– La princesa que creía en los cuentos de hadas – Marcia Grad –

julio 7, 2005

Asunto: Lo que le falta al comentario de hoy

Lo primero esa comparación entre voces. Lo que hace tan excitante la tuya y lo que ahora le ocurre a la de klaus… porque klaus comenzó siendo sólo una voz, como tú… tengo por aquí todavía grabado un programa de televisión  donde participabas… uno acerca de la vida después de la muerte y esa analogía tan fascinante de la ventana y la oscuridad , y creo que te conté, aquella vez antes de conocerte y cómo al escucharlo con Max me volví loca… porque tu voz es distinta siempre, le ocurre eso, no sé nunca con qué matices me vas a sorprender en ella… y bueno klaus me llama esta tarde. No hemos vuelto a hablar desde que abandono su coche… y a ver ¿cómo me siento? Me decías hoy que divertida pues verás… me siento estupenda porque creo que he dominado esa situación a mi antojo y hubo momentos muy duros y difíciles pero no me preocupó ni perder el control cuando estaba fumada… eso sí, verás, no se me ocurrió fumar cuando él me lo sugirió y de hecho creí que no volvería a fumar con él después de lo que había sucedido a última hora en la habitación del hotel… entré en el baño y algo en mí gritó que quería morirse si ese hombre no dejaba de intentar tocarlo… era la voz de una niña, te lo juro pero no una voz en la cabeza, no te vayas a creer que estoy loca, era una voz interior y era la misma voz que estuvo contigo en la estación de los autobuses, la voz que estuviste besando cuando dejaste caer tu portatil al suelo, la voz de esa mujer que luego a ratos estuvo contigo en aquella cafetería y la voz de la mujer que estuvo en la cama, la que te miraba desde el abismo, la de los ojos del taxi dónde tú te veías… la que yo digo que es mi princesa y espero que sea eso a lo que tú llamas así, ¿o lo llamas así por mí? ¿sólo porque sabes que me gusta? porque entonces prefiriría que no, que si no lo sientes no lo llames de ninguna manera… una vez leí un libro de Marcia Grad, y joder me encantó, me ayudó a crecer aunque yo ya lo sabía casi todo, casi todo lo que se decía allí y hay un fragmento… Espera que he ido a buscártelo porque quiero copiártelo como es, como lo leí hace ya muchos años y que tanto me impactó:

Dice la princesa victoria… Pero sigo queriendo un príncipe que haga que se aceleren los latidos de mi corazón y que me tiemblen las rodillas cuando me mire a los ojos

Contesta la bruja: Es una idea muy romántica. Te lo aseguro pero para elegir al príncipe azul de tu vida debes pensar en algo más que en mirarte en los ojos de un extraño y sentir que él es tu príncipe

Dice la princesa… ¿entonces cómo sabré que es él?

Contesta la bruja… Por la pureza de su espíritu y la grandeza de su corazón…

la princesa

La princesa que creía en los cuentos de hadas. Marcia Grad (puedes decargártelo aquí)

Vamos, clarísimo. Y yo miraba al padre de Laura y sentía la primera parte … debo pensar en algo más que en eso, la bruja tiene razón, porque aquellos ojos no me hablaban precisamente de la pureza y no sé si conoces este libro pero es fantástico, todas las mujeres que tenemos tendencia a dar con maltratadores deberíamos leerlo porque eso es lo que le ocurre a la princesa victoria, que un día conoce a un príncipe aburrido y que le habla de cosas aburridas, un príncipe que esconde un maltratador psicológico y cómo ha dejado que encerraran a lo chiquito que había en ella en un armario cuando era niña, y eso no ha crecido… ¿y sabes no sé si alguna vez se crece lo bastante? pero en el baño lo chiquito que hay en mí gritaba que se moriría si ese tipo volvía a penetrarla y yo le prometí que nadie la tocaría y esta vez no quería huidas, y me propuse coger la situación por los huevos y controlarla y bueno, cuando comprobé que era yo quien mantenía el control le sugerí que viajáramos (en esa hora que pasé en la ducha los gritos y la preocupación de mi princesa me atronaban… ¡joder y cómo gritaba eso dentro de mí sus no dejes que me toque!, no te haces una idea),… aunque primero estuvimos en una librería dónde pregunté por el libro de Berne y me dijeron que no había nada que hacer porque está agotado y no se reedita (y él sospechaba que era por ti y a mí no me importaba, lo llevaba detrás como una marioneta porque estábamos en mi territorio… allí me encargué tu libro … y nos fuimos hasta Cudillero, a dónde me gustaría llevarte algún día porque te encantará, a ti sé que te encantará … y le enseñé dónde vivía mi abuela pero lo de presentársela… ¡uff! descartado… no es porque el tipo tuviera mal físico, a ver… una imágen…


