Despertar…

junio 8, 2008

.

en la cama

.

– ¿Estás bien? Pero el Hombre cruel contesta con la boca chiquita la estrofa de un sí alargado y poco convincente. Es lo mismo, no insisto. No me quiero preocupar de aquella forma ilógica, otra vez por él… No quiero que el dolor le gane la partida al deseo en la lejanía, pero ni una mano. No hay tríos ni ases, ni diamantes dementes en las mangas. Ni que lo acreciente. Ni que lo mengüe como una luna ilimitada, que se pone al cielo oscuro por pamela y se queda tan ancha. Además, ¿en qué podría serle yo de utilidad, desvelada desde los muelles apócrifos de mi cama?


– A mí lo único que me importa es que estés bien y que ahora estás aquí.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s