d.i.v.a.g.a.c.i.o.n DE ESTE MEDIODÍA.

abril 19, 2007

‘las palabras dichas al viento no se pierden, sino que son la única forma de oírse a uno mismo. Y tarde o temprano uno acaba conociéndose y perdonándose’

(hace algunos años un individuo que se escribía, TRANSON)

. Ð .

Es un placer algo obtuso, pero placer al fin y al cabo, levantarse una mañana y destinarla a un trabajo ingrato. Porque todo lo de ese lado posterior, se plantea como un trabajo y no como un disfrute y lleva implícito, aunque sea en un algo, aunque sea yo lo discutido, aunque no tenga porque ser yo ni hacerlo si no quiero, el amargo regusto del trasfondo de lo tedioso.

Después del disfrute inmenso, del disfrute alborozado, en mi carácter está que lo tenga que recomponer de una manera trabajosa. Pero ¡ah, los placeres escondidos! ¡Ah, los placeres remotos! ¡Ah, después de esos placeres casi delincuentes en su inocencia de delito! Entonces sé que quiero escribir de mis contactos con Cortazar. Pero no de los ya escritos, que por ahí quedan, atrás, y se guardan, hasta que me vuelva a topar con ellos, como pensionistas, o yo como hospedadora. Como propietaria de la pensión de huéspedes recuerdos que regento. No, de lo que quiero escribir es de las referencias casi olvidadas.

UMON

UMON FUKISHIMA

Y digo casi porque aunque parezca mentira mi mente no olvida casi ninguna referencia. Eso sí, tiene que ser personal y la vista oral, en algún sentido. Entonces este es el proceso. Ayer noche, me escucho y ya casi me hastío. Y digo casi porque yo creo que no tengo capacidad para hastiarme de mi misma. Todo consiste en que medie entre medias (así, así, justo así dicho) la prórroga adecuada para ello, para lo que sea, para no cansarse. Porque todavía me acuerdo de aquella albahaca. Tanta albahaca en aquellas chuletillas de cordero, que le puse a la cena, porque a mí me encantaba y luego me hizo vomitar. Entre eso de la albahaca y la hartura de langostinos a la plancha. Aquella noche era vieja y yo iba a salir pero la terminé en la cama. Acordándome de la albahaca, renegando casi de por vida de la albahaca. Entonces yo sé desde aquella que hay placeres gustosos de los que no conviene abusar.

Pero no lo llevo conmigo a la práctica al volverme albahaca y enviarme por correo. No soy prudente. Pero es que la función de la albahaca no es pensar por el comensal. Es el comensal si gusta de su sabor en algún plato el que debe y tiene que decidir cuantas de esas chuletillas de cordero consume y cuándo le apetecerá consumirlas. Eso es fácil de preparar. Las hay en todas las carnicerías. Pero para mí las chuletillas de cordero tienen que ser una fiesta. Sí, como esas que se le hacen a un santo. ¿Te imaginas comer chuletillas de cordero todos los días? Bueno yo casi que sí que podría, de lo mucho que me gustan pero no si pienso en ellas adobadas con aquella lejana y tanta albahaca.Y sin embargo, aunque no las he vuelto a probar, a veces siento nostalgia de ellas. Y a lo mejor si siento nostalgia de ellas es sólo porque en esa nostalgia hay hambre. Que no es lo mismo que sentir nostalgia del mar como luego, algún día, te contaré…