Es porque no, joder no, yo a mi abuela sólo le presentaría a alguien que me gustara mucho y él no me gustaba… ya te contaré por qué… y bueno después le propuse llegar hasta Luarca, allí seguimos hablando amigablemente y comiendo pasteles; es que primero me lo llevé a una pastelería a ponerme ciega de dulces y carballones (quiero llevarte) y luego me lo llevé al cementerio, búscabamos un lugar porque quería fumarse un porro conmigo pero yo sabía que no iba a fumar, que no iba a fumarme … yo lo que quería era encontrar a mi bisabuelo…

Pero él dijo que por qué no íbamos hasta aquella playa que se ve al fondo … estaba claro que creía que la droga era la solución a su problema… o sea yo que no me dejaba tocar ni acariciar ni abrazar era su problema y no… allí no porque ya eran cerca de las siete y estabamos a unos ochenta kilómetros de mi casa… entonces le sugerí otra playa…

Esta esta a 37 kilometros y es una playa con recuerdos para mí… porque allí pasé parte de mi infancia… mantuve mis primeras relaciones sexuales… y estuve con un tipo que también llegué a detestar… uno que fue mi amante hace casi 20 años… estaba casado y se enamoró de mí … y era también muy pegajoso, ya sabes, las nemotecnias… y aquí fue… ¿Ves dónde está mi bolso? Pues mi teléfono estaba en él y estábamos fumando ese porro, porque al final quise fumarlo, cuando me sentí completamente segura de mí y yo estaba entre sus piernas, al final transigí en eso… porque ya para lo que quedaba… pues paz y concordia y tal y así no me veía la cara y joder, que empieza a sonar el teléfono y eres tú pero yo no lo sé, y tampoco quiero hacerme demasiadas ilusiones porque si pienso que eres tú y luego no lo eres, o sea me MUERO, en aquel momento sentía que me moría… pero no yo, ya me entiendes, eso pequeño que vive dentro de mí y a lo que tú si le gustas tanto. Y él me mira el bolso interrogante como diciendo ¿pero no lo vas a coger?… y yo me adelanto y le digo… ‘Nada no lo cojo que será Nora, como siempre o mi madre que estará como muy mosqueada por la llamada de antes’ . Es que la llamé para preguntarle lo de la tumba de mi bisabuelo pero al final pues como que no estaba enterrado allí y fumamos ese porro y yo por supuesto no me coloco porque no me da la gana, aunque tampoco fumo tanto como las otras veces y sólo le deje que me bese una vez o dos… y entonces ya no pude más con la curiosidad y me levanto de un salto y cojo el teléfono y veo que has sido tú y que hay un mensaje y me separo unos pasos y te oigo y soy feliz y el tío me dice que me siente con él y yo allí de pie escuchándote le digo que no, que no, y tú hablas y me dices que ya me llamarás y como me río y me da la sensación de que él está escuchando la voz, le digo que es la primera vez que escuchas mi mensaje de contestador y que me dices que parezco un extraterrestre, omitiendo por completo esa llamada que te hice yo desde Cudillero y mira no soporto a los tíos posesivos… ¿qué cojones le importaba lo que tú me decías? Es que se estaba comportando como si tuviera algún tipo de derecho sobre mí y menudo agobio, de verdad… no me arrepiento pero hay partes como ese momento que… y bueno, me siento otra vez entre sus piernas pero yo ya como unos cascabeles de contenta (o es con ‘v’ ) y él venga hablarme de una tal Norton de la que se enamoró y que aparece en 2666, la última de Bolaño y venga a compararme con ella y a ponerse melodramático … que si la perdió aquella vez cuando le dejó por el paralítico y ahora va a perderla una segunda… ¡joder! y sólo le faltaba añadir por un tío que la tiene más pequeña que yo pero hostias no es la polla, es lo de siempre, la cabeza del tío al que le cuelga… y ya decido que regresamos para que a él le de tiempo si acaso a coger el último avión… todo lo decidía yo porque él no tenía planes y por el camino de regreso escuchábamos a Sabina y él intentaba cogerme la mano y yo la dejaba así como muerta pero nada más que cambiaba de marcha me la metía entre las piernas, hasta que ya no pude más y le dije que me la dejara en paz, que ya no había ningún nosotros, que ya estaba yo a solas conmigo otra vez y era como me quería quedar… de una sinceridad radical pero por su culpa porque no se quería dar por aludido… y no sabes cómo echaba yo de menos eso tuyo de … ¿te puedo acariciar? ¡hostias aunque sólo fuera para reírme! porque cuando tú me lo preguntabas sé que me daba la risa pero yo recuerdo que te contaba que me gustaban tus preguntas y que lo prefería :))

