– EXTRAÑA MAÑANA –

marzo 3, 2007

 .

kasandra

[odeo=http://odeo.com/audio/9903793/view]

http://odeo.com/audio/9903793/view

Uno de vosotros acaba de llamar con identidad oculta … a mi teléfono… Teneis que saber que … yo no acepto identidades ocultas. Y hoy me apetece contaros mi extraña mañana

Había quedado con esa mujer… así que cuando pasé por delante de aquella tienda y… su extraño habitante me saludó. Me decidí a entrar como ya llevaba días pensando. Había alguien con él. Otro extraño habitante. Ambos más jovenes que yo…

Le pregunté un poco intimidada con que podía fumar la maría…. Luego bajé la voz. ¿Crees que esta vez podrás ayudarme a acceder al mercado negro? Él me dijo que volvería a intentarlo pero que cuando le preguntaban por mí, si era de confianza o de qué me conocía. Tenía que decir la verdad, que de nada. Sólo de verme y saludarme. Luego me dijo que

guardaba la tarjeta que yo le había dejado con mi número de teléfono y la dirección de mi dentista. En Gijón. Bueno no es un dentista, es un periodoncista.

Entonces insistí. De esto ya hace un año y medio y me extrañó que recordara tantos datos… ¿Cómo puedo lograr que confíen en mí? El chico, el extraño chico, encogió sus hombros. No sé. Entonces le pedí un bolígrafo y anoté en su libreta la dirección de este lugar. Sólo kasandra blog. Está bien, que me busquen. Luego fui a esa cita… que no duró demasiado. Ella se tomó una cerveza sin alcohol y yo un rosado. Después me apeteció dar un paseo. Y elegí un banco bajo el sol. Había decenas de bancos. Todos blancos y desocupados… pero ese Hombre… de ojos grises, pelo castaño, barba y gafas, aproximadamente de mi edad… eligió para sentarse mi mismo banco.

– ¿Te molesto?

– ¿Y por qué habrías de hacerlo? Todo es público aquí.

Era atractivo y su voz… como una sombra…

Me ofreció un cigarrillo mentolado. Hay una cosa curiosa. Era mi marca de cigarrillos mentolados. Hay una coincidencia. Los fumadores de Kool no quieren ninguna otra marca. Y los fumadores de Royal Crown… tampoco. No la queremos. Porque esos dos tabacos no se parecen a ninguno. A continuación me dijo que … necesitaba descargarse…

_ ¿Puedo hablarte?

– Claro sí.

Y me contó la siguente historia. Había sido infiel pero porque ella, su ella… también se lo estaba siendo y sin embargo el hombre sentía remordimientos. Me dijo que hacía un par de semanas se había encontrado con una amiga, que se pusieron a hablar y a reír y que empezó a llover. Entonces ella le dijo que estaba de camino a casa de su hermana, que se acaba de comprar un piso y que le iba a echar un ojo. Y le invitó a seguir la charla y a subir con ella. Se dirigieron hacia el lugar. Ella le presentó a su hermana y se pusieron a hablar los tres… risas, y más risas…bromas… Pero entonces a su amiga la llamaron por el teléfono móvil y dijo que se tenía que marchar. El hombre me contó que se dispusó a marchar con ella, pero que la hermana le pidió que se quedase un poco más, que ya había puesto la leche a calentar para su descafeinado y que él a pesar de que se sentió un poco cohibido aceptó quedarse.
Entonces empezó lo interesante de verdad…
¿No me reconoces? -le preguntó ella. Él extrañado le dijo que no, que lo sentía. Y entonces ella mencionó un nombre de mujer. Hablaba de la cuñada de él. De la mujer de su difunto hermano. Entonces el hombre se dio cuenta. Nunca había reparado en ella porque prefería entablar y acabar relaciones con chicas que conocía en el momento. No quería a nadie del grupo, conocido…

Entonces empezaron otra vez a hablar, a reírse. Él se soltó mucho. Pero cuando tocaron el tema de su hermano se puso un poco triste y ella le abrazó.

Le escuché estremecerse. Yo también le vi triste pero … mi pensamiento físico … estaba demasiado lejano como para sentir algo más que… curiosidad por él y por la historia que… como desconocida me estaba contando. No sé -me dijo. No sé por qué pero mi sangre empezó a hervir y… ella lo debió notar por que empezó a besarme el cuello, lo que me excitó mucho, la bese… y me deje arrastrar, empecé besando su cuello lentamente, mordisquee su lóbulo y continué por su nuca, detrás de ella me regocije en su cuerpo y desabroche su blusa ,despacio…me encanta hacerlo así

Entonces por un segundo largo y preciso me miró a los labios… ella tenía prisa, pero le pedí por favor hacerlo así, me quite la parte de arriba y rozaba su espalda con mi pecho mientras la besaba, bajé a sus senos, (a su estómago a) su barriga …recorrí su cintura con mi lengua, me encantaba el efecto que le causaba para seguir jugueteando, mordisqueando su pecho , besándola, sintiendo como se rozaba contra mí, rozándome contra ella, y seguimos desnudándonos lentamente, y ella se aupó en mí

El hombre miraba al frente mientras yo le miraba a él y le escuchaba hablar como transportada a aquella escena…
Contente , no acabes dentro, y empezó a moverse, despacio, justo como se me hace perder el sentido, la eche un poco hacia atrás y empecé a acariciarla, protestó cuando la invité a cambiar de postura, lo hicimos lentamente…me encantaba escucharla, oírla jadear, la senté de espaldas a mí y le besaba la espalda mientras con una mano le acariciaba su clítoris y con otra su pecho, dejaba que ella marcara ahora su ritmo me aparto la mano y empezó a apurar el ritmo a aumentar sus gemidos y llego se recosto a mi lado y me dijo que sentía que no llegara, yo me empecé a masturbar, ella me dijo que si quería echárselo en la cara que lo hiciese… que nunca nadie se lo había hecho…al ponérselo cerca lo metió en la boca y yo casi llego ahí, llegue en su cara y la abrace..estuvimos un rato así…pequeño pero acogedor, nos duchamos juntos,,,y luego me confesó que deseaba eso que había sucedido desde hacia 17 años…no la creí…y se lo dije, se enfado un poco y le pedí perdón, me explicó que me había visto en la playa musculoso…que su amiga le había contado todas las peripecias por las que había pasado y que me deseó…me pareció increíble, hablamos de lo que hicimos y quedamos de dejarlo correr, si volvía a suceder pues…sucedería, pero ninguno de los dos lo provocaría…Nunca pensé que podría llegar a ocurrir tal cumulo de casualidades, conocer a su hermana, encontrarla…y todo lo que te he contado pero ocurrió, y ahora no sé si sentirme culpable o afortunado..espero que no te enojes conmigo … por haberte contado esto. No te conozco de nada y sin embargo me ofreces confianza. Perdona el tostón.

Me levanté del banco me coloqué el bolso y … me limité a darle la mano y a desearle suerte.

3 Responses to “– EXTRAÑA MAÑANA –”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s