Nosotras somos de colores pero fuera de ese abrazo todo se oscurece

diciembre 14, 2005

.

abrazo

.

Son las siete de la tarde y repito el mismo recorrido de las otras veces. No es la misma hora pero si aproximada. Cruzo por donde la joyería. Veo a Raula salir del supermercado cargada con unas bolsas. Raula es una anciana de pelo blanco. Raula es gallega y es la madre de alguien que un día se grabó unos videos mientras follaba con sus dos novias de aquella época,  hace muchos años y luego me los dio. Luego, mucho más tarde él y yo dejamos de relacionarnos pero Raula siguió deteniéndose conmigo siempre. Así que cuando la veo le pregunto que si la ayudo con las bolsas pero ella me dice que no, que no pesan nada y juntas comenzamos a cruzar por el paso de cebra pero en ese momento los veo frente a mí. Pésimo y Candela. Es una instantánea. Él se sonríe de esa forma en que le he visto hacerlo desde el primer día, cuando me ’’enamoré’’ de él. Él día que supe que era padre porque descubrí a Candela entre sus brazos, y yo me asombré tanto y se me puso tal cara de pasmo, que aquel tipo no pudo evitar echarse a reír. Debo haber tenido una reacción semejante, por la sorpresa. Primero la cabeza va hacia atrás y luego del impacto se abren mucho los ojos, una fracción de segundo. Pésimo y Candela. La información es descodificada por el cerebro. Alegría, sólo Candela. Entonces muevo la cabeza de uno a otro lado y una sonrisa inmensa se traza en mi rostro. Siguiente instantánea. Candela mueve la cabeza hacia atrás y del impacto abre mucho los ojos. A continuación grita: ¡Ah! Salta de contento y se lanza en una carrera corta hacia mis brazos. Como llueve el abrazo ocurre debajo de su paraguas. Todo se vuelve negro. Yo diría que es como un eclipse en el que el tiempo se oscurece. No existe nada más en ese instante, a no ser ese flujo de electrones que roza con su paso esos dos cuerpos que vibran abrazados. Ha debido de ser el campo magnético de Pésimo. Ahora cuando la vibración comienza puedo percibir y registrar sensaciones increíbles pero es la primera vez que recuerdo haber vibrado con Candela con esa intensidad. Mi mano agarra su cabeza por entre su pelo y acaricia su craneo. Mis labios besan su mejilla. Candela sabe dulce y le digo que está muy guapa. Nos separamos al siguiente instante y regreso a la molesta luz artificial de la calle, yo no miro hacia tras, sigo caminando con Raula y alcanzamos juntas la acera pero me siento borracha de euforia. No miro hacia atrás para comprobar nada. Ya nada importa. Ha sido eso. Así que no me vengan a decir a mí que el Amor es cosa de memos o que en todos los poemas dónde dice corazón esos poetas deberían haber escrito la palabra polla o coño, para que dijeran la verdad. Lo que ocurre es que el Amor sólo es algo tan posible, como lo es una posibilidad. Bien, parece ser que la posibilidad de convencer a Candela para que no me quiera de momento no se les ha realizado. Y a mí me encanta olvidar, justo en el momento preciso, lo que no me conviene recordar. El caso es que la otra madrugada, la noche del viernes, tuve uno de mis … llamémosles arrebatos y esta vez sí que me dejé llevar. Hacía años que no me deja llevar por uno así. Y fue una auténtica liberación de energía y por supuesto una gamberrada, lo sé pero inyectó mi torrente sanguíneo de adrenalina y sentía que me estaba faltando un poco de eso desde hacía muchos días, aunque si nadie me pregunta por ello quizás lo deje así :)

Y tal vez, digo tal vez, la sonrisa de Pésimo tenía algo que ver con ello. Eso ya no lo sé. Sólo por haberle visto la cara a su mujer. Luego lo pensé y era muy fácil que cualquiera me hubiera visto. Después, incluso imaginé que el portero automático de su edificio estuviera regulado por una de esas cámaras de vigilancia. No sé por qué nunca me preocupa la vergüenza cuando hago esas cosas. Aunque después de hacerlo corrí calle arriba justificándome con un full de reyes y ases guardados en la manga pero era un farol. Fue un acto imperdonable aunque sólo fuera porque pude perturbar el sueño de Candela. Pero en eso no pensé, pensé sólo en ellos, en Pésimo, en Nuria Salvatierra, en la madre de él, en el padre de Cora, su hermano, en su cuñada. En el daño y en la traición. Y en la rabia que me produce esa falta de Candela, de la vitalidad y la risa de Candela. Y tal vez en el cuidado que debo de tener con el odio de aquella mujer. ¿Cómo fueron capaces de levantarme esa calumnia? Le dijeron a todo el mundo que yo difundía fotografías de los niños del parque por la red. Empezaron a decir que los habían visto y que había sido yo. O … bueno, de lo otro prefiero no hablar… Es que acabo de recordarlo, y sí también podría ser por ese motivo, claro…

