Asunto: Carta en negrita – iii –

julio 10, 2005

Quiero hablarte de lo de Madrid. Quiero hablarte de la palabra utilizar, de cuando la empleaste, de lo que significo para mí. De todo lo que pensé y descarté. Primero tú a mí y luego yo a ti… quiero hablarte de que ya tengo una alternativa con eso. Esta misma noche surgió pero antes no sabía cómo poder construir una experiencia parecida para ti. No tenía ni idea. Quiero hablarte de cómo funciono yo. Quiero hablarte de que no estoy nada loca. De que funciono muy sobre seguro. Y de que eso es Siempre, que en ciertos asuntos no hay excepciones. Quiero hablarte de cómo… de que yo nunca pongo en peligro lo que me Importa de verdad. Lo siento. Soy así. Muy conservadora. Excesivamente protectora. Sería una madre oscura si hubiera sido madre. No controladora, sólo excesivamente preocupada… veo demasiados peligros potenciales por todos lados.Y sin embargo yo abro puertas pero siempre cierro las puertas tras de mí y tú para mí, aunque no quieras, eres por ejemplo como Alma… no experimentaría con ella jamás. No te arriesgué en aquel paseo. Cuando yo es probable que si me arriesgaría de ir sola, de no estar contigo. Algo me dijo que nos diéramos la vuelta. El instinto de conservación. Yo puedo experimentar con muchas cosas pero nunca con mis sentimientos depositados en las personas que quiero. Lo más precioso que yo tengo te siente, eres importante para esa parte mía, también a Laura, también a Stanislaw (aunque no de la misma manera, o no ya), También al padre de Laura (a él siempre, ¿para qué te iba a engañar?)… Quiero escribirte esas cosas en negrita y más pero no esta noche y que era cierto que regresaste a mi cama la otra madrugada, pero que ayer no estuviste porque no me acosté contigo, hubo otro, y que esta noche volveré a estar sola porque tú has vuelto a alejarte de mí y yo puedo sentirlo, que quiero que lo sepas, que vienes a mi cuerpo cuando te sientes cercano y cuando te alejas yo no puedo pensarte siquiera porque siento que tú no quieres estar… que lo percibo aunque parezca increíble, y que es igual que todas estas cosas que te cuento, te la suden… porque yo voy a seguir contándotelas hasta que me digas que no lo haga. Dime, ¿podríamos programar al menos un encuentro furtivo en mi ducha? Me gusta ponerme contigo muy caliente allí. Yo no puedo follar mentalmente con Stanislaw, se lo he dicho. Ahora podemos ser camaradas espirituales como él quería en su momento pero mi mente está en otra parte. A mi alma es a lo que estás rechazando cuando te alejas. Quiero hablarte de Madrid, de que Madrid se está convirtiendo en un foco de atracción muy poderoso. En una puerta… y ahora ya estoy lista para cruzarla. Pero no te pido que me invites. Ya sé que no lo harás… no, por lo menos, hasta que logre explicarte todo lo que le falta a esta carta en sensaciones. Los por qué. Yo primero sola siempre. Y luego, cuando descubro el camino… y me siento confiada, siempre creo saber cómo y por dónde regresar, aunque los dos sabemos que eso no es posible, que es una puta entelequia :)

P.S: Debería callarme y mentir, es lo que me convendría, por ejemplo ayer en tu contestador cuando te hablo del miedo pero no quiero, sigo queriendo que me conozcas y que luego te alejes aún más si así lo deseas… He probado el miedo con otro antes de sentirlo contigo pero sólo el primer aliento del miedo porque sé que nosotros vamos a cagarnos vivos. Sentí lo cobarde que eras ayer. No sé cómo pero pude sentirlo pero te juro que sentía tu cobardía, la tanteaba y no la mía. No sólo probé la oscuridad con klaus la noche de la hoguera… tomé la decisión de elegir entre no conocer nunca o conocer si deseaba hacerlo. Quiero hablarte del hombre que no era klaus. Y de lo que tal vez habría sucedido si lo hubiera sido. Soy muy compleja a ciertos niveles pero no lo lamento. Cualquier vivencia es interesante desde aquí, desde la complejidad. No quiero renunciar a ella aunque adoro reírme. Sólo reírme y vivir sanamente. Pero quiero y necesito que haya un lugar, un espacio y un momento para todo… para lo complejo y para lo simple, para lo sano y lo deleznable, para lo titánico, y lo hedonista, para Hécate y para mi princesa. Fíjate hasta una expresión dicha en un momento dado, aquella que tú utilizaste, una que no resulte demasiado inocente los sofisticados mecanismos de indefensión que puede poner en marcha: ‘quiero utilizarte’… puede convertirse en un universo atemorizador para mí, un universo en movimiento… mi coño confiaba, sí pero mi mente no es mi coño, ¿o lo es?

Y me muero de sueño, no corrijo, ¿vale? Hay un poema, es de Idea Vilariño. Estoy aquí dice… ven o no vengas, pero yo me estoy aquí esperando, en un lugar del mundo, pero aquí esperando… esperándote.

muchos besos, no sé cómo, porque ahora no sé dónde estás para conseguir que te lleguen. Y ayer cuando me llegó tu mensaje si lo sabía. Sabía que de nuevo estábamos cerca de la felicidad. La felicidad es simple… reírnos juntos. Y más que nada quiero eso… reírme, por ejemplo, cuando no sepas como hacer para que se abra un ascensor o el agua de la ducha, pero contigo… y que no te engañen las letras precedentes. Yo cuando estamos juntos casi siempre soy la que se ríe y no la que piensa tan en balde, aunque piense casi todo el tiempo en balde. ¿Pero a ti te gustaría si no lo hiciera?… sinceramente creo que no. No sé… sólo sé que hoy necesitaría un abrazo, un susurro, ahora escucharte o tal vez levantar la cabeza y verte dormir. Te echo de menos :'(

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s