Primera parte de algo que aún no tiene título ni final

octubre 16, 2006

jan saudek

Como siempre ocurre con la magia casi nunca empieza así, ocurre desde antes,
desde algún día que se entronca sin saber muy bien cuándo, ni cómo, porque
antes tal vez estuvo otro, y sus hilos van entretejiéndose…

Pero por no complicar esto en exceso.. no comenzaré desde el principio, por
supuesto que no. Tarea imposible por ardua. Aunque el miércoles 11 de
octubre, de madrugada, ocurrió el primer acto verdaderamente mágico a través
del blog y es de eso de lo sabía que quería hablar aquí: del principio de un
‘Trabajo’

¿Música que escucho mientras escribo? Poulenc, ‘Stabat Mater’: quis est
homo, qui non fleret. Francis Poulenc que murió en 1963.

Poulenc, francés de nacimiento, dijo una vez del grupo ‘Les Six’ del que
entró a formar parte: “No fue en sus orígenes otra cosa que una agrupación
de amistades y no de tendencias. Luego, poco a poco, las ideas comunes que
fuimos desarrollando hicieron que nos sintiéramos íntimamente ligados en la
reacción contra lo vago, el retorno a la melodía, el retorno al contrapunto,
la precisión, la simplicidad, etc. El buen aspecto de nuestro grupo se debía
a que, vinculados por ideas muy generales, éramos en cambio, muy diferentes
en cuanto a la realización de nuestras obras”.

Y tal vez una cosa así sea lo que a mí me sucede con ‘Vie’.

..

Hasta aquí había escrito la otra tarde, y si hubiera seguido haciéndolo tal
vez mi planteamiento hubiera sido menos imparcial. Hoy a varios días de
distancia, creo que he recuperado un poco de la objetividad con la que a mí
me gusta acabar mirando las cosas. Y prefiero esto último.

Bien, vamos a ello, las primeras noticias que recibo de Vie son del 2 de
octubre. Ella me cuenta en ese email que cree en las energías de todo lo
que nos rodea, al igual que yo (lo expresa así), y que después de haber
estado leyendo mis relatos siente que también cree en lo ocurrido ahí…
Además en ese contacto ya me adelanta que se encuentra desorientada, y que
desconfía, mucho, por todo lo que le viene sucediendo últimamente.

Entonces yo la animo a que me lo cuente si le apetece hacerlo. Y de recibo
me llega la siguiente historia.

Vie tenía un amigo hasta hace no mucho que parecía un amigo pero que resultó
no serlo. Ya desde hacía algunos meses su suerte, me dice, que cambió. Y lo
primero que tenemos que saber.. es que si estamos atravesando una mala
racha, o nos encontramos ”bajo los efectos” de un tránsito
”conflictivo”, en vez de considerar en todo que son ciclos naturales,
circunstancias que nos ocurren, podemos comenzar a creer que todo lo que
nos sucede se debe a que alguien nos está deseando el mal, y entonces
acogiéndonos a esa sospecha, regresamos a nuestro entorno una mirada
inquisitiva que trata de descubrir el quién, ‘el culpable’. La desconfianza
engendra sólo desconfianza. Y ya no sólo en los demás sino que es una merma
directa contra nosotros mismos. Y que se entienda que hablo de un tipo muy
concreto de desconfianza. Pero es de cajón que si vas de altivo por la vida,
aunque sólo sea porque eres tímido y es tu forma de auto-protegerte… eso
no lo tiene por qué entender, el otro, nadie. Simplemente verán en ti lo que
proyectas, que eres altivo y por eso te darán de lado. ¿O tú no le darías de
lado a alguien que se muestra altivo contigo? Bien, es sólo un ejemplo.
Digamos que prefiero utilizar mis propios defectos como ejemplo, ¿de
acuerdo? Pero la vida es más simple que todo eso. Vivimos en una sociedad
competitiva, en una sociedad explotadora las más de las veces, en una
sociedad empresarial que nos pone directamente de patitas en la calle,
simplemente porque encuentra a algo o a alguien que se ajusta más a sus
necesidades productivas que nosotros…

A ver, yo tengo que escribir desde un punto de vista honesto, ¿de acuerdo? Y
todo lo tengo que escribir de esa forma, aunque sea el relato de algo como
lo de Vie. Porque no me lo quiero montar de personaje. Yo no creo en los
gurús. Me producen un profundo asco. Una vez discutía con mi librera sobre
esto. Ella me comentó no sé qué de Jorodowsky; vamos, dijo algo así como
que la gente como Jorodowsky siempre era necesaria para otros muchos porque
había quién no sabía pensar por si mismo y necesitaba de un guía espiritual.
Y quien dice Jorodowsky dice cualquiera; yo que sé, cualquiera que se
dedique a declarar algo similar a lo que declara Jorodowsky: ‘Nadie puede
ejercer de psicomago porque psicomagos sólo somos yo y los míos’. Pero
señor, haga usted el favor, yo vengo prácticando ‘el acto poético’ (eso que
usted llama psicomagia y de la que dice tener la patente) desde la cuna. Y
estoy casi segura de que de niños todos contábamos con un pensamiento mágico
muy activo. Entonces los rituales formaban parte cotidiana de nuestra vida.

