… y entre carteles señalizadores

junio 7, 2006

.
Smbolos
.
Ayer fue divertido releerme. Me encontré en esos archivos de septiembre del 2004 con uno de los hermanos de N. Le habíamos pensado como candidato para un trío. Madre mía, las vueltas que da la vida. También con Enol y ”su regreso”. Con la pérdida de toda la ilusión que supuso nuestro reencuentro antes siquiera de llegar a encontrarme con él… en aquellas primeras conversaciones de messenger… Porque antes de encontrarme con él sabía de sobra que con él era imposible recorrer el camino del Amor… y aquí cuando digo Amor sólo hablo de la pureza del Sentimiento… no necesariamente del Amor. Caminos trillados y harto saturados de carteles señalizadores: Mi mujer. Mi casa. Mi trabajo. Mi polla. tu Coño.
.
Luego también estuve de visita en el blog de María… el loco, había vuelto a ponerse en contacto con ella… María tiene una historia inmensa con ese hombre con nombre de ángel… más de quince años de historia… en la que él nunca dejó de enamorarse de otras, de tener hijos con otras, de establecer relaciones duraderas con otras que siempre iban a ser para siempre pero de las que terminaba huyendo… y ahí estaba María, la incansable… y entonces me acuerdo de ‘El Amor en los tiempos del Cólera’ y del también incansable Florentino Ariza que surgió de la pluma de Márquez. Y se lo digo, y mientras espero que ella un día de estos se anime a contarnos lo que sucedió cuando se volvieron a ver… habían transcurrido dos años desde la última vez, y muchos meses desde los últimos mails y la última conversación teléfonica… él había tenido otra hija pero esta última historia parece ser que también se acabó… Dibujamos perspectivas. Y recuerdo aquella lámina de mi infancia, la que tuve que repetir un montón de veces hasta que podía calcarla… Mi padre me lo exigió. Fue mi castigo de verano. Él se pasó toda aquella madrugada dibujando para que yo pudiera entregar aquellas láminas y no me suspendieran dibujo pero me lo dijo: tú este verano me aprendes a dibujar para pagarme lo de esta noche. Y aquel verano me lo pasé a lámina diaria, y hasta que no la terminaba no había salida a la calle… tenía pesadillas con lápices. Mis dedos se convertían en lápices y manchaban con sangre negra, del color del carboncillo, el papel… Detestaba el dibujo pero un día llegué a dibujar a una mujer de espaldas que era yo y por la que atravesaba una mariposa exótica de grandes proporciones que tras traspasarme se transformaba en otra ascendente y oscura…
.
Y también visito a Fer, y ahí me encuentro con algo estupendo que me dedica y que yo dejo en el lugar que le corresponde. Bajo ese mensaje que me envió el domingo, y me alegro mucho por él porque esa noche tenía una cena con Ella. Bueno con Ella y con el resto de sus compañeras de curso. Y yo tenía muchas ganas de que Fer se me enamorase de una chica posible. Estaba harta de sus estrellas inalcanzables (esas siempre con novio) y de sus locas (estas casadas y con las facultades mentales, sino enteras, medio perturbadas), y de esas otras mujeres que son concertistas y viven en Milán y se mueren en accidentes de tráfico después de haberle hecho danzar incluso por una comuna y a las que nunca llega a ver siquiera. Creyó que hablaba con ella, me dijo. Sé qué era cierta. ¿Y qué? -le espetó yo. Nunca te Abrazó. O de aquellas otras que son como esa a la que esperó en un balcón durante horas mientras las torres gemelas de Nueva York se desmoronaban ante nuestros ojos y él se hundía… y ese taxi que no llega, y ese hotel Libretto que nunca supo de Iris, y aquel huracán en el que ella desapareció. Pero que luego no fue un huracán fue rapto. Pobrecita, la raptaban en la vorágine del aeropuerto de México el día que ella viajaba para por fin consolidar su Amoooor. Y con esa llegué a hablar yo antes de introducirme en aquella habitación de hotel con los ojos vendados a pintar un cuadro, otro cuadro, por despecho. Y la prima lo ratifica. La prima que también era ella, por supuesto. Cosas de la Red. Y mira que se lo dije, que se lo advertí, y durante meses… Fer que te la vas a pegar, que te está mintiendo, que yo no me equivoco con la gente, que no me suele pasar… Pero él tenía que vivirlo porque si no lo hubiera vivido nunca me habría creído. Y me pregunto, ¿cómo podrán estas individuas montarse una farsa tal a costa de alguien que está tan desesperado de Amor? ¿De que hay que ”ser” para engañar a otro ser humano así? ¿Y aquel marido? ¿Sería el marido siquiera? El que respondió al teléfono y le informó de que Iris ya no quería ser más vista… hasta la próxima vez… Porque claro, Iris era reincidente. Primero la había conocido con otro nombre. ¿Y existen las casualidades? Yo creo que no, que uno siempre sabe bien, en el fondo, lo que busca, lo que se está buscando y hacia dónde se dirige… Y por eso Ella, la Ella de Fer, me parece una chica posible… porque creo que ahí aún está todo por decir. ¿Qué importa que luego no se diga? Lo que importa es que aún podría decirse… y por eso hoy le voy a dejar aquí una de mis canciones, para él para quién la música significa Tanto…
.
.
‘No mueras posibilidad’ , también de Greta y los Garbo. Y aún no tengo noticas de la chica de los ojos vietnamitas, L. Porque ayer le dije que esos eran sus ojos, unos ojos exóticos y extranjeros en un rostro nórdico, como de orígenes… como de Isolda dulce y revelada. Unos ojos como de sabia o quizá savia vieja marcados por el Asombro y la inocencia y la eterna juventud. Y le envio un mensaje a H. ‘No sé nada aún’. Y H. me responde: ‘Yo estoy preocupado porque no sé nada de ella tampoco. Le mande un mensaje a la mañana para que me dijera sólo que estaba bien y no me contestó. Voy a Oviedo a hacer unas cosas. A ver si la veo allí’. Y sé que fue un error por su parte y que lo es… porque su novio podría estar al acecho y que si no te responden a un mensaje, que si alguien que te aprecia no lo hace… sólo es porque necesita tiempo para hacerlo, o porque no puede hablar, porque el infierno te secuestra y es un rapto demasiado doloroso como para ponerte a pensar siquiera en que tienes la obligación de tranquilizar a otros . Pero ¿quién soy yo para recordárselo? Así que no digo nada. Me callo. Yo también me callo. Y sólo escribo aquí. Y por fin, por fin logro hablar con la chica de ojos vietnamitas pero lo que hablamos sólo el Guerrero puede saberlo, si lo desea, por supuesto…
.
Y también tenía anotado aquí, desde ayer, algo que una vez me dijo Laura… ¿Puedo contarte a ti lo de Marcos? Es que yo tampoco tengo a nadie con quién Hablar y lo necesito mucho… Y así comenzó nuestra ”amistad”. Una amistad que tampoco lo fue porque no era ese el sentimiento que yo tenía por Laura. Para mí Laura, desde la primera vez que la vi durmiendo entre los brazos de Máximo, se convirtió en yo y mi abuelo. Y eran un tándem inseparable. Sé que lo eran. Lo mismo que mi abuelo y yo lo fuimos. El pasado… la memoria poética del pasado.
.
Y me gustaría tener tiempo para registrar los pequeños momentos felices de ayer, como por ejemplo ese mensaje que le envió el chico de la rosa a L. para confirmarnos que se vendría con nosotros a la cueva, y que no dejásemos de contar con él pero tengo que dejarlo si acaso para más tarde, a la noche…
.
Un beso.

