. El aire acondicionado estaba apagado. Sabbat entró luminosa … a oscuras. Cogí su bolso. Y su bolsa de viaje. Y sus mochilas. Dejarlas fuera no estaba previsto.

CORO: Te justificas, Klaus.

KLAUS: No me justifico, queríais la verdad. Esa era.

KLAUS: Follamos como desconocidos durante media hora. En esos momentos pensé que nada era posible. Que ella no estaba. Y yo tampoco. Me dieron ganas de salir corriendo. Pero el óleo aún estaba fresco. Había tiempo de retocarlo. Y comenzaron las voces. Y una ternura que entonces todavía parecía una fe de erratas. Y follamos. Y hablamos. Y reímos mientras sus pezones se ponían duros. La toqué y ví una playa a la que esa noche no iríamos. A las 3:32 de la madrugada supe que sería capaz de amarla. Que me podría enamorar de esa mujer del antifaz. Y no me importó. Ella reía. Dejaba mensajes en el tlf de otro. Y ronrroneaba. Para mí. Y para él. Y entonces quise atraparla en mis brazos.

LAS COMADRES : Lo tenemos todo y no tenemos nada …

KLAUS: Y después de ese tiempo inamovible ella se fue. Pensé que nunca nos veríamos mas. Yo la había amado esa noche. Ella me había follado. Y pensé que el viaje a esa central nuclear había sido demasiado seguro. Escribí algo al respecto y salí corriendo de algún miedo que se me había quedado en el alma. Temí que si me quedaba en esa ciudad me convertiría en alguien que ama sin ser correspondido. Y me fui. Salí volando.

CORO: Y llegó Madrid. Cuéntanos Madrid.

KLAUS: Madrid siempre ha sido el Sur. En Madrid el que no folla es por que está muerto. Pero amar … amar es otra cosa. Madrid tiene un gris que protege del mal de amores. Afortunadamente. Desgraciadamente.

CORO: Ahora dirás que te olvidaste de ella

KLAUS: En absoluto. No dejé de pensarla. Esa noche hablamos de nuevo. Y la otra. Y la otra. Y ella cada vez era mas fascinante. Y me dio algo que ni siquiera sé si sabe que me dió.Y decidimos otra cita. Decidimos una sin antifaz. Sólo con ojos. Y con el cuerpo. Y con su cara. Y con la mía. Ella me atraía, magnética. Y entonces pensé que quizá, ella fuera mi patria.

CORO: No somos un rótulo.

KLAUS: Verás yo soy un poeta …

CORO: …….

KLAUS: Quedamos para esa otra cita en una estatua de Chillida donde uno se puede creer que el mar, efectivamente, es infinito. Esa vez no conté las horas, los minutos, los segundos. Esa vez me dejé fluir. Tumbado en el césped. Seguro de que el futuro me alcanzaría. Y me alcanzó. Ella me envió un SMS. Y le devolví una fotografía borrosa. Ella llegó. La abordé por detrás. Contento de verdad.. Exultante. Y nos besamos. Y luego supe que le corrí el rimel. Era más guapa que la vez anterior. Y más entera. Y su verde era casi azul. Al menos Morinni y yo lo vimos así.

CORO: Torpes. Ambos Torpes.

KLAUS: Si, pero de él se colgó Norton, demonios.

KLAUS: Ella me miró a escondidas, a poco, y me vio por primera vez. Y por segunda. Y me sonrió. Y nos besamos. Y nos fumamos. Y esa vez la ternura era mas grande que el mar. (Demonios, mucho mas grande que ese horizonte. Infinito). Y nos fuimos a la playa.

CORO: Esa playa te recuerda algo. Cuéntalo.

KLAUS: No. Esa playa ya no tenía historias pasadas. Esa playa era solo ella y yo. Sólo la arena lo sabe pero allí, en unas escalinatas incómodas la amé. Y ella a mí. Allí no pensó en más. Lo sé. Y yo tampoco.

CORO: ¿y tus mochilas? ¿y esas guerras?

KLAUS: Las había matado antes de ir. El día antes follé toda la noche con una historia que no debía ser. Esa mujer antigua sabía que era la ultima vez. Le regalé aquello por que me lo pidió. Ella ya sabía que volaba a asturies. Y que esa vez quería ir limpio. La noche anterior dejé a una mujer de la que había estado enamorado. Y la dejé para siempre. Luego dos llamadas para cerrar historias de ramificaciones y sexo el fin de semana. Juro limpié mis cajones. Quise hacerlo. Nadie me obligó.

CORO: Vuelves a justificarte …

KLAUS:

KLAUS: Después nos amamos en la Paya de San Lorenzo …

CORO: ¿Seguro?