A mí la magia siento que me acompaña desde el día que nací. ¿Y sabéis a qué
llamo yo magia? A que cuando nací mi abuelo al enterarse de que había sido
niña se negó a ir rotundamente al hospital. Aquella tarde hubo un disgusto
muy grande en casa. Me imagino a mi abuela. Lo llamaría de todo, y bueno,
qué buena era y es mi abuela (muy temperamental, sí pero también una mujer
de carácter). Así que pese al genio endiablado de su marido, le puso las
pilas y logró arrastrarlo hasta la habitación en la que yo me encontraba.
Corría el 67, finales. Él iba, por supuesto muy enfadado, pero iba y dicen
que cuando me vio se enamoró perdidamente de aquel bebé a quien las
enfermeras de la sala habían bautizado (aquí me moriré de vergüenza) como
‘la chatina yeyé’ de la 21. Entonces me cogió en brazos y ya nunca logró
separarse de mí. La magia del amor, sus lazos, del encanto y el
encantamiento entre las personas xD.

Y esta anécdota ha influido favorable y evidentemente en el resto de mis
narrativas…

Así que sé que podría ponerle a este asunto más patina o más sombras a lo
Tanizaki pero no deseo hacerlo y quiero decir que desde que estoy aquí no es
la primera vez que personas sobradamente inteligentes me escriben
preguntándome si la razón de que pierdan sus empleos, por ejemplo, no será
que alguien les ha hecho un trabajo de magia negra. Vamos a ver una cosa por
qué no somos más sinceros con nosotros mismos y en vez de culpabilizar a
gente con la que de alguna manera entramos en un ”mal rollo” no nos
interrogamos por lo que estamos haciendo mal: ¿en qué dinámica he entrado
que como fruto me está dando resultados contrarios a los que deseo?

Hubo alguien en concreto. No diré nunca nombres (mientras se respete mi
anonimato). Una mujer. Una noche le contesté tal que así. Es que si lo
transcribo textual se me va a entender mejor porque es casi un ‘genérico’.
Pero sin entrar desde luego en ningún detalle de los que me facilitó esa
persona.

‘Voy a darte una receta infalible, y que por supuesto no es ningún placebo.
A ti las piedras no te sirven porque no crees en nada. Pero si quieres tener
una oportunidad en la privada y tienes a cualquiera por encima de ti no
trates de manipularlo de una manera tan evidente. Porque si es una tía en
seguida va a saber quien eres y no te va a querer cerca. Los pavos, algunos
ojo, son más ingenuos. Claro, mientras tienen interés en meter la polla en
un coño, o yo que sé, por el culo o le molan las mamadas y le parece que tú
lo debes bordar.. Luego ya no, luego ya tienen ganas de metérsela a la más
nueva. Y una tía siempre va a ser tan lista como tú porque es mucho más fría
con otra. Y por supuesto antes de que se la juegues … lo dices bien claro
en el mail. Lo dices todo bien claro para quien sabe leer en lo que no se
escribe en las cartas.

Y por supuesto si hubieras aceptado mi ”ayuda” desinteresada en las
condiciones en que te la OFRECI, Punto mi respuesta habría sido muy
distinta. Y te hubiera dado seguro otro tipo de receta. La confianza siembra
confianza y la desconfianza… eso ya lo sabes.

Y todo esto te lo digo cordialmente. Sintiendo que respondo con sinceridad a
lo que me pediste.

Besos’

La persona en cuestión reaccionó aceptablemente a este tipo de sinceridad
brutal. Y al día siguiente continuamos nuestro contacto de una manera mucho
más abierta. Yo sólo le había pedido que me llamase por teléfono, que me
permitiera escuchar su voz para comentarle lo que le quería comentar pero de
una forma suave (o sea esto mismo, porque yo la solución suelo tenerla clara
desde el principio y me aparto muy poco de ella). No le iba a pedir nada ni
por supuesto a cobrarle nada. Tratando de empatizar con ella; ya que por sus
mails me era difícil no verla de esta manera. Y también porque no veía la
necesidad de gastar mi tiempo y mis ganas en escribirle cuando era a ella a
quien le interesaba encontrar una solución para su supuesto ”problema”. Me
limité, sí, a hacer lo que ella me pedía, devolviendo justamente la
confianza depositada en mí pero no a dejarme utilizar. No adorné. No pulí.
Fui tan considerada como ella suele serlo. Me limité a eso.

Al parecer esta persona no quería llamarme, me lo explicó luego, por temor a
que yo fuera alguien de su entorno y la reconociese. Me dijo que buscaría a
una profesional diferente a mí para que la ayudase y que mi correo le había
hecho gracia. Entonces recuerdo que al leer esa respuesta que no sentí nada
hiriente, si le grabé ‘mi receta’ y se la envié por mail: ‘cómo fomentar el
amor y hacer que éste funcione como amuleto protector’. Entonces me acuerdo
que fue cuando escribí aquello acerca de mi código ético donde hablaba del
cuándo yo quiera, cómo yo quiera, bajo mis condiciones y porque me apetezca.
Es esencial en esta vida que no dejemos que los demás bajo ningún concepto
manipulen de forma sutil nuestras energías y nuestras prioridades. Porque es
cuando nos sentimos utilizados.. cuando nos complicamos excesivamente las
cosas con emociones que de ser más asertivos, más fieles a nosotros mismos,
no deberían haber estado ahí.

