EN LA LUNA DE MARTE

enero 7, 2007

Manic Street Preachers – The Everlasting

A ver, antes de introducirme en el tema de hoy, os cuento algo. Me gustaría que os parárais a pensar si vosotros también tenéis algúna fecha que marca acontecimientos importantes o extraordinarios de vuestra vida. ¿Alguna que se repita?
Hoy visitando a Duke, me he encontrado en su página con ese video e inmediatamente he recordado que cuando era niña (y no tanto) tenía dos miedos bastante extraños, que los demás no solían compartir conmigo.
El más íncreíble (hasta pesadillas tenía con 14 y 15 años) era ir a morir Virgen.
En realidad nunca perdí ese miedo, aunque alguien cuando contaba ”1016 años” solucionó por la fuerza el asunto de la virginidad. Ahí fue donde comprendí algo importante de mí y es que la virginidad (contrariamente a lo que se pensaba mi padre, que la consideraba encerrada entre las piernas …) era un estado de la mente y del alma.
El caso es que el asunto o el miedo, quedó solventado un 5 de diciembre del año 2006. Y lo primero que me dije aquella mañana al despertar fue: ¡Vaya! Por fin puedes morirte en paz.
Desde entonces me he encontrado ”esa fecha” llamándome poderosamente la atención en dos ocasiones. Una hace unos días, al descubrir la reciente muerte de Bronstein. Mismo día, mismo año
Y la otra hace unos minutos. Y relacionada con el segundo de esos miedos incomprensibles que mencioné.
El caso es que si he tenido algún pánico incontrolable, algo que me haya causado (y repito en mi infancia y juventud) algo similar a una fobia… ha sido el fenómeno de la combustión espontanea.
Imagino que la causa de este extraño temor de satélite de marte (la luna Fobos) tuvo su origen en algún programa de radio de aquellos a los que me hice adicta, porque eran los que más le gustaban a mi padre y también a mí, y que como pocas cosas en la vida lograron fascinarme. Los de Antonio José Alés y su ‘Medianoche’.
Y ahora al buscar información sobre esta extraordinaria voz de la Radio que tantas madrugadas me durmió y tantas otras me secuestró y no me dejó dormirme… me he encontrado con la fecha del 15 de agosto. Un 15 de agosto la Roja se enamoró por primera vez de un hombre. Fue en el año 1986, creo. Y un 15 de agosto de 20 años más tarde fue cuando la Roja descubrió al extraño de ojos azules en aquel viejo documental que se emitió en su momento por la 2. Algo extraordinario relacionado con la noche más extraordinaria de la infancia de adolescencia de la Roja: la Alerta Ovni de la madrugada del 15 de agosto de 1979 que congregó alrededor de la radio de miles de hogares españoles a 12 millones de oyentes. Recuerdo de aquella noche…
Pero ahora atención… os advierto que la siguiente imagen puede herir vuestra sensibilidad…

restos poquito chamuscados de Bentley

El doctor J.Bentley, médico retirado, vivía en la planta baja de un edificio en Coudersport, Pennsylvania.

En la mañana del 5 de diciembre de 1966, Don Gosnelí entró en el sótano del edificio para leer el contador del gas. En el sótano flotaba un humo azul claro de olor extraño. Gosnelí descubrió por casualidad, en un rincón, un montón de cenizas. Nadie había respondido a su saludo al entrar, de modo que decidió ir a echar un vistazo al anciano. En el dormitorio había el mismo humo extraño, pero ni rastro de Bentley. Gosnelí miró en el cuarto de baño y se enfrentó con una visión que no olvidará nunca.

El suelo estaba quemado y en él se abría un enorme hoyo por donde se veían las tuberías y vigas que había quedado al descubierto. Al borde del hoyo vio una pierna marrón, desde la rodilla hasta abajo, como la de un maniquí. ¡No miró más! Gosnelí huyó del edificio a toda prisa, y fue a dar parte de su macabro descubrimiento

Si alguien quiere ampliar información sobre el fenómeno de la combustión espontánea y sus teorías… en wikipedia, por ejemplo.

9 Responses to “EN LA LUNA DE MARTE”

  1. lasalamandra Says:

    SOBRE ANTONIO JOSÉ ALÉS

    Antonio José Alés fue el primer presentador de radio en España que se empezó a ocupar, en la década de los 70, de todos estos asuntos de lo paranormal y misterioso en un programa radiofónico de emisión periódica: “Medianoche”.

