EL SOPLO DE RAM (Diario de un Mago – Pablo Coelho -)

marzo 22, 2008

Soltar todo el aire de los pulmones, vaciándolos todo lo posible. Después, ir inspirando lentamente a medida que va levantando los brazos hasta lo alto.

* (en 8, 16 o a ser posible 32 tiempos)

Mientras inspira, concéntrese y piense que dentro de si mismo está entrando amor, paz, armonía con el universo.

Mantener la respiración y los brazos levantados el máximo tiempo posible, gozando la armonía interior y exterior.

Cuando llegue al límite, suelte todo el aire en una rápida espiración, mientras pronuncia la palabra RAM.

– Repetir durante cinco minutos –

*RAM: R de Rigor, A de Amor, M de Misericordia.

R de Regnum, A de Agnum, M de Mundi

.

PEREGRINO DE COMPOSTELA

.

Petrus me pidió que me quitara la camisa y los tenis. Después aflojó los vendajes del brazo, los dejó más sueltos, pero mantuvo igual los de las manos (..)

—Cierra los ojos —dijo—. Haz el Soplo de RAM y procura armonizar con este hierro, estas máquinas y este olor a aceite.

Éste es nuestro mundo. Sólo deberás abrir los ojos cuando yo haya acabado mi parte y te haya enseñado un ejercicio. Me concentré en el Soplo, cerré los ojos y mi cuerpo comenzó a relajarse. Se oía el ruido de la ciudad, algunos perros ladrando a lo lejos y un murmullo de voces discutiendo, no muy lejos del sitio donde estábamos. De repente comencé a oír la voz de Petrus cantando una melodía italiana que había sido un gran éxito en mi adolescencia, en la voz de Pepino Di Capri. No entendía la letra, pero la canción me trajo grandes recuerdos, y me ayudó a entrar en un estado de mayor tranquilidad.

.

.

—Hace mucho tiempo atrás —comenzó luego de dejar de cantar—, cuando preparaba un proyecto para entregar en la Prefectura de Milán, recibí un recado de mi Maestre. Alguien había seguido hasta el final el camino de la Tradición y no había recibido su espada. Yo debía guiarlo por el Camino de Santiago.

“El hecho no fue una sorpresa para mí: yo ya estaba esperando una llamada de éstas en cualquier momento, porque aún
no había cumplido mi tarea: guiar a un peregrino por la Vía Láctea, de la misma manera en que yo fui guiado un día, pero esto me dejó nervioso, porque era la primera y única vez que debía hacer esto y no sabía cómo desempeñaría mí misión.

Las palabras de Petrus fueron una gran sorpresa para mí. Creí que ya había hecho aquello decenas de veces. —Viniste y te conduje —continuó. Confieso que al principio fue muy difícil, porque estabas mucho más interesado en el lado intelectual de las enseñanzas que en el verdadero sentido del Camino, que es el camino de las personas comunes. Después del encuentro con Alfonso, comencé a tener una relación mucho más fuerte e intensa contigo, y a creer que te haría aprender el secreto de tu espada. Pero esto no sucedió y ahora tendrás que aprenderlo por ti mismo, en el poco tiempo que te resta para ello.

La conversación estaba poniéndome nervioso e hizo que me desconcentrara en el Soplo de RAM. Petrus debe haberlo notado, pues volvió a cantar la vieja canción y no paró hasta que estuve de nuevo relajado.

—Si descubres el secreto y encuentras tu espada, descubrirás también la faz de RAM y serás dueño del Poder, pero esto
no es todo: para alcanzar la sabiduría total, aún tendrás que recorrer los otros tres caminos, inclusive el camino secreto, que no te será revelado ni siquiera por quien pasó por él. Te estoy diciendo esto porque sólo vamos a encontrarnos una vez más.