One Response to “… y entre carteles señalizadores”

  1. candelaarias Says:

    Autor: Androgen
    Lo peor es que puede que necesitara cada una de las mentiras y de los noes y de los rechazos… para prepararme cuando me los dieran y den las personas reales y para cuando haya los sies, saber comportarme como soy yo, como una persona y no como un buscador de fantasías idílicas…
    Si, me lo dijiste y me advertiste, doy fe :)
    E incluso recuerdo que cuando hablaste con ella por teléfono le dijiste “es que lo que no quería yo era que fueras una de esas mujeres mayores casadas…”
    Me sonrio al imaginar que cara estaría poniendo al otro lado del teléfono al encontrarse con alguien tan perspicaz como tú :)

    Un Abrazo… por todo y por más.

    Fecha: 07/06/2006 15:16.

    Autor: LOLITA
    Ay Sabbat … estoy atravesando una etapa muy, muy liada con el trabajo y otras cosas … no tengo el tiempo que necesito para leerte y hacerlo bien … pero paso por aquí a diario y leo por encima , y se que sigues aquí , que me gusta saberlo … y no te preocupes por lo de la nota … no pasa nada , yo te la regalé sin esperar nada a cambio y me sirvió como ejercicio de recuerdo … fue interesante .Ya sabemos como somos las dos y no nos hace falta fingir nada …

    un beso guapa

    Fecha: 07/06/2006 17:51.

    Autor: Azul
    Tengo una pequeña ilusión…brotando de algún sitio que aún no sé definir…y una sonrisa hoy que no me quito de la cara y cosas que contarte.

    Y mira como estoy que hoy siento que tengo…que no estoy vacía, que quizás me llene de nuevo…de mi.

    Ese es el tatuaje que te haras??? yo llevo uno que simboliza mucho para mi…

    Un biko!!

    Fecha: 07/06/2006 21:11.

    Autor: pau
    Siempre amor y vida…
    Da gusto seguirte por mucho que me cueste.
    Voy a visitar a María, a ver que cuenta.
    Hace tiempo que ando demasiado atareado y con la cabeza repleta.

    Fecha: 07/06/2006 22:14.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s