bajo las sábanas

septiembre 17, 2006

kubicky

S. me llamó hace un rato y estaba bastante angustiada. Me contó que esta tarde había perdido los papeles como nunca con ese hombre. Tanto su mp3 en el que escuchaba esa grabación con los gemidos de ambos, como la grabadora digital habían volado por los aires y se habían estrellado contra el suelo.

S. había fumado en la cama. Le llamó. Y mientras le dejaba uno de sus mensajes en ese contestador sintió una necesidad imperiosa de incorporarse y cabalgar sobre él. De montarlo. Dice que eso nunca le había sucedido y que luego, después de que remontó el vuelo y regresó, siguió hablando con él mucho rato y que continuaron follando. Follando y hablando. El mp3 tenía el cristal fragmentado pero siguió grabando archivos. Incluso uno como esos que graba a veces solo y que son inexplicables. En él se le escucha sólo a ella. Rebotar en la cama jadeando durante 13 segundos. Dice que encontrar esos segundos es la única certeza de que lo que vivió ocurrió de verdad.

Después la escucho en ese otro más largo. El mismo que él supongo que no recibirá porque S. dice que no quiere cansarle. Diecinueve minutos obscenos y cálidos, y me pregunto si es posible que lo que escucho sea una mujer a solas bajo sus sábanas. Y lo que siento es que me parece imposible.

S. también me contó que la cinta de su pelo había volado hasta el otro extremo de la habitación.

Y yo… yo debería hablar de mis conversaciones de ayer con la Muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s