La necesidad de auto compadecerme, el sentimiento de la autocompasión…

julio 5, 2008

.

La lluvia delirante continúa arrasando el norte y las insatisfacciones;  porque  ya se sabe que nunca llovió que no parase pero no siempre llueve al gusto de todos.

Me ha pasado el fin de semana encerrada en casa. Era dónde apetecía quedarse con este temporal. Me he despertado al amanecer. En realidad con su despertador, que hoy sonó a las seis menos cuarto. <<Si aprovechas ahora, seguro que a él no le importa avisarte cuando esté listo el café…>>. ¿No es mejor eso que la pereza de quedarte en la cama un par de horas más pensando…?

Me senté a transcribir unas notas que ya tenía decididas, pero el recuerdo que invocaron surgió espontáneo.  Abrí la página de mi cuaderno virtual y tomé unos apuntes a modo de guión que esbocé  para no olvidarlo. Hacían referencia a la primera vez que a alguien se le ocurrió pedirme que ejercitase mi capacidad analítica para describir sobre el papel los acontecimientos que había vivido… <<Eso es imposible, -le dije. No puedes querer obligarme a que lo reviva. No me siento capacitada para enfrentarme a ello, y además yo no sé escribir. Pídeme que te cuente de palabra lo que quieras pero, por favor, no me pidas que te lo escriba. No sabría ni por dónde empezar>>.

No resultó, la estrategia de negarme a ello no resultó. Ella se limitó a decirme: <<Mira, si quieres superarlo tendrás que hacerlo todo tú. Nosotras no podemos curarte, no podemos trabajar por ti en el interior de tu mente. Así que si quieres  poder regresar y que sigamos hablando… demuéstrame que estás dispuesta a poner algo de tu parte y comienza con ese ejercicio sencillo que te he pedido. No hace falta que sea perfecto, sólo que trates de describir cómo te sentías cuando todo aquello te sucedía. Los sentimientos, contactar con tus sentimientos. Ese es el objetivo>>. Pero no volví. Descubro que fue importante lo qué me dijo y lo en serio qué me lo tomé pero yo no quería hacer ni el más mínimo esfuerzo por salir de ello y superarlo. Sólo buscaba que me compadecieran.

La necesidad de auto compadecerme, el sentimiento de la autocompasión, me doy cuenta de que siempre ha supuesto un problema grande para mí. Y si comienzo a ahondar en ello, me temo que llegaré a la conclusión de que soy yo misma, y sólo yo,  quién  se complica  la vida buscando confirmaciones para aquello que inconscientemente siento. Al parecer en algún lugar de la espiral de mis circuitos neuronales, el creador (lo digo con sorna) o quién sea que programe nuestros cerebros (cómo quiera que sea), ha dejado impreso a sangre y fuego  el enunciado explícito de que ‘yo no merezco ser feliz de una manera simple’. Por eso, por eso y no por ninguna otra cosa,  tengo que retorcerlo todo y darle mil y un vueltas hasta que los hechos y los cabos estén tan liados y confusos que lo más sencillo resulte imposible. Entonces sí, cuando he logrado poner las cosas tan cuesta arriba que casi parezca necesario que ocurra un milagro para que se enderecen… entonces sí, voy yo misma y me doy la bendición íntima y todos los parabienes personales que hagan falta y me digo: <<Ves, chiquitina, ahora sí, ahora te lo mereces… disfruta de tu momento de gloria>>. Y me permito disfrutar de mi contento y mi estado de bienestar por unos breves instantes. A ver si va a tener razón Guernika cuando me ‘acusa’ de no ser cómo él… <<A ti no te basta esto como a mí>>

Creo que estoy comenzando a pensar de una manera constructiva y por eso últimamente he logrado detener la cadena de acontecimientos que han desatado mis propios enunciados vitales de carácter negativo. El siguiente paso  interesante a dar, sería descubrir ‘cuántos otros’ ,  como ese que he mencionado, existen…

2 Responses to “La necesidad de auto compadecerme, el sentimiento de la autocompasión…”

  1. nandara Says:

    Pero no volví. Descubro que fue importante lo qué me dijo y lo en serio qué me lo tomé pero yo no quería hacer ni el más mínimo esfuerzo por salir de ello y superarlo. Sólo buscaba que me compadecieran.
    ———————-
    A veces, una decide asumirse a sí misma con todos los pros y contras. Decide apartarse voluntariamente del camino porque no se fía de lo visto anteriormente. Bueno más que visto, sentido.
    No sé sí la expresión compadecer se expresa aquí en tono despectivo.
    A todo el mundo le gusta que lo escuchen, que le presten atención en suma.
    También que le echen una mano de experiencia. Una mano que ya anduvo por los sotanos interiores y que parece entenderlos mejor, algo al menos…
    Y dejar de escribir en clave, aprender a escribir tal y como un@ quisiera, sin cortapisas de ningún tipo.
    Mientras, seguiré leyendo.
    Salud :)

  2. candelaarias Says:

    Gracias por tu comprensión Nandara. Hoy me siento un poco mejor. Pero no lo bastante mejor y sigo sin querer hablar de ello. Te leo y estoy al tanto de tu viaje iniciático .~)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s