mi primer encuentro con la muerte de la baraja

septiembre 25, 2006

la muerte sobre un caballo blanco de Turner

Esto ocurre en la segunda experiencia frente a las cartas del Tarot y durante un estado alterado de conciencia. Hay incienso como la vez anterior, una vela de canela, y una fuente con una esfera luminosa… la frecuencia es azul, rojo en menor cantidad, amarillo, verde. No como hoy, no como ahora, en este instante. Hoy es sólo rojo y dorado y hasta oscuridad. Mi estado de ánimo es muy distinto. Ayer sucedieron cosas trascendentales para una personita. Una niña muy querida para mí recibió la noticia de que sus padres iban a separarse. Y yo por una coincidencia también la recibí de inmeditato. Es como si no pudiera sustraerme a esas vidas. Es como si tuviera que conocerlo todo según ocurre. Ella lloraba y se sentía muy triste. O eso me dijeron. Pero el ambiente ha cambiado en este mismo minuto. Quiero decir la frecuencia de luces en este estudio. La esfera luminosa vuelve a funcionar ”correctamente” y de no hacerlo, yo interpretaría eso como una señal para detenerme aquí y no hablar de mi experiencia con esa Muerte. Pero ahora el color dominante es el azulado y el verde esmeralda. Apenas hay rojos… apenas ni en el techo.

.

En este caso tampoco es un tarot egipcio el que me acompañaba si no el tarot del Bosco. Muy diferente. Ya hablaré también de él en otra ocasión.

.

Y estoy tratando de conectarme con Alguien. De hecho hablo con alguien afectivamente muy cercano. Y grabo esta sesión al completo. Estoy sola pero no me siento sola. Le hago una perdida a esa persona para que comprenda que estoy intentando esa comunicación en la distancia. No es telepatía esa noche lo que quiero lograr pero sí lo es en el sentido de sensibilización a distancia. Quiero decir que no trato de captar un pensamiento ni de transmitirlo. Ninguna idea fija. Ninguna trashumancia. Es algo más libre, más experimental. Y en estos momentos la escucho. Y han transcurrido trece minutos en absoluta normalidad. Me río, cuento cosas… a veces mezclo la descripción de los arcanos, sin entrar en su significado, los nombro y enlazo con asuntos más personales. Es un monólogo dialogado. Pero las copas son una constante.. Van veinticuatro minutos y todavía no ha sucedido eso que luego ocurre… pero ahora sí lo hace, a los veinticinco mutos. Transcripción integra:

.

La Muerte… y esta es una muerte que no te puedes reír de ella… (qué fue la reacción que tuve, por ejemplo, el primer día)(pausa larga)… No te puedes reír de ella porque el suelo está sembrado de cadáveres.. que no son cadáveres porque agitan los brazos o las piernas… Algunos tienen medio cuerpo enterrado… otros tienen el tronco y la cabeza… Hay también una ánfora verde a sus pies… Y la muerte tiene carne… aún tiene carne… Se cubre con un manto… ¡Uy, uy uy!.. Y en una de las manos, cruza las manos casi sobre el pecho… Y en una de las manos, la derecha… formando una ‘V’… para que veas como la sujeta… una flecha negra… Quieren matarla, a la muerte… Esta herida esa muerte… (me inspiró lástima… y eso me parece peliagudo pero es ahora más que nada al volver a escucharlo fríamente cuando me lo resulta) … porque por detrás… en la ciudad… desembarcando en el puerto… vienen soldados… Soldados… Hay una guerra, hay una guerra, tío. Hay una guerra… No me podía reír de esta muerte porque … madre mía, qué muerte. Es impresionante, tan blanca… No creas que … es como si no pudiera dejar de mirarla… Me está mirando. Me está mirando. Me estoy asustando porque hay ojos… Madre mía, me está mirando la Muerte… Un ruido… Pero no sé qué me quiere decir. El ruido era en la cocina, espera…. Esta carta… esta carta se me mete mucho. Es la primera vez que me pasa, tío. .. la he sentido viva… quizás por tí, ya sabes, por esa muerte… por lo que era esa muerte para Oliverio… (pausa larga)… Ufff… Tengo que cortar aquí un segundo.

.

Entonces interrumpo la grabación. Y ahora comienzo a escuchar la segunda… y dice: No ha pasado casi un minuto. Recojo las cartas boca arriba… las junto todas… las barajo… debe haber sólo dos o tres vueltas y la muerte no lo sé, porque ahí cerré los ojos… la giré, la giré, para no saber en qué posición la metía y ahora estoy baranjando… la última es la torre. Esa ya no la voy a ver, creo. Pero es la primera que he visto y sin embargo, sólo para colocarlas. Me parece muy bien que se quede abajo… Vamos a ver si vuelve a pasar otra vez que una carta me cuente una historia y luego … me mire, así.

.

Sota de espadas… blande una espada sí, pero no se sabe ni contra qué. Voy a ponerme el cuarzo en el tercer ojo. Bueno, en el tercer ojo… tú ya me entiendes … (aquí sonrío en el audio) … A ver con la punta… La Muerte. ¿Por qué la volví? La volví y la miré. Y la volví a tapar. La muerte está besando al as de copas. Pero en qué posición… No, no lo besa. O sea el as de copas y la muerte invertida… ¿qué significa? …

.