2 Responses to “Nosotras somos de colores pero fuera de ese abrazo todo se oscurece”

  1. candelaarias Says:

    Autor: Patricia
    Solo una cosa: yo tengo una historia parecida y existe una niña de 8 años llamada Laura. La foto que tengo en la librería -de madre,hija y la menda- me impide mentir. Y tus palabras me han pegado en el centro matemático del pecho. Yo echo de menos a esa Laura más que a su madre. Y no puedo ni acercarme al dolor que puede supner, además, un añadido de maledicencias a algo como esa pérdida. Joder. Un abrazo enorme.

    Fecha: 14/12/2005 12:32.

    Autor: salva
    No me gusta el odio. No puedo juzgar hasta qué punto son responsables las personas implicadas en las calumnias de las que las acusas. Lo que quiero indicar solamente es lo siguiente, en ocasiones, igual que sucede con el juego popular del teléfono, ese juego en el que se comunica una frase complicada de boca o oído entre varios participantes, un primer comentario sobre un hecho concreto acaba convertido, por mor de la chismorrería, en una generalización sin fundamento.

    Fecha: 14/12/2005 12:48.

    Autor: sabbat
    Muchas gracias por tu Empatía Patricia. Te acompaño en el sentimiento. Eso es un pésame compartido.

    No te lo creerás pero a veces te echaba de menos. Bueno aunque no sé si a ti o a tus inteligentes comentarios :)

    Como tu misma podrás comprobar, si regresas por aquí, resulta bastante lastimoso verter algo como eso de ayer y recibir en vez de un silencio amable, ya que no respetuoso, comentarios tan absurdos como suelen empeñarse en dejarte a diario algunos…

    Un abrazo

    Un abrazo.

    Fecha: 14/12/2005 13:21.

    Autor: María
    Tengo bastante para leer !!!

    Mis neuronas siguen bastante bloqueadas como para poder hilvanar las palabras, pero… te entiendo, entiendo el dolor de no poder disfrutar el estar con alguien que se quiere, que sabés que te quiere (y por más que intenten cambiar eso, es imposible!!! no hay forma de lograrlo) y sobre todo cuando es el amor puro de un niño…
    Lo demás, sea o no una gamberrada… creo que yo lo hubiera hecho también… suelo hacer esas cosas, cuando sale la niña que tengo adentro.
    Un besote enorme

    Fecha: 14/12/2005 14:41.

    Autor: Androgen
    Esa foto… puf, se me ha vuelto la boca sonrisa al verla, aún me dura… :)

    Un besazo

    Fecha: 14/12/2005 14:44.

    Autor: Patricia
    ¿Sabes?, mi optimismo histórico (o histérico, quién sabe) me hace sentir la certeza de que esas Lauretas que por el mundo caminan siempre sabrán de una cierta “verdad” que nada ni nadie podrá empañar. Y ese abrazo atesorado también por ellas forma parte del Sentido frente a tanto puto sinsentido. Mis inteligentes comentarios son producto de un robot de cocina que también escribe en ciertos blogs jaja. Soy muy pudorosa, y me cuesta reponerme de ciertos rapapolvos mari ;)
    Y yo me corto muchísimo para no acercarme a esa pequeñuela, porque sé lo que me quiere, la inconsciente, pero que te vi a de contar lo imposible que es. ah, y felices 38!

    Fecha: 14/12/2005 14:48.

    Autor: Azul
    No conozco ese tipo de dolor…al menos no de esa forma tan pura, pero presiento que sin el abrazo de mis sobrinos…sin su cariño tan…”te quiero porque te quiero”.

    La imagen es la culpable de mi vuelco de corazón ahora mismo.

    Bikiños niña sabbat.

    Fecha: 14/12/2005 16:58.

  2. nandara Says:

    Pienso algo parecido a Patricia… el alma de una niña que fue tratada con emoción y sentimiento, es difícil -por no escribir imposible- de convencer por la envidia y el odio sin sentido, por la mentira absurda.
    Un@ niñ@ cree en la lógica, no está contaminado por la sinrazón. Y ese abrazo fue su respuesta. :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s