La resaca de l’amuravela

julio 4, 2005

No quería salir huyendo de esta relación fallida como de todas las anteriores, y por eso le propuse que fuéramos hasta Cudillero

Quinta de los Selgas

A él impresionó la vista de el Palacio de los Selgas desde la carretera

El pueblo estaba en fiestas… y recuerdo un tapiz de pétalos de flores sobre el suelo que ni al regreso de nuestro callejear me atreví a profanar… se esperaba la procesión… era, como nosotros, la resaca de l’amuravela… el día después de San Pedro.

Cudillero

Descendimos por las calles empinadas hasta encontrarnos el amasijo de gentes, la marea de los creyentes pisuetos; el marinero es muy devoto de sus creencias, supersticiones y rituales y los foráneos, contagiados, conmocionados o conmovidos por el acto sacramental. Klaus me sugirió que nos detuviéramos y esperáramos el paso del santo pero yo me empeñé inexorable en ir contracorriente. Hasta que fui a dar con una zona de terrazas y sombras…

terrazas en Cudillero

‘Direcciones Contrapuestas’, volvió a repetir él dejándose arrastrar por ellas.

Luego lo que parecieron cientos de cohetes nos atronaron. Y minutos después, estos, los palos que los sostuvieron, caían sobre las sombrillas y los toldos en una lluvia de maderas. Hacía fresco y yo bebía un te con limón para asentar el estómago. Luego siguió cayendo espaciadamente algún palo extraviado mientras charlábamos y llegaban las cañas. Mujeres y hombres, y más mujeres, y Luis V., el demente Luis V., y la India, planes de boda, Elena, Patricia, Paloma, Ana, sobre todo aquella Atenea que le prohibió que se enamorase de ella o la quisiera… o tal vez esa fuera Marta…yo sin besos, sin contacto de manos, yo y mi gatuna independencia; porqué será necesario explicarlo todo … soy cariñosa, creo que mucho, puede que excesivamente pero no me gusta el contacto físico todo el tiempo, necesito mi espacio, mis ausencias… mi yo ahora conmigo y sólo porque quiero, y entonces no soporto ni se que me pida un beso, ni la mano, ni una mirada de afecto. Y además las evito… Yo cuando soy sólo yo y no un tú de nadie… cuando no estoy dispuesta y detesto los nosotros comprometidos, los nosotros a todas horas, los nosotros asfixiantes y cansinos. Siento la necesidad de escaparme forzosamente de esos nosotros y pienso en el hombre del tatuaje, pienso que el hombre del tatuaje es exactamente así, una necesidad de ensimismamiento constante que a veces inclusa abandona si él lo desea; entonces recurro al baño como excusa de privacidad y me permito tomarme la licencia de llamarle, aunque no sé ni qué diablos le digo a su contestador.

Librer�a Paradiso

Probablemente que estuve en Paradiso, la librería, preguntando por el libro que me recomendó… y que era un libro imposible porque estaba agotado, que necesitaría otra opción. Ese hombre es un hombre feliz y solitario y no comparte a sus poetas solitarios como él con nadie… aunque una vez hubo una mujer… él pensaba que era algo sabroso e iba a abrirse pero entonces ella se cerró en banda y se lo puso muy difícil…era una Atalanta veloz aunque ambos procedían de la misma vertiente de la felicidad… la de las solitarias soledades compartidas con las sombras y la luna… ella un cuadro de Friedrich de mujer en ventana, él un monje bajo el manto diurno y azul del cielo como campana… una pequeña figura oscura sobre el confín de una tierra… o del fin del mundo

Entonces regreso a la mesa y hablo de las fotos que cuelgan de las paredes del restaurante, blanco y negro del pasado pero omito terca el hablar de esa petición de auxilio del presente… esto se acabó, digo… me equivoqué, no hay sentimientos… el sexo sin sentimientos es horrible… no sé si estás enfadado conmigo… estoy harta de follar… yo entonces soy una cripta sellada y en ese restaurante ponen un arroz caldoso con bogavantes pero yo no quiero quedarme a comer en esa terraza porque me he destemplado y caminamos hasta el puerto donde Klaus contempla un faro bellísimo sobre un acantilado cercano… un faro que de ningún modo se parece a su ‘puto faro’, como él le llama… los paisajes de mi tierra son agrestes y asombrosos…