KLAUS: La única certeza es la muerte, joder. Despúes de esa playa fuimos a comprar comida a un resturante Chino. Uno al que ella iba asiduamente con su marido. La conocían. Ella no quería que supieran que estabamos, en ese instante, juntos.

CORO: ¿Qué pensaste?

KLAUS: Lo asumí e intenté respetarlo, claro. Vivir en una gran urbe te marca a fuego la no imagen del desconocido. En Madrid nadie te conoce hasta que de repente, encuentras a alguien y entonces, Cortazar nos dice que un encuentro casual es lo menos casual que no puede ocurrir. Pero esa es otra historia. Por otro lado ella tenía bitácoras y cajones abiertos en los que él puede saberlo todo.

CORO: ¿o sea que no lo entendiste?

KLAUS: SI. Lo entendí. Lo asumí. Lo comprendí. Lo respeté.

CORO: ¿lealtad?

KLAUS: No. Ternura.

KLAUS: Después de allí fuimos a un hotel hortera. Las toallas no olían a desinfectante. El aire acondicionado estaba puesto. (No quería sudar esa vez. No esa vez) Y ella se quería entregar. Yo lo supe. Y follamos. Oliendo a comida china ella ronroneó. Y volvió a capturarme. Quedé prendido de ella. La quise. Sin formatos. Quizá en negrita. La quise y supe que no debía decírselo. Follamos y no me corrí dentro de ella por que los condones, desleales, estaban lejos. Me dijo que me corriera en su boca y le dí mucho mas que semen. Le estaba dando mi corazón. Pero no supe decírselo.

CORO: Otra vez Moriani.

KLAUS: Follé como sentí. Unas horas despacio. Con ternura mas allá de las fronteras de nuestros cuerpos. Ella me miraba. Y me abrazaba. En ese instante fui feliz. Seguimos follando algo mas fuerte. Quiso que entrara en su culo. Y yo quise también. Le hice algo de daño. Pero ella no quiso que saliera. La olía. La veía de colores. A veces verde. A veces Azul. Casi siempre en un mar verde azulado. O azul verdoso. Quién sabe. La abracé para mí. Klaus, el viejo marino novato, el luchador que quería ser poeta, caía por las laderas de esa mujer. Y cuando paramos. Cuando la ternura se mantenía en el aire decidimos cenar. Recuerdo que lo decidí yo aunque eso no importa. Y comimos esa comida china. Del restaurante donde va con su marido. Esa comida china. Y ella aprendió a comer con palillos para que no le tirara la comida encima cuando lo hacía para ella. Comimos Raviolis. Y me gustó mirarla.


ALVITE: La pasión mas encendida se muere por que aprovechaste para echar tus bragas en la bolsa del pan …

KLAUS: No demonios, no y mil veces no. Cenar en aquella habitación fue inolvidable. Solo me importaba ella. Allí. En ese momento. Madrid ya no existía. Y hasta entonces, tampoco sus mochilas.

CORO: Te da miedo seguir escribiendo. Venga . ¿Y entonces?

KLAUS: Entonces sucedió algo. Unas sombras. Dejó de haber ese cable de conexión. Ella fue al baño de aquel hotel y vino con una cara distinta. Acababa de dejarnos. A ella y a mi. No supe qué quería. No Supe rescatarla. Volví a la vez del antifaz y recordé lo que me había dicho que le gustó. Acerqué los condones, desleales mil veces. Y la acaricié. Y no supe ver su ternura. O quizá ya no la tenía. Y comenzamos un baile parecido a follar. Pero no, ella no quería eso. Pero no me lo dijo. Se lo dijo a alguien que paseaba por la habitación. Quizá era ella escapando. No supe por qué. Y le tiré del pelo mientras follábamos por que a ella le habia gustado antes. Había algo de desesperación. En mí. Quizá en ella también. Y me dijo que quería dormir. Pero yo también quería dormir. Con ella. Por un instante le vi a ella ganas de salir corriendo. Pero ella sabe que podía hacerlo y no lo hizo. Y conjuré al diablo para volver a la playa de san lorenzo. Me había llevado las zapatillas de Running. Me hubiera gustado no estar. Sabía que ya no era capaz. Y la quise en un abrazo eterno que duró toda la noche. Ella durmió poco. Yo algo más. No se separó y pensé que allí estaba el centro.

CORO: Te equivocaste:

KLAUS: Si, demonios, no ví. Pero ví. Ella me dijo después que fue falta de empatía. Y sí, lo fué.

CORO: ¿y qué sentiste?

