fdo: una auténtica cavernícola

junio 6, 2008

.

Caverncola

.

A ver la conversación no comienza exactamente en este punto pero aquí le digo…

¿Y para qué? Si no nos conocemos de nada… Sería algo ficticio y yo lo odio. Por lo menos lo de los libros, lo entiendo.

– ¿Ficticio?

Claro… sí tienes que pensarlo es que no surge. Entonces no es algo natural.

– (…)

Sí que lo es. Es un rodeo, una excursión pero virtual… Tu libro era interesante. Para mí al menos. Más que cualquier piropo.

– La mayor parte de la erótica es mental

Será para ti… Para mí la erótica es sólo emocional.

– Digamos que la mente puede generar emociones

La mía no. ¿Tú separas soma y mente? Yo no. Yo soy un equipo integrado.

Ahora él dice algo sobre el ’’feeling’’ es una opinión…

No me gustaron las experiencias que tuve con el desconocimiento real. Por eso no creo en la atracción virtual. Si surge la exploro. Pero si siento que es algo ficticio, abandono. Soy perezosa

– Te proteges

No, para nada. No me engaño

– Da esa impresión.

Las cosas por aquí son iguales que en la realidad. Cuando sentí emociones comenzaron aquí y se prolongaron . Cuando no las siento, no me esfuerzo por sentirlas.

– (…)

No experimento ninguna dificultad al respecto. Tampoco coqueteo en persona. A no ser en serio, o sea, que si coqueteo con alguien es que ese alguien me atrae.

– (…)

Es que el coqueteo sólo es coqueteo. No persigue ningún fin. Por eso no me gusta. Es como una cortesía pero por ejemplo, mi amiga goza con ello. Es feliz así la tía, y me parece de puta madre pero yo lo detesto. Oye, ¿por qué dices que por aquí no puedes expresarte como tú eres?

– Lo detestas

Claro que sí. Lo detesto. ¿No ves que yo soy muy apasionada? Entonces todo es blanco o negro.

– (…)

Pero por qué te cortas. Tú deberías expresarte como te diera la gana…

– (…)

En absoluto. Sólo que si no me dice nada no contesto. Pero no me importa el tuyo. Detesto coquetear yo. A lo de los demás estoy acostumbrada. Si me gusta bien y sino cojo el dos y me abro. Ya sé que es lo que tengo que hacer. Tú me aceptas a mí como soy. Sé que lo haces. Y yo tengo que aceptarte a ti cómo eres.

– Yo no sé cómo eres, que es distinto. Me resultas inquietante

Es una buena percepción. A mí también me lo resultaría. Yo veo enfrente a una persona como yo y … uff, me entra de todo.

– (…)

No que va, reparos. Es que con la peña así no puedes saber de qué van nunca, ni por dónde te van a salir. Me ponen nerviosa las personas que son como yo.

Ahora dice que a él no le pongo nervioso en ese sentido … y una vez más (y éste es el problema con esta persona) está tratando de asignarme una de sus categorías mentales…

No, no, bien. Ahora te cuento yo como son mis nervios… ¿Ves esas pelis con los caballos en los establos o en los corrales?… cuando sienten el primer trueno, relinchan inquietos… pues las personas como yo… cuando están cerca (no por aquí) me hacen relinchar inquieta

– Entiendo :)
No, eso no es lo que me pasa a mí

Por eso me gusta la gente predecible… cuéntame lo que te pasa

– Es más bien cómo cuando ves una especie de sombra… y no sabes muy bien qué es… me entra curiosidad de averiguar qué demonios es eso … son más bien los ’’nervios’’ de no saber identificarlo

Ahora yo… me enferma esto… aquí comienzo a enfadarme, aunque a él no se lo manifiesto…

Sólo es que no me gusta este tipo de curiosidad. Yo no la experimento. Nunca me planetee de que estaban hechos los juguetes por dentro, simplemente me limitaba a jugar. Mi hermano no. Mi hermano siempre tenía que destrozarlos. No paraba hasta que los abría y descubría que había dentro. Esa era su forma de jugar y un día me regalaron un microscopio… él ya había roto muchos de mis juguetes. Y el microscopio, uno bueno, de óptica me duro un día, porque él lo desmanteló y luego colocó las lentes al revés y en la óptica no se quisieron hacer cargo ni de la reparación, y me lo dejó inservible y así todo. Los niños significaban para mí eso. Romper cosas por curiosidad y dejarlas inservibles. Lloré aquel día cómo lloré otros. Sin remedio. Pero aunque había mucha violencia en mi casa. No había violencia para detener eso y siempre era yo la que salía perdiendo. La que se quedaba sin sus juguetes. La que sabía jugar.

