El tatuaje que iba a ser motivo de divorcio…

junio 9, 2006

.
Tatuaje sobre nalgas
.
A Coga desde hace un par de días ya le parece perfecto que me haga un tatuaje. Así que divorcio, por el momento, por ese motivo no va a haber. Vamos, que bajada de pantalones en regla. Que yo soy como esa mujer que aparece en la argentina ‘la misma lluvia. el mismo amor’ y que él lo sabe, que sabe que lo que yo me propongo… y que cuando decido algo, lo que sea, no admito ni limites ni condiciones. Bueno y aunque no lo decida tampoco. No los acepto y punto. Luego le enseñé los bocetos que me hizo Fernando para tal asunto y le gustaron mucho. Por cierto el tatuador sale con la hermana de una compañera del curso. Y lo cierto es que fue decírmelo y … pues como que casi me quitaron las ganas de hacérmelo con él. Porque como la hermana sea parecida a ella… digo yo que el novio les andará a la zaga. Así que mejor me busco otro que esté más bueno, sea un poco más maduro y tenga dentro algo más interesante. Porque una oportunidad siempre es una oportunidad…
.
Luego, también está lo de Fernando. Parece ser que se le presentó la Oportunidad de hacérselo con su Ella y el muy idiota por no tener donde ir la dejó pasar… Así que como luego no se lo haga y se le ocurra quejarse… me va a oír. ¿Cuándo he dejado yo que me limiten esas cosas? Un beso, lo que fuera. Un portal para estar un rato juntos como buscamos Susana y yo… lo que sea. Pero Algo. Algo que consolide algo. Por lo que a una mujer ya no le apetezca dar marcha atrás y seguir averiguando lo que existe en esa dirección. Pero con su actitud de cautela me ha demostrado una cosa que él aún no sabe de sí en esta relacción y es que no es Amor. Porque el Amor no sabe de cautelas ni de estrategias. Eso son otras cosas… En el Amor todo Ocurre, todo Sucede y casi siempre con la persona que menos nos conviene. Lo digo mucho y nunca lo hago pero un día tendría que explicaros aquí ese esquema de aquel psicólogo que conocí en aquellas madrugadas de aquel programa especial…. pero ah, como decía Yulia Drunina… mataban el Amor y el Amor murió un día… ay si hubiera fingido quedarse sin vida… pero a cuatro manos y en silencio… riegan las flores de la tumbra del Amor que mataron. Fer Ella te gusta pero parece ser que no lo bastante como para saltar al vacío… y el Amor es un salto de Fe. Aunque luego también está el Amor maduro pero de ese quedamos todos muy lejos.
.
Y ayer tenía que ir al banco al mediodía. Luego pensaba sólo bajar una calle para comprar tabaco y unas cosas en una perfumería, y volverme a subir hasta la plazuela de los barriles. Pero lo que son las cosas. El tipo de la ventanilla tuvo problemas con su ordenador y me tuvo allí unos minutos esperando a que la línea le diera paso. Menudo fastidio pensé. Pero cuando por fin cruzo la puerta de la sucursal y salgo a la calle, me parece ver a Máximo unos 50 metros más adelante y desapareciendo justo en ese mismo instante por una esquina. Así que ni me lo pienso, sobre mis siete centimetros de cuña echo a correr y cuando yo misma la doblo le veo. Me sigue sacando unos 30 metros. Otra carrera y reduzco 20. Entonces me quedan sólo diez en los que tengo que apurar mucho el paso si quiero darle alcance pero ya no corro porque me doy cuenta de que he llamado demasiado la atención de algunas personas y en esa calle a ambos nos conocen.
.
La primera vez que me atreví a entrarle fue exactamente así. Había estado jugando con él muchos meses. Casi nueve. A hacerme la Misteriosa. La Sublime. Yo conocía su fecha de nacimiento porque Nora me la facilitó y sabía que él atravesaba por un tránsito de Neptuno en conjunción a su venus natal. Y ese fue el teatro que me monté. Todo estrategias y cautela. Le volví loco, quería que me sintiera inalcanzable, enigmática, mágica y sobre todo ‘doncella’. Y cuando aquella mañana llegué a su altura en aquel paso de cebra, le dije resoplando: ‘Hola’. Él había intentado varias veces algo así pero sólo fue cuando yo quise. Y las veces que él lo intentó y se acercó a mi espalda y empezó a silbar o a cantar casi sobre mí… yo salía en estampida y mi corazón galopaba y galopaba… pero aquella mañana me decidí y él miró asombrado y me dijo: ‘Nunca creí que tú ibas a hacer esto’. Entonces yo le contesté: ‘Pues ahora ayudame tú porque ya lo he hecho