KLAUS: Me sentí solo. En esa primera vez también. Hasta las 3:32. Allí supe que estaba para ella. Y volé con ella. Esa segunda vez sentí que volábamos enlazados. Que éramos ese otro cuadro. No hubo gaviotas. Había manadas de flamencos. Verdes. Y azules. Existían. Lo Juro. Pero entonces me sentí solo. Esa mañana no encontré la canela. Había ceniza. Me había perdido. Ella estaba lejos. Se duchó durante una hora. Yo la esperé sabiendo que se iría como la primera vez. Pero esta vez sí habíamos perdido algo. Yo lo había perdido.

CORO: ¿Y por qué no te dejó en ese hotel?

KLAUS: Quizá por que esa noche, durante unos minutos, durante unas horas, me había querido. Imaginó un desplome y no quiso ser la culpable. Yo lo supe. Y fui cobarde por que lo acepté. Desayunamos. La llevé a casa y de camino me propuso un pueblo de mar con marinos, y terrazas con luces y sombras.

CORO: ¿y la ternura?

KLAUS: No me dejó acceder ya.

CORO: ¿es un reproche?

KLAUS: No. Un no rotundo mar. No estaba allí. Nadie puede amarrar a una gaviota a la mesa de una terraza, joder. Y si es posible yo no quiero hacerlo … Entonces se fue al baño. Supe que le llamaría a él. O le escribiría.

CORO: Decirlo ahora es ventajista

KLAUS: No, no lo es. Lo supe. Pensé entonces que ella había sido capaz de entregarse desnuda esa segunda vez, pero que algo dentro de ella tiraba fuerte para buscar una razón más para amar a esa sombra. Ella sabe que no le hará feliz, por eso necesita , pensaba yo, un barco que le lleve lejos, para que al remar de vuelta pueda buscar esa palanca que necesita en una aventura que sabe que no la coronará, pero que es en la que cree. O quiere creer.

CORO: ¿La acusas ahora de impostura?

KLAUS: De nuevo no. Ella era trasparente. No pude enfadarme con ella nunca. Supe a que territorio llegaba desde mi campo de batalla. Y ella me entregó mas de lo que yo esperaba. Me entregó una ternura a quemarropa durante un tiempo. No se cuanto. Pero esa ternura, demonios, era un continente.

CORO: ¿se fue entonces?

KLAUS: No. Quiso demostrarme lealtad. Agradecimientos para ella. Y no supe negarme por que vislumbré que era, probablemente, la ultima vez. Y esa vez fui egoísta. Quise quedarme con ella hasta que las ganas le vencieran.

CORO: ¿te dolía?

KLAUS: No. Entonces no. La primera vez no esperé los comienzos de la segunda. Me había dado todo lo que la sombra le permitía darme. Todo lo que ella había dejado vacío. ¿Cómo iba a dolerme esa generosidad? ¿Cómo dolerme si había excavado un hueco para mí?

CORO: Lo repetiremos para ti. Nunca es triste la verdad lo que no tiene es remedio.

KLAUS: Serrat. Sí.

KLAUS: Luego hubo una playa. Y por un instante surgió algo de ternura. Fumé en su boca. La acaricié. Me besó. Y hubo un SMS. Y volvió lo real. Si se hubiera tratado de una batalla en ese momento me habría sabido perdedor. Pero no lo era. Juro que las batallas las libro en otras partes. Con otra gente. Con el tipo de los pelos del sábado en Madrid, por ejemplo. Con él era una batalla. Y ganamos los dos, claro, por que era un terreno demasiado fácil. El sexo siempre lo es. Aunque ahora un SMS de él. Parece indicar que hubo más. Pero no lo hubo …


CORO: Te pierdes. Te da miedo terminar.

KLAUS: NO. He leido algo que me ha hecho de nuevo invulnerable. Al menos de momento. Quizá solo este instante.

KLAUS: La dejé en casa y no quiso que nos despidiéramos. Antes escuchamos música. Y hablamos. Y reímos. Ella como amiga. Yo como un bandido, entonces sí, robándole caricias. Y una manos que entonces me parecieron todas las manos.

KLAUS. Y se fue. Y supe que algo había terminado para ella. Que yo tenía que terminarlo también. Y “robé” un coche para no coger un avión que me parecería una huida en blanco y negro. Y llegué a Madrid. Y la leí. Y lo supe. Supe que donde yo vi ternura ella no siempre la vió. Y que donde ví desesperación ella vió pelos arrancados. (perdón Androgen, pero no es lo que parece. No fui un monstruo. Quizá un torpe, ya tu sabes de Morini …).


CORO: ¿Y que pensaste entonces?