Y por fin en Oviedo y le digo aparcame aquí, al lado de casa de mi abuela y no nos vamos a despedir y con las mismas yo abro la puerta y no lo miro y abro el maletero y saco mis maletas y ni adiós, le dije… y entré por la puerta, lo tiré todo encima del sofá, y ni le contesté a mi abuela a lo que me preguntó, la mandé callarse y marqué tu número y te conté todo esto. Lo que te he contado ahora pero un poco más resumido y con mucha nostalgia, haciendo hincapié en mucha necesidad que tenía de un abrazo de los tuyos dónde refugiarme y sobre todo te hablaba de tu voz.. de la alegría inmensa que fue para mí oír tu voz en mi contestador, que joder se me ha borrado pero que escuché muchas veces antes de que eso sucediera…

Y klaus hoy me llama y pone como excusa que me tiene que pedir un favor … es que necesita unas fotos para entregar un dosier de esos que le pieden como ingeniero y ahí lo tienes… lo contrario de ti, tú que sólo quieres ser túy no te lo montas de neuropsiquiatra que aparece en la tela y … que Klaus tiene conocimientos de sobra para acceder a mi ordenador y leer estos correos pero que si lo hace… es asunto suyo, ¿no crees? De todas formas yo no le detesto, ni nada así… sólo es que no me atrae, que no le deseo, que no es mi tipo, que a mí es otra cosa lo que me tira y que ahora estoy mucho más cerca de saberlo que antes de esta aventura… sólo eso. Y que luego es estupendo poder contártelo a ti aunque esta no sea una carta en negrita y te la envíe sin corregir. Un beso :)

10 Responses to “– La princesa que creía en los cuentos de hadas – Marcia Grad –”

  1. estefa Says:

    es super chido ese libro leanlo les gustara en serio es el mejor libro de todos es super play

  2. emanuel juan Says:

    me encato este librro es la primera vez que leo como este. =)

  3. emanuel juan Says:

    es lindo tu libro Marcia Grad

  4. Diana Says:

    excelente libro nos aporta mucho para no confundir el amor con el ser dependientes de algo que creemos que es amor.

  5. heidy Says:

    Es el mejor libro que he leido, y eso que he leido muxisimos por que participo en olimpiadas, a todas las mujeres, leanlo, y sepan que valen oro!!

  6. Marlyt Says:

    hola,. m gustaria recibir la segunda parte de LA PRINCESA QUE CREIA EN LOS CUENTOS DE ADAS

  7. Johnk582 Says:

    hi!,I really like your writing so so much! proportion we communicate more about your post on AOL? I need a specialist on this space to unravel my problem. Maybe that’s you! Looking ahead to see you. ddcabgkgbadb

  8. Johnc654 Says:

    I like this post, enjoyed this one thankyou for posting . fkaadkdkckkd

  9. Johnb631 Says:

    As I web site possessor I believe the content material here is rattling great , appreciate it for your hard work. You should keep it up forever! Good Luck. aeffbedeeaeg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s