Pies, ¿para qué os quiero? (MARK RYDEN)

julio 19, 2008

Sueño hace unos días con un extraño animal. Una vaca con el tamaño y las proporciones de una vaca pero cabeza de rebeco. Le tiro del rabo. Me estorba, lo vapuleo para que se aparte de mi camino: y yo tan valiente. Pero luego el bicho se cabrea. Escondida y cagada de miedo que acabo. Pero literal, aunque sólo en el sueño. Menuda persecución. El corazón a mil.

Eso un día. En otro besé a un amante que se me hizo viejo en el sueño y nos despedimos. Muchas ecuaciones con raíz de n…

Ayer con mi hermano y el príncipe negro. Uno que tiene nombre y residente de esta ciudad. En el sueño mi hermano es como si me diera un aviso y despierto sobresaltada… El príncipe negro es su médico. Cierto. Y estoy preocupada desde que lo sé, y no sé si él sabe que mi hermano es mi hermano… pero mejor sería que no. Ese, parece que nunca se hace viejo. Y hay hasta quien lo llama Rasputín. Por el efecto que nos provoca a las mujeres.

Hoy, que vuelo. Pero que vuelo dándole a los pies como se nada. Me elevo. Pero el esfuerzo es apoteósico. En los sueños de vuelos, uno parece querer recibir el mensaje de que se quiere ascender a un nivel superior: moral o espiritual, de conciencia. Pero yo vuelo dándole a los pies… y me parece significativo.

* Web de MARK RYDEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s