Y fuimos a ver Memorias de una Geisha (Baile de Chiyo)

febrero 21, 2006

.

pasos

.

Ese poema, pérdida

Ayer vi a Laura. Fue al bajar por su calle. Estaba oscuro y hacía mucho frío y también viento. Eran las siete y cuarto pasadas. Manos en los guantes. Una sujetando el paraguas. La otra en el bolsillo del anorak negro y apretado hasta el cuello. Vengo pensando en ella. Siempre lo hago cuando enfilo ese rumbo. No la veo nunca. Eso es cierto. A pesar de que la llamo con insistencia en el pensamiento. A veces también ocurre que pienso en ella porque no me la quisiera encontrar. Pero ayer no contaba con ello y la imagen de Laura me sorprende justo cruzando la calle en ese momento. Dejo de caminar. Las piernas se detienen solas. El terror me paraliza. Es de nuevo como en esa imagen de ’lo que el viento se llevó’ donde Escarlata es arrojada por el capitán Butler frente a los ojos de la dulce Melytta. Escarlata va enfundada en un vestido ceñido como su nombre y todos los presentes saben que ella le declaró su amor al marido de su cuñada por la mañana, en el aserradero. Los vieron besándose. Y sé que la estoy mirando con la misma cara. La soberbia es un disfraz del temor. No sé si van a desterrarme de ese instante a cajas destempladas o si Laura va a vestir, para mí, ese minuto de colores con su alegría y su apoyo incondicional. Su padre viene detrás. Es sólo una sombra. Creo que le dice algo. No estoy segura. Creo que es una orden. Seguro que un ’no te detengas’. Echo a andar. Son sólo tres o cuatro pasos y me gustaría no ser tan transparente mientras sucumbo a mi antigua oscuridad. Mi conciencia carga con un peso. No me he liberado de la culpa. Creo que no podré hacerlo hasta que conozca que nuevos rumores le han llegado y ella sea lo suficiente adulta para que pueda explicarle que fue en realidad lo que sucedió. Yo ni siquiera lo sé todavía. ¿Qué voy a decirle cuando me pregunte si es cierto que amaba a su padre y que le perseguí hasta sus vidas? ¿que ese era el amor secreto del que algunas veces, oculto por un silencio doloroso, no le quise hablar. Me pregunto si algún día ella podrá comprenderlo. ¿Sería capaz de comprenderlo yo?

Hace unos meses me enteré de algo. Una amiga de Nora le contó, que a Máximo y a Luisa quienes les delataron fueron sus propios hijos. Llamaron del colegio a la casa de Nuria Salvatierra. Hubo una pelea en el patio de recreo. Fue entre el hijo de Máximo y el de Luisa. Entonces tenían unos diez u once años. Los niños salieron a jugar por los alrededores y fueron ellos los que los vieron besándose en la cirila amarilla de ella. Máximo siempre pensó que había sido yo la que había hecho aquella llamada que estuvo apunto de costarle su matrimonio y que supongo, fue lo que acabó con el de Luisa. Pero su inconsciencia no me sirvió para lavar mi culpa. Todo ocurrió con el tránsito de Neptuno en conjunción a su Venus natal. El aparecer yo. La pérdida de su trabajo. El adelgazamiento progresivo. El decepcionarse con su entorno. El necesitar desesperadamente de alguien que no le fallara y elegir para ello a la persona menos apropiada, la que tuvo más a mano. Y sobre todo el que yo estuviera más interesada en convertirme en ese arquetipo del suspiro y del amor imposible… que en sólo una Mujer. Neptuno nos hizo a los dos un flaco favor. Pero eso sí, todo era sublime. O eso me parecía entonces a mí. Y desde entonces ME DA MIEDO SOÑAR DESPIERTA. Pero si no es gracias a Nora ayer… no lo hubiera comprendido.

¿Qué guapa estás? Ahora mismo estaba pensando en ti -digo mientras acaricio su cabecita, me agacho, sonrío con una sonrisa tibia y le doy un beso en la mejilla. El encuentro ha sido sólo ese gesto. Máximo ha dado dos pasos hacia el círculo mágico y yo he sentido más frío aún. El círculo mágico se ha roto. Ni siquiera le he mirado. Sólo he sabido que era él quien iba con ella y quien ha sentido el impulso de romper algo. Tal vez la frialdad. Hoy pienso que a lo mejor en él existe un miedo con el que no había contado. La posibilidad de que un día desprecie a su hija como le desprecio a él. Son demasiados daños así. Y eso es lo que tiene el miedo, que por dejarse llevar por él consigue que nos quedemos solos y muertos de asco. La historia de la profecía que se cumple sola otra vez.

