– Del Pelícano y para Usted –

mayo 23, 2007

‘.. Vas a ser tragada por este pez inquieto,/ vas a convertirte en pez y esta vez yo seré el pelícano,/ no quedará nada de ti cuando resucites,/ difícilmente resucites./ Vas a ser mi náufraga porque destrozaré tu barca,/ no existirán islas ni maderas;/ amor, sólo marea./ Vas a ser mi náufraga y yo seré la barca hundida en tu cuerpo.//

de ‘El pez inquieto’. SANTIAGO AZAR

 

bestiario con pelicanos

Parece claro que a Usted debí besarlo bajo el signo del pelícano de algún bestiario medieval

 

SIMBOLOGÍA DEL PELÍCANO:

Antaño, con el pretexto de que alimentaba a sus crías con su carne y su sangre (se abría el pecho con su pico cuando faltaba el alimento), se vio en el pelícano, ave acuática, un símbolo del amor paternal. Por esta razón la iconografía cristiana lo considera símbolo de Cristo; pero también hay una razón más profunda. Símbolo de la naturaleza húmeda que, según la física antigua, desaparece por efecto del calor solar y renace en invierno, el pelícano se toma como figura del sacrifico de Cristo y de su resurección, así como de la de Lázaro. Por ello su imagen, algunas veces sustituye la del fénix. El simbolismo crístico también se funda en la llaga del corazón de donde manan sangre y agua, licores de vida: <<Despiértate, cristiano muerto, escribe Silesius, fíjate, nuestro pelícano te riega con su sangre y con el agua de su corazón. Si la recibes bien… al instante estarás vivo y con buena salud>> (DEVA)

J.Ch & A. G.

 

pelicano con pez

 

El impacto que yo tuve cuando vi el ala de pelícano sobre la piedra, eso no lo olvido. El impacto, la conmoción, la iluminación que tuve, eso no se pierde. Yo puedo escribir un poema, puedo corregirlo muchas veces, pero lo que tengo presente siempre es qué sentí cuando lo vi. Las palabras pueden cambiar, pero no la percepción, el impacto, eso no debe cambiar. Hay que mantener la carga afectiva.

 

El pelícano, herido, se alejó del mar
y vino a morir
sobre esta breve piedra del desierto.
Buscó,
durante algunos días, una dignidad
para su postura final:
acabó como el bello movimiento congelado
de una danza.

Su carne todavía agónica
empezó a ser devorada por prolijas alimañas, y sus
huesos
blancos y leves
resbalaron y se dispersaron en la arena.
Extrañamente
en el lomo de la piedra persistió una de sus alas,
sus gelatinosos tendones se secaron
y se adhirieron
a la piedra
como si fuera un cuerpo.

Durante varios días
el viento marino
batió inútilmente las alas, batió sin entender
que podemos imaginar un ave, la más bella,
pero no hacerla volar.

JOSE WATABE

 

pelicano

 

‘…tú mismo
llevaste las dragas que te roen el fondo,
como tu propio pico de pelícano.

Te profundizaste,
escupiste el freno de las barras,
te recogiste en tu designio definitivo.

Un día
te echaste al hombro tus caimanes
y abandonaste lentamente las sabanas…’

de ‘Semblanza’. ANDRES ELOY BLANCO

‘… No, nadie dijo que el poema sería la respuesta, pero no me importa. Nada cambia si me quedo a mirar el horizonte, la sombra del pelícano en la arena, las desfallecientes oleadas de un Pacífico sur -pero no tanto- y luego escribo, parado en el mismísimo ecuador de toda una experiencia…’

de ‘Estudios sobre un cuerpo’. JORGE FRISANCHO

 

‘Allí, donde el pelícano perdió su dignidad para ser – en la feria – menos que un mendigo, emergen los cimientos de los antiguos hangares…’

de ‘Isla del Rey’. CLEMENTE RIEDEMANN

 

 

El pelícano resbala
en lo alto de su elemento,
su grito de órgano exhala
y, apenas moviendo el ala,
como una cruz en el viento
el pelícano resbala.

 

 

JOSE DE DIEGO

 

 

Lento, el pelícano va.
En la tarde, ya tan honda,
mi espíritu triste está.

 

Evaristo Ribera Chevremont

 

 

¿Quién, pues, se maravilla de este hecho,
sabiendo que halla ya paso más llano
la bolsa abierta, el rico pelícano
que el pelícano pobre, abierto al pecho?

A CIERTA DAMA QUE SE DEJABA VENCER DEL INTERÉS ANTES QUE DEL GUSTO

LUIS DE GONGORA

 

 

Cuando el pelícano* Las paredes de la casa se parecen. Una voz infantil responde

PAUL ELUARD

*”Cuando el pelícano cansado por un largo viaje”.

ALFRED DE MUSSET

 

‘…y mientras el mar amasaba peces
yo amasaba tu vientre
y tú mi poesía

dos kilómetros más al sur
un pelícano lloraba en las rocas’

 

 

One Response to “– Del Pelícano y para Usted –”

  1. Denisa Says:

    No sabía que era un animal de tan heroica naturaleza, capaz de sacrificarse hasta el final. El heroísmo soñado. La naturaleza tiene una riqueza tan inmensa… entiendo tu amor hacia ella y sus mensajes, que nos vas transmitiendo.
    Más besos de domingo.

    __________________________________
    _______________________________

    Es bonito lo que me trasmites tú ahora sobre mí. Gracias por el feedback :)
    Pero lo del pelicano… no sé si es solo otra leyenda. Yo ni siquiera he visto ninguno :)
    Besos tmbién para ti ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s