pero no sé que más hacer. Me he quedado completamente bloqueada’. Entonces el semáforo cambió a verde y él me dijo: ‘Sí, yo te ayudo. No te preocupes. Ven, vamos a cruzar’. Y así fue… comencé a caminar a su lado mientras sentía que mi corazón iba a salírseme del pecho y él me aseguraba que no debía preocuparme por nada, que no estábamos haciendo nada malo. Metros más arriba volvimos a cruzar porque él me lo indicó y nos metimos en el Golden Light. donde yo busqué la esquina con más penumbra y allí mismo nos sentamos uno junto al otro sobre dos taburetes y yo tomé las riendas… Porque Máximo es de los que más que llevar… se deja Llevar. Como el hombre del tatuaje era todo lo contrario. Y yo soy de las que no tiene ningún problema con eso de las Inciativas. Soy una Siwtch off/on, como se diga eso en inglés: ama o esclava, activa o pasiva, masculina o femenina, guerrera o pacífica, alcanzable o inalcanzable. Y puedo ser cualquier Extremo en segundos. Depende de lo que el otro necesite, de lo que desee de mí y sobre todo de si yo Deseo :)
.
Pero ayer lo que le digo cuando le sobrepaso es: ¿No te habrás quedado en paro otra vez, no? Y se lo digo burlona y atrevida. Como él sabe que soy de sobra. Le he sorprendido pero no le dado tiempo a ponerse nervioso. Lleva gafas de sol. Y se apura a contestarme para evitar que yo siga mi camino. Me dice que es algo obligatorio. Que está de baja. Que desde hace un tiempo tiene un dolor en la espalda. Pero un dolor que le incapacita. Es en la zona lumbar y no saben lo que es. Le han hecho una resonancia y está esperando por los resultados. Dice que si es una hernia tendrán que operarle y si no… Pues si no funciona nada pídeme ayuda a mí. ¿Vas a recolocármelas? -dice él ahora en el mismo tono burlón. No, no es eso. Pero tampoco le digo que pienso comerme su dolor. Entonces ya me pierdo dice. Hemos llegado a las escaleras del campo de fútbol y lo que me pide ahí es que aminore el paso porque esos escalones le matan. Yo me burlo entonces de nuestros años. Le digo que nos estamos haciendo viejos y le pregunto por Candela pero él está más atractivo que nunca, porque físicamente Máximo es mi Tipo, mi Hombre Ideal. Mi ideal de Belleza Masculina: su cuerpo, su estatura, sus proporciones, su arquitectura, el color cetrino de su piel, sus rasgos, su Rostro… pero sobre todo su forma exterior de ser. El domingo fueron a la playa y Candela se emborrachó de sol. Por eso no habían estado en el parque. Está enferma, en la cama pero dijo, por hoy, que mañana seguramente iría ya al colegio. Y luego hablamos de fumar. No entiende por qué he vuelto a hacerlo. Sus gafas de sol me impiden ver sus ojos. Y también le pregunto por sus pólipos. Esto nadie debería saberlo. Pero sus informes se perdieron y un poco por casualidad y otro poco por el gran jaleo que armó la jefa de enfermeras buscándolos, la cuñada de Máximo, cayeron en manos de Nora. En ese momento Máximo me mira y se ríe, como diciendo: ¿Pero es posible? ¿Hay algo que no sepas tú? Es que yo no sé como me apaño pero todas todas sus intimidades desde que nos conocemos vienen a parar a mí lo busque o no. Y siempre le hago lo mismo. Siempre le dejo K.O, cuando menos se lo espera. Ya, ves -le digo. La salud de Máximo Olivares es asunto del dominio público. Y él contesta riéndose de esa forma suya de reír que me Encanta: ‘ya veo, ya …’ Y sé que Nora va a mosquearse conmigo cuando lea esto pero… es que no lo pude evitar Nora; se me escapó de adentro porque yo a Máximo tengo que sorprenderlo siempre. Me encanta observar su expresión cuando le espeto a la cara esas cosas tan privadas que en teoría nadie tendría por qué saber. Y hablamos de mí, de aquella contractura que tuve y menciono la María… y él vuelve a reírse de la misma manera. Porque claro, si no me imagina Máximo, que se lo he contado todo, porque se lo he escrito todo, porque no sé por qué motivo me sabe entera por dentro, incluso en lo que nunca cuento… quién me imagina.
.
Y ahora… ahora tengo que irme. Antes le envié un mensaje a H. y vamos a vernos al mediodía. Probablemente lo lleve a la plazuela de los barriles, a tomar algo allí…

One Response to “El tatuaje que iba a ser motivo de divorcio…”

  1. magin Says:

    Hola, me gusta el blog. Volveré.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s