KLAUS: Pensé en el aire acondicionado del primer hotel. De que tardé demasiado en encenderlo. Pensé en que había dado la vida en esa historia. Pensé que la había amado. Y que la quería. Pensé que ella no me cobraba peaje por lo que dolería menos. Pensé en el significado de la palabra “nunca”. Pensé en alguien que la leyó, que me leyó, y me pensó en callejones oscuros. Pensé en que tardaría en olvidarla. Pensé en que era una lástima no tener la llave de ese espacio que no pudo abrirme. Pensé en que no había sabido ocupar el que sí había reservado para mí. Pensé en que me hubiera gustado conocerla cuando no tuviera mochilas.

CORO: ¿era ese el problema?

KLAUS: No, carajo. No me voy a esconder sólo en eso. EL problema fue la empatía, lo dijo ella. No supe ver. No llevé mis gafas. Iba demasiado limpio. Pero habría ido así siempre. Desnudo. Pensé que me hubiera gustado que viajase al sur. Qué sur no importa si hubiera sido conmigo. Pensé que la había perdido y necesitaba un maillot nuevo. Por eso sucedió “AC”. Y sucedió el hombre de los pelos. Y sucedió “CV”.

CORO: ¿O sea que la has olvidado?

KLAUS: Ni de coña. Otra vez os equivocáis. Una cosa es ser implacable y luchar por no caer en el abismo de la ansiedad que causa la distancia emocional, y otra no saber lo que siento. La certeza es que aún la quiero. Por eso, y para dar la razón a P.P. esta vez, si me das a escoger entre la vida y al arte, prefiero vivir. O como decía ese urquijo que se murió a 200 metros de mí, si me das a escoger entre tu y mis ideas, me quedo contigo. Me quedo con ella.


CORO: te engolaste de nuevo, klaus. A ella no le gustará.

KLAUS: Verás, yo soy un poeta …

CORO: Unas palabras para terminar este interminable post …

KAUS: “I am this fiery snail / Crawling home”…
un beso

El cielo huele a carne quemada/ soy una cortina que arde/ soy agua hirviendo/ soy una serpiente soy un pedazo de cristal que corta / soy sangre soy ese caracol fogoso que se arrastra camino a casa”
Charles Bukowski

5 Responses to “… I am this fiery snail / Crawling home … (Charles Bukowski)”

  1. candelaarias Says:

    LOS COMENTARIOS DE SABBAT:
    .
    Lo que he escrito es demasiado largo para dejarlo aquí… me lo llevo si no te importa a dónde tú sabes…
    .
    .
    Sobre la cita… “si me das a elegir entre la vida y el arte, escojo vivir”

    ¿Quién es P.P?
    .
    .
    ¿Me lo explicas? Me gustaría entenderlo…:
    ”La conocí cuando se había declarado una guerra. Cerca había un niño que dormía en el hielo (Lope siempre vuelve). Y una princesa dormida a la que ya no quería despertar.”
    .
    .
    – ¿Y por qué a las dos treinta y dos?

    – ¿Y qué se supone que te di? porque no, ‘NO LO SÉ’… ¿te molesta que te haga estas preguntas? … Son las que a mí nunca me hacen… las que se pueden malentender…

    ¿Crees que Norton se colgó de Morini porque fuera torpe o porque le fue inevitable? Yo me sé la historia de un paralítico. Me la contó mi abuela y sucedió cuando aquello de la guerra… una mujer en la fabrica, lo contaba, él le hacía el amor con la boca y con los dedos, no tenía pene… ¿te suena? … pero dime, ¿y tú por qué sentiste que tenías algo que ver con un tipo prisionero de una silla de ruedas? La primera es mi historia de amor… no tiene por qué ser mutua pero es la que subsiste golpeando las puertas de mi memoria poética… lo siento de nuevo klaus… pero me la contó mi abuela…
    .
    .
    Claro, la ternura era más grande que el mar porque veía al mismo niño risueño que en la foto antigua abrazaba al oso… Era esa imagen infantil… la del ‘hermanito’ … ya sé que he prometido no llamártelo…

    Si te acuerdas en la pizzería ocurrió la primera vez que fui al baño y se me cambió la cara, cuando volví ya no quería besarte tanto y yo no soy de las que guarda la etiqueta si el tío me importa… y de verdad que no era que tú no me importases, era que no me importabas de esa manera… si lo hubiera sido, jamás me hubiera comido tus cortezas… eso sólo se hace cuando sientes mucha confianza, cuando casi es una confianza de andar por casa :)

    Lo que ocurre es que luego vinieron las mistelas, tres, que anda cómo pegan y yo me relajé … de esa otra manera, moralmente, ya tú sabes (eso me lo quedo) ;)
    .
    .
    Y además, estuvo bien aquello de las tipas de la terraza, ¿no? Yo creo que nunca lo olvidarán, te olvidarán… van a soñarte durante toda su vida, yo lo haría, te lo juro, de no saber lo que sé …

