EL LECHO

febrero 5, 2007

manglar

[odeo=http://odeo.com/audio/7852673/view]

http://odeo.com/audio/7852673/view

Soy en la corriente una isla cercada de luz y la brisa ondula las aguas verdes. Aunque no tan suave como el lecho del capullo de seda soy feliz con el azul de mi vestido… Ama, cuando bebas hasta muy tarde, trae a tu amante a festejar aquí.

Liu Yun

Se acerca la Desolación

Agradezco tu correo niña. Es cierto que hace días que tengo esta mirada. He luchado mucho contra ella. Porque no surgiera. Pero ya está aquí y creo que llegó para quedarse. A partir de este punto me da la sensación de que el erotismo no existe. Cuando mueren… cuando se enferman las esperanzas muchas cosas dejan de existir. Pero es igual tengo erotismo en conserva. Por ejemplo.. busquemos cualquier correo… Por ejemplo.. qué puede seguir ”molando” -tono cínico… Tarda en abrirse…

– Pero qué tabarra da -dice Ella. Ahora está fumando aquí, se vino desnuda y te habla del bosque muerto que aterrorizaba a las maestras. El odio a los concursos, que yo y las obligaciones no teníamos nada que hacer. ¡Que pronto! Dejo llegar las sensaciones para que me corten las movidas en seco. Por eso paso frío. Y Ella se pone a hablarte de aquella noche, de la ansiedad y de los parones. Y de las señales en su cuerpo, y en los cuerpos. Se compara con alguien y te cuenta el día que le rompió la cara a un tío, que casi la mata pero luego acabaron follando por los aires, follándola por los aires. Pero claro, eso ya fue bastante después, bastante después de aquella puerta.

Me doy cuenta de que menos ”yo” todas Ellas te tienen mucha confianza.

Concepto de cosas sagradas. Y digo que espero entender algo de esto. Sí, Ella lo entiende. Pero esto no ”pone”, ¿verdad? ¿Qué puede poner? Sí, yo sé, ayer, ayer… Ayer ya no es hoy. Ayer…

Vista y sonido. Que sexo tan raro tengo. El tacto. Y la cosa comenzó queriendo follar salvajemente. Para terminar con fantasías, fantasías para correrme imaginándolas. Son los asuntos escritos en esos correos. Me limito a leer sus títulos.

Ahora mismo me siento llena de un erotismo enlatado que se murió. Ayer todavía estaba vivo y hoy se murió.

Recibo otro correo. Alguien me dice: ‘no sé como llegué a este mail. Y menos no voy a revelar mi origen pero la voz de las mujeres españolas siempre activa mi lado erótico. El sólo escucharte es un placer. Agradezco la oportunidad de haber podido encontrar tu blog. Siempre te leeré y seguro que te escribiré y te hablaré’. Bueno y yo te lo perdono si no lo haces. Se lo perdono incluso al hombre que Amo… Imagínate a cualquiera a partir de ahora. Todos mis sentimientos están muertos. O agonizan. Hoy agonizan. Y no estoy sobre una cama. Me aterró irme a la cama.

Esta tarde, antes de visitar una página leía un poema. Es un poema que me regaló una mujer el año pasado por mi cumpleaños…

El lecho.

Era en la corriente una isla cerca de luz donde la brisa ondula las aguas verdes. Aunque no soy tan suave como el lecho del capullo de seda. Era feliz con el azul de mi vestido. Ama cuando bebas hasta muy tarde. Y trae a festejar a tu amante aquí.

En realidad el poema no dice eso. Soy yo que he cambiado los tiempos de los verbos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s