    Alés ha sido, para los presentadores de radio en España que nos hemos especializado en esta temática, el “maestro del misterio en las ondas”. Resultan inolvidables aquellas noches que Alés nos hacía pasar con sus fabulosos programas.

    Con voz grave y sonora, D. Antonio José iniciaba cada noche su emisión para toda España, dispuesto, en algunas ocasiones, a hacernos pasar un poco de miedo con sus famosas “narraciones de misterio” e informarnos acerca de la fenomenología de lo paranormal y de todos aquellos asuntos que tenían que ver con lo enigmático e inexplicado.

    Hombre de amplia cultura, gran lector, de voz irrepetible, poseedor de una enorme capacidad de improvisación (hacía, en ocasiones, programas de larga duración sin un folio ante él. Fui testigo en varias ocasiones). De grandes conocimientos y de trato amable y cortés con los oyentes, Alés es, en mi opinión, un profesional de la radio insustituible. No digo expresamente que haya sido el mejor periodista radiofónico dedicado al Misterio -que muy posiblemente lo es-, simplemente digo que es insustituible por muchos años que transcurran.

    Él fue el pionero del misterio radiofónico en nuestro país allá por los años 70. Es de justicia decir que Alés fue la Voz de lo misterioso en la España de los 70 y 80 en la radio, que fue el primero en poner en marcha una gran idea: ALERTA OVNI.
    En la madrugada del 15 de agosto de 1979, congregó, a través de la Cadena SER, a 12 millones de oyentes. Media España, literalmente, estuvo pendiente aquella noche de su programa, hasta el punto de aparecer registrado en el libro Guiness de los Records. Éste es un dato que muchas personas desconocen, pero que, sin embargo, es real y que se puede verificar en las fuentes y archivos oportunos. Ahí está el dato: 12 millones de oyentes durante su emisión radiofónica. En un futuro comprobaremos si algún profesional de la radio, entre los que me incluyo, somos capaces de superar esta aplastante cifra que Alés consiguió. Lo veo muy difícil, por no decir imposible. También es cierto que eran otros tiempos, que la oferta televisiva y radiofónica era muchísimo menor que la actual y que el fenómeno OVNI, por aquel entonces, estaba muy de moda y arrastraba a las masas, pero conseguir que 12 millones de personas estén pendientes de un programa de radio no es tarea fácil; lo sabemos los profesionales de la comunicación. Ahí queda el “reto” para muchos de nosotros.

    Antonio José Alés pasó de la SER a Radio España (Cadena Ibérica), donde estuvo hasta 1993. En el verano de 1993 fichó por Onda Cero, donde permaneció hasta 1995. Tras su marcha de Onda Cero, “colgó el micrófono”… Sus razones tendría…

    Fue, durante muchos años, invitado a numerosos programas de radio y televisión, colaborador de diversas revistas donde publicó numerosos trabajos, escritor, conferenciante y Director de su propia revista: “El Mago”.

    Alés decidió retirarse del escenario público. Todavía muchos se preguntan el por qué. Dejó un vacío que, todavía hoy, nadie ha sido capaz de llenar del todo. Muchos somos los que añoramos aquellas mágicas madrugadas en las que D. Antonio José nos hablaba, a través de la radio con esa voz prodigiosa que Dios le otorgó, de los Ummitas, de la vida extraterrestre, de la Sábana Santa, de las sectas, de la vida después de la muerte, de apariciones… y de tantos temas que provocaban un agradable insomnio en miles y miles de españoles.

    Todavía recuerdo la noche en la que le conocí personalmente. Yo le escuchaba, siendo todavía un chaval, todas las noches. Era mi ídolo radiofónico y convencí a mi padre para que fuéramos a Radio España a hacerle una visita. Mi padre mantenía, como compañeros de profesión, una buena amistad con él que venía desde hacía años. Subí las interminables escaleras de la emisora con cierta timidez, llegamos a la recepción de Radio España y mi padre preguntó por él diciendo que deseaba saludarle. A los pocos minutos, se abrió una puerta y allí estaba el gran Alés, con un cigarrillo entre sus dedos y con una sonrisa amable esbozada en su rostro. Tras un efusivo abrazo con mi padre, me presentó: “Éste es mi hijo, Santiago. Te escucha todas las noches” -le dijo mi padre a Alés. ¡Qué vergüenza sentí! No sabía qué hacer. No podía creer que estuviera junto a mi ídolo radiofónico. Hasta esa noche, su voz era para mí una voz sin rostro. Y lo cierto es que a raíz de conocerle personalmente, mi vocación radiofónica centrada en los Misterios creció todavía más y con más fuerza.

