TRAPOS LIMPIOS

enero 9, 2007

La Roja no existe fuera del aquí y el ahora. No me pienses en futuro porque no existo, le escribe a Luis en uno de sus últimos correos. Después de que ya se ha desprendido de ese cuarzo con rutilo que se cita en los primeros apuntes – ix –

La Roja con Luis no podía existir. Él la había limitado tanto… que cuando le escribía tenía que contar las líneas. Y no podía sacudirse de encima la nefesta sensación de la Opresión.

A Luis le gustaban los gemidos y suspiros de la Roja. Y eso la Roja lo sabía pero no sus largos divagares por el aquí y por el allá, sin fronteras y casi sin escrúpulos. ‘En guerra con las palabras’ -decía Luis. ‘Estoy en guerra contra las palabras… ocúltame de las palabras’. De tus palabras entendía Ella.

La Roja podía conocerse poco o nada a través de Luis. Se había dado cuenta de ello y entonces…

FECHA: Sábado, 02 de diciembre del 2006

ASUNTO: Re: Perentorio

En serio que me apetecía viajar. Moverme hacia la aventura. Hubiera bastado una fecha concreta. Algo raudo y veloz. Que yo sintiera que tenías ganas reales de verme. No lo sentí. No me gustan las ambigüedades. Creo que el deseo si existe se manifiesta de cualquier forma. Yo creo que tú sabes que te gusta follar conmigo cuando estás conmigo. Pero no antes, no después. La discontinuidad me mata. Yo soy intimidad. Y me doy cuenta de que soy libre porque siento las emociones al minuto. Cuando me llegan o no. Pero entonces llegan otras, claro, que las trasponen. No me importa ser una trasposición perpetua. Pero eso sólo lo decido yo.

Me gusta follar contigo. Lo sé cuando estamos juntos. Pero no haces nada por ello. Y siempre ha bastado un: Ven. Aunque yo no me siento como una chica olvidada en una agenda. No pertenezco a nadie. Ya no. No me interesa sentirme así. Y No me satisface darme la razón con nadie. Me doy razón de mí todos los días. Cuando me apetece. No te lo pienses todo tanto, o hazlo, quién soy yo para recomendarte nada. Pero el aquí y el ahora también es la oportunidad. Y en eso creo que yo me muevo bastante bien. No me pienses en futuro porque no existo. No me prolongo más allá de unos minutos. Cuando quiero darme cuenta he cambiado ya. De forma.

Me gustas y te quiero y lo sabes. Eso es lo que importa. Y te lo he confirmado muchas veces. No cambio de sentimientos de forma sencilla.

Un beso.

PS: Ayer recordé que una vez me saqué un billete a Madrid y que tú me llamaste y me pediste que lo anulara, que no fuese… y luego alguna vez me preguntaste por qué no quería ir a Madrid, por qué le tenía tanto miedo. Tú lograste que se lo tuviera. El miedoso que habitaba en ti. Deberías aprender a confiar en mí Luis. Soy mucho más valiente que tú. Pero moverme a mí es fácil: notar que hay ganas, que hay alguien que me llama, que me dice Ven. Aunque no me de ningún tipo de facilidades. Yo sé buscarme la vida muy bien cuando siento que hay algo apetitoso que me busca. Este correo tuyo era muy contradictorio. Y las dudas no me estimulan. Mi presente mordiente es la emoción. Las sensaciones… no las valoro más de lo que valen. O sea… poco. Soy una fábrica de ellas. Y el valor de eso depende como siempre lo ha valido en los libres mercados del stock. Puede que sólo sea que somos muy diferentes y que a ti sólo te preocupen a nivel individual los orgasmos, yo que sé… pero no me midas a mí por ese rasero. No lo tengo. Sólo alma

la Roja

VENTANAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s