en el mismo día…

agosto 11, 2006

Lo que me acaba de suceder hará como cosa de media hora. La loca que Olivares tiene por amante, y la llamaré ‘la puta bruja’, trató de interceptarme a la altura de telepizza, según ya había cruzado la calle en dirección al centro de la ciudad pero se llevó seguro que el corte de la semana, porque cuando se dirigió a mí con su cara inmunda, alcé los brazos en un gesto despectivo y también para abrirme paso, porque ella pretendía cortármelo y sólo le dije lo que me salió de los adentros acallados por tanto tiempo pero en ese instante: ‘Conmigo al loro, tía, ¿eh? Y seguí completamente altiva hacia adelante. Y ella como acostumbraba a hacer aquella otra loca que era ‘la poeta’, se puso histérica a gritar por detrás de mí: ‘Pero esta tía, ¿de qué va? No te jode, la hija de puta. Voy de lo que me da la gana y de lo que se me permite ir. ¡Anda! que vuelva a darme otra oportunidad como ésta, si tiene ovarios. Pero lo que no me gustó un duro fue la Violencia interior que sacudió hasta el último cimiento de mi ser. Porque no puede decirse precisamente que conservase con ella la sangre fría. Y eso me preocupa bastante y me hace preguntarme por lo que está atrayendo en realidad este cuarzo. Aunque he de confesar que siempre tuve muchas ganas de que la hija de puta me entrara pero para no para ninguna otra cosa que hacerle el desprecio de hoy. Aunque yo tengo miedo de que con esta tía tenga que llegar a las manos porque es de las que tienen mala hostia de verdad. Y te buscan y te buscan, y te buscan y no paran. Y no paran hasta que te encuentran.

.

Ahora María, la hija de Francisco y primera pequeña de Avellaneda ha intentado saludarme pero yo sólo respondo con un gesto aquí imperceptible y sin esbozar siquiera una pequeña sonrisa en honor a la ingenuidad de la infancia.

.

Y antes me pasé a ver a César. Más que nada por cumplir y por preguntarle por el dolor de su espalda pero en realidad porque sé que el día del último masaje le pegué un palo tremendo cuando rechacé su regalo y así también podría perderle como Terapeuta y no sólo como enamorado, que era sólo como quería perderle. Pero me dijo que ya se sentía bien. Estaba con aquella clienta que se llevo a jugar a ese juego de las bolas y la pintura que juega los domingos él. Pero me fui dejándole abierta una invitación a un café aquí en la terraza del parque.

.

Y Olivares está ahí, sí. Con su mujer. Y también con su hermano Francisco y con su madre. Y yo me levanto porque descubro un banco muy próximo a ellos, que sólo ocupa un anciano y desde el que él tiene que verme quiera o no quiera. Yo me limito a ponérselo muy fácil. Lo más fácil posible aunque yo debido a la presencia vigilante de su mujer no pueda mirarle. Y comienzo a transcribir la primera de las grabaciones del último masaje. Aunque pienso que es una lástima que sólo grabase la charla de después y no esos momentos en que me sentía ”tan relajada” permitiéndole a él ocuparse de mi espalda. Es que ayer tenía tarea. Tenía que desengañarle.

.

¿De qué hablamos? Cuéntame, joder, de qué hablamos hoy… A ver yo te conté lo de la esclava. Te conté toda la secuencia de incidentes hasta que llegué a establecer una historia. Pero no te conté lo de la iglesia.. lo que sucedió en su interior, ni te dije su nombre pero te lo conté.

.

¡Ah! y lo de Maite. Joder, que no se me olvide lo de Maite. Si te ve conmigo, chaval, si te ve conmigo.. Ese tía hace lo que sea… ¿Pero si dijiste que estaba casada? – recela él. No sé con quién está ahora. Si es que lo coge y lo deja.. No encontró al tío de su vida… Es que es una entregada. Joder, tía, yo le decía: ‘Eres tan entregada’. Estás montándote una película. Porque Maite es como yo pero en heavy… lo de la película romántica que tenemos, joder, lo de la princesa y tal… Ella está buscando al hombre de su vida… Y él dice: Como todo el mundo… Claro, yo lo encontré. Pero ella no lo encontró. Yo no la he visto con nadie… y yo creo que se llegó a casar con Ramon…fijate bien, por celos. Y él dice: ¿o sea que encima está casada? .. No, mi amigo Ramon. Estuvo casada con mi amigo Ramon… Esta separada y luego se juntó con otra persona… Y luego creo que la vi con otro novio… un día por la calle pero no, no, no… Ella es una mujer de un sólo hombre… Tuvo muy mala suerte… No sé lo que le pasó las otras veces pero esto yo se lo canté… Le dije: ‘Maite, que te la vas a pegar’… Tía que no estás haciendo bien, que te estás engañando… Es que no le conoces a él, flipas en colores… Es como un niño, todo lo contrario de ti, joder… Era un niño y luego la vi con un tío muy mayor… Y yo sí creo que estaba buscando eso… Es Maite a quién te tengo que presentar… El otro día estaba muy confundida pero yo llego, ¿eh?