    Todavía hay madrugadas en las que echo de menos la voz de Antonio José Alés. Busco y busco, pero ninguna voz es capaz de hacerme sentir el Misterio como lo hizo Alés durante tantos años a través de la radio.
    Actualmente existen grandes profesionales de la comunicación dedicados a todos estos temas, pero con Alés pasa como con los Beatles: que es y será insustituible e irrepetible. Don Antonio José es uno de esos “habladores” (como él mismo se autocalificaba) que aparecen una vez cada muchos lustros.

    Conservo en mis archivos un gran número de programas de Alés y, de vez en cuando, mientras realizo cualquier otra labor, escojo una de esas antiguas grabaciones y me dejo sumergir en el apasionante mundo de los desconocido en la voz del gran Antonio José Alés… un profesional para la Historia.

    Quiero agradecerte, querido Antonio José, una cosa: que gracias a escuchar tus programas, hiciste que mi vocación radiofónica fuese aún mayor y que me especializase en todos estos temas, que son gran parte de mi vida. Gracias a tus programas me empecé a interesar por el Misterio en el medio radiofónico. Gracias por tan bonitos y hermosos momentos que me hiciste pasar… aún los recuerdo con mucha alegría y, por qué no decirlo, con cierta nostalgia. Gracias, querido Alés (como siempre te llamo cariñosamente cuando hablo de ti), por haber sido la Voz de lo misterioso en la radio en nuestro país durante tantos años. Siempre recordaré aquellas noches, con el transistor de radio bajo las mantas de mi cama, escuchando tu programa cuando yo era todavía un joven adolescente.
    Gracias por todo, querido Antonio José. Nunca te olvidaré. Un fuerte abrazo.

    Santiago Vázquez

    http://www.masalladelarealidad.com/cuadros_de_honor_antonio_jose_ales.htm

  2. lasalamandra Says:

    Otro clásico de la “Combustión Humana Espontánea”. Estos son los restos del Dr. John Irving Bentley, fallecido en 1966. Este anciano médico de 92 años era un fumador tan empedernido como descuidado; muy probablemente sus ropas se incendiaron e intentó llegar al baño en un vano intento por obtener agua para apagarlas. Cuando cayo al suelo el linóleo que lo cubría actuó como fuente adicional de combustible, al igual que la madera debajo de este. La pierna quedo relativamente intacta probablemente por no estar envuelta en la bata de casa que llevaba la víctima.

    http://www.arp-sapc.org/articulos/combustion.html

  3. lasalamandra Says:

    EL CASO DE LA CONDESA BANDI

    Un caso famoso ocurrió alrededor de 1731 (curiosamente, se desconoce la fecha exacta): el de la condesa Cornelia di Bandi de Cesena, de 62 años de edad. Los restos de esta noble dama fueron encontrados por su doncella en el piso de su dormitorio (se presume que al ir a despertarla en la mañana). El cuerpo de la condesa había quedado reducido a una pila de cenizas “que dejaban en la mano una humedad grasienta y maloliente”, pero las piernas y los brazos se encontraban relativamente intactos; parte del cráneo y la quijada se encontraban entre las piernas. Las paredes de la habitación estaban cubierta de hollín, y el suelo de un liquido pegajoso; de la parte inferior de la ventana goteaba un extraño líquido amarillo y grasiento; la cama no había sufrido daños. En el piso se encontró una lámpara de aceite vacía, cubierta de cenizas. Según parece, la fuente original de esta descripción es un artículo de 1746; posteriormente, este caso sería citado nada menos que por Charles Dickens. Es de hacer notar que en este incidente se encuentran prácticamente todos los hallazgos no míticos que posteriormente se repetirán una y otra vez en los casos modernos, y que caracterizan a la llamada “combustión humana espontánea”.

    http://www.arp-sapc.org/articulos/combustion.html

  4. lasalamandra Says:

    COMBUSTION ESPONTANEA

    La condesa Cornelia Bandi, de 62 años, vivía cerca de Verona en abril de 1731. Según parece, la condesa se había acostado después de cenar y se quedó dormida después de conversar varias horas con su doncella. Por la mañana la doncella volvió a despertarla y presenció una escena horripilante. La habitación estaba cubierta de hollín y el suelo de un extraño líquido amarillo y grasiento que hedía de forma poco usual. La cama se hallaba intacta salvo por las sábanas revueltas, indicando que la condesa se había levantado. A un metro y medio de la cama había un montón de cenizas, dos piernas intactas con medias, entre las que yacían el cerebro, la mitad de la parte trasera del cráneo, el mentón y tres dedos ennegrecidos. Todo el resto eran cenizas que si se tocaban dejaban en la mano una humedad grasienta y hedionda.

    ¿Qué fue lo que le ocurrió a la condesa?, su caso es el primero documentado de lo que hoy llamamos combustión humana espontánea o CHE. A pesar de los casos existentes, bien documentados y con testigos fiables, no es un fenómeno aceptado por toda la comunidad científica, quizás porque no se le ha encontrado una explicación satisfactoria, y sin embargo sabemos lo que es.

    La CHE se caracteriza por el extremo calor que genera, de modo que podemos distinguir el fenómeno de un incendio corriente. Normalmente es muy difícil reducir a una persona por completo a cenizas, aunque nos lo propongamos; para ello es necesario mantener la llama durante horas sin parar de echar combustible. De hecho está comprobado que un cadáver mantenido 8 horas en un crematorio a 1100º C aún deja los huesos sin muestras de degradación grave ni quedar reducidos a polvo. En los crematorios ordinarios se alcanzan los 900º C, así que no se reducen completamente a cenizas los cadáveres, quedan los huesos que pasan a un cremoledor que los muele y los deja convertidos en polvo. Siempre, y en todos los casos, las cenizas resultantes son grises, mientras que en la CHE son completamente blancas, lo que demuestra que las temperaturas son mucho mayores, algunos las estiman en 2500º C, lo que es bastante calor si tenemos en cuenta que los incendios que destruyen edificios rara vez superan los 250º C.

    En el caso de Leon Eveille, de 40 años, que fue encontrado completamente quemado en el interior de su coche cerrado en Arcis-sur-Aube (Francia) el 17 de junio de 1971. El calor había fundido los cristales del coche. Se calcula que un coche al quemarse alcanza una temperatura aproximada de 700º C, pero que para que se funda el cristal la temperatura tiene que superar los 1000º C.

    En 1986, cuando un saludable hombre de 58 años, que irónicamente era un bombero jubilado, ardió hasta morir en su casa de Nueva York. Todo lo que quedó de él fueron algunos huesos y dos kilos de blancas cenizas. Como en muchos de estos casos, nada de la casa resultó afectado, y ni siquiera se encendió una caja de cerillas que tenía cerca.

    Otro caso fue el que le tocó al detective John Heymer, agente del Departamento de Investigación Criminal, considerado uno de los mejores investigadores en CHE. Fue requerido a principios de enero de 1980 para investigar un caso en Gwent (Reino Unido).

    Cuando entró en el salón de la casa lo primero que le sorprendió fue el calor sofocante y la humedad reinante en la sala, así como el tinte anaranjado de la luz que iluminaba lo que quedaba de Henry Thomas, de 73 años. En la alfombra había un montón de cenizas blancas en el centro, en un extremo yacían un par de pies enfundados en sus medias, y en otro una calavera ennegrecida. La luz de la bombilla desnuda se mezclaba con la del día, pero lo que le daba el tinte anaranjado era la fina capa de carne vaporizada y condensada que lo cubría todo en la habitación. Lo realmente extraño del caso es que la habitación no presentaba apenas señales de incendio, tan sólo parte del sillón en el que se hallaba sentada la víctima y la alfombra bajo la que se hallaban los restos, que tan sólo estaba chamuscada unos pocos centímetros.

    Pero ¿cómo puede arder el cuerpo de una persona que contiene 45 litros de agua?. Si Thomas quedó reducido a cenizas por una elevadísima temperatura, ¿cómo no ardieron otros objetos cercanos más inflamables como la alfombra o el sillón? El forense expuso su teoría sobre lo ocurrido: Thomas, que no era fumador, había caído de cabeza por accidente dentro del hogar de carbón y empezó a arder, cayó de espaldas en el sillón que sólo ardió mientras estuvo en contacto con la llama, al poco tiempo el sillón se rompió y dejó caer a Thomas sobre la alfombra hasta que murió. El resto de los objetos no ardieron debido a que la combustión del cuerpo agotó el oxígeno de la sala, no pudiendo entrar más debido a que la puerta estaba sellada con burlete.