    Y tienes que decirme que capítulos me leíste para encontrarlos entre la marea de la obra… sobre todo el de la playa… ese me fascinó, aunque ya sabes lo que pienso del amor de Cortazar por la maga, o del tuyo por ambas… y estoy con el coro en eso de contar lo que te ocurrió con aquella mujer, el polvo memorable que os echasteis y luego lo del carné…, a mí me encantaría volver a escuchártelo contar… en serio. Cerraría los ojos, te lo juro :)

    Yo creo que una playa como esa admite que convivan en ella cientos de recuerdos fantasmas y de deseos… yo la pasee una tarde con mi hombre del tatuaje, fue la Vez… y aquella misma noche, cuando ya no había sol al que odiar y mi pelo era del color de la noche, comencé a pasearla en sentido contrario con él, aunque luego de improviso le hice girarse y darnos la vuelta… quizás porque presentí hacia donde nos dirigíamos, hacia nosotros que no mucho después ocuparíamos, como lo hicimos aquellas escaleras… yo entonces ya estaba enamorada y ya sabía que él no me correspondía… a veces ocurre, ya tú sabes… pero no voy a mentirte, creo que no dejaré de luchar, no así, a la primera de cambio…
    .
    .
    …porque lo cierto es que aunque tú pienses que nunca me haría feliz, ya lo hizo, lo hizo durante meses… y fueron los meses más felices de mi vida, los únicos meses felices… lo que ocurre es que yo soy un desastre cuando me enamoro porque entonces me creo que todo irá mal y lo consigo… consigo que todo vaya pésimo
    .
    .
    Y sí en la escaleras de la playa no pensé pero para mí eso no es Amar… es sólo dejarme ir… habíamos fumado, dijiste que era María, creo que lo era… a mí me hace un efecto distinto… me da más la risa, no sé por qué y la risa en la Vida, la vida que te entra por los pulmones y te bambolea a bocanadas… Me dio la risa klaus y lo mismo que te amé podría haber amado al primer extraño que me abrazase como tú lo hacías… también deposité dolor, te conté, lo que ya sabes, el por qué llegamos nosotros a ese antifaz… el dolor de pensarte no querida… Me sentí muy triste cuando me di cuenta… ¿cantamos a Sabina?… pues eso, compañero, ‘Yo quería quererla y ella a mí no’ ‘Yo quería quererle y él a mí no’. Y tardé en Olvidarlo… oye, ni se sabe tú :'(

    Y podría haberte llevado a otro chino si me hubiera importado mucho lo que pensasen de mí, había otro dónde la playa, en la misma recta… pero puede que inconscientemente ya quisiera mantenerme separada de ti porque en aquel humo, además de las risas, hubo más certezas, más certezas de las que crees, todo el puñetero tiempo las jodidas certezas…
    .
    .
    ¿Nos amamos en la playa? ¿Dices? ¿Te acuerdas de cómo arremetí contra Patricia? Es que detesto con toda mi alma a los psicólogos. Ni siquiera era nada personal… Arremetí contra ella porque era contra quién podía arremeter por ser la que conservaba el criterio más lúcido y aún así, ser incapaz de comprender Nada… ¡Me jodió que supusiera cosas que no era! y sobre todo que una mujer fuera incapaz de imaginarse el Dolor… Tengo un defecto brutal: Mis Despechos. Yo los llamo así, lo peor de mí… El antifaz y todo el revuelo que levanté no fue más que eso… un espíritu con el bazo dislocado, por no hablar del corazón… no sea que Cecilia B. nos enchufe en uno de sus programas para lavado de memos de colores delicados y muy sucios… es que en el cantábrico ya se sabe… las mareas negras del Prestige aún rondan las escaleras :)
    .
    .
    ”ALVITE: La pasión mas encendida se muere por que aprovechaste para echar tus bragas en la bolsa del pan …”

    Esa frase… qué dice… qué dice realmente… aquí hay algo oculto, algo importante de ti… Sigo queriendo ayudarte a encontrar tu mito… ¿Quién es Alvite? ¿Otro personaje de Shakespeare?
    .
    .
    Y sí, lo de la falta de Empatía es cierto… te conviene aprender, estoy segura de que te has equivocado otras veces y que yo desde luego no fui la primera… Siento que eso duela pero es así… Aunque yo cuando me equivoco, me equivoco el doble porque me equivoco hasta sabiéndolo, por eso no tiene perdón…
    .
    .
    ¿Y esto?:

    ”Me sentí solo. En esa primera vez también. Hasta las 3:32. Allí supe que estaba para ella. Y volé con ella. Esa segunda vez sentí que volábamos enlazados. Que éramos ese otro cuadro. No hubo gaviotas.
    Había manadas de flamencos. Verdes. Y azules. Existían. Lo Juro. ”

    ¿Me lo cuentas? Me gustaría tanto entenderlo…
    .
    .
    Y sobre eso de no poder enfadarse con alguien… de poder dolerse pero no enfadarse… es lo que a mí me sucede con él, ¿entiendes? Por eso supe que era Amor, por eso me dolió que lo tuyo fuera a serlo, porque no iba a poder ser, no te lo merecías… yo no soy de sostener engaños, sólo si me los creo, si me los logro creer :'((
    .
    .
    ¿Qué fue lo que leíste que te hizo invulnerable? ¿una despedida? No lo era… era un gracias atrasado, el que él me entregó como un testigo y yo quería devolverle sin que pareciera que se lo repetía… Sinceramente, no creo que yo deje de luchar, aunque él no me conteste… si tuviera amistad para darle pero no tengo ni una gota, todo se lo tragó el amor, todo el sentimiento, ¡joder!. Me hubiera reído si alguien me hubiera hablando de esto antes de aquella madrugada en que le Suspiré… antes de la cena, antes de que se fuera al baño, antes de que fumáramos la hierba… Esperé estar salvada cuando nosotros la fumamos; creí que bastaba con eso, con fumar para enamorarse, quería desvirtuarlo. ¡Joder! DESVIRTUARLO………
    .
    .
    Yo no tengo quejas de tu escritura engolada. Al contrario :))

    un abrazo klaus… uno de mis abrazos

    Y sé que esto es el principio de una buena amistad

    Siempre dije una cosa que por fin sé que puedo hacer cierta.

    Lo decía con 19 años, cuando Nora me preguntaba: ¿No te vas a acostar con Jose? Mira como sufre por ti. Y yo le dije: ‘Oye que yo no tengo bálsamo en el coño’… y luego fue cuando se me ocurrió aquello que repito, sin arrepentirme, hasta hoy:

    ‘Haz de un amante un Amigo, si puedes. Pero nunca hagas de un amigo un Amante’

    (en mi caso es imposible porque para mí el Amor es la guerra… como bien dice el hombre del tatuaje, soy una guerrera… pero no dudo que en otros casos se pueda…)

  2. candelaarias Says:

    COMENTARIOS DEL ESCRITOR DEL RELATO A LAS PREGUNTAS DE SABBAT:
    .
    .
    klaus a Sabbat sobre P:P:
    P.P. es Patricia. Esa frase me la regaló una noche hablando de tí. O hablando de mí. Me reí por que no estaba de acuerdo. Sin embargo cambiaron las tornas. Y no dejé de pensármela.
    .
    .
    klaus a sabbat sobre la guerra y el niño del hielo:
    “La conocí cuando se había declarado una guerra. Cerca había un niño que dormía en el hielo (Lope siempre vuelve). Y una princesa dormida a la que ya no quería despertar”.
    Estuve enamorado de una mujer que destrozaba mi vida. O al menos la desubicaba. En esos tiempos estalló la guerra. No quería estar dentro. No quería estar fuera. Dolió menos de lo que pensaba por que ese niño que dormía en el hielo no lo había pasado bien con esa historia. AL principio le juzgué mal por ello. Le acusé. Pero ahora sé que solo estaba intentando sobrevivir.
    .
    .