– ¿Me esperas un minuto? (no le he contestado todavía)

La intriga sí. Ese es el sentimiento de la intriga

– Vengo ahora

Entonces me dedico a leer los blog que visito a diario, y en ese momento que él se va doy con un artículo que me deja fría. Tal vez sea la imagen a la que va asociado, y tal vez sea porque me recuerda en algo a un cuadro de Delvaux, a aquel que conocí gracias a Lemprier. O sólo tal vez que no sé entender las primeras sílabas, a lo mejor porque las estoy asociando con un recuerdo antiguo… con lo que yo considero una equivocación. Hasta ese punto soy ’’sensible’’.

– ¿De qué hablábamos?

De la intriga como sensación o sentimiento.

– Sentimiento y sensación, ¿ por qué no ambos?

Porque no te conozco para unir eso con una conjunción copulativa

Entonces me explica que alguien le ha saludado y le pregunta que por qué no quedamos. Yo le digo a mi vez: ¿Y cuál ha sido tu respuesta? Me da tres opciones y sonríe, y ahí le digo:

Dile que porque ya no puedes elegir

– ¿Ya no puedo elegir?

Dile que yo no estoy ya por la labor de conocer a nadie, que me he cerrado, que voy a estarme cerrada por una buena temporada.

– ¿Lo dices en serio?

En serio (no sé cree que no ’’tontee’’ como él pero es que de veras no acostumbro; si claro, yo siempre voy en serio y sólo me gusta la gente que va en serio, la gente que hace cosas además de pensarlas, la gente que experimenta esa necesidad de no quedarse sólo con las preguntas, la gente que se arriesga a que también la miren por dentro, porque todos somos juguetes que otro puede romper pero hay quién no se arriesga a que eso le suceda, claro)… bueno a excepción de alguien. Tengo que ir a conocerle a esta semana pero es homosexual y no cuenta (quiero decir de manera sexual, cómo podría contar él, o cómo le da pánico a él que cuenten con él, o que yo cuente. Nadie me cree pero el miedo también se huele por este medio)

– Oye, que no sé qué piensas que quiero, ¿eh? Me dejas de piedra

Pues pensé en eso precisamente, que tú te sentías algo así como presionado por mí y que te lo iba a facilitar. Si yo te digo que no deseo conocer a nadie.. tú, dejarás de sentirte presionado. Yo te habría conocido en persona.

– Pues no, no tiene nada que ver con eso, de presionado nada. No sé, no te veo como mujer, la verdad. Te veo como un ser extraño. Vamos, que no pienso en que conocerte tenga nada que ver con relación, sexo o similares. Y sí, me gustaría conocerte, ¿Por qué no?

Bueno, algún día… Yo no tengo ninguna prisa ya

– ¿Alguna vez la tuviste?

Sí, cuando pensaba que me gustaría conocerte.

– ¿Y por qué no me lo dijiste?

Digo como persona… Te lo dije varias veces

– ¿Ahora no te gustaría conocerme?

Ahora me es ya indiferente

– ¿Y qué ha cambiado?

Pues que nos hemos tratado más. Y que hay algo en ti que me aleja. Tío, yo soy entrañable, y cuando estoy contigo casi me recuerdo a una gorgona. Es algo que no va bien.

– ¿Sabes? Creo que no me conoces

Claro que no te conozco… Eso que tú dices que experimentas conmigo, es más o menos lo que yo experimento contigo. Joder, yo para mí no tengo nada de extraña. Y si te digo que no me gustan las personas como yo es porque me conozco. Y sé que en cualquier momento, alguien como yo, lo primero que te va a plantar es la verdad por delante. La gente franca tiene su peligro.