    Al investigador John Heymer todo eso le pareció falso y expuso su teoría, avalada por años de experiencia en medicina legal. El incendio era un caso claro de CHE; comenzó dentro del cuerpo del fallecido, que empezó a arder en el sillón para luego caer sobre la alfombra para quedar reducido a cenizas por completo. Para el detective la CHE es causada por la reacción entre el hidrógeno y el oxígeno a escala celular dentro del cuerpo de la víctima, y que ésta es la única fuente de calor factible que puede reducir un cuerpo a cenizas.

    El resto del mobiliario no ardió porque el primer fogonazo consumió casi todo el oxígeno de la habitación, y como la reacción mencionada no necesita un ambiente con este elemento fue la única que pudo continuar hasta que no quedó mas cuerpo que ardiera.

    Sin embargo sus superiores no le tomaron en serio y el caso fue archivado con la explicación del forense como válida.

    Otro caso sorprendente que parece avalar lo anterior es el que le tocó sufrir a un bombero londinense, Jack Stancey, cuando acudió a un aviso en un inmueble abandonado. La casa no tenía señales de daños por fuego, pero cuando Stacey examinó su interior, se encontró el cuerpo en llamas de un vagabundo al que conocía como Bailey. Tenía una hendidura de unos diez centímetros en el abdomen y las llamas salían por ella con fuerza, como en un soplete. Para apagar esta violenta llama, Stacey dirigió el chorro de la manguera al cuerpo del vagabundo, extinguiendo la llama en su origen. No hay duda de que el fuego se inició en el interior del cuerpo. La víctima estaba con sus dientes hundidos en la escalera de madera y fue necesario una palanca para abrir sus mandíbulas. No llegó a saberse la causa real del incendio. En el edificio no había gas ni electricidad, y no se encontraron cerillas. Incluso en el caso de que el vagabundo hubiese dejado caer un cigarrillo encendido sobre sí mismo, se ha demostrado que no habría sido suficiente para producir una llama tan destructora.

    Sin embargo, para aquellos que ya se imaginan el horrible sufrimiento de las víctimas quizás tengan alivio, se ha demostrado que la CHE sólo se produce en personas vivas porque inhalaron grandes cantidades de humo, pero afortunadamente las víctimas parecían adormecerse al iniciarse la combustión.

    El caso de Jack Angel parece ser una prueba de ello. En 1974, en Georgia, Estados Unidos, Angel se fue a dormir y despertó cuatro días mas tarde con unas quemaduras tan horribles que fue necesario amputarle el antebrazo derecho. Por otra parte, el pijama y las sábanas de la cama estaban intactos y no sintió ningún dolor hasta varias horas después de haber recuperado la consciencia. Angel no pudo recordar cómo se hizo las lesiones, incluso bajo regresión hipnótica.

    Se cree que la CHE puede explicarse también con la teoría del efecto mecha. Esta teoría sostiene que en un cuerpo obeso y vestido con suficientes capas de tejidos inflamables, los vestidos en llamas pueden actuar como mecha externa y la grasa del cuerpo puede arder como una vela. En caso de que el cuerpo esté en contacto continuado con una llama y halle una buena aportación de oxígeno, ni siquiera es necesario que la víctima sea obesa.

    En 1982, en Londres, Jeannie Saffin, una mujer disminuída mental, ardió en llamas mientras estaba sentada en una silla de madera en la cocina de su casa. Su padre, que estaba sentado cerca, vio un destello luminoso. Al girarse hacia Jeannie, observó que estaba envuelta en llamas, pero Jeannie no gritaba ni se movía. Su padre la empujó hacia el lavadero y llamó a su yerno, que corrió a la cocina para ver qué pasaba. Pudieron apagar las llamas, pero Jeannie murió más tarde en un hospital. El agente que hacía las averiguaciones no encontró ninguna causa aparente de lo que había pasado y así lo hizo constar. Dijo que los parientes de Jeannie creían que era una víctima de la CHE. El veredicto fue muerte accidental, porque, como dijo más tarde el juez, la CHE no existe y muerte accidental es casi lo mismo que muerte por causas desconocidas.

