de picados y vuelos

septiembre 20, 2006

Chagall

¿Habéis caído en que quizás este sólo quiero que sea un diario de sueños, un relato onírico de mi mundo interior, de lo inconsciente y caótico que me habita?

Era como una fiesta… y estaba la zurda y ella me decía… Está ahí el hermano de él… con su chica… ( y algunos detalles imprecisos que se pierden porque no los dejó ni siquiera reflejarse… me como todas las emociones que tienen que ver con ese círculo de personas, que ya pertenecen a mi pasado y ahora son sólo y como mucho pensamientos )… y ella me decía, la zurda… : Lánzate, todos se lanzan… es una caída LIBRE… pero las colchonetas… a mí me extrañaba que ella lo hubiera hecho porque la veía allá arriba conmigo pero era como si estuviera probándome… y, bueno pues una vez hubo agua en esa situación y me lancé… (seis metros, a ciegas, en las tripas de una montaña, sobre un curso acuático en el que a pesar de su estudiada profundidad llegué a tocar fondo con mis pies) … y ayer en el sueño… la primera vez me costó… me costó muchísimo y sentí aquella caída (la misma caída)… las sensaciones eran brutales (pero mi memoria las reconocía o las multiplicaba, quise decir, tal vez, ralentizaba)… pero luego, yo seguí lanzándome y me lancé una segunda y una tercera vez… no es que dejes de sentir miedo pero… digamos que hay unas colchonetas esperándote abajo y lo sabes, … sabes que no hay impacto, que es … el puro vértigo de la caída… Sólo una experiencia, ya pero … pues que me frenaba el aire la última vez, y me frenaba y me frenaba hasta que me quedaba sin gravedad y no terminaba de caer y eso sí que era una sensación… o fue una sensación tremenda… apabullante lo de frenarse en el aire… y quedarse sostenida como si fuese una hamaca en él… Y lo que os contaba… que me impresionó mucho el sueño porque de repente se abría… se abría un cielo de nubes pero que era como … como un túnel… y yo sentía que me iba hacia él y no quería, no quería marcharme… por esas nubes pero … era como aspirada lentamente por ellas, lo mismo que antes había caído… es que no había nada de gravedad… y afortunadamente desperté pero … desperté antes de ser despertada… por lo que quieras me convulsioné y logré moverme… y luego alguien me dijo, no sé quién, que si pasaba por ese túnel… si pasaba por ese túnel ya no había vuelta de hoja… ya no había regreso y no, no hubo drogas, ni … en absoluto… pero yo sigo sintiendo que he abierto Puertas, demasiadas puertas… y lo que sí fue curioso es que ayer no dormí con el cuarzo… Yo puedo tener pesadillas cuando llevo el cuarzo pero … incluso extrañas pero me siento protegida… y ayer… bueno, a lo mejor fue esa carencia, la consciencia de conocer ese dato pero no… no me sentía protegida… contra… un paso irreversible… y …

Y este fue el sueño que les conté a mis amigos a través de un archivo de sonido y del que os había hablado ayer. Aquel anochecer me encontraba en un parque iluminado por la espectral luz de sus farolas amarillas, en una de mis islas de belleza, como las llamó en una ocasión Milán K. hablando de Teresa al descuartizarnos la fea urbe donde su vida transcurría anodina, y de aquel amor que vino a ella de la mano de seis insignificantes casualidades. Tenía un libro de Chagall en las manos. Aunque en él creí no encontrar ninguna de esas pinturas que poetizaba Blanca Andreu para aquella niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall; o sí, tal vez a ‘los amantes del sauco’: ‘El día, tuvo el don de la alta seda, Amor mío, Amor mío… por eso escúchame… ‘. Y lo hermoso de estas líneas fragmentadas…

”’ De ‘Sobrenatural’, así calificó Guillaume Apollinaire al mundo de imagenes creado por Chagall; más tarde lo llamará ‘surreal’. Apollinaire, el creador del concepto ‘surrealismo’ que marcará toda una época y una escuela pictórica, fue el mentor más amigo de Chagall.

Chagall también llego a cifrar su propia firma eliminando vocales en algún cuadro: KSNDR

Pero el impresionismo y el cubismo le eran extraños y muy pronto se impone nuevamente la visión ingenua e infantil de la magia del mundo, la búsqueda aventurera del mensaje de las cosas…

El 25 de julio de 1915 Chagall desposa a su amada Bella. En tiempos turbulentos, Bella y Marc, se hallan en el séptimo cielo, tal como lo documenta el cuadro ‘El cumpleaños’. Evidentemente el amor que trasciende el cuadro existe en la realidad y no como una visión de la amada desde París: ‘Abría la ventana’ -escribe Chagall- ‘y junto a Bella entraban en mi cuarto azul de cielo, amor y flores’.

Chagall usa en su delicada poesía palabras tales como ‘fluir’, ‘animar’, y ‘mecerse’ para describir la felicidad con Bella, su inconmensurable alegría.

La alada ingravidez que caracteriza a la pareja del cuadro es en realidad sólo la transcripción visual de las metáforas”’

Bella llegó a morir y Chagall así a enviudar. Después volvió a enamorarse y continuó pintando. En 1952 se casó con Valentina Brodsky (VaVa). El 28 de marzo de 1985 fallece pero ”sus mujeres” no por ello dejamos de Volar y de seguir deseando arrastrar a Otros a nuestros volátiles sueños

One Response to “de picados y vuelos”


  1. […] Tenía un libro de Chagall en las manos. Aunque en él creí no encontrar ninguna de esas pinturas que poetizaba Blanca Andreu para aquella niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall; o sí, tal vez a ‘los amantes del sauco’: ‘El día, tuvo el don de la alta seda, Amor mío, Amor mío… por eso escúchame… ‘. Y lo hermoso de estas líneas fragmentadas… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s