Mi corazón dio un vuelco dentro del pecho e involuntariamente abrí los ojos: Petrus estaba brillando con aquel tipo de
luz que sólo había visto en el Maestre.
—Cierra los ojos! —y obedecí de inmediato, pero sentía el corazón oprimido y ya no podía concentrarme. Mi guía volvió a
cantar la melodía italiana y hasta después de un buen rato me relajé un poco.
—Mañana recibirás un mensaje que te dirá dónde estoy.
Será un ritual de iniciación colectivo, un ritual en honor de la Tradición, de los hombres y mujeres que durante todos estos siglos han ayudado a mantener encendida la llama de la sabiduría, del Buen Combate y de Ágape. No podrás hablar conmigo.
El lugar donde vamos a encontrarnos es sagrado, bañado por la sangre de los caballeros que siguieron el camino de la
Tradición y que, ni aun con las espadas afiladas, fueron capaces de derrotar las tinieblas; pero su sacrificio no fue en vano, y la prueba de ello es que, siglos después, personas que siguen caminos diferentes estarán allí para ofrendar su tributo. Esto es importante y no debes olvidarlo jamás: aun cuando te conviertas en Maestre, piensa que tu camino es apenas uno de los muchos que llevan a Dios. Jesús dijo cierta vez: “La casa de mi Padre tiene muchas moradas” y sabía perfectamente de lo que estaba hablando.

Petrus repitió que a partir de pasado mañana no volvería a verlo.
—Un día, en el futuro, recibirás un comunicado de mi parte, pidiendo que conduzcas a alguien por el Camino de Santiago,
del mismo modo que yo te conduje. Entonces podrás vivir el gran secreto de esta jornada y que te voy a revelar ahora, pero
sólo con palabras. Es un secreto que es necesario vivirse para entenderlo.

Hubo un prolongado silencio. Llegué a pensar que había cambiado de idea o que había salido del estacionamiento del
tren. Sentí un enorme deseo de abrir los ojos para ver qué estaba pasando y me esforcé en concentrarme en el Soplo de
RAM.
—El secreto es el siguiente —dijo la voz de Petrus después de un largo rato—: sólo puedes aprender al enseñar. Hicimos juntos el Extraño Camino de Santiago, pero mientras aprendías las Prácticas yo comenzaba a conocer el significado de dichas Prácticas. Al enseñarte aprendí de verdad. Al asumir el papel de guía, logré encontrar mi propio camino.
“Si consigues encontrar tu espada, tendrás que enseñarle el camino a alguien, y sólo cuando eso ocurra, cuando aceptes el
papel de Maestre, encontrarás todas las respuestas dentro de tu corazón. Todos nosotros ya conocemos todo antes de que alguien siquiera nos haya hablado al respecto. La vida enseña a cada momento y el único secreto es aceptar que, sólo con nuestra vida cotidiana, podemos ser tan sabios como Salomón y tan poderosos como Alejandro Magno, pero sólo nos enteramos de ello cuando nos vemos forzados a enseñar a alguien y a participar en aventuras tan extravagantes como ésta (…)

Link: – El peregrino de Compostela –

6 Responses to “EL SOPLO DE RAM (Diario de un Mago – Pablo Coelho -)”

  1. candelaarias Says:

    <>

    Es la auténtica instrucción de realización del ritual. Se hace en todas las iglesias del Camino. Punto. Y este es inalterable. Te buscas un lugar tranquilo mejor en el interior de la ermita o iglesia para poder cerrar los ojos con tranquilidad. Y te despreocupas de quien te vea o no.

    Tu grabación tiene una duración de 4 minutos y 45 segundos.

    No la necesitarás.

  2. candelaarias Says:

    La instrucción era:

    LA CASA DE MI PADRE TIENE MUCHAS MORADAS.

  3. candelaarias Says:

    agnus …. CORDERO.

  4. LUZ DARY MONTOYA RESTREPO Says:

    DESEO ENCONTRAR MI ESPADA,QUIE ME PUEDE GUIAR? un sacerdote? o en compañia de mi esposo ,ambos lo podemos lograr?


  5. Entiendo que el tema sapore di sale es interpretado por GINO PAOLI y no por PEPPINO DI CAPRI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s