… aquí, hoy, una, exteriorizando frustraciones…

julio 28, 2005

.

Grito

.

Le decía a Stanislaw hace veinte días que había derrotado a los malos sentimientos pero es mentira. En este momento odio, odio con toda mi alma lo que está sucediendo en mi vida… y eso es que unos albañiles la han convertido en una ruina. Yo tenía paz, aquí tenía paz, este lugar era sagrado, era un remanso de paz, mi remanso de paz pero eso fue hasta el día en que comenzaron las obras en la escalera, hace ya 13 días. Y desde entonces mi sistema nervioso hace aguas. Así que procuro estarme aquí lo menos posible pero este es mi jodido sitio y aunque con los años conseguí ignorar el ruido nutrido de la circulación intensa en la rotonda (este bajo con rejas cae justo al lado de una que es una vía de acceso a la ciudad, con lo que eso supone) sé que no lograré nunca evadirme de ese taladro que dinamita en este mismo instante mi cerebro, y juro que lo único que me apetece ahora mismo, es ponerles a esos dos individuos, que no tengo ni la más remota idea de cuánto van a quedarse, una puta bomba en los güevos y luego reírme a carcajadas cuando sus cuerpos vuelen despedazados por los aires. Y entonces ya veríamos si seguían dándose codazos uno al otro, la próxima vez que me vieran aparecer por la calle. Me imagino que me detestarán tanto como yo a ellos porque vamos, ni por asomo de una visión mariana, les he ofrecido el baño de mi casa para que puedan mear o lavarse las manos. Esto es una guerra psicológica con todas las de la ley. ¡Que les folle un pez y sino la bruja de mi vecina! Y sea lo que sea lo que estén haciendo, yo no lo veo prosperar de un día para otro, ni de una semana para otra, sólo oigo ese machacante ruido del taladro o del martillo y el cincel con el que me los imagino hasta metiéndoselo por el ojo del culo, o la novena puerta como decía no sé quién, Apollinaire tal vez, y entonces soy yo quién golpea. Y encima ayer noche que estoy aquí y que por fin hay silencio, me pongo malísima no sé de qué también (a lo mejor fue una insolación) y me tengo que tumbar en la cama durante horas, con hielo en la espalda y cocacola y con aquel sofocante calor que era insoportable, (me sudaban los pechos como si fueran de cera y se me estuvieran derritiendo en el incendio de un museo) y entonces, ¿qué ocurre? que estalla una de la tormentas de verano más impresionantes que ha conocido esta tierra. Alma decía que cortinas de agua… y yo no puedo verla porque no soy capaz a levantarme de la cama pero tengo claro que mi cuerpo ha empeorado de nuevo porque vuelve a anunciar las tormentas, sí, pero como un ángel perverso atemorizando a una virgen con un parto de gemelos siameses.

Y de resultas al calor y al ruido, y sobre todo a que no lluevo, llueve el cielo pero yo no lluevo, me temo que estoy que muerdo y no va aquella hijadeputa al mediodía (tenía sobre 55 y cara de habérsele cerrado en falso, ya hace un par de décadas) , una que frena justo dentro del paso de cebra para que pase el tipo que está detenido enfrente de mí en él, y en el momento en que yo voy a poner el pie justo delante de su coche, no coge la tía y pisa el acelerador… ¡qué liberación! porque claro yo seguí pasando y me da la sensación de que me la miré como no la habrán mirado en su puta vida, con tanto desprecio que la vi hasta atragantarse. Pero no acaba ahí la cosa, una hora más tarde, dos polis en el coche, con sonrisitas y codazos, y ahí ya no fue desprecio fue amenaza total, lo mismo que si fueran dos borrachos asquerosos, de esos que sólo pueden entenderse con las fulanas (que los hay, ¿eh!, los hay, que tampoco estoy contando ninguna mentira). Y bueno éste es mi estado de ánimo, sólo que las piernas me flojean porque no me acabo de recuperar del achuchón de ayer y tengo una cita con ese hombre que apareció en mi mundo virtual la semana pasada, dentro de cosa de un par de horas y una espina gigantesca, de esas que duelen con alevosía, premeditación y nocturnidad en medio del mentón. ¡Cágate! Y sí, Nora digo cágate aunque tú no lo soportes porque estoy que trino pero que sepas que si todo va bien o todo va mal, luego igual me paso por tu casa para robarte un poco de maría, porque mañana, estoy pensando tirarmelo a él. Y Guzmán me dijo que me la conseguirá para muy pronto el lunes y chica, después de lo que vi en tu casa el otro día… creo que yo también quiero follar con mi marido xD

.

Tribute to Dramatic Chipmunkpsycosis mix

P.S: ¡Vaya! Ahora parece ser que los albañiles están echando un cigarrito aquí al lado de la ventana. Y pensándolo bien, no estaría nada mal, abrir la persiana, así como de golpe y en plan ‘Psicosis’ , con el cuchillo de cortar el jamón que hay en la cocina, y con los pelos como me los dejó Klaus aquella madrugada, arrearles un buen susto para quitarles el hipo. Y si no tienen que lo almacenen para cuando les entre ;)

One Response to “… aquí, hoy, una, exteriorizando frustraciones…”

  1. candelaarias Says:

    Autor: Androgen
    Animo, grita, ruge y haz lo del cuchillo :)
    En mi edificio, como es viejo, cada dos meses tenemos una restauración de piso y ya puedes imaginar el taladro, los martillazos, los obreros cantando a pleno pulmón por el patio (que daño ha hecho el puñetero programa de Operación Triunfo…), el polvo de yeso que levantan, el ascensor manchado de tierra y casi siempre ocupado porque lo usan de montacargas…
    Horrores cotidianos. Espero que terminen pronto y no tengas que ir con aspecto de la madre de Norman Bates mas tiempo :)

    Un abrazo

    Fecha: 28/07/2005 19:36.

    Autor: salva
    Es comprensible que Androgen te aconseje lo del cuchillo :) está pasando por circunstancias parecidas. Bien por tu desahogo en el blog. Los curritos sólo hacen su trabajo. El ruido nos estresa tanto que nos parece que el mundo conspira contra nosotros. Evítalo saliendo de casa, tarde o temprano acabarán las obras. Salud y suerte con la cita.

    Fecha: 28/07/2005 19:51.

    Autor: s
    A Bridget Jones le pasa lo mismo en el segundo libro, pero la obra la tiene en casa en lugar de en la escalera…

    Se que jode en el alma y que lo único que apetece es exactamente lo que tú dices: ver cómo les explotan los huevos y vuelan por los aires, pero.. paciencia.

    ¿Qué tal esta tarde? ;-)

    Tengo gans de que quedemos y hablemos, un beso muy fuerte.

    Fecha: 28/07/2005 21:43.

    Autor: imaginate
    ¡Joder! ¡Qué desastre de cita! :))))))

    Puedo jurar que ha sido la peor cita de mi vida y fijense que yo las he tenido malas pero no tan peores :)))

    Y a vosotros muchas gracias por acompañar. Da gusto llegar aquí y estar entre amigos ;)

    Fecha: 29/07/2005 01:11.

    Autor: Felipe
    Algo peor, cuando no hay obreros, los ruidos infernales de las aspiradoras, y las licuadoras y todos los elementos capaces deproducir ruido, salvo el ruído natural.

    Las malas citas nos ocurren, a todos creo, sobretodo aquellas en las cuales colocamos las más altas expectativas…nos sucede…

    Fecha: 29/07/2005 01:34.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s