    klaus a sabbat sobre las horas:
    Las 3:32 por que lo ví en el reloj de la TV de ese hotel sin insonorizar.
    Sé que no supiste lo que me diste. Eso me lo guardo no sea que al sacarlo a la luz, se deshaga. Sé que me permitirás eso.
    Morini. Se fué con Morini por que le fue inevitable. Él se dijo torpe porque no habías sido capaz de verlo antes. Por que había deambulado sin decirle a ella, y sin ver de ella. Se fué con Morini por que era la única posibilidad. Para no morir entre el fuego del español Espinoza y el amor (que dejó de ser) del francés Pelletier. Su parálisis es solo una metáfora de lo que tardó ella. de lo que tardó el. en darse cuenta
    .
    .
    klaus a sabbat sobre la terraza:
    ellas no te olvidarán a tí. Es a tí a quien no se quitaran de la cabeza.
    Esa historia … no la contaré ahora. Quizá en otro momento. Pero solo si cierras los ojos.
    .
    .
    klaus a sabbat sobre la playa:
    Tu llena de certezas. Yo solo con una. Y fue en esas escalinatas. No, ahí no pienso hacerte caso. Como decía groucho ¿a quien piensa hacer caso a mí o a sus propios ojos?. Pues eso. Que lo ví.
    .
    .
    klaus a sabbat sobre amar en la playa:
    si. reitero que sí. y arremetiste contra ella, si. que cuando lea esto, si lo hace, recordará a otra mujer arremetiendo contra psicologos. lo mejor es que ella no ejerce, claro. ella es solo mi amiga. nada mas. el psicologo me cobra un huevo. ella me invita a ganchitos.
    .
    .
    klaus a sabbat sobre el Alvite:
    NO. Alvite es un escritor, un columnista mas bien. Luchó un tiempo para parecer maldito hasta que lo consiguió. Alvite transita por la novela negra, poseyéndola. Consigue vomitar historias sin apenas digerirlas. Él sí escribe a quemarropa, Sabbat. Esa frase me persigue. No siempre es fácil compaginar lo sublime con la colada diaria. Yo sí. Tu, probablemente también. Ellos no. Podría haber sido hielo esa cena. Y no lo fué.
    .
    .
    klaus a sabbat sobre bandadas de flamencos:
    no, eso no te lo explicaré aquí. Quizá en el mssenger. Quizá por tlf. Quizá no te lo explique nunca. O tal vez sí. Pero existían sabbat, lo juro, no quiero matarlos a todos.
    .
    .
    klaus a sabbat sobre lo invulnerable:
    No, no fue eso Sabbat. Lo que leí no era tuyo. Era de un hombre. Me prestó su armadura un rato y me hizo creer invulnerable. Recién me lo recuerda de nuevo en un SMS. Me escribió algo que me hizo crecer. Ese hombre fugaz me consiguió de nuevo mis zancos. Otro día te lo cuento.
    .
    .
    klaus a sabbat sobre los guerreros:
    yo tambien soy un guerrero, sabbat. Por eso vuelvo a la sierra. Dejo el valle donde no debí bajar. Ahora el horizonte es otro y ya no como gallinas. Cazaré para asentir a quien me llamó depredador. Me alegro de conservar nuestra amistad. Pero no me llames hermanito o te persigo, sabbat. Prefiero compañero. Si. Lo prefiero. Besos desde La Candona. Mil besos.
    .
    .

  3. candelaarias Says:

    EL RESTO DE LOS COMENTARIOS:
    .Ç.

    su:
    Acabo de leer demasiada información de golpe, demasiadas frases que resaltar y demasiados sentimientos diferentes…, no sabría por dónde empezar a comentar, así que, digo, sólamente que yo jamás pude convertir un amante en amigo.

    Quizás sea porque los escojo fatal, y ninguno de ellos me interese para nada más…

    Un beso para Klaus y otro para Imaginate.
    .
    .
    .
    klaus para Su:
    besos también para tí, su. hay que ser valiente y arrojada para llegar al final de este post y de sus 28 comentarios sin desfallecer.

    un beso, si.
    .
    .
    .
    Androgen:
    Yo convertí amantes en amigas. Pero no son las mejores amigas.

    Es mejor tener una persona que sea amante, amiga, pareja, confidente, complice y todo junto en ella misma.

    No me gustan los coros. Cuando me hago preguntas a mí mismo, sé que soy mismo el que me estoy preguntando. No le pongo otros nombres. Pero es un buen recurso literario.

    Un saludo
    .
    .
    .
    klaus a Androgen:
    No es solo un recurso literario. En grecia el teatro era democracia, la gente se levantaba y preguntaba, y protestaba, y manteaba al autor llegado el caso. Los Coros simbolizaban, no lo que pensaba el autor, sino las preguntas que el imaginaba que se harían los otros. De esa manera evitaba el desasosiego.

