Me traiciono a mi misma.. ¿o viceversa?

noviembre 29, 2005

.

Ventana con mujer y lluvia de Jan Saudek

.

Estaba escribiendo esto en otra parte pero resulta que ya no sé escribir: ’Hoy se me ha movido el piso, en la ducha’… En realidad creo que ha estado moviéndoseme desde mediados de la semana pasada. Pero hoy, en la ducha, ha sido distinto. Ha sido la primera vez que he pensando eso. ¿Recuerdas lo que te dije de esa balsa que era mi vida? ¿del encanto de envejecer al lado de un hombre en el que ni siquiera reconoces un olor? Pues eso es lo que me ha dado vértigo en la ducha. ¿Es eso lo que quiero? -me pregunté con franqueza. ¿O me había estado dejando, definitivamente, seducir por la ronda de la Muerte? Entonces he empezado a pensar como sería una vida distinta: yo sola, Sola, sola, sola… no sola aquí, sólamente, sino sola en Mi propia casa, con espacio libre para mis libros en cualquier parte. Por ejemplo, podría encerrar en el espacio del armario de baño que comparten las toallas y el papel higiénico al profesor Avenarius con sus títulos honoríficos de asno total; o esa preciosa obrita de Roth, ’la leyenda del Santo Bebedor’ al lado de la botella de coñac, entre los vasos del aparador ; o una revista doblada sobre sí misma, esa que tú me compraste en aquel quiosco antes de cenar en el Kebab, en el vientre del jarrón oscuro que ahora ocupan los tallos resecos de los cactus. Y de pronto la idea me atraía como si fuera la jaula de un cocuyo brillando en la noche selvática. Nunca los he visto, por eso utilizo esa metáfora, para tratar de traducir lo inverosímil que me resultaba a mí misma ese pensamiento que hasta ahora me había sido tan ajeno. Estar contemplando la futura posibilidad de envejecer Sola. Escapando a su destino de lamentaciones, como aquel hombre sufí del que me hablaste… O bueno, quién sabe, quizás un día encuentre un aliento como el tuyo y… creo que me estoy encontrando de nuevo con ”mis viejos y queridos sueños” ¿Qué hay de nuevo viejos? ¿Dónde estuvisteis durante todos estos años? ¡Ah, qué emigrasteis a Barcelona como Ana! ¡Qué bueno! ¿Y qué fue de ella? ¿Se cruzó con otro poeta, un juez de paz, un astronauta? ¿Pero no os disteis cuenta de que Yo, yo, os necesitaba? Erais mis sueños, me perteneciais… Y lo importante, ¿recuerdas que te dije que era lo importante? Lo importante es vivirlo, no el con quién. Si lo vives es que era esa persona, seguro. Yo lo viví contigo. Ya sé que tú no, al menos todavía pero tampoco tú venías dispuesto a entregarte. Sí, ya sé que a darlo Todo, sí, y lo diste pero no a entregarte. Yo sí. Tuve esa suerte. Aunque no soy yo quién ve a su madre en el campo rumiando hierba y a quién la buena señora le explica, que ese es el problema: la entrega, querido mío, la Entrega, la entrega absoluta, por lo menos al instante… La Entrega es una condición Emocional indispensable. ¿ Y recuerdas lo que te pregunté? ¿Crees que seré la misma, mañana? ¿Y qué dijiste tú? Que sí, que por supuesto, que claro, que siempre lo había sido ¿no? Pues no fue así. Pero me imagino que fue cosa de aquel rayo, de lo que me pareció un rayo que atravesaba mi cerebro y lo hizo temblar todo en él durante no sé cuánto tiempo. ¡Dios, creí que iba a morirme allí mismo sobre tu boca! Pero sólo era la vida la que me atravesaba(o el Deseo, no lo sé, no sé lo qué fue). Aunque sería muy injusta sino reconociera la labor que antes, ejercisteis tú y tus aplastantes argumentos. Y es que estoy segura de que estoy precisamente así desde aquel día que mencionaste los contratos de esclavitud… Ya sabes, y ahora por supuesto empezaré a experimentar el sentimiento de la opresión y no me quedará otro remedio que el de Liberarme, así que como dice Benedetti, estoy jodida y radiante, y viceversa … Y no quiero Salvarme, no pero no sé decírtelo en alemán .~)

Un beso

2 Responses to “Me traiciono a mi misma.. ¿o viceversa?”

  1. nandara Says:

    ¿Los contratos de esclavitud?

    __________________________
    _________________________

    Sí, pero los contratos con uno mismo, que son los más jodidos.

  2. candelaarias Says:

    Autor: María
    No te traicionás…
    Muchas cosas “en la cabeza”, nada más…

    Un besote enorme

    Fecha: 29/11/2005 02:51.

    Autor: Azul
    Solo es viceversa…como bien dice Benedetti…al final todo es cauce de una misma desembocadura, Tú, y ahí se es libre.

    Te cuento cosas que me emociona!

    Ht ahora niña sabbat :D

    Fecha: 29/11/2005 04:20.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s