Luego la tristeza de ese poema. No puedo decir: ’la he perdido’. 3 palabras. Sólo sentirlo… y por eso no se lo digo a Nora. Sólo que la he visto.

Más tarde salimos de su casa. Manguta está de un especial buen humor. Nora mientras llegamos al aparcamiento del Centro comercial me cuenta que esa tarde han follado, que le ha follado ella, que le ha atado a la cama y que le ha metido el consolador por el culo. Ella a él. Que él tenía miedo. Y luego hablamos de un mensaje mientras nos tomamos una Foster en el Gambrinus (cervecería tradicional española que evoca el ambiente de la fábrica de Cruzcampo de principios de siglo XX.).Y es ahí donde ella me dice: ’Te da miedo Soñar’

.

.

A Nora ’Memorias de una geisha’ no le gustó demasiado. Dijo que se esperaba más, que la encontró muy lenta al principio… que no le emocionó como a mí. Y yo… yo soy una enamorada de la Belleza. Me gustan las historias de amor que me recuerdan quién soy y los cerezos en flor que caen sobre mí como una lluvia.

Así que después de la noche de ayer, a ver quién la convence para que se venga a ver conmigo el jueves: ’Orgullo y Prejuicio’

– En KASANDRA BLOG –

5 Responses to “Y fuimos a ver Memorias de una Geisha (Baile de Chiyo)”

  1. candelaarias Says:

    utor: sabbat
    También vi a Santos durante unos instantes. Se acercaba con su novia. Me llevé a Nora por otro lado y eludí el encuentro.

    No había vuelto a verle desde la última vez que hablamos en octubre del 2004. Le encontré más gordo. Eso fue todo. Ni una gota de atracción. Y es cuando la atracción era sólo sexo y no sentimiento… no queda nada.

    Fecha: 21/02/2006 14:29.

    Autor: Bon
    Sentimientos, por el amor de dios, que no se pueden comprender ni explicar… sentimientos de culpablilidad, de miedo, de rencor, de olvido… sentimientos de amor… te amo, mi vida, vida mía que no se vivir sin tu amor… sentimientos inmensos como el mar, apreciando la belleza en cada pincelada de las lenguas que mordisquean las costas… sentimientos ocultos en un cine al ver una película que te ata nudos en la garganta y en el alma… sentimientos aterradores cuando ves a una persona que no sabes que hará al verte…

    Sentimiento Sabbat, eres todo sentimiento…

    Un beso, dos besos, tres besos llenos de sentimientos…

    Fecha: 21/02/2006 15:21.

    Autor: Bahía

    ¿Y cómo encontraste a Laura?

    Yo vi Memorias de una Geisha el sábado por la noche. Me gustó mucho y me hizo plantearme algo… cuando le dice que había llegado hasta ahí, hasta ser lo que es, por él. Entonces pensé que me matriculé en la carrera para llegar a ser parte de lo que él es… con el mismo fin, pero me estoy dando cuenta que me está enriqueciendo de otra forma y que el final de la peli será otro final para cuando el mío llegue. Me acordé de ti al salir del cine.
    Un beso ;)

    Fecha: 21/02/2006 16:15.

    Autor: lapradera
    Cuando has contado lo de Laura me he acordado yo del hijo de la Mala Mujer … un niño que me ahn arrancado con todas estas movidas , un niño que me quería muchísimo y que ahora lo veo en la calle , le saludo y agacha la cabeza y se va acojonado … supongo que su entorno no le cuenta historias bonitas sobre mi… al principio esto me dolía mucho , ahora me da bastante igual …

    un besito , sin sonrisa ya sabes

    Fecha: 21/02/2006 16:17.

    Autor: sabbat
    Sí Bon, pero no soy más que eso.

    Gracias por tus besos :)

    Y esa parte precisamente, Bahía, así he enfocado yo mi crecimiento. No sé si hice mal pero así fue. Cada paso que di.

