BRINDIS

julio 17, 2006

E interrumpí ahí eso que contaba de mi historia con Enol y de cómo le conocí…  porque me llegó mi turno de depilarme y hoy fue con Sol, de María Soledad. Aunque a ella en su casa la llaman Marisol, y que detesta ese soledad porque le parece como a mí un nombre hermoso pero triste. Hasta que llegó su novio y se lo cambió por Sol, aunque ella, también como yo, lo deteste y prefiera la lluvia de los días nublados.

Y la caligrafía de eso último que escribí vuelve a ser infame porque estaba sentada en un banco del parque y el calor era Abrasador. Y ahora son las cinco de la tarde. A la playa llegamos a las cuatro. Me desnudé y mientras Coga. se iba al agua… busqué una roca marina que me protegiese de su mirada para poder echarme un cigarro y de paso hice esa llamada de teléfono  que me apeteció hacer según divisé el horizonte marino desde el acantilado de la carretera. Una hora antes había enviado un mensaje al número de teléfono de Villon porque le había encontrado imprevistamente envuelto en un jersey de lana y con un gesto muy serio y muy suyo en un artículo donde le citaban hablando de estress intercultural. Y eso le decía en mi mensaje, que estaba serio pero sexy … y le hablo de quedar… de que yo no puedo abrirle mi corazón pero que sexo y risas y sensaciones si que albergo para él seguro. Pero lo que ya no me esperaba era una respuesta tan pronta:

16h22min… 17 de julio… ¿Sólo un rato de sexo, risas y energía? ¿de verdad puedes esperar sólo eso? Si es así házmelo saber porque quiero verte así. Mañana ya no pero me muero de ganas de verte de esa manera..

17h28 min… 17 de julio… Si. Sexo, Sensaciones en estado puro, placer, risas, charlar de lo que surja y nada de Expectativas. Un rato divertido y muy intrascendente. No espero nada más ni nada menos. Búscate una fecha no muy lejana. Me apetece mucho reírme contigo pronto :)

Porque es cierto, yo ahora ya sólo busco eso: sexo y risas y un rato divertido y algo sobre todo muy intrascendente. Lo que puedo prometer.  Y eso fue lo que hice… contestar a ese mensaje con otro mensaje en la misma onda. Para ver si por fin llegamos a un acuerdo con la fecha. Ahora que soy libre porque ya no guardo Ausencias. Y ahora que lo soy, porque mis sentimientos, los que protejo, me hacen no esperar nada más.

Y lo cierto es que me encanta esto de andar paseándome por la playa con mi pequeño block en las manos y buscando un lugar frente al mar donde sentarme a escribir cualquier cosa que se me pasa por la cabeza.

Ahora he vuelto a la toalla. Coga no está. Juega a las palas con uno de esos compañeros suyos que se ha echado aquí, en estos años que le he faltado… Y que por eso he dejado de serlo: compañera. Porque durante muchos años sólo fuimos eso. Y me he encontrado con los dos amigos que antes me vieron en la orilla… sentados muy cerca de mí. Pero hoy no es como el último domingo que vine, que lo único que hacía era ver hombres y hombres que me gustaban mucho

Y ahora son las nueve. La zurda quiso que quedáramos y de la que pasé por delante de la esquela del padre de Primo, la arranqué. La primera que vi no. Pero delante de la segunda ya no me pude resistir. Me pareció un desafío del destino. Luego llegué al bar del hermano de Verona.  La zurda me llamó bastante cabreada desde la playa. Para decirme que su hija y su amiga no aparecían… y que encima había una caravana del copón. Así que ella no tenía la menor idea de a qué hora podríamos vernos. Por eso entré aquí, porque hasta las nueve y media por lo menos tengo tiempo a tomarme una cerveza tranquilamente y a irme. Para no coincidir con Verona en el caso de que hoy le diese por pasarse por aquí a la salida del trabajo.  Porque yo me he movido, he dado mis primeros pasos, pero sigo sin querer saber nada de las evoluciones. Quiero decir si ha avanzado mucho con su Ella, o con cualquiera de esas otras altas, morenas, pelirojas… con las que suele coincidir las noches de los sábados y los viernes, y que por norma acaban en sexo. De esas normalmente me gustaba que me hablase. Por ejemplo con una decía: ‘desencuentros’ y con la otra sólo sexo y con algunas: ‘Madre mía! Como hablan. Pones el piloto automático y ellas lo dicen todo’.

