– iv – … ¿B-logia vs. BIOLOGÍA?

abril 9, 2007

… Y AQUELLA MISMA TARDE

 

 

‘¿Sabéis por qué no son elocuentes algunos enamorados? Porqué su corazón habla muy alto y les impide oír lo que dicen’
François René Chateaubriand

LLUVIA

– Cuento para el Amor. ¿Cómo podría empezar? Al Amor tenemos que cambiarle el nombre.

– ¿Lo que siente Él con ella es Amor? Porque si lo es cómo nos puede amar. Yo no podría amar a nadie. No podría amar a nadie más.

– Si se ama a alguien… se le deja que se sienta libre.

– Claro, que él nos dirá su otro lado del Amor…

– ¿Cuál es el otro lado del Amor?

– Qué siente Él por ella. No lo sabemos y él lo está sabiendo desde que nuestras soledades están en su vida, más que nunca.

– Yo me lo imagino aferrándose a ella y queriéndola mucho más. No sé por qué. Probablemente por pena hacia mí. No sé nada de El. Ni siquiera la relación que tiene con ella. Es un extraño, un extraño absoluto. Pero me dijo que me amaba con todo. Yo no me puedo creer que en ello hubiera algo de amor físico.

– Era todo amor físico.

– No, no lo fue.

– Pero ahora ya no me estás hablando del Amor. Me estás hablando de la otra Soledad. La soledad de no sentirse sólo. El Amor y la Soledad tienen mucho que ver entre sí.

– Yo a Él lo siento como el Amor

– Y yo era la Soledad. Fui la Soledad para Él. La Soledad porque ese es mi nombre. La Soledad para el Amor.

– Cuento del Amor.

– El Amor estaba en su despacho, una mañana. Cuando abrió un correo distinto. El asunto quizá pudo haberle llamado la atención. No lo recuerdo bien ahora. Creo que decía sólo ‘María, María’. De hecho el Amor leyó aquella carta y se quedó desconcertado. Le interesó inmediatamente porque la mujer… sólo le hablaba de Sexo. Quizá… quizá esa carta explique muchas cosas. El caso es que Él no contestó aquella carta pero la mujer recibió aquella misma tarde una llamada de teléfono mientras iba por la calle. Llovía aunque era verano. Iba, creo recordar directa a la consulta de su masajista. Debía ser la primera vez que iba… no, imposible. La primera vez no. Pero bueno, que era una llamada perdida de un número desconocido. Inmediatamente la Soledad pensó en el Amor. Sintió que era Él. El hombre al que le había escrito. La Soledad estaba segura., supo que era el Amor, que aquella llamada era el Amor. Entonces, en ese recorrido mientras llovía grabó un mensaje en el contestador. Para que Él oyera su voz. Por si lo hacía. Por si volvía a llamar. La mujer sabía, que si él oía su voz… estaba perdido. Pero no sabemos porque pensó aquello la mujer. Quizás porque para el Amor, la voz de la Soledad es un canto irresistible.

Él no era el Amor. Era un Amante. Un Amoroso.

– Era un hombre muy bello.

– La Soledad… María, la Soledad…

– Tenía un extraño don.

– Para saber hasta donde podía llegar con las personas.

– Siempre lo sabía en el primer instante. Siempre.

– Lo que podía ocurrir. Lo que iba a sentir. Cuánta Soledad podría llegar a sentir. Cuánto Amor…

 

[odeo=http://odeo.com/audio/11121133/view]

http://odeo.com/audio/11121133/view

*Audiendo a las Ellas. Y siendo otra Ella… que piensa diferente acerca de lo que dicen en algunos aspectos. Y en otros alegrándose por enterarse …

ENLACE AL COMPLETO

2 Responses to “– iv – … ¿B-logia vs. BIOLOGÍA?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s