Conversaciones de extraños y autobús…

noviembre 20, 2005

.

los yoruba

.

Hay muchos archivos de sonido de ayer. Casi todos de otras personas, de cosas que me han ido contando otras personas. Cuando dicen algo que me gustaría volver a escuchar… las detengo y les pregunto si les importa que conecte la grabadora de sonido, y suelen decir que sí o que no porque no van a poder hablar delante de ella. Entonces lo hago, les digo que es sólo para recordar yo y no les importa. Luego se relajan. Y eso mismo hago conmigo. Cuando me monto en ese autobús la conecto y resumo en unas palabras los dos o tres acontecimientos de esa mañana que no deseo olvidar.

Antes, hace veinte minutos, en el paso de cebra de al lado de la heladería, una mirada…
Y luego unas palabras de un hombre que viene caminando con un grupo de hombres: ‘Dama. Esto sí que es una dama’.

Ayer, para salir a la calle, me disfracé así. Pero luego ya no me atrevo a conectar la grabadora a la llegada a la ciudad cuando me apetece hacerlo sólo para decir: una niña que camina al lado de su madre arroja un blandiblup de color rosa chicle por los aires. Tampoco que veo dos hombres parecidos al Caloma que si se murió. Uno en mi ciudad y otro en la ciudad de Fernando.

Ayer vivo muchas cosas que no tienen importancia o quizás sí. Es un día en el que no dejan de suceder muchas pequeñas cosas de la mañana a la madrugada de hoy. Me encuentro con amigos que hace tiempo que no veía. Escucho conversaciones telefónicas de extraños que viajan en el mismo autobús. Esa mujer del asiento de al lado del pasillo no deja de marcar números y contar sus peripecias. Es dominicana creo, y viste de rosa, del mismo rosa que luego la colegiala arroja por los aires. Y el turco se acaricia la pierna, pero cuando habla con esa mujer a quién le cuenta que no llegamos porque hay un coche atascado en la carretera también se acaricia los genitales. Yo no le miro pero le observo por el rabillo del ojo. Y también que él no deja de mirarme ni un segundo y clava sus ojos en mi nuca como si quisiera voltearme la cara con la fuerza de su mirada y besarme. Está viendo mi escote en el espejo retrovisor del conductor. un sujetador negro que hace que mis pechos recuerden a un tulipán. Y ahora tengo que irme unos minutos que puede que sean horas. Quizás luego entre en detalles de palillos chinos y de librerías de segunda mano y de mujeres druidas y de una religión de Cuba: los yoruba… y también ocurrieron sensaciones e historias extrañas. Y hasta en algún momento… dejó de llover.

.
.

*Enlace recomendado:RELIGIÓN YORUBA

.

2 Responses to “Conversaciones de extraños y autobús…”

  1. tugidaq Says:

    .un besit0 kasandra. yo sigo en mi kapuLLo :), me alegró verte por aki y te tenia ke dejar un beso :)
    .La vida gira y y0 me piens0 donde ir. Poko más. Ke todo vaya bien niña.

    __________________________
    ________________________

    :))
    idem

  2. candelaarias Says:

    Acabo de llegar. Estoy feliz niña luna. Sin hombres por primera vez. No me lo puedo creer. Hoy he visto a Verona. No le entiendo mucho pero bueno. Venga estudia que queda poco de tirón. Yo sigo preparando el viaje… ya sabes ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s