Ahora que me encuentro aquí, por ejemplo, sería un buen momento para recordar esa mesa de la esquina, junto a la ventana. O la otra, la de al lado de la máquina del tabaco. Pero no quiero hacerlo. Prefiero ir marcha atrás. Despidiéndome muy quedamente de todo. Por ejemplo ahora, he atravesado la plaza. Pero no escuché más que el silencio. Con estas zapatillas de cuña alta no hubiera funcionado lo de aquella noche. Al domingo siguiente lo repetí con la zurda. La hice caminar delante de mí, atravesando los mismos lugares. Pero no era la misma hora y había más ruido urbano. El caminón de la basura, gentes aún por la calle. Pero aún así… el sonido seco y sordo de los tacones sólidos de mis botas la hizo sentirse atrozmente impactada.

Y una cosa curiosa… en cuanto entré aquí y me senté se apagó la luz. Y este lugar se quedó a oscuras y en silencio. Me gustó esa sensación. No sé, era un poco sobrecogedora.  Y lo que más me gusta de esa próxima cita con Villon, si es que después de todo llega a celebrarse, es la ausencia absoluta de expectativas. Aunque sí que me resulta algo extraño lo triste que me quedé al salir a la calle. Sobre todo porque no me había sentido así en ningún momento del fin de semana. Luego le pediré a la zurda, si es que al final la veo, que busquemos otro sitio para charlar un rato.

Al mediodía me llamó para contarme el número que le montó su madre cuando ella y su marido llegaban del abogado. La madre había estado tratando de aterrorizar a su hija con el futuro. Echándome a mí, en parte, en gran parte,  la culpa del  problema. Y por último a la zurda le mentó hasta un castigo divino. Y la zurda terminó echándola de casa.

Y tengo que contar aún lo que hizo ese masajista por mí. Tenía dos cervicales desplazadas y una que se me había quedado girada. Así que esas anomalías que yo notaba tenían una base real, aunque no se mostrasen ni en las inspecciones médicas, ni en la resonancia. Pero vamos, que él me dijo que hiperlasitud, sí, bien, pero que el problema era bastante serio.

Y ahora me apetece ya detenerme aquí. Fumarme un último cigarro. Apurar lo que me queda de cerveza e irme.

Y ahora ya estoy en casa de la zurda. Han llegado pero a su hija aún le falta meterse en la ducha. A la salida del C. vi a Tino. Nos miramos. Era como si esperase verme salir por esa puerta en algún momento. Y luego al doblar la esquina con los ojos del novio de Ella. Pero como ahora ya estoy  mucho menos por la labor de jugar a ningún juego… evité saludarle.

Y Santiago acaba de enseñarme una pequeña marca roja en el pecho. Dice que se cayó de una bici que era amarilla y azul. Y ahora le escucho brindar mientras su madre le esparce el aftersun. Dice: brindemos por el agua, brindemos por los muertos, brindemos por los niños, brindemos por los peces…

El padre de Primo tenía 84 años. Y la madre calculo que tendrá unos 15 menos. La madre de Primo nació el mismo día que yo y siempre he pensado que esa era una gran casualidad. Aunque el padre de la zurda también nació el mismo día y nunca me ha resultado lo mismo. Nuria, la mujer de Primo, nació el mismo día que mi abuela y Primo lo sabía ya cuando me dijo la fecha de ella. Porque puso la misma cara que yo puse cuando le dije lo de su madre. De lo de la fecha de la madre de él me enteré por la zurda. Un día que la ingresaron por urgencias y la zurda vio su fecha…

Ahora Santiago me pregunta: ¿Qué haces? ¿Escribir una historia? ¿Sobré qué? Sobre esta esquela. Pareció no quedarse muy convencido pero luego su madre le dio jamón york para que calmase su hambre mientras ella preparaba la cena y se fue.

brindis

OLGA SINCLAIR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s