AMÉN

enero 31, 2007

Gala y su pecho

Escribo algo sobre el loto negro, escribo algo sobre las fuentes, escribo sobre Fuenlabrada en algún domingo, como una posibilidad casi descartada desde que se pronuncia, y sobre gatos comensales que se pasean por entre las mesas de una terraza como si fueran palomas… pero luego no me gusta lo que escribo y prefiero dejar aquí sólo esto:

.

..

– Dime ahora lo que quieres que te haga. Pero dímelo despacio, mirándome a los ojos con las palabras más crudas, más ferozmente obscenas que puedan hacernos sentir mayor vergüenza.

.

Entonces Gala contestó: ‘Reviéntame’. Quedé tan atónito al ver que se me ofrecía mi propio secreto como regalo en lugar de la ardiente proposición erótica que había esperado, que tardé en contestarle. ‘¿Lo harás?’ – oí que repetía. Contesté: ‘Sí’. Y volví a besarla. Duramente en la boca. Mientras repetía en el fondo de mí mismo: ‘No. No la mataré’. Y mi segundo beso a Gala, que era un beso de Judas por la hipocresía de mi ternura… simultaneamente consumó el acto de salvar su vida. Y resucitó mi alma.

.

Dalí dijo que esta fue la única mujer con la que hizo el amor. Dalí y el instinto de huir. Y yo y mi instinto. Muerte de Lorca.

.

..

Reconozco que estoy bastante apática para lo de escribir. Ya era hora. Amén.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s