– Pero yo no creo que SEAS extraña

Pero si eso es lo que dijiste hace un rato

– No, no dije eso. Lo que dije (y si dije otra cosa es lo que quería decir) es que yo te encuentro extraña porque no consigo entender cómo eres. Es una limitación mía, no tuya

No, si yo no la experimento como tal. Experimento distancia y punto

– Tú debes ser fascinante pero no sé cómo descubrirlo

No tengo nada de fascinante. Eso puedo asegurártelo. Soy la cosa más vulgar y corriente del mundo. Primaria. Absolutamente primaria

– A mí me lo pareces. Quízá es por eso

Pero eso es porque eres chico y el universo femenino es exótico al principio para un hombre

– No es por eso

Sí que lo es. Es lo desconocido.

– No, te lo aseguro

Bueno pues te lo aseguro. No te pierdes absolutamente nada. Ni por no conocerme. Lo único que soy son sentimientos. Y esos sólo me interesan a mí

– ¿Te ocurre algo?

Bueno que estoy llorando. Sólo eso. ¿Se nota?. No, ya sé que no

– Supongo que sí

Se nota que estoy a la defensiva

– No sé, me lo pareció

Ahora si me he puesto pero no es contigo, ni por ti (aquí miento… aquí si me protejo.. aquí me he sentido utilizada… ¿Descubrirme? ¿Pero quién es nadie para descubrirnos sólo por satisfacer su curiosidad?)

– Me pareció escuchar dolor en tus frases y no lo entendía

Es porque estoy harta de que las personas siempre piensen que debo ser fascinante y luego se sientan estafadas porque no lo soy

Otra vez miento, sólo que ahora debo entrecomillarlo. En realidad me es indiferente lo que cualquiera se piense, lo que trato es de que se me deje en paz. No veo nada de divertido en eso de descubrir a la gente. ¿Para qué? ¿Con qué fin? ¿Vas a amar lo que soy de alguna manera? Porque si no es así qué pinta tú interés en mí. Y ya sé de sobra que no, que el propósito de este hombre no es de ninguna manera sexual. Al contrario quiere demostrarme que la amistad entre un hombre y una mujer es posible. Es que ya sé que eso es lo que me quiere demostrar. Se lo ha planteado como una meta. Creo que es de esos que piensa que tengo un problema de autoestima y que sólo me valoro como un objeto sexual, en el fondo sí, y claro, él se ha impuesto ’’la obligación moral’’ de enseñarme lo contrario, que puedo ser una alguien asexual, vamos una persona en toda regla, para que me quiera y tal. Coño uno de esos retos personales tan interesantes. Cómo lo del otro: ’¡vaya! si sabbat la morbosa se sonroja’. Pues mira sí, ya ves, qué cosas, tenía sentimientos, si yo no paro de repetirlo pero es igual no me hacéis caso, tenéis que comprobarlo por vosotros mismos porque no me creeis, y luego al rato ya no os hace ninguna gracia. Y entonces voy yo y siento lo que sigue: ¡Joder! ¿ Y por qué yo? Porque no se busca a otro sujeto experimental. Yo en él no veo más de lo que me ofrece, de lo que trata de establecer, una relación con parámetros, con límites y a mí que traten de definirme mis límites, me sienta rematadamente mal. A mí los limites me los impongo yo y punto. No quiero limites marcados por nadie, y cómo no lo necesito, y yo no siento especial interés por descubir a esta persona, pues entre nosotros no hay nada negociable. La amistad es un sentimiento igual que el amor. Uno no lo fabrica a conveniencia. Por lo menos yo no quiero hacerlo. Y es lo que más abunda aquí, gente que se empeña en que te tienes que hacer su amiga por cojones. Pues no, yo por cojones nada. Como aquella, que menuda brasa. Y de repente alguien te gusta y te sientes cómoda con él, con ella, lo que me ocurre ahora por ejemplo con María, pues vale, me visita, la visito, nos leemos, queremos conocer la historia de la otra. Esta siendo una sinergia. Y así sí. Claro que sí. ¿Y qué a lo mejor mañana salimos a mal? Vale, es posible, con mi forma de ser nadie puede estarse muy seguro… a lo mejor a ella le ocurre lo mismo pero no me da esa impresión. Ella es más confiable. A lo mejor porque yo soy más animalillo, uno de esos gatos o perros callejeros, fui más víctima, no crecí a salvo… Pero la amistad se nota, no hay nada de forzado en la amistad. ¿Y cómo será que tengo que escribir que todo lo que no sean sentimientos en libertad a mí me la traen floja? Sin pedidos, sin reclamos… el otro y tú enriqueciéndose. ¿Yo que soy para este hombre? Una de esas noticias ’’extrañas’’ a las que es aficcionado. Joder, me duele que alguien pueda tomarme así. Aunque bueno, es evidente que no me dejo muy fácil, ¿no? Bien, y aquí está lo que él perseguía: conocerme. Pues esto es lo que pienso ni más ni menos.