    La combustión humana espontánea es ese tipo de hechos que, hasta que la ciencia no los explica, no existen y por tanto no son causa de nada. De modo que, como en muchos otros asuntos, sólo nos queda rogar que no nos ocurra a nosotros. (C) Jaime Padilla Ruiz.

    http://www.arrakis.es/~lallave/histo21.htm

  5. lasalamandra Says:

    El primer caso con fecha conocida data, según parece, de 1673, cuando un ciudadano de París, anónimo y según parece alcohólico, “fue reducido a una pila de cenizas y unos pocos huesos de los dedos, pero la cama de paja en la que murió quedó intacta” (Garth Haslam: Spontaneous Human Combustion; Brief Reports in Chronological Order). Al respecto, no conocemos otras circunstancias. Otros autores citan un caso de 1662, sin proporcionar más detalles.

    http://www.arp-sapc.org/articulos/combustion.html

  6. lasalamandra Says:

    LOS SATÉLITES DE MARTE

    Marte tiene dos satélites, Fobos y Deimos. Son pequeños y giran rápido cerca del planeta. Esto dificultó su descubrimiento a través del telescopio.

    Fobos tiene poco más de 27 Km. por el lado más largo. Gira a 9.380 Km. del centro, es decir, a menos de 6.000 Km. de la superficie de Marte, cada 7 horas y media. Deimos es la mitad de Fobos y gira a 23.460 Km. del centro en poco más de 30 horas.

    La caracteristica mas sobresaliente de Fobos es el cráter Stickney, que mide 10 km de diámetro. Su superficie está plagada de surcos de poca profundidad, que tienen una anchura entre 100 y 200 metros, y una profundidad de 20 o 30 metros.

    Los pequeños fosos con bordes levantados, aliniados en formaciones paralelas, podrían ser puntos en que el gas escapó del hielo subterraneo a través de fisuras. Fobos pudo haberse manifestado entonces como un cometa.

    El enorme cráter de Fobos fue producido por un choque que estuvo a punto de destruirlo por completo. El periodo orbital de Fobos se está reduciendo paulatinamente. Por eso, desciende hacia la superficie marciana 9 metros por siglo, lo que significa que terminará colisionando con Marte dentro de unos 40 millones de años.

    Deimos parece ser relativamente liso cuando se contempla a distancia. Sin embargo, en la realidad está salpicado de pequeños cráteres rellenos de materiales finos. Sus dimensiones son de 16×12×10 km. A diferencia de Fobos,Deimos no tiene ni un solo cráter mayor de 2,3 km de diámetro.

    El gran parecidoentre Fobos y Deimos con un determindo tipo de asteroides hace pensar que Marte ha captado dos de ellos, y más si tenemos en cuenta que el cinturón principal de planetoides está un poco más allá de la orbita de Marte.

    Pertubaciones generadas en Júpiter podrían haber empujado algunos cuerpos menores hacia las regiones interiores del sistema solar, favoreciendo así el proceso de atracción. Sin embargo la forma de las órbitas de Fobos y Deimos son muy regulares y casi coincidentes con el plano ecuatorial de Marte, por lo que hacen improbable esta explicación.

    Otra hipótesis es que ambos satélites hayan nacido de la ruptura de un único satétlite orbital alrededor de Marte, como testimonia su forma. Pero aún en el caso de que hubieran surgido de un solo objeto partido por un impacto, sus orígenes se remontan a miles de millones de años.

    http://www.astromia.com/solar/satmarte.htm

  7. lasalamandra Says:

    Asaph Hall

    Astrónomo estadounidense

    n 15 de octubre de 1829, Goshen

    m 22 de noviembre de 1907, Annápolis (Maryland)

    Astrónomo autodidacta, empezó a tra­bajar, en el año 1857, como ayudante de Bond en el observatorio astronómi­co de la Universidad de Harvard. En 1863 fue nombrado profesor de astro­nomía del Observatorio Naval de Was­hington. Entre sus descubrimientos destacan la determinación del período de rotación deSaturno, gracias a la ob­servación de la existencia de una man­cha en su superficie que le sirvió como referencia, y el descubrimiento, en 1877, de la existencia de los dos satéli­tes de Marte (Fobos y Deimos) durante la conjunción que tuvo lugar en agosto de dicho año.A partir de 1895 ocupó el puesto de profesor de astronomía en la Universidad de Harvard.

