Ahí se agotaban las preguntas inquietantes de mis noches y días insomnes…

febrero 19, 2006

Y era cierto. Ahí se agotaban las preguntas inquietantes de mis noches y días insomnes. Él una vez me dijo lo mismo: ’Contigo tengo la sensación de que puedes irte o yo puedo irme… pero cuando regreses o cuando yo regrese… los dos vamos a estar ahí y aunque pasen años sin saber de ti’ Sólo que entonces lo dudé. Las cosas hay que vivirlas antes para saber como nos sientan. Y en su caso lo entendía a la perfección, que yo me fuera no significaba apenas nada… una historia hermosa que desencadena sus propias pausas. Y bueno, yo sabía que era adorable emocionalmente para el Hombre cruel, que por aquel entonces aún no se llamaba así… y una Mujer que le gustaba mucho y que le caía estupendamente, porque disfrutaba, sabía reír y ser feliz. Me lo dijo pero ese tipo de Ausencia no es como para matar a nadie. El problema es cuando existen sentimientos más profundos pero mira, no, al contrario, ahí es cuando no existe ningún problema y cuando el tiempo realmente deja de contar. Lo que averigua una. Pero claro, primero hay que desprenderse del victimismo sentimental y dejar de acusar de terrorista a todo aquel que no nos baile el agua. Y yo estoy harta de gentes así. Gentes que se indignan contra nosotros y nos tachan de desagradecidos sólo porque nos negamos a entrar al trapo de sus planes; porque no dibujamos una prometedora curva sobrealzada en la estadística del balance de sus expectativas imaginarias. Pero eso no es el Amor. El Amor no es un inframundo ficticio de cinabrio. Eso deberíamos dejárselo sólo a las antiguas reinas mayas. El Amor es algo más natural que toda esa falsedad construida sobre el miedo escénico y el mito… son hojas de hierba y no pasarle al otro la factura porque se tome la libertad de explorarlas y Oliverio lo sabía:

Quien camina una milla sin amor, se dirige a su propio funeral
envuelto en su propia mortaja;
Y yo y tú, sin tener un centavo, podemos comprar lo más precioso
de la tierra

Walt Whitman

One Response to “Ahí se agotaban las preguntas inquietantes de mis noches y días insomnes…”

  1. candelaarias Says:

    Autor: lapradera
    estoy contigo

    Fecha: 19/02/2006 13:35.

    Autor: sabbat
    si estas conmigo entonces consideraras que no es que el se traiga ningun juego… sino que se ocupa de recorrer su camino tal como siente que lo debe recorrer, no es cierto

    es que tambien he perdido las interrogaciones en el teclado lo mismo que que las sonrisas y los acentos.

    voy a reinciar aqui

    un beso

    Fecha: 19/02/2006 13:43.

    Autor: lapradera
    Yo creo que si que va en serio … Si no me decepcionaría un montón…

    oye , ¿que nos ha pasado ene le teclado ? yo he localizado los interrogantes en la com y en el punto , pero es un alocura el parentesís y la arroba no sé donde están …

    pasalo bien

    Fecha: 19/02/2006 14:18.

    Autor: Azul
    En tus palabras encuentro algunas respuestas, en esas nacen miedos, en los miedos sonrisas de confirmación.

    Eso de irse y saber que al volver los dos estarán, es algo muy parecido a lo que le dije al pintor un día, yo lo llame eternidad porque un sentimiento que se deja libre se vuelve eterno, él sintió miedo, ahora lo comprendo.

    Yo no creo que juegue y en todo caso, no es amor el juego sin ganadores?

    Bikiños…

    Fecha: 19/02/2006 17:17.

    Autor: sabbat
    Pues no tengo ni idea de qué ha sido lo del teclado pero se arregla reiniciando :)

    Bikiños mozas ;)

    Fecha: 19/02/2006 20:37.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s