– EKR… la grande fuga y yo –

noviembre 6, 2006

EKR

Aprovecho ahora un poco más y antes de pasar a hablar de la Doctora Elisabeth Kübler-Ross para ampliar lo que dije en el último de los comentarios del anterior post, que no creo en las cadenas ni las sigo bajo ningún concepto pero sí en las terapéuticas, por supuesto. Como dicen de aquella que existió entre los esenios, según creo recordar… Una vez leí que Jesucristo perteneció a esta ”secta”. Y tener en cuenta que no estoy hablando ahora con propiedad, sino siguiendo un poco el hilo del tono informal que tengo en esa grabación donde no escuchareis otra cosa que no sea una mala lectura mezclada con mis opiniones, muy discutibles todas ellas. Bueno y, para qué os voy a engañar, a mi resfriado, lamentablemente.

Pero Creo, y ahí utilizo bien el término creer, que el manejo de nuestra energía física, psíquica y emocional, el manejo adecuado, consiste en poner ese cúmulo de Energía en la causa que no casualidad, ciertamente, que consideremos Oportuna. Y por eso yo nunca sigo esas cadenas que tanto se estilan ahora en este mundo de silício, como diría nuestra encantadora Ixchel -lease esto con una sonrisa dulce-.

Ni tampoco las seguía de niña cuando llegaban al buzón de mis padres con esas amenazas que pretendían meternos ( no sé quién o de quién lo aprendió) miedo en el cuerpo. Si no escribes 25 como estas, metes una peseta dentro, las echas al correo y le rezas siete novenas al tadeo ‘demiscojones’… atente a las consecuencias. Porque a fulanito del pueblecito francés de vete tú a saber qué perdido departamente le llegó una y se río de ella, y a los cuatro días… palmó. Sin embargo Filomena Rodriguez, religiosamente, cursó las copias y los rezos y por fin casó a su niña, que siendo coja, tuerta, manca, deslenguada y encima bastante puta… la tenía frita.

Entonces… el libro ‘La Muerte: un amanecer’ está basado en tres conferencias que la doctora E. Kübler-Ross dio entre los años 1977 y 1982.

‘Vivir y morir’

 

‘La Muerte no existe’

 

‘La vida y la muerte y la Vida después de la Muerte’

Para Ella la muerte es sólo un paso más hacia la forma de vida en otra frecuencia. Y el instante de la muerte es una experiencia única y bella, liberadora, que se vive sin temor y sin angustia.

[odeo=http://odeo.com/audio/2353593/view]

http://odeo.com/audio/2353593/view

Ya me contaréis que os pareció la experiencia. Dura unos dieciseis minutos.

Y más besos xD

¡Ah! y a modo de post scriptum, había tomado estas líneas del prólogo donde se dice que con una actitud rigurosa y valiente, Kübler-Ross ha investigado el dolor y la conclusión, a sus muchos desvelos al lado de sus pacientes, podría resumirse así:

Busqué mi alma; a mi alma no la pude ver.

Busqué mi Dios; mi Dios me eludió.

Busqué a mi hermano y encontré a los tres.

Yo he tenido suerte, imagino. Puesto que ya vi mi alma y eso fue precisamente lo que me concedió mi paz y lo que me reconcilió con la Muerte.

One Response to “– EKR… la grande fuga y yo –”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s