    un beso
    .
    .
    .
    Mariposas Negras:
    Si tuviera que elegir entre el arte y vivir elijo sin duda alguna el arte. Ese que me hace vivir plenamente mi mundo y el mundo de los que son afines a mi.
    Os leo y vivo, aquí se respira hondo y profundo, tenéis la versatilidad de suicidaros al borde de cada palabra sin miedos y eso me es complicado hallar.
    El río de Cortazar me enseño
    que hablar es la mejor forma de seguir viva.
    Perdonarme a ambos que haya entrado, pero también os agradezco el momento y sobre todo a tí Sabbat el enseñarme este baúl.
    Un beso a ambos.
    .
    .
    .
    sabbat a mariposas negras:
    Un beso lluvia :)
    .
    .
    .
    klaus a mariposas negras:
    estás perdonada. es más, está invitada a contarnos cómo es esa arte que te hace pegarle un caderazo a la vida.
    un beso
    .
    .
    .
    Detestada (1 de 2):
    “Es que detesto con toda mi alma a los psicólogos”. ¿A TODOS?. Guau. Yo,
    sin embargo, por más que me esforzase, no lograría detestar con toda mi
    alma a, digamos, los fontaneros, ni a los administrativos. Jamás a las
    asturianas ;p
    …Por cosas como esa frase es que elijo la vida al arte, porque la
    hipérbole es lo que tiene: mucho ruido y pocas nueces. Y ustedes dos, a que
    negarlo, tienen un puñao de arte. Y lo saben, diablillos. Cambiemos el
    anacrónico eslogan marxista por el post(moderno):¡Engolados del mundo,
    uníos!jajaja.
    Un placer leeros. (…)
    .
    .
    detestada (2/2):
    (…) Al principio lo hice porque ese caracol fogoso me lanzó
    el quite (¿una forma de protegerse porque el depredator también necesitaba
    reservar un billete de vuelta al principio de realidad?,¿un acto de
    narcisismo?, ¿compartir el juego con un testigo conocido?)y ahora lo hago
    con una franca curiosidad (pero sin la bata blanca puesta, que nadie grite
    ni se estruje los dedos). Al transparente reproche acerca de mi ignorancia
    sobre el dolor (creo recordar que era con mayúsculas ;”una mujer incapaz de
    imaginarse el Dolor”), te diré lo que ya sabes, que va a ser que sí, que si
    imagino el dolor, lo imagino, lo vivo, lo conjugo, lo enjugo, lo, lo,lo…y
    , en definitiva, solo puedo robarle las palabras a Jacques Derrida:
    “Sin saber —en lo esencial—, sin saber nada, me adelanto. No tengo nada
    simple ni simplemente posible para decirles, y en el fondo no sé nada. Ni
    siquiera sé cómo confesarlo, eso, que no sólo no sé nada sino que ni
    siquiera sé dónde meterme, yo y mi no-saber, no más que mis preguntas sobre
    el saber y el poder, sobre lo posible y el más allá de lo posible. Para
    comenzar, no sé con qué, con qué título, ni con quién autorizarme, sobre
    todo no conmigo mismo”.
    Lo dicho: un placer. Saluti a tutti.
    .
    .
    .
    klaus a la detestada:
    compañera psicologa. acertaste esta vez en las tres. si. te di las coordenadas de clepsidra para tener un cabo del que tirar si me llegaba la narcosis del nitrogeno, como un acto de narcisismo, si, y para compartir con usted esta historia. sabbat me pareció fascinante, y nada mejor que compartirla (virtualmente entendámonos).
    Y quizá lo hice, pat, por que yo sí sé que conoces ese dolor aunque lo ocultes tras tu disfraz de avutarda. Uno estuvo cerca entonces, ya usted sabe.

    un beso

  4. Ana Says:

    He devorado las palabras.

    Estoy un poco perdida pero he devorado.

    Releeré, hay frases que me quedaré con tu permiso.

    Ayer también recurrí a Nicoletta Tomas.

    Beso.

    ___________________________–
    _____________________________

    Hola Ana :)
    Estoy componiendo unos diarios para la página de la mística oscura… Entonces edito por experiencias..
    Esta es aquella ocasión en que Sabbat estando muy colgada del hombre del tatuaje… se disgusta mucho porque al parecer ellos no sienten lo mismo. A mediados de Junio conoce a un tipo, un desconocido que le escribe a través de su blog, y como está despechada decide tener una aventura con él en un hotel… la experiencia del desconocido y el antifaz. La guía está aquí:
    https://criaturasimaginarias.wordpress.com/2008/02/06/guia-para-encontrar-el-orden-en-la-experiencia-del-desconocido-y-el-antifaz/
    Se ven en ese hotel. Follan durante 13 horas. Ella no se quita el antifaz y se niega a verlo y además ocurren otras cosas anormales… producto de su despecho…
    A la semana vuelven a encontrarse… Es lo que ves aquí ahora en portada.
    Para ella todo va mal porque el tipo no la enamora.
    Para el tipo todo es diferente porque sabbat le ha gustado…
    Entonces le pide que le deje contarle la historia como la vivió él..
    Y es esto que lees.
    Y ahora ella empezará a contar como fue que la vivenció ella.
    Mezclando cosas que publicó acerca de ello… y correos que nunca fueron publicados :)
    Espero que ahora te pierdas menos.
    Besos :)

    Sobre lo de las frases… no son lo mismo que las imágenes… si son de klaus debes pedirle permiso a él… si son de sabbat… allá tú …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s