– Mxx –

septiembre 13, 2006

Annapurna

Imagino que llegas aquí y te preguntas quién es él. Imagino también que no vas a sentirte desconcertado por eso. Imagino que saltarás esa línea como el agua de un arroyo salta sobre una piedra y sigue inconsciente su curso. Imagino que imaginas como yo que el agua no tiene conciencia. Imagino que luego te las saltarás todas y seguirás discurriendo sin mí. Lo mismo, inconsciente de que tal vez yo te esté buscando y pueda llegar a ser lo más mágico que te suceda en la vida porque casi puedo prometerte que nunca me quedaré contigo.

Pero quiero que sepas que él no estaba allí conmigo en ese sofá. Por eso lo llamo evasión y no encuentro… él y yo sólo nos hemos encontrado en cuatro ocasiones fuera de ese sofá, o mi cama, o mi correo, o mi teléfono… o alguna otra cama de algún hotel mientras era otro el que me hacía de cubierta… él sólo es un hombre tranquilo, proverbialmente lento, exasperantemente tranquilo y lento y sin embargo me fascina. O lleva lográndolo desde hace casi dos años. Desde que le leí y le comenté por primera vez. Arrastrándome como una serpiente. Deseando provocarle algún tipo de desconcierto o desasosiego. ¿Por qué? Buena pregunta. A veces yo también me la hago. Y sin embargo sé que ese hombre es el motor de mi magia… alba de momento. Pero qué poco me importaría que un día se tiñese del color de esa aurora magnética y extrañamente verde o boreal. Porque más allá de las auroras es donde yo quisiera Llegar… más allá y más lejos… ¡que voracidad de absoluto!, me dijo en una ocasión una vieja corrosiva. Y sin embargo como te contaría el Sabina…

Ahora Duda me interrumpe. Su marido ya lo había hecho esta mañana para pedirme ayuda con lo mismo. Asustado. Muy asustado. Oprimido por el temor y la angustia de que Duda cometiese alguna locura. Desencajado. Como yo me sentía ayer y por lo mismo, por ella. ¿Qué harías si tu mejor amiga, desde la otra punta de la ciudad, te llamese para decirte y en un llanto que no tiene tregua desde hace más de un mes que lo único que se desea es la muerte? Tú ya las puesto en contacto con un psicoterapeuta. El mejor que conoces. En el único que confías porque el mismo te aseguró que existía una solución y lo hizo mirándotela a los ojos. Y sabes que tú pasaste por eso mismo cuando tenías 17 años pero que desde entonces, aunque dando pasos mínimos te resististe a seguir sintiéndote así, tan desvalida, tan culpable, tan viéndolo de color tan negro todo y tan perdido. Me pregunto si ella está en lo cierto y no existe remedio alguno. Porque si el remedio por el que suspira es mi abrazo… yo no lo soy. Y sin embargo él me ha garantizado que se conoce un camino… Es una crisis solamente, me digo para tranquilizar mi conciencia. El pico más alto que ha alcanzado, tal vez un Annapurna pero del espíritu y contemplándolo a la inversa, con la mirada del abismo. Porque me imagino que tú habrás sentido también alguna vez como es el abismo cuando te mira. Pero hoy, por ese motivo, me gustaría ser tan sólo agua y no quien en realidad soy.

One Response to “– Mxx –”


  1. […] anatomía, anclas, androginia, ángeles, angelitos, angustia, anhelar, aniela, anna, annaii, annapurna, anoche, anonimarse, anouk, antemano, anticita, antitéticas, anuncio, apego, apocalyptica, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s