– A eso me refiero cuando te digo que me resultas extraña. Yo no pienso que TENGAS que ser fascinante. He aprendido a diferenciar mis expectativas de las realidades

Ya te dije que no hablaba de ti

– Yo sé que en el fondo tú serás humana. Y como humana, serás una persona normal

(¿En el fondo? En el fondo del mar… matarile,rile,rile… en el fondo del mar… matarile, rile, ro)

Soy excesivamente humana. Completamente anodina

– Me gustaría conocerte pero no porque te considere fascinante. A mí eso me importa un pito; de hecho, si realmente lo fueras me jodería `porque igual me apetecía descubrirte… de todos modos te puedo asegurar que no es mi intención ligar contigo

(Es que la gente no se da cuenta de las cosas tan dolorosas que llega a decir por querer arreglarlo, que es otra…)

No, si se te nota

– Yo creo que eso sí no surge por Internet, aquí no eres más que una parte de ti, y no me gustan las partes :)

Pues esta parte se ha puesto emocional chico, y tiene que dejarte. Creo que me daré una ducha. Besos.

En resumidas cuentas que yo sí que soy una puta cavernícola y lo que busco es Amor. ¿Vale? Y lo de amor tomároslo como os de la gana. El que lo quiera interpretar como sexo de puta madre, y el que lo quiera interpretar como sexo de puta madre. Porque no hay más opciones, este cuerpo se muere, o me está matando y este teclado sólo es cómo abrazar a una mamá mono de alambre. Y bueno cuando solucione ese tema, que ya dudo, que lo logre algún día, pues igual me da por ponerme happiest por el messenger, que va a ser que no, porque yo cuando tengo lo que busco pues es un hecho probado que me centro tanto en ello que acabó ahogándolo. Pero es que esta vez había sido la primera vez y digo yo que igual con la práctica.

Y bueno, ahora en serio, que me pareces un tío muy competente (estoy diciéndoselo a la persona con la que sostengo esta conversación) pero a mí no me va lo de encerrarme en ninguna parte con nadie. Ni lo de andar matizando tanto, ni poniéndo tanto cuidado en decir las cosas. Me asfixio. Yo quiero estar aquí a mi aire y quién me quiera conocer puede hacerlo perfectamente a través de esto. Los comentarios están abiertos para algo. Y lo mismo pueden servir para elaborar teorías personales (que esas mejor os las metéis por dónde os quepan, porque es que parece, de verdad, que algunos pensais con el culo y ahora no me refiero a esta misma persona) o preguntar lo que no se entienda… o contarme cosas por las que, yo que sé… La que no me escondo soy yo. Aunque algo de alacrán sí que tengo, para que nos vamos a engañar :)

Besos.

2 Responses to “fdo: una auténtica cavernícola”

  1. candelaarias Says:

    Pero yo no creo eso sabbat… el sexo ¿dónde se fue? No era eso tampoco…

  2. candelaarias Says:

    Autor: María
    Justo iba a escribir acá, cuando llegó tu mensaje… y sabía que estaba por llegar.

    Todos buscamos el amor, hasta el que lo niega.
    Lo importante, es saber lo que uno quiere, como lo quiere, lo que piense el resto, ¿importa?
    Seguro que leyendote acá se te conoce… y como !!!
    Pero es como te dije alguna vez…
    En general, no se puede creer que alguien diga lo que siente, y siempre buscan el lado oscuro de la luna… pero creo que es porque, tanta luz, no los deja ver, o le tienen miedo… no sé.
    Eso es lo que no les parece humano… por eso, muchas veces digo que me siento extraterrestre…

    De todos los que conocí en el chat, solo uno se dio cuenta como soy. Primero buscó lo oculto, y se dio cuenta que no había nada.
    “Es muy raro encontrar a alguien que diga las cosas que piensa y siente, y por eso mucha gente te mal interpreta…”
    Lástima que no hubo piel…

    La amistad es una de las formas del amor, y se dá o no se dá… tampoco se puede forzar. Se siente, sólo se siente, nada más.