La Muerte… invertida … ahora apunta… o sujeta… En realidad no sé si está herida o … las flechas no se disparan con la mano, ¿o sí? .. Apunta al As de copas…

.

Hay otra que está invertida el nueve de bastos… (y sigo adelante) … Ninguna me cuenta ninguna historia, creo, como la muerte, porque no es un personaje… (van cuatro minutos y trece segundos) y me detengo en la Rueda de la fortuna… (Estoy segura de que trato de distraerme y digo más cosas que no transcribo)… ¡Joder, esta gente sufre! Sufre un horror en la rueda de la fortuna… Claro, le puedo dar vueltas y ver qué más hay… Hay otro hombre que tiene miedo… Tiene miedo. Se cubre, está encogido sobre sí. Y tiene miedo. Se cubre con los brazos y también está desnudo … y hay una mujer.. Me parece una mujer… Esa mujer es la única que está sentada … y observa… (sigo diciendo)… Es como si estuviera sentada en una silla viéndolo todo. Hay un hombre apesadumbrado en el eje de al lado… Madre mía, cuántas cosas… (y sigo nombrando cartas que ahora están invertidas)… Alguien que se aburre mucho… sujeta un aro grueso por el que pasa el cuerpo de un hombre. Sobre un árbol pero es como si ese árbol también fuera parte de un planeta… (y sigo diciendo) (y van nueve minutos) … ¡Joder, por qué estoy huyendo de la muerte! ¿entiendes? Era la que me estaba contando la historia. Era la única… Pero me asusta que vuelva a ocurrir y me mire con esos ojos… Quiero encontrar otra que me diga algo… y las voy pasando… Aquí hay una mujer.. la Justicia… (diez minutos de grabación) … Pero la justicia no me mira, ¿o sí? .. Es una vieja… una espada en la mano, una balanza .. en la otra, en la derecha… Como en el pórtico de una campana. Roja también como la casa del hermitaño… Y dentro de esa campana… no sé cómo, por una ventana… se asoman tres rostros femeninos… uno me da la sensación de que es oriental… la que está más atrás, es más alta y mira por encima de ellas… pero … no sé, no miran tienen los ojos cerrados … La justicia los tiene abiertos pero ellas tres tienen los ojos cerrados… De todas formas siguen sin mirarme a mí y esta reina de copas también tiene los ojos bajos… (sigo adelante en la trascripción saltando algunas partes) … Esos ángeles tampoco me van a mirar. Sólo me miró la muerte… y el diablo. Le doy la vuelta también pero tampoco mira… o no confío en qué mire… No sé, es que parece una figura sin vida… Sólo la muerte estaba tan Viva… Te impresionaría a ti también. Lo demás son figuras. No están vivas. .. Ni la emperatriz. Tiene esa mirada perdida que también hay en las mujeres de Delvaux… Y el hermitaño… mira perdido… El papa no… mira .. pero yo sé que … o creo que no me va a decir nada. Jode,r es que no hay nada comparable a esa carta de la muerte. No he visto cosa igual… (trece minutos y cuarenta y cuatro segundos) … Impresionante. Voy a buscarla

.

¡Ufff! Es que tiene ojos… Si tiene ojos dibujados, ¿o no? …

.

– ¿Qué me quieres contar Muerte?

.

– ¿Qué me quieres contar? Te queda menos de un centímetro de incienso… Cuéntamelo rápido porque luego me voy a ir con él a la cama… ………………..

.

– ¿Qué pasa con esa flecha?

.

– ¿La detienes? …

.

– ¿Por qué hay ese incendio? ……………..

.

(suspiro)

.

– Me distraigo mirando tus detalles….

.

– Pero no te veo a ti… No te veo como antes, ya, Muerte.

.

– Ya no me asustas tanto…

.

– Escucho el ruido de mis fuentes. Ahora son dos…

.

– Me asustaste mucho antes Muerte… Cuando creí que estabas viva… ¿lo estás?

.

– ¿Lo estás? Lo estás. Es que lo absorbes todo…

.

– ¡Ufff! ….

.

– No estoy preparada para que me hables todavía…

.

– A lo mejor cuando esté con Él me atrevo a llegar hasta ti.

.

– A lo mejor te llevo conmigo cuando le vaya a ver… ¿Quieres que te lleve conmigo? …

.

– ¿Le buscas a Él?

.

– Sí, porque … yo te siento mujer, Muerte… Pero antes, cuando me miraste a mí así… te sentí hombre. … o no, no lo sé… no lo sé… Voy a darte la vuelta.

.

Y después de ese intento de conversación tomo la siguiente anotación en mi diario:

.

En la madrugada del domingo 17 de septiembre… ya tarde… no pensaba tener esta experiencia tan de seguido. Sólo había transcurrido una semana… Me he estado mirando con la muerte a los ojos. Y le hablé para evitar que me hablase. Me voy a la cama ahora a ver si logro hablar con tu cuerpo. Pero le he hecho una pregunta a la muerte sobre ti y creo que me la va a contestar. Ven ahora conmigo.

.

Pero luego no sucedió nada.

2 Responses to “mi primer encuentro con la muerte de la baraja”


  1. […] amistad, amor, amoresridículos, amorosos, anaescribe, anaranjados, anatomía, anclas, androginia, ángeles, angelitos, angustia, anhelar, aniela, anna, annaii, annapurna, anoche, anonimarse, anouk, […]

  2. kkk Says:

    usted esta a punto de recibir un gran cambio en su vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s