Entonces me siento aquí, frente a este teclado, resignada o bien dispuesta, ya no lo sé en el instante en que escribo ahora, a dilapidar algunos muchos minutos en diseccionar lo que hablan las voces: el alma, se entiende de ‘miniña’, de Carmencita, y la cabeza de la Mujer. Y yo no soy ninguna. Porque en la cama cuando ya estoy sintiendo hastío de volver a escucharlas, para tratar de comprenderlas y saber a ciencia cierta quién dice una cosa y quien la otra cosa, ya tengo la sensación de que ellas ya le son ajenas a esta yo. Lo que ocurre es que si que las reconozco, y sí que entiendo sus pintorescas necesidades, algunas divergentes, otras crueles o que se aproximan dolorosamente a la crueldad, aunque sea ventajosamente, aunque sea importándola desde el exterior… y sí que las quiero y las respeto. Pero casi sin sentimientos, aunque quizás el hastio me lo produce más la cabeza de la Mujer, que esa otra voz que parece la de una niña y me está resultando ser tan prolífica con sus cuentos y esos poemas suyos que difícilmente podrían definirse así, pero que me hace sonreír en la oscuridad del cuarto y sentir tanta paz al escucharla. Hasta el punto de que ya todas las noches me duermo como sedada por esa voz y la soledad parece no existir. Entonces por la mañana no sé por qué me levanto despreocupada de la soledad o tan entregada a ella que la soledad y yo me parecemos la misma cosa y no nos distinguimos pero no duele. No angustia. La soledad es tan necesaria para este trabajo con uno, y después de todo, uno siempre puede salir a tomar una copa cuando le apetezca y estarse con otro y entonces si pasas algún rato de esa manera… siempre te apetece volver a tu soledad y a tu estar sola concontigo. O por lo menos a mí eso es lo que me ocurre. Lo que me ha venido ocurriendo desde que tuve uso de razón y necesitaba mi tiempo para hacerme acompañar de todas esas historias que revivía y conocía a través de los libros.

Y Ella me llama Kasandra cuando me habla, pero yo sé que no soy Kasandra, que Kasandra no existe, que Kasandra sólo es la última invención, una de mis criaturas imaginarias que se transformó ella sola, así misma, en un suave y dócil monstruo, tan servicial, tan pensante… y lo mejor de Kasandra, de ese nombre, o de ese estado, es como parece confiar el alma de ‘miniña’ en ella, o cómo se cuidan y se entienden la una a la otra. La una lo sabe todo de la otra y viceversa, como se irá viendo aquí más adelante. Pero no en esas cosas que sabemos todos, si no en esos traspiés que se dan los momentos en que pensamos que estamos solos y nos comportamos como si estuviéramos solos con nuestros inviolables pensamientos. Y luego se demuestra que no lo estábamos; porque el alma estuvo presente y a la escucha … y en los deslices del alma, la cabeza también lo estaba. Entonces se denuncian, se delatan. Ambas, la una a la otra. La una quiere desenmascarar a esa… La otra que a veces tiene mal concepto de la una pero como luego se demuestra tampoco es precisamente una santa. Y lo del desenmascarado hay que decir que le estuvo bien. Y el proceso de ser escuchante de todo eso mismo que es uno, es un prodigio. Y entonces uno acaba por comprender que incluso aquello que tanto le ofendió cuando se lo llamaban a otros … ahora se lo llama a si mismo y no existe ningún problema en hacerlo. Por ejemplo yo, que ayer etiqueté a mi alma de ninfómana… y te hace gracia que las niñas que comienzan se alboroten por la palabra, que sólo es otra palabra y otra manera de decir las cosas. Pero tú sabes que has estado insuperable en eso de etiquetar a tu alma, porque lo de la promiscuidad te parecía si acaso menos lícito, menos respetable o aceptable pero lo de las ninfas y sus bosques, y sus lagos y sus ríos y sus caminos… Eso es la propia Naturaleza. Entonces ¿cómo no va una a desarrollar una manía infinita por esos apegos? Y por lo menos ahora sabes que existe un motivo, un buen motivo para todo. Y terminas diciendo: ‘Es lo que conlleva tener alma de ninfomana, que hay que buscarlo… ‘. Y tú sabes que los caminos, los bosques, los ríos, los lagos se encuentran en los hombres porque son los que tienen sexo, labios, bocas y brazos. Y sobre todo decisiones, sobre las que tú no mandas. Pero es que sin eso, ¿acaso serían hombres?

