– LA PRIMERA MENTIRA –

abril 11, 2007

REYES RAVENA

La primera mentira que me contaron fue la de los Reyes Magos.

La primera mentira por la que sufrí y lloré.

Los primeros destrozos en mi alocado corazón infantil.

– ¡Mentiroso! ¡Júramelo, Júramelo!

– Carmina Burana. Soy tu padre y no te miento.

Pero los padres mienten. Todos lo hacen.

Nos mienten porque no quieren que cometamos errores, tal vez…

O porque tal vez nunca llegaron a sospechar la verdad.

La verdad de lo bueno de todas esas cosas que no querían que hiciéramos, y que eran crecimiento por encima de sus sospechas.

¿Cómo seguir creyendo en los Reyes Magos?

A pesar de saber que no existían. Porque esas fueran las mentiras que nos heredaron.

Pero los Reyes Magos, no existen. Son los padres.

¿Y tú por qué sigues vendiéndoselo a tu hijo si ya conoces la verdad?

Había tanta ilusión en creer en ellos…

¿Pero te has olvidado alguna vez luego de aquel destrozo en tu alocado corazón infantil?

¿Entonces la verdad siempre es dolorosa?

No lo sé. Pero ya sabes que la Mentira sí.

5 Responses to “– LA PRIMERA MENTIRA –”

  1. lasalamandra Says:

    Es cierto, esa fue la primera mentira.
    El momento de aquellas lágrimas.
    Pero a esto le falta la lección verdadera y es que no se puede confiar ni en tu padre.

    Ese cuento se escribió hace años… El cuento de mi-ti-co-mi-ti… lo vamos a partir así porque él conoce ese nombre y aunque es poco curioso cualquier día podría buscarlo y encontrárselo.

    ¿Queremos que nos encuentre nuestro padre?
    No. Tú nunca has querido o hace mucho que prescindiste de su atención. La quisiste mucho, hiciste mucho el tonto para obtenerla, para él, cosas que no te gustaban, en absoluto, plegarte a formas de ser que no iban contigo. Pero la verdad hace mucho que prescindes y que te da igual lo que él pueda pensar. Te da igual que esté orgulloso de ti, que el que piense que eres una mierda.

    Ya no le quieres como le querías.
    Y el día que te contó lo del huevo del pato se burlaba de ti y luego tú montaste aquella bulla en el instituto y te pusiste como una loca con el catedrático por estar dejando en entredicho a tu padre y ya ves…

    Luego Lemprier (Agustín) quiso demostrarte que las aves a veces si ponían huevos pero tú no le creíste. Te recortó aquel artículo, muy ofendido. Pero tú ya no le creías nada. No podías creer nada de lo que te dijese. Te había mentido muchas veces en cosas que a ti ni se te ocurrirían. Pero gracias a comprobar cada una de sus afirmaciones luego para saber si eran ciertas o podían serlo… acabaste por dar con el buen sistema para codificar la información que es contrastarla…

    Así que bien por estas lecciones, acerca de las mentiras…

    Luego le llevaste aquel artículo a tu padre o él encontró aquel artículo… pero un desecho orgánico dentro de un pato no es un huevo con la connotación que tiene para nosotras, así que que importa que a ellos les consuelen esos contrastes si tú sabes que no son nada más que una forma de recriminarte que tú no creyeras en ellos y en una razón con la que no contaban… ¿de qué te sirve? :)

    Pero si a ellos les tranquiliza… pues bueno, esta muy bien eso también :)

  2. lasalamandra Says:

    Y esto, ¿ves? Siguen siendo notas que a mí me harán hilar más adelante.

    Te voy a tratar como una niña porque cuando estás en ese estado donde tu conciencia es poética, y hermosa y sintiente, me lo pareces :)

    Un encanto de niña.
    Pero mi niña
    No una niña que desee agradar a nadie.
    Sólo miniña para compartirte conmigo y deleitarme a mí ;)

  3. tugidaq Says:

    .eL dia ke me dijer0n ke papa n0eL no existe… y0 esq nunka tenia reyes mag0s, p0r eso de La familia francesa, y xq asi disfrutabam0s mas Las vakaci0nes. Me lo dij0 mi prim0, el ke men0s konsidero mi prim0, porke a mí nunka me dio buen roy0… y y0 para eso teng0 ojo y me hago kaso :). Lueg0 kuand0 saLí de kasa de mis ti0s se Lo dije a mis padres… y0 noté aLg0 rar0 en eLLos, y despues en kasa me Lo dijer0n. Mi herman0 pekeño se hech0 a LLorar, y y0 me meti en la kama sin ninguna preokupaci0n. nunka a sid0 una desgracia para mí perder La iLusi0n p0r un h0mbre ke s0Lo me daba regaLos :)

  4. lasalamandra Says:

    Ya, pero es que yo había contado mentiras muy grandes al respecto. Mentiras de las que me acordaba y sentí mucha vergüenza porque lo que entonces seguro que iba a ponerse en duda siempre era mi credibilidad :)

    Estaba horrorizada porque había perdida toda mi credibilidad por asegurar que había visto y espiado a quien no existía.

    – Puede que esas mentiras no fuesen tales. Puede que hubieran sido sueños que soñaste y tú te creiste… para ti pudieron haber sido muy reales carmencita. Yo no recuerdo si lo fueron o no y por qué contaste aquello. Pero cuando ellos dudaron pareciste muy segura. Camellos comiendo en la ventana, dijiste. Y no sé si hablaste también de una chimenea que no existía… pero en fin, son cosas de niños. Seguro que los padres de esperancita no te lo tuvieron en cuenta. Además se sonrieron mucho. Eras muy imaginativa. No pasa nada. (es que le estoy hablando a la pequeña que fui ;))

    Y lo de los regalos sabíamos que estaba asegurado. Eso creo que fue lo que mejor que nos pareció. Porque como los padres de aquella no se morían nunca y los míos me regalaban cosas. Bueno el mío, que hacía los regalos pensando en él y en lo que le gustaba. Y tener un microscopio puntero molaba :)

    Y luego sí, sé que yo misma atormenté con la verdad prematura a algún niño más. Por lo menos a una vecinita :)


  5. […] – LA PRIMERA MENTIRA – […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s