.

¿Y por qué tienes una esclava de sagitario y piscis? ¿Por qué te compraste eso?… Pues no sé, dice César… No lo sé… Si ella es del quince de octubre… Sí, asegura él… Pero, ¿y piscis? Si tú no eres piscis… Sí, yo no soy piscis -dice- pero siempre me vinculó mucho piscis… Recuerda que mi padre y mi madre son los dos piscis… Y yo no fui piscis porque me obligaron… ya pero por qué no se lo llegaste a dar -le pregunto ahora yo… ¿Por qué no se la diste?

.

– Ah -exclama

– Pues yo pienso… -le interrumpo

– Nunca te pasó esa sensación.. cuando estás con alguien… quieres o te gusta o … y notas que se te escapa… y no puedes retenerlo… Lo que tú decías de la metáfora del agua… que la tienes pero ves que se te está escapando… Pues esa sensación

– ¿Pero por qué no se la diste? Eso no te justifica.

– ¡Ah! – vuelve a exclamar-. Fueron muchas cosas

– ¿Por miedo? ¿Por miedo a que te lo rechazaran? ¿Por qué? (y yo que morro inmenso tengo después del rechazo de su regalo que yo misma le acababa de hacer)

– Probablemente porque siempre que… yo soy, soy muy detallista, ¿no? Entonces siempre que .. estoy con una pareja me encanta… me encanta que sea mi reina… y llenarla de detalles, de mimos, sin venir a cuento… y sin embargo yo ya notaba que ahí…

– Pues es que Maite es todo lo contrario a mí tío. Todo el día encima de él. Y ronronea como una gata, que me lo contó él, mi amigo. No me lo podía creer. ¿Qué Maite ronronea como una gata? Es Maite, tío.

.

Y final de la primera grabación.

.

Un tipo nuevo muy atractivo. Viste de vaqueros y camiseta azul claro. Tiene un niño de unos cinco años. Me he puesto a escribir porque ese hombre tiene anticipación.. me refiero al padre. Pero me recordó a Nancho Novo en ‘la ardilla roja’ por su manera de dispararse para detener la caída de su hijo. El niño también es muy guapo. Y yo vi perfectamente como él supo que iba a caerse. Y se levantó incluso antes de que lo hiciera. Luego lo recogió del suelo. Le echo una pequeña reprimenda pero tierna. Dejó la bici quieta a su lado en el banco. Se sentó en ese justo que está frente a mí, a unos diez metros. Antes pasó por mi lado. Y se fijó en mí, creo, en lo que escribía. Fue una sensación y luego ya cuando levanté la vista tras varios minutos estaba ahí. Y cuando el niño volvió a ponerse en marcha.. lo hizo con mucha inseguridad, sin perder a su padre de vista, y pedaleando su bici de cuatro ruedas muy despacito y los niños incluso le trataban como si fuera un estorbo en la carrera vertiginosa alrededor de los ciruelos. Todo sucedía en esta curva de los ciruelos y Olivares estaba ahí, también a unos diez metros o incluso menos, observándolo todo. Advirtiendo como mi interés crecía. Porque yo también observaba todo, todas las reacciones y me lancé a escribir sobre el desarrollo de los acontencimientos. Luego cuando el niño se detuvo a mi altura y se acarició el brazo, yo le chisté y le pregunté si le dolía, y el pequeño me hizo un asentimiento sentido pero se obligó a volver a pedalear con más ímpetu. Luego dos de los más pillastres chocaron entre sí y se fueron al suelo y yo vi como el padre reía, como quien dice: ‘Joderos. Por chulos’. Él es más joven que yo pero sólo es un cálculo. Diría que tiene unos 34 o 35 años.

.

Y ahora le hago una llamada a la Mora para contarle todas estas nimiedades de la tarde de hoy. Aunque considero que ha sido bastante fructifera. Me fumo aquí otro cigarro y me voy al bar de EzeQ.

María M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s