No te creas, que a veces lo pensé, y me parecía no ir nunca a conocer a ninguno. Pero eso no lo dije yo. Te lo dijo si acaso mi cuerpo.

Y ya ves, al final no te he hablado de mi encuentro de hoy con Cortazar… pero a la hora del café pienso que voy a remediarlo.

7 Responses to “d.i.v.a.g.a.c.i.o.n DE ESTE MEDIODÍA.”

  1. lasalamandra Says:

    2 Responses to “d.i.v.a.g.a.c.i.o.n DE ESTE MEDIODÍA.”

    1.

    No hablaste de Cortázar, pero fue un placer leerte, como siempre.
    Un besote enorme
    María

    P.D.: Tengo que mandarte un mail, que quedó en borrador

    _________________________________________
    ___________________________________—

    Flipas María :)
    He escribiendo de Cortazar y he escrito ‘al pedo’ como tú, porque me salió y cuando entré a editar, aquí estaba tu comentario esperándome y después de tanto tiempo … menuda coincidencia :)
    Hoy te presenti y te digo más, yo creo que quien escribe en la Novia de Sandro tiene algo que ver contigo y he pensado en Ariel… miratelo anda… y besos
    sabbat

    María said this on Abril 19th, 2007 at 2:45 pm (edit)
    2.

    Hola llevo demasiados días sin pasar por tu casa así que voy a visitar todos esos post pendientes y ahora regreso. Besitos

    ____________________________________
    _________________________

    Pues igual tú me conoces mogollón pero yo a ti como no me des alguna pista… ahora mismo no caigo.
    Sobre lo de mi casa.
    Aquí hay 20 post o así, en mi Casa, hay 534 y dentro de una semana quizás 800 y dentro de un mes 1600 y en otro par o cuatro así de meses más si no interrumpo el ritmo, más de 5000. Y cuando finalice… ni idea de cuántos podrán ser. Pero tengo curiosidad :)
    Besos
    KSNDR

    belita said this on Abril 19th, 2007 at 3:51 pm (edit)

  2. Denisa Says:

    Pero eres Kasandra??

    ______________________________
    __________________________

    Claro Denisa :)
    Creí que te habias dado cuenta cuando te dejé mi primer comentario.
    Ya te dije que había otro sitio :)
    Está en formación, aunque ya tiene dentro más de 600 post.
    Y es que yo, Carmen, cma, siempre he sido muy prolífica con mis cosas :)
    Pronto… o bueno, de aquí a que acabe… de momento ya está dentro toda kasandra y un tres o cuatro meses más. Tengo que meter unos siete años de vida virtual y no virtual, y hasta quizás algo más :)
    Muchos besos, preciosa :)

  3. Denisa Says:

    Pues la verdad es que lo había imaginado, porque el estilo de este post es muy parecido al de los últimos escritos de tu post, pero bueno nunca se sabe jeje. Pues me alegra saberlo guapa! lo que sí te digo es que a lo mejor me mudo, porque como sabes mi blog ha cascado. A lo mejor me cojo una plantilla de estas de wordpress porque por lo visto se pueden importar los archivos, pero ya veré.

    Besos


  4. […] d.i.v.a.g.a.c.i.o.n DE ESTE MEDIODÍA. […]


  5. […] – x – d.i.v.a.g.a.c.i.o.n DE ESTE MEDIODÍA. […]


  6. […] – x – d.i.v.a.g.a.c.i.o.n DE ESTE MEDIODÍA. […]

  7. INVERSaMENTE Says:

    […] agresion, agua, aguaii, agueda, ahora, aion, alabanza, alabarda, alabastro, alambradas, alba, albahaca, albedo, albores, alce, alfarero, alféizar, alfredo, alhelí, alicia, allanar, allende, almohada, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s