  8. lasalamandra Says:

    Recetas contra el miedo
    Permalink 01.10.06 @ 07:58:25. Archivado en Psicología

    ¿Cuál es el origen del pánico? ¿Se trata de una emoción innata o aprendida? Los antiguos griegos, que trataron de dar una explicación mitológica a todo, contaban que el dios de la guerra, Ares (Marte para los romanos), y la diosa del amor, Afrodita (Venus), tuvieron dos hijos: Fobos y Deimos (Fuga para los latinos).

    El primero se convirtió en el heraldo de su padre y caminaba siempre delante de él asustando a los humanos con los horrores de las guerras venideras. Fobos se transformó así en el dios del miedo. Junto a él venía su hermano, Deimos, dios del pánico que helaba el corazón de los combatientes y les hacía huir despavoridos.

    Vicente Fernández cuenta en Quo que un equipo coordinado por Gleb Shumyatsky, profesor de Genética de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey (EEUU), ha descubierto la cuna de esta emoción: el gen stathmin.

    Roedores que mutan en leones
    Los investigadores pusieron a un grupo de ratones a vivir en una jaula ligada a otra en la que había comida en abundancia. Pero cuando trataban de cruzar el pasillo que conectaba los dos habitáculos, sufrían una descarga eléctrica acompañada por un reconocible zumbido.

    Tras varios intentos, las ratas aprendieron que la acción implicaba un coste, ¡el dolor!, y desistieron de su empeño. Más aún: cada vez que volvían a escuchar aquel zumbido característico, los animales se lanzaban aterrorizados contra las paredes de alambre como si buscaran refugio contra la inminente descarga.

    Pero Shumyatsky y su equipo cogieron algunos de ellos y les manipularon el gen stathmin, responsable de la oncoproteína 18, sustancia que se encuentra en niveles muy altos en la amígdala, una región del cerebro que generalmente ha sido vinculada a las emociones; entre ellas, el miedo.

    El resultado fue que los roedores mutantes se convirtieron en seres temerarios que ya no se atemorizaban al escuchar la “alarma antidescargas”. Tras este experimento, disponemos de una base estupenda para estudiar los casos graves de fobias”, explica Gleb Shumyatsky.

    “Ya sabíamos bastante sobre los mecanismos nerviosos que están involucrados en el aprendizaje del miedo, pero ahora estamos más cerca de comprender cuál es la base genética y biológica subyacente”.

    Porque el terror, respondiendo a la pregunta inicial, es una emoción innata, pero son la cultura y nuestras experiencias vitales las que lo moldean.

    http://blogs.periodistadigital.com/vidasaludable.php/2006/10/01/p47639#more47639

  9. lasalamandra Says:

    Fobos (del griego Φóβoς, “miedo”) es la más grande de las dos lunas de Marte y la más cercana al planeta. Según la mitología griega, Fobos era uno de los hijos de Ares. Al igual que Deimos (la otra luna de Marte), fue descubierta por el astrónomo americano Asaph Hall, quien sugirió nombrarlas así atendiendo al libro XV de la Iliada, en el cual Ares invoca al miedo y al terror. Fobos fue descubierta el 17 de agosto de 1877 con el gran refractor de 66 cm del Observatorio de Washington, obra del óptico norteamericano Alvan Clark.

    Fobos siempre presenta la misma cara a Marte, debido a las fuerzas de marea que el planeta ejerce sobre su satélite. Esta misma fuerza provoca que cada vez Fobos se acerque más a Marte, lo que eventualmente causará que, dentro de unos 50-100 millones de años, la luna caiga sobre la superficie marciana o bien que se desintegre y sus restos formen un anillo alrededor del planeta. De hecho, actualmente, está tan cerca de Marte (menos de 6.000 km sobre su superficie) que es el satélite más próximo a su primario en todo el sistema solar.
    Órbita de Phobos y Deimos alrededor de Marte
    Órbita de Phobos y Deimos alrededor de Marte

    En términos generales, Fobos es un bloque rocoso de forma irregular, de unos 27 km de longitud en su eje más largo. Tiene un período orbital de 7 horas y 39 minutos. Su superficie presenta un gran cráter, al que se ha denominado Stickney; el mismo es el resultado de una colisión con otro objeto que estuvo a punto de destrozar a esta luna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s