Cudillero

 

Klaus no es farero pero los proyecta o los construye. Se especializó como ingeniero en puertos marinos y presas y por eso lucha contra una ola a la que trata de encarcelar entre sus ecuaciones matemáticas… klaus y la tortura… siempre los sentimientos como mazmorras y maquinando el cómo darle mordiscos a un corazón para seducirlo…

Vista de Cudillero

Paseamos por el puerto y yo me desangeló aún más… sigo sin querer que me arrope entre sus brazos y a él le parecen una tristeza las atracciones ambulantes del muelle… la lonja se tiñe de azules profundos y de azules turquesas y hay un carrusel con caballitos de colores y crines desteñidas y coches rojos deportivos de hace mil años, un claxon, y hay un vai-ven dónde experimentar vértigos en miniatura… Klaus ha perdido al niño que fue o guarda el alma de la infancia de un niño de Madrid, de ese frío de homigones grises que él describe en todos y cada uno de sus mensajes de teléfono móvil… pero en este trapecio de muelle que pueblan más de media docena de tenderetes de feriantes que pronto levantarán el vuelo, a la tarde, presupongo que la alegría correrá loca como la sidra escanciada, que luego hay que saber mear y tal vez ni siquiera nadie echará de menos los parques de atracciones en los que piensa klaus y por los que le pesa la pena, ni el algodón de azúcar o los churros que yo no veo… ‘Después de haber conocido los de verdad… ¿quién querría esto?’… pues yo misma, le digo, porque cada cosa tiene un momento y una magia… Se trata de vivir el instante… ¿Será por qué no he conocido los prodigiosos de verdad? ¿O será que esa sensación de decadencia a mí sólo me ocurre con el amor y los hombres?

Una interrupción… ahora voy al baño, ahora regreso… ahora escribo un mensaje sms… Me doy cuenta de algo ahora… Me doy cuenta de que lo estoy contando todo otra vez…

… como si los detalles fueran el mapa de un itinerario…como si sólo viviera para dibujar cartas aéreas o marinas de navegación y me pregunto porqué aún no he sido capaz de hacer eso con lo nuestro… porque sólo puedo escribir instantes de felicidad contigo y no puedo separarme de tus labios en la estación…

… gracias por 22 horas de felicidad inenarrable… … y ahora mi estómago me recuerda que en él existe una puerta por la que se abre el infierno y que debo de sujetar con fuerza si no quiero que el abismo me mire desde sus ojos pero es tarde porque de nuevo me siento borracha de debilidad y mis piernas flaquean ante el deseo de dejarme caer… no he sido fuerte, no he resistido a la tencación de mirar atrás… y ahora le echo de menos como nunca. Hace más de una semana que le escribí: … y ahora yo sé que estoy locamente enamorada de ti y puede que tal vez klaus esté locamente enamorado de mí… … El secreto para resistirse, claro: el sentimiento por otro… yo lo perdí con él pero lo mantuve con él, y por eso con klaus no existe el poso emocional…

One Response to “La resaca de l’amuravela”

  1. candelaarias Says:

    Autor: X.
    Aunque vivamos el instante, el fantasma del recuerdo a veces pellizca, y causa dolor. Pero las cicatrices quizá nos hagan ansiar más vivir los instantes.
    No tienes por qué tener sensación de decadencia. No creo que hayas sido ni derrotada ni decadente. En cada relación se aprende sobre ella, sobre los otros y sobre nosotros mismos.

    Fecha: 04/07/2005 12:03.

    Autor: Alma
    Ains, no te preocupes, todo salió perfcecto porq de cada momento se aprende una cosa nueva;)
    a sabes: No te acostarás sin aprender una cosa más, quizás la lección no la sepas en ese momento, pero cdo te pongas a repasarla, verás q sí hay algo q aprendiste;)
    Volveiste a cmbiar la imagen del blog, eh!!! ;)
    Cuídate, besos y un big abra:
    Alma;) (f)

    Fecha: 04/07/2005 15:38.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s