    Un besote

    Fecha: 13/08/2005 04:18.

    Autor: María
    De cavernícola nada !!!

    Fecha: 13/08/2005 04:24.

    Autor: Azul
    Muchos piensan que el problema radica en buscar el amor, yo creo que simplemente a veces dejas de encontrar el amor…y es ahí donde todo se para en cámara lenta, suspendido por segundos en que el corazón se fragmenta, se contrae y se dilata luego para dejar salir el veneno…cuando esta vacío..solo quedas tú y los sentimientos, y entonces quizás ya no buscas…y vuelves a encontrar. Otras veces el amor…es amistad y deseo, compasión y ternura, todo mezclado, todo excitado en la mente, en el sentir y revives y vives, hasta que sabes que solo hubo uno que tuvo tu alma.

    Un biko suave…y no me importa el “robo”…yo te robe antes a tu mujer con boa…me voy a dormir.

    Fecha: 13/08/2005 06:42.

    Autor: Azul
    Lo olvide…me gusta la foto..es muy evocadora…y ser cavernícola, tiene su encanto :)

    Otro biko…sin ruido.

    Fecha: 13/08/2005 06:44.

    gravatar.com
    Autor: Dosjerez
    Leí alguna vez, en algún sitio, que todo lo que hacemos es un reflejo de lo que somos, solo mas tarde comprendí la falacia de esa frase que lo que hacemos tambien nos cambia y nos hace ser distintos y nunca somos la misma cosa, para ello,para permanecer estables, sin cambios, no nos valdría ni la privación sensorial, supongo que la lobotomía quizás si nos dejara en un apacible estado de desconexión y estabilidad…
    Quiero decir, ¿que mas te dá lo que piensen otros? ¿realmente te importa? ¿les has dado el poder de que sus opiniones te afecten? ciertamente influyen, pero de ahí a que nos cambien…o nos alteren, o nos enfurezcan…

    En otro orden de cosas, no se si es sadismo, masoquismo o simple aburrimiento (o quizas curiosidad, quien sabe) cuando uno de estos elementos te da la murga…¿porque no lo mandas a paseo y punto?, el alacran pica, pica y se va… quiero decir que a nosotros, por otros motivos, nos entra mucha gente por mail o las escasas ocasiones en las que conectamos alguno de los messengers…solemos ser bastante bordes, interogatorio rapido…y si no encajas…a tomar viento, sin zarandajas, sin excusas: “no somos compatibles, cierro, ciao, suerte” igual que haríamos en la calle, en un bar, en la vida -solo se salva el trabajo y porque no quedan mas narices- elegimos nuestros contertulios, nuestros compañeros, nuestros amantes…si alguno, por lo que sea, no te mola, a tomar viento, ademas, seguro que hay cola para ocupar su puesto

    Fecha: 13/08/2005 11:34.

    Autor: Ardi
    Siempre has sido sensible, más que lo que la mayoría han imaginado. Pero además estás muy sensible, amiga. También me habría gustado compartir ese vino. :)

    Casi me había olvidado de Carlton Jones. Estuve a punto de decirte… “¿quién?” ;)

    Sí, Jones hizo un par de comentarios muy elegantes. Y, ahora que lo pienso, puede que incluso inteligentes. Y afectuosos…

    Cáspita. Si lo ves ¿querrás presentármelo? ;)

    Un beso,

    Fecha: 13/08/2005 12:09.

    Autor: Androgen
    Un amigo me dijo hace años “eso de ser amigo de una mujer es imposible, siempre se meterá lo sexual por enmedio”. No estoy de acuerdo con él y pienso que sí es posible ser amigo de una mujer y punto, sin más intenciones.
    No le he vuelto a preguntar si sigue pensando eso…

    Un abrazo

    Fecha: 13/08/2005 12:46.

    Autor: salva
    Si digo sólo que esa foto es preciosa, parecerá que del post es en eso en lo único que he puesto mi atención, pero no es así. Sobre la conversación es muy difícil comentar algo (más arriba un amigo tuyo te descubre más sensible). Expresar que esa foto impresiona por su serena belleza y sensibilidad, es mucho más fácil.

    Fecha: 13/08/2005 12:56.

    Autor: felipe a un amigo de Androgen
    Solo era una apostilla menor.Luebo viene la del articulo de Sabbat.

    Fecha: 13/08/2005 16:32.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s