MOR

febrero 10, 2007

Eugenio Recuenco

[odeo=http://odeo.com/audio/8387233/view]

http://odeo.com/audio/8387233/view

Mi fantasía de hoy… es con eso que vosotros llamais, los eufemísticos… un hombre de color…

Mientras busco ”mis materiales” se cae un libro… ‘Rayuela’ que abro, como casi siempre al azar, por cualquier parte. Dice:

”’La caracterización era justa en la medida en que el genio musical de Delibes y el de Saint-Sants tendía a la osmosis, a la interfusión e interfonía paralizados por el exceso individualista del Occidente y condenadas a no precipitarse en una creación superior y sintética de no mediar la genial intuición de Mme. Trepant”’

Eso me conduce al inicio del estado… Lakme, la ópera de Delibes, ‘El duo de las flores’ … mi gusto musical para la osmosis sexual, los preludios o los interludios del Sexo es probable que no tenga demasiado que ver contigo… ¿o sí? Escucha ese framento que te dejo ahí y tú me vas contando si te imaginas conmigo… o a mí deslizándome sobre tu cuerpo así …

Yo te cuento… estaría penetrándote, sobre ti y tú no harías nada, la nada más absoluta. Sólo observar lo que produce esa dulce y tentadora musicalidad en mí … y luego no te detengas, confía en mí y consiénteme escuchar a la Callas… todo llegará hasta para ti… a tu ritmo, pero primero, recuerda, al mío… la Agonía de la desesperante Lentitud…

 

[odeo=http://odeo.com/audio/8389093/view]

http://odeo.com/audio/8389093/view

Es Agosto… uno de esos días donde me apetece vestirme de … de mujer madura y con morbo…

Entro en el mismo lugar de siempre. Busco una cerveza muy especial para mí. Esa cerveza es Ronca. Ronca y refrescante. Y escribo en mi cuaderno porque hace unos meses que he vuelto a escribir. En realidad yo allí voy a buscar a otro hombre, un chico joven. Pero esos días sé que él trabaja por la tarde. En una clínica… por eso precisamente voy por las tardes y nunca cuando sé que está él… No por las noches, que es cuando podría encontrármelo. Deseo que me eche de menos, que note mi falta… He follado mucho con ese hombre. No muchas veces. Muchas horas las veces que hemos estado juntos. Tengo verdadera necesidad de su polla. Me ha provocado una auténtica adicción. Por eso juego con mi interés y mi desinterés… Y estoy en mi mesa y de repente levanto los ojos y veo al top-manta, al hombre Negro mas increiblemente ‘Sexi’ que había visto en mi vida. Sentí… cuando levanté los ojos para decirle que no, con un gesto que no fue el mismo gesto cordial pero seco de siempre… Sentí su polla, sentí su deseo, como un potente afrodisiaco. Deseaba clavármelo dentro… como nos Deseamos… con qué Certeza…

Fue una atracción brutal. Brutal. Aún así le dije que no de nuevo. Volví sobre mi papel pero él siguió hasta el fondo del bar y yo volví a levantar los ojos y le seguí con la vista. El bar no es muy largo. Unos quince metros. Al fondo estaba oscuro. Y él se giró para guardar su mercancía en la última de las mesas y se encontró otra vez con mis Ojos. Yo por supuesto no se los quité de encima. Tampoco dejé de escribir. Estaba a la expectativa. Entonces él se paró en mi mesa y me dijo algo así como que en ese cuaderno escribes todo lo que pasa… Le dije que algo así. Sí. Me pregunto: ‘¿Me vas a escribir a mí? ¿me has escrito a mí?’ Fui sincera. Le dije que sí.

– ¿cómo te llamas?

– Paco.

– ¡Paco! ¡Qué español! ¿Eres español?

– No. Soy senegales. Me llamo como mi padre. Si a mi padre lo llamaban Paco… a mí me llamaron Paco pero mi abuelo se llamaba Mor.

Me dijo que era una lástima que tuviera que seguir trabajando un rato pero que contaba acabar pronto y que luego volvería al mismo sitio. Para ver si yo seguía allí…

– ¿Estarás?

Le dije: No lo sé. Yo nunca sé lo que voy a hacer dentro de cinco minutos. Tal vez sí. Y él siguió hablando y me repitió casi lo mismo que me dijo otro hombre negro en otra ocasión.

– Como los profetas

Y yo añadí… o como los locos…

Luego sonrió. Y me dijo: ‘un día tal vez ese libro que escribes esté escrito y yo también esté en él, en páginas y puede que me lea. Y yo le contesté aquel tal vez …

Me apetecía mucho irme con … el nieto de Mor. Pero pensé en mi amiga, que estaba a punto de llegar o podría presentarse en cualquier instante… Y me la imaginé… ¡Madre mía! Se hubiera muerto de vergüenza si … si se repite aquello de aquella vez.

Sólo por hablar con un hombre negro, con un top-manta, todos los ojos te Miran. Todo el mundo Ve a los Negros. No sé por qué. Todo el mundo los Mira.

Me fui. Pero no antes de reírme de los cuatro … cuatro niñatos de la barra. Todos blancos pero sin ninguna capacidad de atracción. Los amigos del que estaba trabajando en la clínica aquella tarde y que no tardarían en irle con el cuento. Porque ya me constaba entonces, que mi chico, mi dulce chico, no era quien parecía ser y que … bueno, me había compartido con ellos. Bueno, que no le culpo. A veces he pensado que en este país nos gusta el doble que follar … presumir.

Pero es que no pudieron evitarlo. Se dieron la vuelta y se quedaron mirando con la boca abierta. Y yo probablemente quise joderlos así. ¿Qué pasa? Vuestro amigo no es un caso especial. Sí, me gusta follar y sí, soy una blanca a la que le gustan las pollas negras. No sucedió esa vez en el local que regentaba ‘el siciliano’. Y quizás por eso fue muy divertido aquello. Porque claro… allí me conocen de otra manera… Y hoy he vuelto a ver a Paco y en el mismo local. Pero él no me reconoció porque hoy llevaba mi carita de niña buena y mi ropa de pija. Y tampoco quiero ya follar con aquel chico que trabajaba en la clínica… Me sació nuestra última vez porque le exprimí hasta el hastío más letal. Se lo debía y celebramos en su coche, quería algo soez para él, un final así… en una personalidad tan idílica, tan hipócrita, que sólo podía ser de postín, nuestra Misa Negra de la carne: Polvo eres y en polvo te convertirás, ”corazón”

Pero si tuviera valor… si tuviera valor me encantaría… oh sí, me Encantaría tener una Aventura con él. Con el Negro más guapo, más ‘Sexi’, más alto, más atlético que he visto en mi vida. Pero sabeis lo que pensé … que yo estoy muy loca cuando follo y probablemente dejase que me la metiese sin preservativo. Y que claro, queramos o no se nos ha dicho demasiadas veces que follar con un Negro es todavía una práctica de mayor riesgo; casi una garantía de contraer el SIDA.

Y no sé a vosotros pero a mí hay temas que me cortan mucho. Y el caso es que a mí me gusta follar sin preservativo. Y me gusta mucho chuparla tanto quiera. Me gusta confiar en que el tío con el que estoy… tiene tanto control como para … aunque yo le vuelva loco… porque yo a veces soy terrible… y no correrse dentro de mí. Es que … yo lo del preservativo ya sé que es una Necesidad, con los tiempos que corren hoy en día, pero… me corta tanto tanto también… cuando me encuentro con alguno que .. sólo uno, eso es cierto… que … venga no lo digo que no quiero que te sientas mal.. por lo menos hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s