A lo mejor alguien puede preguntarse: ¿y al final ella no consiguió de esa
manera lo que pretendía de ti? Y yo le diré, sí pero es que yo no pretendía
nada de ella; me escribió sin que yo se lo pidiera, me contó su problema y
humanamente hice lo que de todas formas hubiera hecho por cualquiera: lo que
me gustaría que otro hiciera por mí si hubiera sido al revés. No más.

¡Ah! Por cierto, también tengo novedades acerca de ese reto que os comentaba
el otro día… pero eso para otro momento.

Y a Vie se lo dije más o menos así:

‘Tranquila. Lo de las energías de tu amigo está en tu mano. ¿Ahí algún sitio
o comentario de tu blog donde yo pueda sentirlo y captarlo mejor? En
seguida te diré que onda me da y qué tipo de historia tiene contigo.

Espero tus noticias..’

Y esto ya fue al par de días. Una semana antes de nuestro Encuentro. La
diferencia con la anterior consultante es que Vie tenía mucho interés en
hablar en directo conmigo y llegamos a un acuerdo, porque ella utiliza el
Skype. Yo ya había oído hablar de ese programa y me pareció una oportunidad
estupenda para bajármelo y probarlo con alguien interesante. Pero no
coincidimos. Mis horarios aquí son bastante reducidos. Y otra noche Vie,
después de haber leído alguna de esas entradas con ”tiradas mías” con las
cartas del tarot vuelve a escribirme y me pregunta si no puedo efectuar una
para ella… porque quiere saber…

Ahora repaso cual fue mi respuesta y dejo sólo lo que es fundamental que se
sepa sobre mí… un minuto…

‘No, no puedo hacer eso por ti porque tú eres una bloger como yo. Quiero
decir que en el blog no estoy mezclando mi trabajo con este mundo, porque es
trabajo (es decir remunerado); lo que sí hago es hablar de mi vida en el
blog y de mis intereses que es lo que hacemos todos. Una sesión de tarot yo
me la preparo a través de un trance. Hago muy poquitas y son para gente que
recurre a mí en el directo, o como las que escribo ahí fuera personales para
mí y para personas que guardo un profundo afecto. Cuando llego aquí lo que
quiero es descansar como todo el mundo. No trabajar más. Pero sé que Gedeón,
a quién tengo enlazado, consulta el tarot en internet de forma gratuita y
seguro que él te puede indicar. Lo hace por medio del chat.

Pero yo en tu caso lo que haría y eso es lo único que haría, sería coger el
toro por los cuernos. Es decir, escribir a esa persona y comentarle lo que
te está pasando. Y si eso no funciona es que el nivel de comunicación con él
no es bueno y si no está siendo bueno, ahí es donde te da la vida una señal
de stop para que resuelvas, pero no en él, si no en ti.

En lecturas en red voy colgando algunos artículos interesantes de cómo
podéis hacer vuestras propias magias. Como ese del sigilo mágico. Yo
comenzaría por ahí. Y cómo podéis trabajar vuestros propios cuarzos para que
os ayuden y os protejan.

Normalmente alguna persona ha recurrido a mí por aquí y si el asunto me
parece que requiere un algo más y me tira el deseo de ayudar si que me mojo
ese algo más; Pero en tu caso es que no hay nada más que puedas hacer que un
cambio en tu postura. Tienes la solución en tus manos. Y es bien sencilla.
Cortar y aislarte de toda persona que no tenga buen rollo contigo y luchar
directamente y con honestidad por toda persona que sientas que te merezca la
pena. Es mi lema en la vida y creo que funciona y da mínimos problemas.
Ahora si entras en esos juegos tú directamente eres quien estás atrayendo la
mala energía de otros hacia a ti. No les hagas ningún caso y ya verás como
desaparecen.

Un beso’

¿Pero qué ocurre con Vie? Que su contestación es milimétrica. Está medida.
Entiende mi punto de vista. Y entonces sí, no dudo ni un segundo en
conectarme con ella por medio del Skype y ya en el próximo post trato de
hacer un relato de lo que sucede… y de las consecuencias que derivan de
ello.

¿Y por qué esa imagen del fotógrafo checo Jan Saudek?

Porque las personas a veces no sabemos vernos realmente como somos, o no
sabemos mirarnos así o tal vez sólo vemos en el otro una máscara semejante a
la nuestra pero en otro sexo, en otro cuerpo y la vemos en él pero no la
vemos en nosotros porque no estamos mirándonos en el espejo justo que nos
regresaría esa imagen… y por tanto nada se ajusta a la realidad o sólo lo
hace a la realidad de la máscara o a la realidad del momento. En el fondo no
somos más que hombres y mujeres asustados ante una complejidad interior que
estamos lejos de saber procesar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s