‘Un pájaro no canta porque tenga una respuesta. Canta porque tiene una canción’ (proverbio chino)

octubre 4, 2006

Sorolla

Recibo un correo maravilloso. Un correo donde se me confían unos sueños. Ella se llama como se llama la personita que más quise. Y como Avelllaneda…

Ahora después de un par de días de haber meditado sobre ese correo y antes de entrar siquiera en la simbología que se repite… quiero que Ella reflexione sobre esta historia puesto que es una mujer creativa e inteligente y sé que por eso mismo lo que voy a dejarle aquí hoy le va dar tanto que pensar como a mí.

El libro del que la voy a extraer ha sido escrito por el psicólogo Luis Muiño y es así como lo prologa: ‘El recuerdo que no estaba ahí’. Cito textualmente…

A principios del siglo XX tuvo lugar uno de los casos más fascinantes de la criptomnesia, es decir, de recuerdos infantiles que surgen a pesar de que la personsa desconoce tenerlos.

La protagonista del suceso, una muchacha normal y corriente, se convirtió, a partir de determinado momento, en la persona a través de la cual se comunicaba Blanche Poynings, una dama que había vivido en el siglo XIV. El personaje medieval se empezó a manifestar durante una sesión de hipnosis y, desde entonces, cuando la muchacha caía en estado de trance, Blanche Poynings hacía su aparición y hablaba de lo que había sido su vida. Contaba, por ejemplo, asuntos amorosos de la corte de Ricardo II que muy pocos historiadores conocían. También describía con exactitud la forma de vestir de sus contemporáneos, los tipos de pan que comían las diferentes clases sociales, y los nombres de esposos, hijos y parientes de diversos personajes de la época.

Los datos eran misteriosamente precisos: parecía imposible que aquella muchacha sencilla, que no tenía ningún conocimiento de la época de Ricardo II, pudiera producir todo ese material. De hecho, ella era la primera asombrada: no creía haber oído hablar nunca de Blanche Poynings, el espíritu que se manifestaba en las sesiones de hipnosis.

La misma muchacha fue la que dio la pista para la solución del caso. En una de las sesiones, fuera de contexto, surgieron tres palabras. Era el título de una novela que su madre le había leído cuando era una niña. En la obra estaban todos los datos sobre Blanche Poynings. Lo fascinante del caso es que en estado de vigilia la muchacha ni siquiera recordaba haberla leído. Hipnotizada, sin embargo, había sido capaz de recordar y reelaborar datos de todo el libro, incluído el apéndice genealógico de nombres con una exactitud asombrosa.

Y bien chiquilla, ahora basándonos en esto, ¿cuántas posibilidades intuyes en esos lugares de tus sueños? ¿y cuántas en sus sensaciones?

Por ejemplo, si a mí mis padres me hubieran llevado a un gran centro comercial cuando era una niña y me hubieran paseado por él en un carro de la compra en el que había alguna caja también… ¿comprendes lo que trato de decirte?

¿Podemos construir nuestras propias ciudades imaginarias en base a las aspiraciones y a los deseos? ¿Pudieron París, o Londres, o Roma, todas ellas grandes capitales europeas, desde la pantalla o en algún viaje pasar a formar parte de ti? Madrid mismo. De ti misma. De toda tú.

¿Pudo una pared encalada y blanca? ¿Pudo aquel acantilado y mis páramos y marismas? ¿Pudimos..? ¿Pudieron…?

Quizás fueramos capaces de mixturizar arquitecturas en espacios inconcebibles. Quizás una vieja de mirada pacífica y tranquila, ojos grises, sólo sea el preludio o el anuncio de nuestra sabiduría y de nuestra paz.

Un beso, muy fuerte para ti, con cariño. Y Sorolla, sí, por aquel atuendo tan blanco y tu piel morena.

2 Responses to “‘Un pájaro no canta porque tenga una respuesta. Canta porque tiene una canción’ (proverbio chino)”

  1. nandara Says:

    Recuerdo de pequeña una puerta giratoria, color oro, de un hotel en Barcelona. Siempre que he ´llegado a cualquier hotel con puerta giratoria de parecidas caractrísticas, siento una felicidad inmensa. Entro y salgo varias veces, con una sonrisa de oreja a oreja…

    ___________________________
    _______________________-

    Que sepas que yo me he estremecido por compartirme esto… Recuerdo vívidamente la última puerta giratoria. Madrid, la mañana del 5 de diciembre del 2006. Salí a la calle con esa sonrisa porque había nacido esa madrugada… ya sabes quién… mi Roja xD
    un abrazo

  2. nandara Says:

    ¿La roja de quién es evolución?
    _____________________
    _____________________

    La Roja es pura sabbat.
    Acuérdate… sabbat = nadha
    Pero esas dos no tienen muchos principios… tanto les da que les da lo mismo
    La Roja, el alias de Candela Arias… algo que está por venir ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s