Dos son compañía y tres multitud…

julio 9, 2008

Jumpin’ Jack Flash – The Rolling Stones

.

– Quiero leer.

Así que primero leímos la dedicatoria del libro que iba a regalarle por fin, ‘El mundo de Sofía’. Y luego ella dijo:

– No, no quiero leer éste ahora, ni ninguno de los otros libros ( por los libretos de opera). Quiero el de ‘La inmortalidad’.

Así que lo tomé de la bolsa y dejé que fuera ella quién eligiera un párrafo al azar.

– Ese, ese.

Era uno subrayado pero como otros tantos. Nada los diferenciaba.

”’No te rías. Lo digo en serio – Candela comenzaba a leer. Cuando estás enamorado de alguien estás enamorado de su rostro y se convierte en un rostro que no se parece a ningún otro…”

Y continúo leyendo. ¿Me estás atendiendo? – me preguntó y yo la escuchaba tan concentrada que tenía los ojos volados. Sí, continúa…

”’- Agnes – dijo Paul y se levantó del sillón…”

Pausa y pregunta: ¿Es que la señora vieja se enrolló con el instructor?

– No, recuerda… la señora vieja y el gesto que le hace al instructor es una escena que alguien presencia; el hombre que nos la describe y que espera por el profesor Avenarius, ese cuyo nombre te cuesta tanto pronunciar. Y Agnes es un nombre de mujer. Él no había conocido nunca a una mujer que se llamara así por eso la inventa y Paul es su marido.

Candela asiente y continúa seria la lectura hasta que llega a la parte en la que se hace mención al acto amoroso y entonces se escuchan sus risitas.

– ¿Y qué es hacer el amor?

– Nada, lo que te imaginas… besarse y abrazarse, darse cariño… Venga pero prosigue… Yo le he contestado con toda naturalidad y no hice ningún misterio de esa expresión, ni tampoco de la siguiente, qué era maldad… y yacer es estar acostado.

”’Cuando Agnes vio por primera vez a la madre de él, su parecido con Paul le resultó embarazosamente desagradable. Cuando después hicieron el amor, una especie de maldad le recordó aquel parecido y le dio la impresión por momentos de que yacía encima de ella una anciana con el rostro desencajado por el placer…”’

Y cuando Candela Luminosa terminó el párrafo quiso entender eso de los rostros, ¿cómo un rostro podía estar dentro de otro? ¿Cómo el rostro de la madre de Paul aparecía inscrito en las facciones de él?

– Es muy sencillo de entender – su padre ya había abandonado el bar y venía caminando hacia nosotras-; por ejemplo, es el mismo caso que se da entre tú y tu padre: mirarte a ti es lo mismo que mirarle a él porque él está dentro de ti y sus rasgos se asoman por tu cara.

Y en diciendo esto que él no llegó a escuchar yo me levanté apresuradamente para irme.

– No, si Candela hoy no tiene prisa. ¿Acabaste los deberes, verdad cariño?

– Sí. – le respondió ella asegurándome que su padre sólo le traía la chaqueta para que se abrigase.

– Pero yo si la tengo -dije de una forma bastante cortante y entregándole a él ‘El Mundo de Sofía’… Le había encargado otra edición (la de lujo) pero no me la consiguieron… Lo siento. – mientras me iba.

– Jumping Jack Flash -fue sólo su respuesta ante mi precipitada marcha.

¿Estaría celosa? Bueno, quizás sí pero él no tenía por qué saberlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s