    A Laura la encontré distinta. Como si hubieran conseguido sofocar su espontaneidad. No lo sé.

    Lo más bello que tenía Laura era la furia de la vida. Yo me alegraría mucho si alguien le hiciera dar con sus turbinas a tiempo, a tiempo de que el tiempo no la pierda pero verla a ayer y pensar en el precio que se puede llegar a pagar por eso fue todo uno. Luego pensé mucho en que algún día tal vez yo pudiera ayudarla a encontrar ‘esas otras puertas’ que tratan de cerrarle. En eso soy una experta pero no sé a qué precio :)

    Y yo sé que Laura me quería muchísimo pero no es eso lo que a mí me importa. Sino como la quiero yo… no creo que nunca llegue a darme igual. Laura va a doler siempre. O tal vez no, yo que sé.

    Un beso

    Fecha: 21/02/2006 17:25.

    Autor: Bahía

    Pues yo tengo la sensación de que esa niña te quiere mucho y estoy casi segura de que te dolerá siempre. Me corrijo, no te dolerá siempre… pero sí te palpitará siempre. Y sobre Máximo… ¿Recuerdas cuando era incapaz de acercarme a J.? Que intentaba acercarme a él pero sólo conseguía hacerle daño… y dije cosas muy tristes sobre él, me aseguré de que llegaran a él… y aún así, tú fuiste la única persona que me aseguraste que algún día todo eso cambiaría. Pues yo pienso ahora lo mismo… no sé, tengo ese presentimiento.
    Y ah! No sé si te acordarás de una fotografía tuya de espaldas, con un paragüas pero… en mi espacio me pidieron poner algunos de mis dibujos y hay uno que hice precisamente así, como la fotografía. Y el poema lo escribí esta mañana en una de mis horas libres… me vino a la mente el nombre de tu página y surgió eso. He pensado que te haría ilusión, así que ese post está dedicado a ti.
    Un besote

    Fecha: 21/02/2006 21:58.

    Autor: sabbat
    Bahiita me has emocionado en serio :)

    Un besazo

    Fecha: 22/02/2006 00:15.

    Autor: sabbat
    Y sobre tu presentimiento… lo entendí. Pero voy a guardar silencio. Es que no quiero que Máximo sea el Amor de mi vida. A lo mejor el Hombre cruel no puede ser porque no se enamora de mí. Pero a mí ese tío me llena. Y Máximo después de conocerle a él… sabría siempre que no.

    Máximo no quiere desnudarse Bahía. Y yo ya no me quiero quedar a medias.

    Pero Alma dijo hoy: ¿Cuánto fuiste feliz con ellos? ¿dos veranos? Y no siempre. Pero fui feliz. Estuve ahí. Ahora no quiero estar. Quiero liberarme de esa atadura. No quiero en mi vida alguien que no sepa amar

    Fecha: 22/02/2006 00:32.

    Autor: Androgen
    Por lo que has contado de ella… yo creo que lo entenderá.
    Y también creo que no la has perdido. Sinceramente lo creo.

    Un abrazo.

    Fecha: 22/02/2006 13:08.

  2. nandara Says:

    Pero su inconsciencia no me sirvió para lavar mi culpa…
    ————–
    ¿En qué sentido culpa tuya? No comprendo bien. :(

    _______________________

    Era un hombre casado. Y yo le perseguía. Culpa de querer hacerlo todo más difícil y complicarme la vida.

  3. nandara Says:

    Son demasiados daños así. Y eso es lo que tiene el miedo, que por dejarse llevar por él consigue que nos quedemos solos y muertos de asco. La historia de la profecía que se cumple sola otra vez.
    —————–
    ¿Miedo a repetir el mismo esquema una y otra vez? :)

  4. nandara Says:

    ¿Y a todo esto: ¿Qué profecía?

  5. candelaarias Says:

    Cualquier profecía que se te meta en la cabeza.

    Si no eliges bien, si te complicas la vida con gente que no puede darte lo que necesitas con pureza y fluidez… nada puede salir demasiado bien.

    Incluso para tener un amante… hay que asegurarse que el otro busca lo mismo que tú.

    Por cómo elegimos… también se ve lo sanos que estamos. Por eso yo ahora no elijo nada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s