Leyendo LAS VALQUIRIAS de Coelho…

julio 4, 2008

.

A media noche me fui a la cama temprano con un libro, ‘Las Valquirias’ de P. Coelho. Cuando era más joven podía estarme leyendo toda una noche. Es más, solía darme auténticos atracones nocturnos de literatura y hasta que no terminaba el ejemplar que tenía entre las manos me negaba a apagar la luz. Así me sucedió con muchos libros pero sobre todo, que yo recuerde, con ‘El Perfume’ de P.Süskind; al que por cierto tengo en mente volver a leer pero como si fuera el vino que se consume durante una comida relajada y de conversación agradable. Degustándolo.

‘Las Valquirias’ no fue una elección personal sino algo que por cortesía me vi obligada a aceptar. Los padres de una de las chicas son adictos a ese escritor como yo lo fui hace unos años. Hablamos de él en la celebración del domingo y Guadalupe se ofreció muy gustosa a prestarme ese libro que yo no conocía. Dije sí porque me pareció que a ella le entusiasmaba la idea de que yo lo leyese; según ella era la obra que más les había ‘revelado’. El tema  de la trama de la novela esta vez eran ‘los ángeles’  y como últimamente yo había intervenido en ”discusiones” en las que esas figuras parecían ser la nota discordante central, pues pensé que quizás me vendría bien echarle un vistazo antes de formarme una opinión propia,  y más definitoria que definitiva, al respecto.

Me sorprendió llegar a la página 134. Las últimas veces que he intentado llevarme un libro como compañía a la cama no fui capaz a sobrepasar la decena  de páginas  antes de que un  sueño feroz me asaltase… quizás porque Coelho no puede compararse en calidad a cualquier otro escritor último al que yo haya leído. Su literatura es fácil, lo da todo hecho, digerido, no tienes que pensar nada, no quiere que pienses  en nada, quiere que lo aceptes tal como te lo cuenta, y que creas. Pero yo ya no soy así, se me ha traspapelado ese tipo de ‘fe’ y aunque no subrayé  ninguna línea (el libro no me pertenecía) me encontré por el camino con partes ininteligibles.

– Es fuerte. Ese es muy fuerte – me había dicho Guadalupe  con los ojos iluminados y la expresión desencajada de  quien cree haber sido testigo de una ‘aparición mariana’ y refiriéndose a él, a ‘Las Valquirias’;

– Muy fuerte. Muy fuerte – repitió  su marido sumándose al eco en las palabras y en los gestos.

¿Fuerte? ¿Qué tenía de fuerte? Lo que resultaba era inconexo. Había enlaces rotos (omisiones inexplicables…. quizás mi cabeza estuviera ya demasiado cansada… me culpé a mí por no ser capaz de entender). Tenía la sensación de que el autor saltaba abrupto a expresiones que no procedían de la anterior, aunque la parte en la que se habla de la segunda mente me pareció interesante. No conocía esa explicación y tampoco había leído nunca una descripción de las tinieblas. Allí  en la página 118 se hallaba albergado lo que sin duda me habían calificado como fuerte  e inevitablemente pensé de nuevo en Lemprier… Cuando trataba con él no faltó quién me dijese que su presencia le recordaba a algo maligno. Y  estos días que ha vuelto a rondarme… comienzan las pesadillas extrañas y me encuentro con una detallada descripción del mal. Sí, si los pactos con el diablo fueran posibles … sin duda Lemprier sería el candidato ‘ideal’. Su codicia por los manuscritos antiguos, por la posesión de  libros malditos y encadenados a monasterios y saberes arcanos e ignotos… le delataba.

¡Vaya!, me he entretenido hablando  ahora de esto y no me va a dar tiempo  a relatar lo que sucedió el lunes tarde con Guernika.

.

.

2 Responses to “Leyendo LAS VALQUIRIAS de Coelho…”


  1. […] Pablo Coelho No hay comentarios por mucho Deja un comentario Redifusión RSS de los comentarios de la entrada. URI para TrackBack. Deja un comentario Línea y párrafo se rompe automáticamente, direcciones email nunca se muestran, […]

  2. LEOVIGILDO LUNA GUIDO. Says:

    Algo que me agrada de los libros de P. Cohelo es que a nadie obliga a aceptar el contenido de sus obras.A mi en lo personal, me agrada que algunos de sus comentarios me agradan tanto, que estoy convencido de que sabemos todo, lo unico que hace falta es RECORDAR.
    He leido once de sus libros, y cada uno me ha dejado una o varias ideas que he tratado de desarrollar y que han sido valiosas enseñanzas.
    Es increible que de una manera amena, me hayan dado pautas a seguir en esa busqueda de respuestas a preguntas que aun en la BIBLIA, no creo encontrar tan facilmente. Acepto que aun estoy en la lectura de la Biblia.
    He leido respecto al Budismo y al igual que en otras lecturas, he estado a la busqueda de respuestas que me satisfagan, en temas que Cohelo ha manejado.
    He reconocido a P. Cohelo como mi maestro, no importa que el no lo acepte si se llega a enterar, pero por algo ha vendido tantos de sus libros, es quiza una rara COINCIDENCIA que MILLONES DE SERES HUMANOS compartan sus comentarios. Ojala otros autores me hicieran aceptar sus libros de la misma manera que lo hace Cohelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s